Cuando las pijas son chicas, pero las habilidades inmensas.

Compartir

De amores, mismas iniciales y pijas chicas.

 

Las iniciales A.S significan muchísimo en mi vida.

‘Cuando el amor se llama Andrés y viene una vez por mes’

Fueron 2 grandes amores que se llaman Andrés.

Uno católico, el otro judío.

Andrés Sartori y Andrés Sachman.

Ninguno de familia practicante, por suerte.

AndresAndrés Sartori:

lo conocí un noche volviendo de una comida, Cruzando la 9 de Julio por la calle Alsina, año 1995.

Él trabajaba en Big One (mas tarde agregaron las noches gays y le pusieron Palacio Alsina y funcionaba con los 2 nombres)

Era coordinador y organizador de performances y shows, desde lanza llamas y acróbatas hasta pequeñas bandas de música.

Esa noche nos levantamos mutuamente en la 9 de Julio y fue un flechazo mutuo.

Era flaco, muy buen mozo, con cara de tano lindo, una especie de Bruce Springsteen pero flaco, unas manos soñadas y ‘hot’, una nariz muy de escultura griega. Un bombón!

Me imagine todo y me enamoré a primera vista.

Conversamos una rato y me pidió que lo acompañara al laburo, pasamos por las oficinas, organizo unos detalles y me invito a la terraza de este edificio histórico del siglo XIX.

Me llevó hasta el cielo raso, donde levantamos un vidrio y veíamos 20 m arriba a la gente, casi como hormigas.

Era cariñoso, muy canchero, un look infernal, cero aspecto gay y nos gustamos enseguida.

Estuvimos un rato juntos, nos tomamos de la mano y nos dimos unos besos.

Como tenía que trabajar y yo estaba volviendo a casa…

Me acompaño hasta la esquina y me escribió su nombre y teléfono en una tarjeta en blanco.

con la frase ‘anytime’ al lado del n°.

de film romántico!

La primera vez que cojímos fue en su casa.

Vivía con los padres pero tenía un estudio de música en la terraza y lo usaba para estar con sus amigos o amantes y trabajar.

Tenía el pito chico y yo que siempre me había enamorado de pijones era una excepción a la regla.

Era inagotable se podía echar 7 ú 8 polvos seguidos y además jamas se le bajaba, me decía que yo lo volvía loco y le encantaba mi culo.

Yo feliz y a la par acabando las veces que el quería cojerme,

es un excelente cojedor y tierno a la vez.

El no se lo dejaba ‘ni rozar’ al culo, pero bueh!

No besaba muy bien, había salido con chicas y chicos y tenía cosas sexuales no resueltas.

En lo social era amigo de todo el mundo hasta tenía amigas trabas.

Su música es genial, electrónica y un poco pop a la vez.

Muy talentoso. Nuestro romance era extremadamente intermitente, no funcionábamos como novios.

El que se había puesto de novio era yo y no Él.

La reme por años, siempre solo fuimos amantes.

No lo veo desde el 2003 que ya para esa época cojíamos mas en mi casa porque con sus padres era peligroso y no aguantaban que su hijo fuera gay;

si aguantaban que el otro, su hermano, fuera dealer de cocaína.

Ironías de la vida!

Lo ame muchísimo y el me quería mucho también pero ‘el fuera de timing‘ fue la razón que no nos encontró un poco mas.

La típica: sabía que me tenía;

error!

Todavía lo amo, como a todos los que alguna vez amé.

Jamás dejo de amar si me tocas el corazón.


Andrés Sachman:

Este Andrés era un amigo nuevo de mi mano derecha, Laura.

Se hicieron íntimos y ella siempre me decía;

te lo tengo que presentar, te vio por fotos y le encantas.

Finalmente se dio cruzarnos en un recital de Krafwerk en Obras Sanitarias en Julio de 2004 y fuimos el grupo que eramos,

como 15 a comer al Edelweiss después del concierto.

Lo había visto una vez de lejos varios días antes del recital y me había interesado, ahora que lo tenía cerca y habíamos hablado;

me encantaba, con sus pequitas, su piel color canela oscura y sus razgos sionistas.

Definitivamente era un amor.

Hijo de 2 psiquiatras de familia rica y muy interesado en la música de los 80’s, la electrónica y el éxtasis.

Ya se había recibido de herpetólogo.

(Rama de la zoología que se encarga del estudio de los anfibios y reptiles)

En su casa tenía 3 iguanas en el jardín de invierno, su cuarto lleno de serpientes, ranas y hasta un alacrán que encontré en el jardín de mis padres y se lo regale.

Juntos le armamos ‘su habitat’.

La primera vez que cojímos cuando se desnudo tenía el pito mas chico que el otro Andrés y pensé…

‘mi amor, con esto que vas a hacer???’

Me tuve que comer la frase porque me chupo el culo como un experto pese a tener 21 años recién cumplidos y  yo 35 de alta cancha.

Era su 3er hombre en la vida y el primer romance.

En esta época estaba en plena mudanza y nos veíamos en telos, su casa o la casa de Laura mi asistente.

La segunda vez que fuimos al telo,

particularmente el de Charcas y Anchorena el que esta en la esquina de donde había sido Bunker (muchos lo conocerán)

Me pidió que lo meara en la boca y saco de su mochila un lubricante y me hizo uno de los mejores ‘fist’ de mi vida.

Era tan degenerado y morboso como yo y lo disfrutábamos muchísimo.

La vida social que hacíamos era alta así como los lugares que íbamos a comer solos o con nuestros amigos.

Me buscaba por la Agencia donde yo trabajaba.

Pablo Castro Videla, su pija.

Almorzábamos o nos tomábamos un vuelo a Bariloche a buscar especies o simplemente a pasear y cojer aunque fuera por dos días.

La cama era buenísima, nos besábamos perfecto, la piel era única!

siempre había mucho morbo, mano entera en el culo, saliba mucha, lubricante, mucho!

Hasta hielos, ponerla y cojerme hasta que los hielos se derretían del calor de mi ano, la fricción de la serruchada y se hacían agua!

plaf, plaf, plaf!!

me acuerdo y se me para la pija.

Muy morboso ‘mi Sionista’ igual que su ‘Goi’.

El tiempo paso y el fuera de timing nuestro era mas profundo que con el otro Andrés.

Sachman quería vivir, conocer otros chicos, experimentar y yo me quería casar.

Finalmente una noche en su casa (los padres estaban en Europa) me dijo llorando que necesitaba no tener compromiso conmigo.

Lloramos los 2 hasta el día siguiente y desde el remis que me llevaba a mi trabajo lo llamé por ultima vez!

Era una despedida disimulada, no quería perderlo jamás y me costo 3 años dejarlo ir del todo.

En 2013 estaba solo, un Lunes haciendo yoga a lado del río en Martinez y veo 2 personas que venían por el sendero.

El río y la vista de Buenos Aires en ese lugar es muy especial y especial iba a ser el encuentro.

Era Andrés Sachman con su novio de hacía 2 años!

Habían decidido ir por la zona de Martinez/San Isidro a pasear…

Ahí estaba yo, casi escultural de mi training, dorado del sol y con los ojos mas azules que nunca…

como mi pantalón del ‘Inter’

-venís al río a entrenar vestido de footbolista?

Nos reímos mirándonos fijo a los ojos con la picardía de siempre, nos despedimos…

Me quede mirando como Él con el amor que había elegido se alejaban por la vera del río y se desdibujaban como cuadro impresionista en ese atardecer que jamás voy a olvidar.

De repente vino a mi cabeza una de nuestras tantas canciones preferidas…

Así fue como mis ases 😉 por lo 2 A.S. pasaron a la historia pero no estamos exentos de un posible reencuentro.

Nunca se sabe…

 

 

Compartir
Pablo Castro Videla
De San Isidro, director de arte, productor ejecutivo, fotógrafo, decorador, y pintor, pajero eterno y morboso desde los 9 años. Amante de la música, coleccionista de cine y fanático de la arquitectura.
Aries-Geminis / Serpiente-Serpiente
Agradecido colaborador en Usandbath y Dambiente entre mis actividades.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE