Los hermanos sean unidos y si es con una doble mejor.

Compartir

Daniel PasioneroCoincidencias. Aveces el azar juega sus combinaciones y se divierte con uno. En este caso yo me divertí también. Marcos y Julian eran hermanos mellizos, uno mas refinado, cuidadoso, estudioso, apolíneo y simpático y el otro bardero, futbolero, patudo, laburante de mudanzas, fuerte y chongotisimo. Habia otro hermano, noviero, minero, oficinista y decían los muchachos que muy pajero. Una  verano Marcos, el mas refinado, me invito a comer un helado a su casa. A Roberto el noviero no lo conocí en esa época. Estábamos en el dormitorio de ellos  tirados en diferentes camas. Yo boca abajo con el culo parado,me calentaba ese cuarto hedía a testosterona. Entra Julian, como si fuera sorpresa. Me dijo ” me quiero acostar a descansar y quiero que me dejes mi cama, váyanse  putos a otro lado!!!, o me chupas la pija que estoy caliente”. Marcos me insistió a que le chupe la pija, Julian me lo pidió otra vez : que se la mamara, o que me cojeria, que le mostrase el culo. Julian era muy lindo pero brutazo. Me baje el pantalón dejando medio culo al descubierto. Julian desesperaba, se saco la pija y me pidió que se la agarrara, olía a huevo, me gusto. Se puso al palo como un garrote, se le corría el prepucio en mi boca a cada impulso . Marcos se sentó en el borde de la cama contigua y acariciaba mis nalgas. Julian le advierte que me iba a cojer y Marcos me lamió suavemente, con dulzura, abriéndome para ser mas profundo. Llenó de saliva la puerta de mi culo, Julian deslizo sus dedos morcillosos, se levanto la remera de chongo que tenia, se bajo apenas el pantalon como para acomodar la pija y los huevos . Pare el culo, Marcos me bajo mas los pantalones, la bestia chongota se acomodo y me la empezó a meter. Sentia el roce de sus zapatillas en mis piernas, su chota que entraba y sus huevos enormes que me golpeaban a cada sacudón. Gemía como un búfalo en celo.

Marcos me lamió suavemente, con dulzura, abriéndome para ser mas profundo

Suena el timbre de entrada. Marcos se va mientras Julian me cogía sentía su cuerpo encima mio,  un machito cojiéndome. Entra Manolo, un amigo de la infancia de los hermanitos. Me entero que Manolo me quería cojer desde siempre . Hubo una discucion entre los hermanos por que querían que Julian me llenara de leche rápido, Julian estuvo mucho tiempo adentro mio, despues que me lleno de leche el orto, Marcos me lamió, se hizo una paja de unos minutos y acabo con sus dedos cojiéndome el culo, no me la metió, no llego. El turno fue de Manolo. Largo, flaco, fuerte, Manolo bajo sus calzoncillos de tela a cuadros enormes, alli guardaba un enorme pija, me la puso en la boca. Bombeo y me gritaba “hermoso, que lindo sos mi amor, quiero que te cases conmigo”. Me cojió, largo y profundo. Los hermanitos mas relajados, miraron toda la escena sentados al borde de la cama uno junto al otro. Manolito me lleno el orto de leche .   Pasaron años. Un matrimonio de actores que recién conocía en un taller para artistas visuales, me invitan a participar de un proyecto teatral. Yo venia haciendo teatro, me gusto la propuesta. Roberto y Mariel.  Un dia me comentan que se incorporaría al grupo otro integrante cuya particularidad era que se trataba de  un hermano de Roberto con quien solian hacer estos proyectos complejos. Llego el día de conocerlo. Notable sorpresa, nos reconocimos inmediatamente y nos acordábamos de nuestros nombres. Julian se había convertido en un intelectual amoroso, delicado y sensible, super creativo , un gran artista. Durante casi 8 meses de ensayos y encuentros fueron muy profundos de búsqueda y creatividad. Un dia yo debia usar un suspensor de los de ballet, y solo eso, de los que solo agarran las nalgas y queda el agujero libre de cualquier embate. Roberto era el hermano noviero que no había conocido en la épocas que me cojian Julian, Marcos y Manolito. Tuvimos un ensayo con mucho cuerpo a cuerpo. Los tres estábamos de suspensor, sentía algo muy caliente en el aire, pero cuando yo entro a producir en esos espacios me olvido del sexo. Sin embargo algo flotaba.

En un cruce corporal quede entre las piernas de Roberto, su hermoso bulto de musculatura trabajada a conchazos, fortalecido por un hermoso miembro que advertía cariñoso y grueso, ese bultazo amenazaba mi hoyo abierto por las circunstancias corporales.  

Terminados los ensayos y la puesta en escena, Mariela viaja a su provincia en la zona del buen vino. Se quedo 15 dias. Julian paso por mi casa un dia de sorpresa. Tenia un jardinero puesto y nada mas debajo, le quedaba hermoso. Me ataco por la espada y me cojio sin piedad. Otro dia Roberto me invita a su casa con un pretexto sobre la obra. Cuando llegue el recién había vuelto de su trabajo de ingeniero. Estaba en calzoncillos anatómicos blancos. Nos sentamos en el piso alfombrado y el con sus piernas abiertas de par en par me dejo ver sus huevazos y la cabeza de la chota. Se la mira y se ríe, y dice: “uyy te quiere conocer”. Reí y le dije si podía saludarla. Le di un beso a la cabeza de la chota, el abrió mas sus piernas, la pija se le puso dura. Se bajo la ropa  y me cojio sobre la alfombra. Un día Julian sonriendo me dice: “te gusto Roberto?”, sorprendido le dije que si.
Roberto me propone un nuevo encuentro. Estaba Julian con el. Me hicieron una doble y me llenaron de leche la cara. Luego estrenamos. Nos fue muy bien.

Compartir
Daniel Pasionero
Lic. en Psicología y en Artes Visuales. Profesor de nivel Superior y Artista Visual. Profesor de Educación Sexual Integral. Maestrando en Estéticas Latinoamericanas Contemporáneas. Participe de las movidas del tango queer. Viudo, argentino y contemporáneo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Facebook Comments ...
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE