Memorias de San Isidro. Del primario al más allá.

Compartir
Pablo Castro VidelaLa “E” True Hollywood Story de mi vida comenzó cuando yo era chico. 9 años exactamente; jugaba en la predécima de mi club de rugby, el S.I.C.
Hacia las cosas que todo niño debe hacer: colegio, idiomas, deportes, actividades extracurriculares, ocio y el tedio…
El tedio era lo peor… Lo que nos llevaba a la búsqueda de nuevas cosas para tratar de superarlo, pero no…

Las luces del centro

 

Todo fue muy vertiginoso, al poco tiempo conocí el porro, la gran época de las fiestas de Charlie Grilli  en “New York City” y  para quien no sabe quien fue, era como Andy Warhol con una mezcla de Truman Capote de Buenos Aires.

Ahí me transformé en el amante de un famoso músico de una importante banda de heavy metal, hasta que se entero su mujer, de alta sociedad y mala.

Escándalo total, no hubo quien parara esa pelota. La mujer me grito “ladrón de maridos” en la Munich donde solo íbamos los high society, ricos y famosos.

Empecé a hacer vida social, ir a bolichitos, todos clandestinos o under y muy divertidos.

Clandestinos por la época post-militar, a mi no me preocupaba nada había sido compañero mío un hijo de Videla cuando era presidente y había curtido casa rosada, quinta, campo de Mayo y todo lo de la vida presidencial.

Además en esa época todo el mundo te invitaba de una a su casa, compartía a su marido, su mujer, traían amigos, eran de mentalidad mas europea no tan caretas como en el circulo que yo había crecido.

Era un nuevo mundo sin restricciones y con mi carita de bueno y morbo conseguía lo que quería.

 

Vacaciones

Llegaba el último verano antes de volver al secundario y estando con mi hermano mas chico en el campo ya aburridos de andar a caballo y de fumar porro se me ocurrió ir al gallinero a tirarle huevos a las gallinas, al ver que las gallinas se morfaban a picotazos los huevos reventados sobre la victima.

La hora de la siesta en el campo puede producir efectos nocivos en niños, los padres no deberían acostarse después de almuerzo y dejar a sus inocentes hijos aburrirse con 40º de calor y solos.

Me venían a buscar mis amigos y amigas diez años más grandes que yo. Desde en un Fiat 128 hasta en Ferrari, desde un cantante famoso hasta la modelo de moda, la gente no entendían nada.

Pase de freak a ídolo.

Cuestión que me apodaron “Droga”.

Mi parte naive fue que me anote en el equipo de atletismo y me convertí en atleta, me encantaba.

Pero la balanza se inclino con el tiempo hacia la joda que abundaba, era VIP y con todas las puertas abiertas.

 

Brasil (2)Encontrarte en algún lugar, aunque sea muy tarde…

Ya estábamos en el año 81 así que en realidad todo estaba por empezar, la música era lo más, la gente, la diversidad, no había ghetos, todo se mezclaba de maneras graciosas. Vi nacer a Virus, Soda, Sumo.

Lo pasabas bárbaro en todas partes, conocías y te conocía todo el mundo.

Me dedique a la vida social, inauguraciones, desfiles de moda, vernissages.

También te enamorabas, había mucho amor para dar y recibir a la gente le gustaba el romance tanto como la promiscuidad.

Vos elegías.

 

¡Éramos tan felices!

Todo estaba al servicio del disfrute también fue la época en la que apareció la cocaína y bailar de merca era como es hoy bailar empastillado, además estaba bien visto y nadie te decía nada, peinabas en la barra o en tu mesa de Le Club, Hipopotamus, N.Y.C  ó donde estuvieras, no existía la paranoia.

Lugar en el que ya había estado y enamorado.

 

La alegría era solo brasilera.

Brasil fue un bálsamo para todo, una nueva vida, todo el mundo estaba feliz (parezco Xuxa), playa, mar transparente y una época de Búzios magnifica y divertida.

Después de pasar de cheto a new romantic y punk.

Estaba en el lugar y tiempo correcto. A los dos meses ya era el gerente del restaurante que me había visto dar mis primeros pasos de mozo.

La vida social desde la facturación a la diversión.

Una linda casa a 2 cuadras del mar, playa nudista y muchos amigos nuevos de todo el mundo y lo mejor, mi familia estaba a 5000 km de distancia.

Brasil

 

Buzios

Hubo momentos que a Búzios le salto la ficha. Todos en pedo las 24 horas ya para la noche te habían histeriquieado tanto que no sabias quien valía la pena y todos caían rendidos por el alcohol asi que al final ni cojias ni conocías a nadie, unos pesados y a mi no me gusta el alcohol todo el día. Finalmente decidí volver.

Brasil

La “peste rosa”

Buenos Aires no era lo mismo había aparecido la peste rosa en el mundo y había que guardarse, sin un amor que celebrar y lleno de recuerdos felices volví a lo de mis viejos y estaba listo para las pistas de acá.

Conocí un pibe copado pero era dealer, me salve de ir en cana en dos oportunidades, hay gente de ese grupo que todavía esta presa por corrupción de menores y narcotráfico. El romance no prospero claro está.

Tenía amigos actores, técnicos y mucha experiencia en publicidad.

Fue lo mas natural, era lo que quería y ya conocía.

 

Sentando cabeza

Para mi era hora de hacer buena letra, trabajar y tener mi casa.

Fue la época donde más floreció mi lado espiritual. Hasta que encuentre lo que estoy buscando…

El amor de mi vida. No es fácil mi búsqueda.

 

Y si, soy un chico difícil.

 

 

Fin

Compartir
Pablo Castro Videla
De San Isidro, director de arte, productor ejecutivo, fotógrafo, decorador, y pintor, pajero eterno y morboso desde los 9 años. Amante de la música, coleccionista de cine y fanático de la arquitectura.
Aries-Geminis / Serpiente-Serpiente
Agradecido colaborador en Usandbath y Dambiente entre mis actividades.
Latest Comments
  1. Harryinny
    • Pablo Castro Videla Pablo Castro Videla
  2. Ricardo Lopez
    • Pablo Castro Videla Pablo Castro Videla
      • Ricardo Lopez
  3. Juan Manuel Di Laurentis Juan Manuel Di Laurentis
    • Pablo Castro Videla Pablo Castro Videla

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE