martes, 13 de septiembre de 2011

Nos conocimos en un baño publico

¿Te gusto como te la mame? Me encantó -fue su respuesta.
Ahí empezó una relación entre él y yo,
se fue dando, después fue mas que buena.
Esta historia empieza en un baño público: cuando entro por pura casualidad en un supermercado de mi barrio que ya no existe,  en el cual había tres baños, en cada uno de los baños dos o tres hoyos en las paredes. Siempre que iba había varios hombres mirándose y masturbándose, desde pendejos de 16 hasta veteranos de 60. Unos iban a coger gays... otros a mamársela, se miraban primero y de ahí se iban juntos y si tenías facha y buen  culo o buena poronga te hacían acabar mas rápido.

Bueno... la cosa es que yo iba muy seguido a ese famoso baño, me gustaba mirar pijas en acción, que se masturbaran y que se vinieran con esa guasta caliente. Un día fui a ese lugar y me metí al baño, estaba esperando cuando alguien entro y se metió al baño a lado y se empezó a masturbar y mi curiosidad era tan grande que me atreví a mirar por el hoyo (un glory hole improvisado) y !sorpresa¡ era un flaco del barrio que me gustaba mucho. Bien machito, lomito de gym, onda nada que ver, olor a macho. ¡De mi escuela!
Era muy hombre, pero me lo encontré en el baño,  yo me angustie. ¿Qué le iba a decir?

Después el miro y yo pienso que sintió lo mismo, yo salí del baño y él también salio y me pidió que no me fuera, acepte y no me fui. Él me pregunto que si quería mamársela, le respondí que si, nos metimos a un baño y se la empecé a mamar.

Al otro día en el colegio, el iba a quinto año y yo a tercero, me dijo que lo esperara que tenía algo que decirme. Me quede, el me pidió que se repitiera, yo de contesté que si, y le hice una pregunta ¿te gusto como te la mame? Me encantó -fue su respuesta. Ahí empezó una relación entre él y yo, se fue dando, después fue mas que buena.

Hasta que un día él me pregunto si quería tener relaciones (quería penetrarme- me dijo). Yo conteste que si y nos fuimos a su casa. En su cuarto, me hizo el culo por primera vez, yo venía invicto, (tenía mucho miedo de que se presentara alguien y no saber que decir), le mame la verga como siempre lo hacia, después me dijo que me volteara y me metió su poderosa pija que ese día parecía más hinchada que de costumbre, me la metía y sacaba cada vez con mas rapidez y sentía dolor, pero al mismo tiempo un placer grandioso y le pedía más. Todavía hoy recuerdo como de repente empecé a sentir dentro mio su leche saltando caliente, muy caliente en cada chorro que revotaba contra las paredes de mi orto. Yo no sé en que momento acabé, pero había manchado las sabanas y nos quedamos dormidos con su pija muriéndose dentro de mi culo.

 Todo pasó, hace más de ocho años y ahora vivimos juntos, tenemos proyectos y siempre que contamos como nos conocimos a los amigos se quedan asombrados por el lugar donde comenzó esta historia de vida y de que hayamos llegado hasta donde hemos llegado nosotros, hasta ahora yo sigo con él.

Quería contarlo en esta pagina que me parece fantástica y que muchas veces miramos con mi pareja, porque los dos hemos notado que hay cierto pesimismo a la hora de conocer a alguien en una tetera, una orgía o en un trío, pareciera que las cosas no pueden pasar de allí. Que están condenadas a morir después del polvo, cuando ya acabaste.

De hecho nosotros tenemos a veces (no siempre) camas con otras parejas o personas, pero estamos seguros de que es lo queremos cada uno del otro. Ahora me doy cuenta que, seguros estuvimos siempre, de hecho yo lo veía en le barrio y pensaba que me gustaría salir con él, si se daba solo mamarla lo hubiera aceptado, era mejor que nada, pero en realidad quería esta vida que estoy llevando. Es una cuestión de actitud, querer realmente es poder. Inténtenlo. ¡Suerte a todos!

Raúl y Daniel

1 comentario:

Bruno dijo...

La vedad hace poco que descubri este blog pero se ha vuelto uno de mis preferidos, muy buenas historias che. Saludos desde mar del plata!