miércoles, 3 de abril de 2013

Callate y chupá!! Sexo oral.


Antes de empezar a chupar, conviene "torturar" un poco al flaco,
hacerse de rogar para aumentar el morbo, rozándolo con la boca, 

apenas con la la nariz, lengua o labios, suavemente, 
mirando a la cara al dueño de la pija.

Para empezar, hay que ponerse de rodillas en el suelo entre las piernas 
del caballero; además de dar más morbo, esta postura es ideal para dominar toda la entrepierna y poder estimular zonas como el ano o el perineo. También es perfecta si la felación se hace con más de una boca.

-Antes de empezar a chupar, conviene "torturar" un poco al flaco, hacerse de rogar para aumentar el morbo, rozándolo apenas con nariz, lengua o labios, suavemente, mirando a la cara del dueño de la pija.

-Una mamada propinada con una lengua seca ni es mamada ni es nada. Asegúrate de que tu lengua está bien húmeda, hidratada bien: si no se te hace la boca agua, que al menos lo parezca. Lo mejor si te va tener un cafecito cerca, tomarlo y darle a la verga. La calentura de tú macho será total.

-Lame desde la base del pene hasta el glande, primero con la punta de la lengua y luego pasando la sinhueso entera. Humedece bien el falo y luego mastúrbalo con la mano bien empapada en saliva o lubricante.

-Mientras chupas, no dejes las manos tontas, úsalas para acariciar los muslos o estimular el perineo, el ano y los testículos (con las yemas de los dedos y también las uñas, teniendo cuidado de no arañar).

-Sigue lamiendo de abajo a arriba y desde arriba hacia abajo, pero detente en el glande y pon la lengua sobre el orificio de la uretra, estimulándolo bien. Luego recorre todos los bordes del glande con la punta de la lengua, saboreándolo. No olvides demostrar en todo lo momento (mediante gestos lascivos, sonoros jadeos y expresiones guarras) lo mucho que te gusta hacer lo que haces.

 -Agarra de nuevo el mango peneal y lame el glande como si fuera un helado. Si ya sale líquido lubricante, absorbélo y extiéndelo por tu lengua sin dejar de mirar fijamente la cara y los ojos del propietario del pene.

-Si vas a poner un condón, ahora es el momento, a ser posible con la boca. Si la pareja es de confianza, es más placentero chupar sin preservativo.

-Se acabaron las tonterías. Llega la hora de ponerse a "mamar" en serio, tragando el pene entero como hacían los fakires con los sables. Si respiras por la nariz no te ahogarás y, si colocas el cuello de forma adecuada, el pene entrará entero hasta tu garganta caliente.

-Quédate un buen rato con el pene dentro de la boca, disfrutando de él, notando cómo crece en tu interior. Puedes hacer "mmmm" para demostrar tu placer y excitar más al dueño del cetro.

-Ahora sácate el pene de la boca y chasquea tu lengua contra el glande. Chúpalo cual pajita. También puedes probar "el toque de la mariposa", es decir, mover ágilmente la punta de la lengua para estimular la zona del frenillo. No dejes que él otro te fuerce a seguir, ya que eyacularía demasiado pronto. Debes dominar la situación para que el placer dure y el orgasmo sea más intenso.

-Después vuelve a bajar y a subir, estableciendo un ritmo de mete-saca parecido al del coito vaginal o anal, subiendo y bajando la cabeza; él seguro que se acoplará al ritmo con los movimientos de su pelvis. Aquí tu calentura tiene que ser considerable, así que es hora de obedecer al instinto y chupar el pene como si fuera la última vez, con gula, sorbiendo, babeando, haciendo ruido, tragando. Sin reparos.

-Ano, perineo y testículos son tan importantes para maximizar la erección como el propio pene. Si no te importa y te gusta, lámelos también. Si no, sigue concentrad@ en el pene.

-Si el pene es muy grande o tu boca muy pequeña y tienes problemas para tragar, masturba con la mano mientras chupas: es un viejo truco (muy usado por prostitutas) para que, psicológicamente, parezca que te tragas todo, pero en realidad sólo te comes lo que quieres.

-Si al cabo de un tiempo el hombre no eyacula, esto significa que el pene se ha "acostumbrado" al sube y baja o a la succión y necesita algo nuevo, así que sácala, agarrra los huevos con una mano y el pene con la otra y míralos bien, con lujuria; luego aprieta la base y, cuando maximices la erección, sigue chupando y lame y relame y retuerce la lengua y traga y haz todos los movimientos que sepas o que tu musculatura lingual soporte. Pasa el tiempo, te cansas y tienes ganas de ver el semen así que es hora de quemar todas las naves.

-El hombre no aguantará mucho más, lo ves en su cara. Llega el glorioso momento de la eyaculación, donde se medirá el valor de tu trabajo bucal: si todo ha ido bien, un generoso chorro de esperma caliente saldrá de su pene. Así que vete pensando qué demonios vas a hacer con él.


-Si has decidido tragarlo, retrocede un poco para no atragantarte, recibe los chorros en la boca y luego trágalos. Algo que nos gusta mucho es que nos muestren la leche antes de tragar. A mi personalmente me vuelve loco... 
Si no, puedes sacarla y dejar que la leche salte sobre tu cara (cuidado con los ojos), o bien echártela en el pecho, en el vientre, en los pies o en cualquier otra parte del cuerpo.

CHICOSSS 3 TIPSSS !!!

1.-  Siempre miren a los ojos de su hombre
 2.- Mínimo 5 minutos chupándola
3.-  Escupe y con la mano la vas secando ..

TIP PLUSSS (Con esa nos enamoramos jaja)

4.- Tomártela y sino tiratela en la cara, el el pecho, al macho le gusta "marcar" al chabón que tiene a sus pies.

Federico Goyena

7 comentarios:

Tiziano dijo...

Me parecen muy buenos los tips sobre sexo oral. Sólo tengo una crítica. Permanentemente escucho y leo que a los hombres les encanta que la persona que les practicó sexo oral, se trague por completo el semen, vulgarmente llamado "leche". Si tu pareja es una persona de confianza, la cual sabés que goza de buena salud, no creo que haya inconveniente. Sin embargo, si se trata de una relación sexual ocasional con un desconodido (como la mayoría de las que en este blog se comentan), resultaría sumamente peligroso y existirían altas probabilidades de contagiarse VIH, en el caso de que el compañero sexual ocasional estuviese infectado. Según leí en un artículo hace algún tiempo, la cantidad de liquído seminal que segrega la persona mientras se le practica la felatio(en el durante, sin eyacular), no es suficiente para infectarse porque es una dosis baja; en cambio, si al eyacular, la persona se traga la totalidad del esperma, aumentan considerablemente las posibilidades de infección. Eso es lo que yo tengo entendido. Por eso, cada vez que leo que alguien se tragó la "leche" de un desconocido al que vio por primera vez hace 5 minutos, se me pone la piel de gallina; sobre todo teniendo en cuenta que si el tipo en cuestión está enfermo, es obvio que no te lo va a decir porque lo más probable es que lo rechaces. Bueno, dicho sea de paso, me gustaría alguna nota relacionada sobre este tema y la prevención del VIH, que nunca están de más y que muchas veces en el fragor de la lucha, nos teminamos olvidando de que existe y mucho. Saludos!

Eze Santi dijo...

Cuando uno va a una tetera y se traga la "leche" del otro, es concinciente y hace un juramente interior de hacerse cargo a lo que se expone.. entiendo que sea shockeante pero un poco de autocritica al menos.. el "no lo sabia" acá no va.

NOSOTROS Y LOS BAÑOS dijo...

SE ESTA HACIENDO UNA NOTA SOBRE EL TEMA CHICOS. CALMA! SALUDOS

VDP dijo...

Alguna nota sobre taxistas o camioneros estaria bueno... tengo muchas fantasias con tacheros pero hasta ahora ninguno me dio bola cuando le tiro palos jaja

Anónimo dijo...

Excelente! Me dieron muchas ganas de mamar una pija!!!

Tiziano dijo...

Me gustaría reponderle a Eze Santi con respecto al sexo oral y la peligrosidad de contagio de VIH como consecuencia de la ingesta de semen en una relación sexual ocasional. Según él: "cuando uno va a una tetera y se traga la leche del otro, es consciente y hace un juramento interior de hacerse cargo a lo que se expone"; palabras textuales. Coincido en parte. Por un lado, estoy de acuerdo en que cada uno actúa en esta vida por voluntad propia y que nadie le va a poner un revolver en la cabeza a otro para que se trague su semen. Lo hace el que quiere y porque así lo desea. Lo que no comparto es la expresión " el no sabía, acá no va". Me parece que nadie nació sabiendo; las cosas se aprenden con la experiencia de vida y con el tiempo. Si yo con 28 años, hasta el día de hoy tengo dudas acerca de las posibles vías de contagio del sida (y no creo ser un ignorante, algo de cultura general tengo), no quiero imaginar lo que le debe pasar por la mente a un adolescente de 16 o 18 años que se mete a escondidas en esta página cuando está solo en su habitación y que recién está empezando a descubrir su sexualidad, con toda la confusión que eso implica. La ignorancia es mala consejera. Si un inexperto lee, con bombos y platillos, que lo mejor que un tipo le puede hacer al otro es tragarse su leche, y no se aclaran los riesgos que eso implica, hay quienes pueden hacerlo sin saber los riesgos que corren. No todos sabemos todo. No demos por hecho que todos manejamos el mismo código implícito: de vez en cuando está bueno especificarlo y no darlo siempre por sobreentendido. A lo que voy es que estaría bueno que en las mismas notas donde se incita a beberse el semen de un extraño; en esa misma nota, se haga la salvedad de lo riesgoso que es, aunque resulte para algunos ya sabido y les baje la líbido. Es decir, que el pibe de 16 años se entere en el momento que lee la nota del riesgo que conlleva tragar semen y no 3 meses más tarde(cuando a alguno se le ocurra publicar una nota sobre salud sexual) después de haber hecho 10 petes por ahí con eyaculación facial incluída. Simplemente, a eso me refería: a EXPLICITAR lo IMPLICITO, aunque para algunos pueda llegar a resultar molesto y redundante. Gracias!

Anónimo dijo...

me parece MAS QUE BIEN lo que dijo Tiziano y coincido 100% con vos flaco. Parece algo tonto pero gente de todas las edades entran a internet y pueden llegar a este blog como a cualquier otro lado, y es importante ser explicito y aclarar los riesgos que conlleva cada accion!

PD:Me aburro en uade, que alguno se copee jajaj