domingo, 17 de agosto de 2014

Se es más feliz fuera del closet?

El hecho de mostrarse ante los demás de manera espontánea y sin limitaciones genera cierto bienestar. No creo que la felicidad para los homosexuales dependa única y exclusivamente de confesarse sino que está determinada por múltiples factores que exceden la aceptación.

El hecho de conversar con seres cercanos acerca de los sentimientos que se manifestaban, de compartir las situaciones o las vivencias que uno atraviesa en su condición de "homosexual" me permitió acercarme más al otro no tanto por prejuicio ajeno sino personal.
Es uno el que se impone el peso de la mentira, del ocultamiento.

La liberación que supone el ser reconocido y que eso sea aceptado como natural es reconfortante para la persona que se reconoce así misma y permite al resto un acercamiento hasta lo que no hace muchos años era considerado una enfermedad, algo sumamente inmoral e inapropiado.

En mi caso, yo soy mucho más feliz fuera del closet que cuando estaba en él. No tanto por compartir mis gustos, sino por poder ser plenamente yo, sin sentir que oculto una parte tan importante de mí que me genera alegría, tristezas, preocupaciones, sonreír como un idiota, compartir lo que siento... desde ahí es que me siento más feliz sin el miedo del "qué dirán" o "cómo reaccionarían si se enteraran".
Ese miedo no existe, no tengo que encubrir mis estados de ánimo que confundían a mis allegados al no poder explicar mis humores, etc.

Fue para mejor 100% sin lugar a dudas. No digo que sea para todos, pero por ejemplo no me podría poner en pareja con alguien en el closet porque en mi vida no tengo espacios para secretos, ni ganas de ser la vergüenza de nadie.

No es que antes de asumirme gay era un infeliz que andaba llorando por los rincones ni que ahora estoy bailando con una sonrisa de oreja a oreja....
Pero si es cierto que poder hablar, aunque sea con una persona, libremente de la sexualidad, sin miedos ni tapujos es un ejercicio que ayuda mucho.

No soy un gay declarado, en el sentido de que soy reservado y aunque tengo muy poca gente intima, con algunos ya me he asumido como gay y fue una reconfortante sensación saberse querido mas allá de la compañía de alcoba que uno tenga.

Ojo no es que vaya por la vida contando que soy gay, la mayoría de la gente no lo sabe por mi parte, pero seamos honestos, si uno tiene cierta edad y no se le conocen parejas femeninas la cuestión de la homosexualidad esta presente.

Por eso, no doy muchas explicaciones, no son necesarias.
Pero no oculto nada innecesariamente. Así estoy tranquilo.

Feliz? De a ratos... Como todos creo...

Marcos L

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gustó. Suena sensato y honesto. Gracias por compartirlo. Saludos!