miércoles, 18 de febrero de 2015

Histeriqueos en red. Morir en lo virtual...

Por Ale K - Leo algunos comentarios de la nota "Para divertirnos un poco... paja... sin histeriqueos"
y se me ocurre pensar en las veces que sale a relucir el tema del histeriqueo en el consultorio...

Si nos abocamos a lo meramente académico, el término “histérico” antecede a la psicología en la historia. Ya la palabra era utilizada por Hipócrates y deriva de “Hysterós” -útero- explicado como una serie de síntomas que padecían justamente las mujeres por una mala ubicación del mismo en su cuerpo. Entre los tratamientos se recomendaba casarse. 

En el siglo XVII se consideraba la enfermedad más frecuente después de la fiebre y recién en el siglo XIX fueron los neurólogos los que comenzaron a interesarse en el tema, frente a la cantidad de síntomas que presentaban estos pacientes, sin la posibilidad de atribuirlos a una enfermedad física. 

Fue Freud quien popularizó el término al agregarle el concepto de “conversión” y describir el mecanismo a través del cual conflictos irresueltos, inconscientes, pueden transformarse en síntomas físicos. Este hallazgo implicó el concepto entonces de que el cuerpo puede representar los dramas de la mente. 

En los últimos años, en nuestro país, la palabra mutó a un verbo muy utilizado: “histeriquear” y de allí en más, mil historias vinculadas a una conducta de permanente seducción y mensajes ambiguos, que no concretan nunca la relación amorosa ni la sexual. 

En mi experiencia clinica en la consulta se podría- “definir el histeriqueo como un escarceo de seducción que puede resultar insuficiente, ya que es un juego perverso en el que seducir difícilmente se concreta, y lo que se busca es llamar la atención y alimentar la propia autoestima”. 

Es quizá en este punto donde podamos encontrar varias respuestas a este ‘histeriqueo’: “En una autoestima pobre que necesita de la mirada del otro permanentemente, en las propias inseguridades que llevan a que se actúe un ‘personaje’ en el que se representa lo que ‘debería ser’, y en un miedo profundo a involucrarse con el otro. Si lo encuadramos dentro de los trastornos sexuales, podría clasificarse como un trastorno de la intimidad, es decir la dificultad para establecer relaciones con la persona”. 

Algo para tener en cuenta: “El término utilizado de manera popular tiene que ver con la falta de compromiso afectivo, la tendencia a lo rápido que no requiera mayores esfuerzos que una prudente distancia de seducción. Una relación verdadera implica esfuerzo, trabajo, lidiar con emociones que se van complejizando. Algo que muchos temen, aunque en el fondo lo deseen”. De esta forma miedo e histeria se unen para imperdir conocer al otro. 

Algo que se escucha mucho en el consultorio es que: “A la hora de los bifes no pasa nada”, confiesa Germán, un joven quiosquero capitalino de 29 años y detalla su caso: “Tanto en lo sexual como en concretar la relación pasa igual. Lo peor de todo es que se vuelve enfermizo, ya que el pibe me termina por gustar cada vez más, se convierte una obsesión. Veo fotos, las que mas me llaman la atención es la de los flacos en bolas cuando por fin liberan las fotos en MH. Aunque a mi me gustan más los perfiles que tienen las fotos liberadas –dice- Me dí cuenta que estos son más de ir al frente".
 


Esto no es terreno exclusivo del ambiente gay, Adrían, médico de profesión también cuenta que esta es situación ocurre en sus filas:  desde hace dos meses con una chica que conocí en el cumpleaños de un amigo. Si bien hemos transado y he salido con ella a comer, en el momento de querer tener sexo, o de juntarnos de nuevo para conocerla más, siempre tiene algún ‘pero’. Lo peor es que mientras más se niega, más me gusta, va y viene, pero no llego a ningún lado”. 

La delgada línea roja 

Como un disco rayado. Así se vuelve el rulo infinito del histeriqueo, una constante de comportamiento. 

“Podría decirse que se cae en la patología, en función del daño que este tipo de conductas van a producir en la persona que la presenta, o en el otro. La mayor dificultad en estas situaciones es que quienes reconocen el problema y piden ayuda suelen ser las ‘víctimas’, no los histéricos que pueden permanecer mucho tiempo en este modelo de relación. Quien sufre es la potencial pareja, que interpreta las señales del otro como de acercamiento y que recibe finalmente una respuesta frustrante de rechazo. En el devenir del tiempo, el o la histérico/a, probablemente van a darse cuenta de su limitación para establecer relaciones afectivas”. 

Sin embargo, estas actitudes también consiguen despertar todo tipo de sentimientos encontrados. 

Carlos tiene 25 años, estudia la carrera de Derecho y aunque desea desde hace mucho conocer a alguien, se autodefine como “víctima del sistema”. Y cuenta su experiencia: “Casi todos los fines de semana voy a un boliche. Hace como seis meses conocí a un flaco de 36 años que va a levantar minas nada más. Yo lo sé, lo tuve claro desde que estuvimos juntos una noche. Pero desde entonces suele aparecer con mensajes de texto y un ‘hola’, o llamados de madrugada para saber si estoy disponible, como si le interesara, pero si le contesto no me da bola ¿Qué onda? ¿Ni siquiera para tener relaciones son claros o les da miedo que ver dos veces a la misma persona pueda ser peligroso para su carencia de compromiso afectivo?” 

Desde este lugar, lo sexual y lo histérico suelen encontrarse ligados en el imaginario popular, ya que como lo que se envían son mensajes de seducción, se piensa que la relación debe culminar, para ser completa, en una relación sexual. Y como ésta no se concreta y se frustra, se frustra también la sexualidad. 

¿Histérico yo? 

También el chat parecería confabular histriónico desde el teclado, para flirtear cómodamente histeriqueando aquí y allá, sin más límites que la web. 

Algo que todos aprovechan por el perfil anónimo del contacto. 

Pablo es estudiante de psicología, tiene 27 años y desde hace un tiempo ha llegado a odiar Internet. “Para mí es la fiesta del histeriqueo. Cero contacto real con la persona que le asegura a la histérica que está del otro lado, tenerte a las idas y vueltas. El histeriqueo es bueno si es moderado y termina bien. Uno ‘juega’ a decirse cosas indirectas pero cuando estás enfrente de la persona les cambia el chip o ‘si te he visto no me acuerdo’. Yo me cansé de una chica que si bien me encantaba, evidentemente tiene un problema”. 

No obstante, tampoco se puede hablar de un apogeo del histeriqueo. tal vez y como apuntan los especialistas sea frecuente en ciertos ambientes o se confundan estas conductas con el juego real de la seducción. 

El término histeriqueo se usa vulgarmente en su acepción de dejar pagando al otro, de generar una expectativa y dejar en suspenso, en un juego de seducción infantil de escondidas donde nadie se deja atrapar y siempre hay uno que corre al otro para no poder alcanzarlo. 

El tema es mucho más profundo de lo que parece y salta a la vista porque el histérico en su posición lo que hace es dejar el deseo del otro insatisfecho, pero no por voluntad propia sino por una imposibilidad de hacerse cargo de su deseo propio. 

Todo lo deseado es lo temido y de eso uno se escapa cuando se hace insoportable al yo y aparece la angustia que alerta de que algo no se puede sos-tener. (Ni sos ni tenés el falo) 
Entrar en el juego este acarrea serios trastornos porque hay que diferenciar el tema de hacerse el/la interesante del no poder interesar-se/te por el otro. 

El histérico frustra y en esa acción que no pasa al acto deja impotente al que quiere entrar en su mundo o intenta acercarse, hace barrar el deseo del otro y le dice si pero no, un si a medias que no calza en su pie porque nunca se lo deja probar y no hay horma que le convenga. 
Es el eterno juego del gato con el ratón donde no se come ni deja comer y el queso no lo tiene ninguno. 

El histérico vive intentando ilusoriamente que es otro quien va a entrar y ese otro nunca llega y es autoengaño pensar que va a lograrlo. En ese sentido se miente y engaña para ocultar su fracaso y su ocaso. Te la muestro un poquito, pero no te la voy a dar... 


Ale K


* Ale K es licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays.
Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. 
*Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. 
Solicitar entrevista o comunicarte con él  escribile a su mail.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre me llamó la atención eso, de hecho tengo perfil en Manhunt, y cuando cambié algo en mi descripción noté que crecían las visitas de gente que reune características que menciono claramente que no me gustan, que no me atraen, como hasta esperando del otro lado que todo quede en la nada y sea un contacto más que muere en lo virtual. Puedo decir que en la experiencia real conocí más gente caminando, en una parada de colectivo o hasta en el tren. Lo más loco es que hubo gente que estaba a menos de diez cuadras de donde me encontraba yo, e insistentemente pedían que les liberes fotos, o que les mandes foto 4x4 perfil derecho, con ropa informal, formal y traje de baño, cuando lo que proponía era un nos encontramos en tal esquina, nos vemos, si nos gustamos hacemos lo que pinte (ni siquiera necesariamente sexo) y lo que pudo ser algo de cinco minutos, verse y decidir si continúa o termina se volvía un chat de largos minutos debatiendo sobre ello e insistiendo con el pase de fotos.

Anónimo dijo...

Es impresionante el grado de histeria en Manhunt/Contactossex/Chat Homocity/etc. Soy bisex y solo busco pija me gusta ser pasivo con los pibes pero increíblemente me es mas fácil conseguir una mina para coger que un tipo en estos portales. Temas "Liberar Fotos" todos te piden pero nadie libera primero o sea queres ver mostra primero. Otra cosa todos los "Activos" deberían estudiar el significado que tiene la palabra. Y por ultimo siempre son los mismos y que están en todos incluidos los chats anónimos es increíble.

Anónimo dijo...

yo ya no le doy mucha bola a los perfiles salvo cuando ando medio caliente, tengo en claro lo que quiero mamar verga de una, pero los chavones se hacen las estrellas y te empiezan a pedir foto, 08 y papeles de AFiP están pelotudeando mal... De 10 flacos con los que chateo con medio hago algo... Son muy histericos, creo que es por el miedo al contagio de alguna ETS porque todos ultimamente quieren paja por cam. MUY BUENA NOTA!!

martin dijo...

yo estoy hasta el orto de los que hacen casting como si fueran cris morena para dar o comerse una pija. ta bien, tampoco es cuestion de comerse cualquiera, pero posta! si no sos musculoso rubio ojos azules cuerpo de gym con yate cuenta bancaria piso en libertador macho posta onda nada que ver futbolero bi GARCHA nadie se digna a nada!!

Anónimo dijo...

Martín, no tiene nada que ver con eso, pasan dos cosas, 1. O te ofrecen "un producto" (personalidad , físico o estilo de vida) que no pueden demostrar o mantener en un encuentro real o 2. Buscan algo imposible de conseguir para justificar que no llegan a concretar nada sabiendo que va a terminar todo en el chat.

Agµstîn dijo...

Una vez más, muy buena nota AleK! Yo creo que lo mejor que se puede hacer ante un histérico crónico es ignorarlo. Se genera un fenómeno digno de ver: el arrastre, los llamados de atención incrementan. Pero no hay que dejarse engañar, el sujeto te va a volver a ignorar apenas sienta que tiene tu interés asegurado. Pero, ojo, estas personas también son víctimas como decían más arriba, quizás son inseguros o anhelan un estilo de vida que no pueden mantener. Entonces les propongo que además de ignorarlos les tengamos un poco de lástima che... jajaja.
Vivan la vida!

Saludos gente!

Anónimo dijo...

yo tengo amigos que hacen lo indecible por estar con un histerico y si se lo llegan a levantar aunque sea una noche lo promocionan durante todo el mes... Hay flacos a los que le gustan exclusivamente estos pibes, una lástima! Muy buena nota

Anónimo dijo...

El histerico te habla a ocho centimetro de tu nariz, pero no te besa .
Te pregunta cosas muy intimas , pero mirando al televisor más cercano.
Te cuenta lo que siente por ti... mientras mira el reloj. (En realidad, es raro que te cuente lo que siente por tu, porque no siente nada por nadie. Lo que te cuenta es lo que él cree que sientes por él .)
Te dice que te extrañó mucho ...mirándole el culo a la mina que pasa más cerca.
Te dice " me gustás tanto que no podría ser solo tu amigo...y ahora me despido, porque quedé con una amiga" .
Te dice que quiere pasar la noche contigo y se queda en el sofá contándote su infancia hasta las cinco de la mañana, hora en que parte diciendote que mañana se tiene que levantar temprano para trabajar .
Te lleva a la casa de los padres como si fueras su prometida, y el se va a lo de un amigo dejandote sola a entretener a su madre y su abuela, que ya no saben de qué hablarte .
Te invita a tomar algo, pero nunca concreta.
Pasa un fin de semana contigo y al otro desaparece y ni siquiera te contesta el celular.
Te dice que te ama y detesta que lo llames " mi novio" ..." No somos novios" , dice.
Besa como los dioses, te toca toda besandote, pero nunca lo viste desnudo ...y de pronto te pregunta la obviedad de " ¿ Te acostarías conmigo?" . Sólo `para saberlo, porque no quiere acostarse con vos. Sólo quiere calentarte. Y si se acuesta con vos, a las siete de la mañana te raja porque viene su personal trainer, tiene que sacar la perro, o quedó con su tía.
Como no es tu novio, lo dejás. Pero él va a todos los lugares donde sabe que te va a encontrar . Y lo peor : hace como que fue a encontrar a alguien más . Pero se queda pegado a vos y te dice que estás más linda que nunca y que se muere de ganas de besarte.Y para no besarte, se emborracha.

Al menos comicamente es lo que me pasa a mi que me encantan estos flacos, sobre todos los bi....

Anónimo dijo...

Me diran que estoy pasado de moda pero como extraño el antiguo yiro por la av. santa fe , las verdaderas teteras ( no las actuales ) , los encuentros en los cines , los antiguos pubs y discotecas donde la gente se conocia personalmente y no de manera virtual ... se cojia mucho pero mucho mas ...

Anónimo dijo...

Jajaj, se van a quedar sin blog manga de pervertidos!!!! https://support.google.com/blogger/answer/6170671?p=policy_update&hl=es&rd=1
Vayan al psicólogo mientras tanto :)