jueves, 26 de noviembre de 2015

Sexo como animales



"Despierta su instinto más predador y salvaje, y casi arrastrando a su presa lo guía hasta un cuarto privado, donde tirando las toallas, sobre su piel derramará sus deseos más calientes luego de bombear un par de veces"



[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

Recorriendo un poco de las experiencias de la vida y el sexo, hablar de los recorridos sauneros es necesario. Y a continuación trataré de enlazar mis observaciones con el aporte de una persona con la que converse una vez en una de estas selvas.

Quizás como muchos mi primer sauna lo conocí en una ciudad grande (como es Buenos Aires), y son interesantes las dinámicas que podemos encontrar, sin embargo algo común a todos es quizás  la fauna es diversa y el hábitat constantemente cambiante, pero a la vez constante que siempre vamos a encontrar.

Los Leones, parte esencial de esa fauna, se sienten dueños del hábitat, los hay canosos, pijudos, o musculosos, conocen los códigos de memoria y van directo al grano, acechan a su presa en cuanto ingresa a esta selva ya sea de vapor, seca o selva oscura (tienen visión nocturna incorporada), pueden ir directo a manotearte el bulto o intentar meter el dedo en el culo sin previo aviso (y sin lubricante que es peor). Cuando su presa es experta esta rápidamente posa sus radares táctiles u oculares para ver si el atacante es de su agrado (mira cara y cuerpo, y toca bultos y prominencias de interés a través de la toalla), para luego dejarse guiar a un privado. Otra posibilidad, si el león encuentra un cachorro novicio y tímido, despierta su instinto más predador y casi arrastrando a su presa lo guía hasta un cuarto privado, donde, tirando las toallas, sobre su piel, derramará sus deseos más calientes luego de bombear un par de veces, mientras la presa inexperta y aturdida por la adrenalina simplemente se entrega con licencia a lo que venga. El león siempre morfa y marca su territorio hasta estar satisfecho, desechando luego los restos sin menor contemplación.

animales

 

Están también los Monos, voyeur por naturaleza, algunas veces cogen, otras no, pero siempre están saltando de rama en rama, manoteando pezones y pijas, toqueteando culos, o lo mas común, masturbándose continuamente sobre la toalla, casi siempre prefieren meter bocado en encuentros ajenos ya establecidos, antes que procurarse el festín por si solos, a veces las parejas los dejan mirar un poco, y a veces hasta toquetear, pero la mayoría de la veces, los sacan rajando hasta cerrando con violencia la puerta de los privados. Sexo. La toalla tiene un agarre muy frágil y fácilmente se cae, por otro lado el mono suele adaptarse con gran habilidad a las fiestas de varios, donde hay mas de dos pijas generosas siempre dispuestas a ser chupadas, o mas de un culo esperando ser quebrantado por cualquier benefactor.

El Ciervo por otro lado, primerizo en sus pasos, ingresa con cautela y casi siempre empieza estando en los cuartos de sauna, desconociendo que esos recintos simplemente son la pantalla que camufla la selva que esta por fuera. Suele entrar en los laberintos selváticos y ser acosado por los animales más antiguos del lugar, los leones lo acechan también, al igual que los monos que no pierden oportunidad para tratar de ponérsela. A veces feliz de saber que sus perversiones no son solo mambos propios, sino que tal vez son más comunes y naturales a muchos otros,  a veces también horrorizado por la lujuria y violencia con la que a puertas abiertas 4 o más hombres dan rienda suelta a su deseo satisfaciendo a otro que yace sobre una camilla de cuero, pobre ciervo a veces sale espantando del lugar, pero tarde o temprano vuelve a probar cuando se da cuenta que sus deseos más mundanos se pueden hacer realidad.

Están también las Jirafas, con el cuello estirado, distantes de todos, selectivas en su comida y hasta soberbias cuando uno las mira. Algunas muy lindas y elegantes, pero otras simplemente escuálidas e insípidas. Suelen pararse en los pasillos mirando con desdén a los que no son de su agrado (casi todos), a veces hasta violentas cuando un ciervo inexperto posa su mano en su entrepierna, y reaccionan cual bestias quitando de un golpe la mano del pobre neófito que aún no ha entendido los códigos de la selva. Por esa actitud los habitúes ya ni las miran, pues no entienden la necesidad de mala onda, ya que mas allá de todo las puertas de la selva están siempre abiertas y nadie las obliga a quedarse.

Y  las serpientes, hábiles y expertas en esta y en otras selvas, deambulan por los pasillos y cuartos oscuros con la cadencia rítmica de una brisa, casi flotando entre los otros animales, aveces con la toalla al hombro y otras en la cintura, identifican rápidamente una presa potable, y suelen rodear los torsos y cuellos con gran habilidad, y sin necesidad de dominio atraen a los dispuestos a saborear sus venenos, para luego engullirlos o atravesarlos (según gustos) de manera muy fluida y natural. Así como llegaron con gran suavidad también se retiran después del acto dejando a su presa un momento de sexo agradable para recordar.

Para terminar, quizás ya fuera de la selva habitual, como no hablar del Ornitorrinco, tan extraño para algunos y hasta desagradable para otros, una misteriosa criatura incomprendida que parece la mezcla de varias otras, con saberes que el tiempo le ha dado, con el derecho de cualquier otro a disfrutar de la selva que una vez fue suya y de la cual ahora parece exiliado, con el pelaje suave con motas grises, ahora poco acariciado, tiene esta forma porque ha sido de todo a través de los años, fue león, fue ciervo, fue serpiente y hasta jirafa. Su marcha y lenta y serena, deambula casi siempre solo por los pasillos y casi nunca tiene suerte en una selva cada vez mas violenta, ahora es menospreciado y a veces hasta ahuyentado por estos animales, animales que no entienden que un día todos nos convertiremos en ornitorrincos sea tarde o temprano.

Así es la selva, por lo menos como yo la veo, y marco mi punto de vista con respeto a aquellos que quizás no la viven así. Un saludo especial  a mi amigo el ornitorrinco.

 

13 comentarios:

David dijo...

Muy buena metáfora... Es cierto el mundo "saunero" es una selva. Donde todos aquellos q la vivimos hemos pasado por alguna de las especies q mencionas, es mas las vemos siempre q estamos ahí en esa selva q de paso sea decirlo no es una selva virgen! jajajaajaajajajaj... Y por lo pronto me considero un muy buen Leon!

Jorge dijo...

Excelente articulo, muy buena la descripción de los animales.

Mariano Lelez dijo...

Jajajajaj. GENIAL!!! Ey Ivan, me da un poco de pudor pero me parece que soy León. Para mi el ataque es así, en la calle o en el sauna, por eso me aburre la tetera. Y amo las Serpientes. Gracias che.

Jose Accion dijo...

GENIAL!!! mas que ironías reales y bastante crueles,
metáforas jocosas y trágicas,,,
(Un otonitorrinco que conserva cualidades de serpiente)

Fran dijo...

Jajaja nunca fui a un sauna y me intriga conocerlo pero como soy flaco O físico me da la sensación que no voy a poder hacer nada por vergüenza.......fui a Toms 2 veces y puedo decir que es otro tipo de selva, y creo que me idéntico con el mono por lo de vouyer y con el ciervo por lo inesperado jajajaja hay cada bicho en esta selva

martin dijo...

si bien no fui nunca a un sauna, me considero una mezcla de serpiente con mono y presa experta jeje. y tengo esa cosa de los leones de detestar a las jirafas y no darles cabida.

anonimo dijo...

Consejo??? Post cortos.... ya que al 4to parrafo abuuuuureeeen!!!!!

Ivan mon dijo...

Ja ja ja. Te veo te veo, esa mirada es de un felino al acecho. ;) jeje
Abrazo!

Mariano Lelez dijo...

Abrazos Ivan, menos mal que me dijiste felino y no me dijiste gato, porque en ese caso me hubiera sentido gatubela y no me hubiera hecho problema. Jua!

Rama dijo...

Qué HDP! Me hiciste cagar de la risa. Muy gráfico.
No voy a decir el animal con el que me identifico! jajajaja

Pendejo obelisco dijo...

Todavía no conozco saunas.. No aproveche mi soltería para nada.ahora es tarde jaja...

Claudio dijo...

en el interior decir gay todavía es sinónimo de discriminación o risas asi que imaginate si hablo de sexo salvaje como animales se prenden fuego como la Inquisición !!!

ivan mon dijo...

jaja tal cual, paciencia que tarde o temprano la evolución mental les llegará.