jueves, 17 de diciembre de 2015

Semen, el mundano y sublime..


Semen"Cuando le chupaba los testículos, sus gemidos aumentaban. Se levantó de la cama y guió mi cabeza hasta el borde de la cama, dejándome boca arriba –Relaja la garganta- me dijo."


Semen, Leche, polvo (todo Sud Amer), Wasca (Arg), mekos (mex), porra (Br), lefa (España). tantos adjetivos como significantes.




[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

El Semen, origen de vida y de placeres, líquido que evoca los morbos más escondidos en la psiquis de las personas. Si bien  el erotismo del semen es independiente del rol sexual, en los homosexuales tiene un papel más particular pues se convierte en la clara evidencia del orgasmo de tu compañero de turno.




Me agarró de los pelos de la nuca con sus dos manos y empezó a meter y sacar su miembro, cada vez más rápido, y cada vez más profundo, yo lo miraba desde el piso arrodillado y mi saliva se escurría por sus testículos y cada tanto me la sacaba de la boca por las arcadas, o por la asfixia que me provocaba”


Semen



A cada quien le cabe de diferente manera, he conocido gente que le genera cierta repulsión por el olor o la textura, pero son los menos. Hay hombres que les encanta usarlo como lubricante natural, hay otros que quieren regarlo en la piel del compañero casi como marcando territorio, también están los que disfrutan de recibirlo en el rostro (no tragarlo) solo recibirlo como si fuera la forma más cercana a compartir el goce del proveedor de leche. Por ultimo están los que necesitan sentirlo dentro de la boca, saborearlo y hasta tragárselo.




“Teníamos un relación estable, aunque a escondidas de todo el mundo, él tenía la capacidad de eyacular hasta tres veces en un solo encuentro, esa tarde me hizo chupársela hasta el punto de clímax –quiero probar algo- me dijo, cuando estaba a punto de estallar me puso en cuatro y me acabo en la cola, pero no se detuvo, comenzó a puertear y se le puso durísima de nuevo, uso su leche como lubricante y poco a me la metía para darme un cogida espectacular, era tanta la calentura que lo deje acabarme adentro”.



La realidad es que muchos tardan en animarse a tragarse la leche de otro hombre, quizás los primeros pasos se dan al intentar saborear el propio semen en la punta de los dedos,  pero no es lo mismo. Un amigo me contaba que le generaba arcadas el sabor y que era imposible tragárselo, sin embargo lo volvía loco sentir ese momento en el que el macho con el que estaba descargaba un chorro de semen en su boca, “es una sensación de líquido cálido, agradable y un poco espeso, me gusta solo es momento, después tengo que escupirlo”.


Semen


Creo que esta demás mencionar los riesgo de ETS (si bien son menores que en el sexo anal, existen y hay que tomar los recaudos). Pero la primera vez que te tragas la leche de alguien con deseo, algo cambia, algo liberador ocurre, quizás la persona te da mucha confianza y llegan a puntos máximos de intimidad, o quizás estas en un punto donde ya nada te interesa, en resumen se cruza un límite, eso sin duda. Y el riesgo sigue existiendo...


Semen


“Era la segunda vez que venía a mi departamento, ahora no hacían faltas escusas solo queríamos disfrutar de nuestros cuerpos, ambos desnudos con un 69 en la cama, cuando le pasaba la lengua en la entrepierna podía sentir que sus latidos se aceleraban, cuando le chupaba los testículos, sus gemidos aumentaban. Se levantó de la cama y guió mi cabeza hasta el borde de la cama, dejándome boca arriba –Relaja la garganta- me dijo.
Se puso de pie abriendo sus piernas sobre mi cara y posando la punta de su miembro en mi boca, automáticamente mi boca se abrió y recibió su gruesa pija, él fue metiéndola poco a poco, y relajando la garganta, con arcadas y mañas para poder respirar me la metió hasta el fondo, sentía que me la desgarraba. Comenzó a bombear y por momentos me ahogaba en mi propia saliva y él la sacaba un poco, pero rápidamente la volvía a encajar, fueron 10 minutos de ahogo y placer, cuando solo sus gemidos me dieron la señal de que se venía.
Todo fue silencio, solo sentí un chorro cálido en mi garganta, luego otro y uno más, se quedó unos segundos sobre mí y luego retiró su miembro suavemente y que como una brocha fue dejando su trazo de leche en mi lengua, lo disfruté y él también.

5 comentarios:

Eross dijo...

Muy Buen Relato!!!

Fernando River dijo...

Tiene su magia la leche y en las teteras el 80% la quiere en la boca...

Pablo dijo...

Seee!!! Nada mas lindo que te guasqueen la garganta en una buena tetera Fer! ;)

Fran dijo...

Cuando te voy a encontrar Fer!!!!

Ivan mon dijo...

Gracias!