jueves, 11 de febrero de 2016

Mambos en la cama II

Poco a poco me va desvistiendo y besando cada parte de mi cuerpo, él no emite palabra y tampoco se quita la bata, le gusta el juego previo, pasa su lengua por cada centímetro de mi cuerpo, pero no me deja tomar un rol más participativo

mambos

[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

Hoy alguien me invitó a probar FF (fistFuck), dije gracias pero paso, no es lo mío, pero no pude dejar de pensar en las creapy - experiencias que a veces tocan, cuando en la soltería algunos encuentros resultan escabrosos o nos hacen replantear la valoración de riegos en estos encuentros.

Con el anuncio online de: “Act, maduro (48), dotado, con lugar, tranquilo, toda la tarde libre, para ahora” ….. y con un par de palabras en el chat, parece que todo marcha bien, organizamos encuentro y se suma la calentura que nubla la precaución. Son las 16:30 y llego a un depto. de Callao, aviso por el portero eléctrico y él me indica subir directo a X depto., me abre la puerta alguien, es un poco mayor que 48, se parece al de la fotos, agradable al trato, fornido y con una bata roja de ducha, la canas coronan sus parietales.

mambosÉl estaba mirando una peli, ponete cómodo – me dice –. El depto. está medio vacío como si nadie viviera allí. Me recuesto en la cama y él hace lo propio, se me tira encima y me planta un beso, siento que entre medio de la bata su sexo se asoma y poco a poco me va desvistiendo y besando cada parte de mi cuerpo, él no emite palabra y tampoco se quita la bata, le gusta el juego previo, pasa su lengua por cada centímetro de mi cuerpo, pero no me deja tomar un rol más participativo, le gusta la sumisión del otro. En un momento se levanta y va hacia la puerta – dame un segundo- me aclara. Me quedo desnudo mirando la peli xxx, y él regresa acompañado por alguien, hecho que me toma por sorpresa y solo atino a taparme con la almohada. Es pibe es joven, lindo, parece no sorprenderle mi presencia, mientras yo petrificado mirando como el pibe se desviste de manera automática, se queda en bolas y se recuesta junto a mí - ¿quién sos?- le pregunto con recelo, el pibe se sonríe y el canoso se saca la bata dejando expuesto un miembro descomunal, trato de cuestionar el porqué de la sorpresa pero nadie me responde. Ellos entran en acción y el pibe comienza a mamarlo cual ternero, con él recostado a lado mío, a la vez tratan de incorporarme al juego con gestos y caricias, pero estoy demasiado suspicaz, de pronto mientras el canoso disfruta del felatio extiende su mano hacia la mesita de luz y saca un consolador negro y enorme con dos cabezas, y se sonríe con cierta perversión, dejándolo a mi lado, luego saca un par de esposas y una especie de rebenque preparando el salón de juegos para algo que no me esperaba, finalmente me canso del silencio y me visto para salir de la misma manera que se dio todo……en silencio….. Allí él emite sonido: no te vayas ahora vienen dos amigos más, acto seguido mientras salgo comienza a expulsar una lluvia dorada sobre el pibe sumiso que parece no afectarle en lo mínimo. Me replanteo muchas cosas después de ese encuentro, a pesar de los ratones que generan después, el momento en si me dejó descolocado.

succionatorOtro encuentro, esta vez menos riesgoso, pero no menos rememorable,  “Succionator”, otro encuentro que me develó lo particular de cada persona y de cada gusto, lo que deja en claro que el límite entre lo excitante y lo perverso es muy propio a cada sujeto. El lugar del encuentro es un box privado dentro de uno de estos saunas donde uno va buscando sexo. Un tipo semidesnudo (solo toalla) y muy atractivo me toma de pies2la mano en el pasillo ayudándome a entrar y traba la puerta. Comienza como cualquier encuentro de ese tipo, caricias, besos en el cuello, desnudes y la oscuridad de cómplice. Me recuesta en la camilla y comienza a succionar, literalmente succionar, mis orejas, luego los pezones, y a medida que baja lo hace con más fuerza, succiona mi miembro y es placentero, pero luego se torna agresivo, baja al escroto y ahí la succión ya produce dolor, le indico que con más cuidado y solo sigue bajando, me chupa las piernas, las rodillas y cada vez gime más, baja a los tobillos y al talón donde succiona con mucha fuerza y con sus manos me masturba, los gemidos que emite son casi de penetración, pero como no me duele la succión en esa zona me relajo.

piesMe succiona los pies con gran habilidad y desesperación, la sensación es rara pero también novedosa, por eso trato de disfrutarlo, me pasa su lengua entre los dedos y los chupa con deseo, cada tanto libera su boca para exclamar un ¡Siiiiii!, tomando aire para volver a su tarea, me coloca un gel en uno de los pies y me lo masajea mientras succiona (un placer particular), luego se sube a la camilla posicionándose en cuatro patas para a chuparme el miembro (al parecer entendió el límite y lo hace con más cuidado……. al parecer).

Yo disfruto y me desconecto casi de todo lo demás, concentrándome en la mamada y en el masaje que le hace a mi pie derecho con su mano. De pronto siento algo cálido en mi pie derecho…………. ! Él intenta COMERME el pie con su esfínter…….!!! Cuando me percato trato detenerlo, pero ya tenía todo tan lubricado (no me di cuenta en que momento lo hizo) que de un sentón introduce la mitad de mi pie en su ser, rápidamente lo retiro y me levanto un poco shockeado con la experiencia, y mientras me alejo el me pide -Por favor metémelo-. después me tome una ducha minuciosa y a pesar del lo incomodo del momento tuve que masturbarme porque necesitaba acabar.

A pesar de que luego tuve experiencias más abiertas relacionadas con el BDMS y otras prácticas leves, creo que la diferencia del impacto en estas situaciones se relaciona con la percepción personal y el momento particular de cada uno.
Hay cosas que no son para todos…… Hasta que la monotonía aparece y se combina con el morbo y la oportunidad de algo nuevo.

 
Leé acá del mismo autor "Mambos en la cama I"

7 comentarios:

Highstranger dijo...

Creo que el problema de esto no son los mambos en sí, sino la gente que intenta cumplirlo sin que el otro este en la misma onda. Si por chat te calentas y te va el mambo del otro o se busca a alguien que le caliente lo mismo va a estar todo mas que bien. Pero agarrar de sorpresa al otro es cualquiera.

Erm dijo...

comparto el comentario, aparte no es lo mismo pedir y/o que te pidan besar los pies, cosq que me encanta, a pedir que le hagas popo en la panza. Cuando de "mambos"se trata siempre hay que avisar antes. Abrazo
Erm

jorge dijo...

La verdad, no me gustan las sorpresas de estos tipos...Todo debe plantearse previamente.Si...me gusta y excita el lamer,chupar los pies. ( limpios ) .Para luego lamer todo el cuerpo de un hombre.Soy maduro de 55 años,vivo en Rosario.Cuerpo mediano.Ni loco meto el pie en el ano de nadie....tampoco quiero que me lo hagan.

jorge dijo...

A propósito del fist fucking o metida del puño en el ano.Considero que después que te hagan eso...ya no va haber pija que te venga bien.Cada vez va necesitar algo mas grueso que un brazo. Recuerdo que han matado a putos con un sifón de soda en el culo.Todo tiene un límite...la cordura.

zador dijo...

Hace un tiempo me lamieron los pies y la sensación de placer que experimenté cuando operaba sobre el dedo gordo fue memorable. También maduro de Rosario, limpio, muy discreto. Pasa forma de contactarte si te interesa.

Matias dijo...

Me calento lo del fisting... Contactemosno!

Jose Accion dijo...

Hasta los comentarios apuntan a darte la razón
y a uno de tus atinados mensajes finales
"la diferencia de impacto en éstas situaciones
se relaciona con la percepción personal
y el momento particular de cada uno"
Y que eso es tan así, no solo ante "desarrollos inesperados" o no comunes
sinó con cada relación nueva que emprendés, explorando y descubriendo al otro
y quizás un poco sorprendido por lo que te inspira EN ESPECIAL cada uno.
(le pasaría igual al otro, si fueran similarmente calentones y sensuales)
No creo en eso de CONVENIR conductas antes de desarrollarlas,
NO SERÏA EXPONTÁNEO NI SINCERO
pero tampoco prestarse a excesos deberíase tener en claro antes de llegar,
al que al final, NO es tan definitorio como parece, el "cuerpo a cuerpo"
(lo puede ser sexualmente, pero no totalmente, en cuanto afinidades personales)
Los límites se van fijando consensuadamente y según las reacciones que se provoquen
comprometidos MUTUAMENTE en el GOCE pleno de AMBOS
Lo definiste certeramente antes:
"otro encuentro que me develó lo particular
de cada persona y de cada gusto,
lo que deja en claro que el límite entre lo excitante y perverso
es muy propio de cada sujeto"