jueves, 19 de mayo de 2016

Dos son compañía, tres son diversión


"Me monto como a un potro manso y me penetraba con fuerza y casi violencia"

 

diversión


[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

Había conocido a Pepo en una sala de chat, latinchatgay, era un tipo lindo, mayor para mi en ese momento (yo tenía 20 y el 32) pero estaba en buen estado físico, se decía versátil con preferencia a ser activo, la principal dificultad era que estaba a mas de 400 km de distancia, pero se podía arreglar ya que yo tenia que ir a su ciudad a realizar unos tramites en el mediano plazo.

Así llegamos a entablar una amistad y un dialogo fluido, en el cual me terminó confesando que estaba en pareja con otro hombre, Román, y que tenían sus altibajos pero que su relación era abierta, con lo cual si teníamos un encuentro estaba todo bien. Pasaron las semanas y programe mi viaje por tramites y de paso encontrarme con Pepo, y una vez en su ciudad le escribí un mensaje de texto para encontrarnos, coordinando el lugar y horario (las 19:00 frente a la catedral), a las 18:30 me llama por teléfono y me dice: Vengo con Román, también quiere conocerte ¿te jode, o preferís que nos veamos otro día?


Dentro mío lo primero que pensé fue en el riesgo que podría representar encontrarme, no solo con uno, sino con dos desconocidos en una ciudad donde no tenía a nadie, pero la calentura y los ratones pudieron más y terminé confirmando el encuentro en el mismo lugar y horario, imaginando el final. Su camioneta se estaciono en la plaza y los vi bajar a ambos (reconocí a Pepo enseguida por las fotos que habíamos intercambiado), Román era muy parecido a Pepo, también alto, de brazos gruesos, de tez blanca y un caminar imponente, ninguno encaja dentro del estereotipo afeminado que se arma en los prejuicios de uno a esa edad.  Pepo también me reconoció, yo estaba sentado en una banca de la placita en frente de  la catedral, con una bermuda y una remerita delgada acorde al clima de ese verano. El saludo de Pepo fue muy natural, casi como de viejos amigos, Román en cambio me saludo muy respetuoso pero estaba en modo Scanner, me miraba de arriba abajo con cierto morbo que se traslucía en una sonrisa peculiar.


diversión


-¿Querés ir a tomar algo algún bar, o podemos ir a casa para estar más cómodos?- me preguntó Román. Yo estaba ya imaginando como seria coger los dos, así que me quede con la segunda opción y nos fuimos rumbo a su casa conversando de temas triviales, pero me dieron la confianza suficiente como para no arrepentirme de mi decisión.


diversión Cuando llegamos a su casa nos sentamos en el living y abrieron un par de latas de cerveza mientras en su pantalla gigante veíamos un recital (obviamente de Madonna). Cerveza va cerveza viene, el calor ya se notaba, tenía a mis anfitriones una a cada lado en el sillón, de pronto Pepo comenzó a masajearme la pierna y acto seguido sentí la barba de Román en mi cuello, recuerdo que simplemente me entregue a la situación y deje que se movieran como quisieran, mientras yo con cada mano amasaba sus entrepiernas. Después de unos minutos jugueteando, Román se puso de pie y me tomó de la mano para llevarme a la habitación, mientras Pepo nos seguía por detrás, ya en el dormitorio Pepo me fue sacando la ropa prenda por prenda y Román prendía su televisor colocando un DVD Gay con escenas muy morbosas.


La luz del lugar era tenue, yo me recosté en la cama totalmente desnudo y ellos se desvistieron sin apuro delante de mí, hasta exhibir sus cuerpos totalmente, con dos mástiles firmes y gruesos dispuestos a ser enterrados. Se colocaron uno cada lado y comenzamos a actuar, yo besaba Pepo de frente y por detrás Román respiraba en mi nuca y mordisqueaba mi espalda mientras me apoyaba, amagando penetrar, luego me di la vuelta y besaba a Román mientras Pepo pasaba su lengua por toda mi espalda hasta el coxis, parecían haber más de seis manos que tocaban todo y no dejaban centímetro sin palpar.


diversiónEn un momento Román me colocó en cuatro y comenzó a darme un beso negro que nunca olvidare, con esa barba que raspaba mis carnes y su nariz respirando en mi piel, mientras tanto Pepo disfrutaba de tener su pija en la calidez de mi garganta, entrando y saliendo, para luego invertir los roles nuevamente entre ellos.


Román dejó de hacer lo suyo y se colocó lado a lado de Pepo, ambos en frente mío ofreciéndome sus pijas mientras miraban lujuriosos mi perfomance. Finalmente Román Volvió a su lugar y colocándose un forro con un gel Caliente (era la primera vez que yo usaba algo así) se dispuso a cogerme, el calor facilito la dilatación pero también era un poco incomoda la sensación sin embargo el alcohol y la calentura bastaban para no detenerlo. Me monto como a un potro manso y me penetraba con fuerza y casi violencia (congruente con la escenas BDMS del DVD) Pepo por otro lado solo observaba con deseo, hasta que se animó a cambiar de lugar con su pareja, pero yo agotado de la posición pedí cambiarla, así fue que Pepo me puso patas al hombro y Román se sacó el preservativo para, literalmente, sentarse a un centímetro de mi cara, tenía sus testículos en boca y me pedía que los mordiera, así fue que lo hice con suavidad mientras el se masturbaba y Pepo me chupaba los pies; me cogía con furia y rapidez.


A Partir de allí el éxtasis ya se había instalado y a los pocos minutos de estar en esa posición sentí la descarga caliente de Román sobre todo mi pecho y acto seguido acabé yo, mientras Pepo me seguía cogiendo para finalmente acabar con el forro puesto y aun así pude sentir el calor de su descarga dentro de mí.


diversión


Luego del orgasmo, quedamos tendidos en la cama, agotados, de fondo los gemidos de la peli arrullaban el ambiente, ahí me di cuenta que estos dos hombres tenían gustos muy singulares que luego entendería mejor, pero eso ya queda para otro relato.....


 

1 comentario:

Jose Accion dijo...

Acá si, y mas con semejante ilustración fílmica tan buenas y originales que te quedan como "predidas" en tu líbido, desde el comienzo tuve una franca y DURAble erección
y necesidad de tener sexo quizás participando de una manera u otra en una situación así como la relatada.
Debe ser lo mas alucinante lograr un tercero para alternarse penetrándolo entre ellos
y para ése lo mismo, al sentirse así secuencialmente y/o alternativamente sodomizado
por dos "personalidades diferentes" y sus respectivos falos.
Ni que pensar en un gang bang,
donde sentirá tamaños, erecciones, contexturas, ritmos
y "temperamento" muy propios de cada uno,,,,
Lo mismo ocurre, pero creo que sin tanto "detalle",
con la penetración de diferentes anos,,,
Como en muchas otras cosas,
EN LA VARIACIÓN se encuentra mas el gusto
y no implica solo diversión, sino goce.