miércoles, 10 de agosto de 2016

De película.

 

"Muchos, cuando no todos, en algún momento hemos pensado que nuestra vida merece ser inmortalizada en una película, y más aún la vida de los integrantes del colectivo LGTB, pues tendrían bastante material para enmarcar lo surrealista de las experiencias que tocan vivir al ser parte de una minoría, de vivir en el closet, de romper esquemas, o de disfrutar de morbos de una manera de la que los “otros” (heterosexuales) muchas veces se privan."


[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]¿Cómo no hacer una película de nuestras vidas?, si cada una tiene un condimento tan particular y experiencias limites que a veces sorprenden, otras alegran, desconciertan, duelen y hasta matan.

peliculaMás allá de un narcisismo o el deseo de ser reconocido y comprendido, que pueden esconderse en este pensamiento, está clarísimo que ninguno la tiene fácil y para nosotros puede haber mucha más dificultad. Por ejemplo:

  • Cuando nuestras hormonas afloran (adolescencia) a diferencia de nuestros compañeros de cole, no es tan fácil para nosotros encontrar un grupo de pares a los cuales les pasen las mismas cosas y así poder conversar/sentirnos comprendidos, o por lo menos no tan solos, allí empiezan nuestros primeros momentos tratando de permanecer fuertes ante la cruda realidad.



Javier: Me tenía que encerrar en el baño y esperar que todos salieran del vestidor para disimular las erecciones que tenía cuando veía a mis compañeros desnudándose luego de las clases de educación física, a veces me hacía al enfermo para no ir y evitar ser acosado...


Un heterosexual por suerte no necesita llegar un día a casa y sentar a sus padres en la mesa para contarles algo importante y privado, con el miedo de que eso implique la incomprensión y hasta el rechazo de sus propios padres. Nosotros no tenemos permitido (o no nos permitimos) llevar a casa a nuestra pareja de manera tan natural.

Sebastián:……Lo que más me dolía era que mi hermana traía a su novio a cenar con papá y podían demostrarse afecto en la mesa, mientras yo traía a “mi compañero de facultad para estudiar” sintiendo que no podía ser yo mismo ni siquiera en mi casa, escondiendo nuestras manos  entrelazadas debajo de la mesa.


En la mayoría de los casos (no en todos) nuestras primeras incursiones en el sexo, no se dan en formas habituales, en general nos valemos de las redes sociales, de miradas en la calle o de algún otro extraterrestre que nuestro Gaydar permita detectar y casi siempre nos vemos condicionados a saltear el enamoramiento o el aprendizaje compartido del sexo. Pues vamos directo al grano, necesitamos descargar lo que la sociedad nos obliga a contener.

Mireya: Yo era un adolescente muy delicado, creo que por eso el guardia de la fábrica se me insinuó luego de un par de días de verme pasar sola por su garita, tuve mi primera relación en ese lugar de dos por tres metros, no fue lindo, pero fue liberador...


Nos exponemos de manera continua a peligros, porque los lugares donde encontramos lo que nos gusta, generalmente están marginados (cada vez menos, pero es una realidad)

Juan: no me animo a ir a boliches o saunas, tengo miedo que me descubran, por eso vengo a los bosques de noche, pero ahora me cuido porque hace unos dos meses me robaron y me dejaron golpeado, sin campera y sin zapatillas.


La exclusión, si la habremos sentido alguna vez, ya sea explícitamente o en nuestros pensamientos, cuando ante algún comentario homófobo queremos reaccionar pero callamos, o quizás reaccionamos pero la exclusión aparece igual.

Fran: era uno de mis mejores amigos, pero se “enteró” que yo era gay, (porque tuve una pelea otro compañero de trabajo que me hartó con sus constantes comentarios homófobos) a partir de eso empezó a evitarme y bueno, se borró nomas.


 Pero también están esas experiencias cuasi mágicas, donde parece que además de las desventuras hemos sido marcados también por una gran fortuna.

Llegamos a encontrar el éxito en nuestra profesión/trabajo,  no por nuestra orientación sexual, sino destancándonos por nuestra eficiencia y habiendo sobrepasado los obstáculos, que seguramente  no han sido pocos.

Como cuando descubrimos ese clímax orgásmico de plenitud en una relación sexual, de la que algunos nos hemos privado por mucho tiempo, encontrando el verdadero disfrute personal y no aquel que nos dicen que deberíamos tener.

Mario: Con 45 años  y divorciado descubrí que el sexo con otro hombre es lo mejor, me satisface, me siento completo, disfruto en verdad, pero sobre todo tengo deseo, no porque no haya estado con otro hombre antes, pero es distinto cuando lo haces sin culpa…….


O Como cuando descubrimos que existen otros (como nosotros) que nos entienden a la perfección y parece que despertamos de un mal sueño, vemos el mundo con colores y parece que los golpes del pasado pueden comenzar a olvidarse.

Adrián: Nacho fue mi cable a tierra, gracias a él me conocí realmente y tuve el valor que me faltaba para aceptarme y enfrentar todo, incluso a mi propia familia………


¿Tu vida merece una película? Seguro que sí, es más, podríamos imaginar que se está rodando en este momento y vos sos el protagonista, el guionista y también el director.

 

 

 

 

 

¿Qué escenas de tu vida que no podrían faltar? 

Un vídeo para compartir:


https://www.youtube.com/watch?v=xKmr7QYtGFk

 

 

5 comentarios:

Jose Accion dijo...

Presentación perfecta.
Cuanta incidencia y casi dependencia de los contactos virtuales y eso cuando se llevan a cabo,,,
Solo que siempre serás el protagonista, pero el destino las mas veces
te impone el guión y la "dirección" escapa a tu voluntad

Agus dijo...

En casa presente a mi pareja a mi hermano mayor, a mi cuñada y a mis sobrinos. Fue una experiencia fantástica porque mi hermano quien yo creía que era homofobico resultó aceptandome de primera al igual que su familia. En cambio mi mamá que pensé que lo tomaba bien me salió con que ella no quería verme con otro hombre y que no lo traiga a casa. Algún día entenderá espero...

Nico dijo...

No leí toda la nota, porque soy esos que no les gusta leer mucho.. El vídeo lo vi y me gusto.. Soy tapado y de a poco estoy siendo sincero conmigo mismo.. Miento a todo el mundo por mi sexualidad. Me gusta los baños, los túneles oscuros (los suburbios, como dice mi psicóloga) y no es un buen camino.. Pero volviendo al vídeo.. Uno cuando hace las suya sin importar nada y miro a los demás.. Me siento un chico dorado rodeado de gente dorada, todos somos iguales y nos merecemos respeto por eso

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Muy buen trabajo Ivan. Gacias

Ivan Mon dijo...

Gracias, viniendo de vos y habiendo leído lo que produces, es un halago. ;)