viernes, 6 de abril de 2018

Mi Cuñado Johnny: El Gringo

ADVERTENCIA:
Relato Erotico Gay. Mayores de 18 años Solamente. Lenguaje y fotografías EXPLICITAS. Contenido dirigido a una Audiencia ADULTA Gay !!

Hola !!
Me llamo Apolonio pero casi todos me dicen "Polo". Tengo 20 años. No soy ni Guapo ni feo, me considero normal y tengo lo mío. Les dejo una foto de mi cuerpo para que Ustedes decidan. . . jejeje

Soy originario de México pero desde hace 3 semanas vivo en Los Angeles, crucé la frontera ilegalmente, soy lo que se conoce comúnmente como "mojado"

Mi hermana mayor también vive aquí en Estados Unidos, ella se vino de "mojada" hace más de 10 años cuando mi papá nos abandonó y nunca más volvimos a saber de él; la cosa se puso difícil en la casa económicamente hablando, así que ella se sintió con la necesidad de ayudar a mi mamá para sacar adelante a mi otra hermana y a mi.

Cuando yo terminé de estudiar una carrera técnica y no pude encontrar trabajo en el ramo, decidí también cruzar el río bravo. Desde entonces vivo en la casa que mi hermana comparte con El Gringo con el que se "juntó" desde ya varios años; en uno de los barrios ubicados casi a la salida de la ciudad. Es un terreno con muchas casas móviles de renta que ocupa la gente de escasos recursos como nosotros. La vivienda en casi todas las ciudades de California es muy costosa, pero en una ciudad como Los Angeles lo es aun mucho más; las casas móviles son una manera más económica de vivir.


De recién llegado pasé días difíciles, era como volver al pasado cuando mi hermana nos ayudaba, yo había dejado de ser una carga desde que encontré trabajo y había salido de la Secundaria, orgullosamente puedo decir que yo solo me pagué la Preparatoria y la Carrera Técnica; pero dejar el país de uno y emigrar a otro, era empezar de nuevo otra vez.
Afortunadamente un Primo me había ayudado a encontrar trabajo como ayudante de mantenimiento en una cadena de apartamentos, no pagaban mucho, pero era un comienzo. Mi plan era mandarle dinero cada semana a mi madre y a mi hermana que se habían quedado en México y ahorrar para irme a vivir a otra parte y no ser un estorbo en la casa de mi hermana mayor y su esposo. 
Mås que ser un estorbo, yo me sentía que estaba invadiendo su privacidad; aunque ninguno de los dos me había hecho sentir de esa manera, al contrario, me había recibido muy bien.

--"Aquí te puedes quedar todo el tiempo que necesites, Polo." me dijo mi hermana cuando llegué. "La casa es muy chica y apenas tiene 2 recamaras; donde tu vas a dormir no hay cama, vas a tener que dormir en el suelo y luego te compramos aunque sea uno de esos colchones inflables."

Yo le agradeci que me diera techo y comida y no me importo dormir en el suelo hasta que con mi primer sueldo me compré un colchón de aire.
Pero el tema central de mi relato no es hacer un desglose de las dificultades que enfrentan los ilegales en Estados Unidos, eso se lo dejo a la Prensa y la TV que son expertos en ello. Y que ahorita esta muy de moda en éste país.
Mi relato es para compartir con Ustedes mi fascinación por los Gringos, si, los Gringos me vuelven loco, me ponen bien cachondo y para mi mala suerte, el esposo de mi hermana es Gringo, bueno no es su esposo porque nunca se han casado, pero como si lo fuera. Un Gringo como me gustan a mi, se llama Johnny y debe tener más de 45 años, la edad correcta no la sé, pero es un hombre bien masculino.

Johnny: El Gringo, es el tema principal de mi relato. 

Yo regresaba de mi trabajo primero, luego llegaba mi hermana y al ultimo Johnny;
casi todos los días él regresaba sin camisa, trabajaba en la construcción y el calor de California era insoportable, su piel blanca estaba oscura de lo asoleado, pero solo de la cintura para arriba. Su piel blanca me gustaba, me enloquecía y sus vellos rojizos me la ponían bien dura. Johnny era velludo, un guerote bien dado que tenia todo bien distribuido.  #GUEROyPAPASOTE
Yo trataba de no verlo, pero me era imposible no hacerlo, la casa móvil era muy chica y no podía pasarme todo el tiempo encerrado en mi cuarto, tenia que interactuar con él. Lo veía llegar sudado y cansado, me sentía culpable por las ganas desmedidas de querer secar su sudor con mi lengua y mi boca, por el impulso de apapacharlo dandole un masaje en los pies y ayudarle a quitarse la ropa. . . eso no era apropiado, eso era algo que le correspondía a mi hermana; pero ella nunca lo hacia, o al menos yo nunca la había visto hacerlo en el tiempo que tenia de vivir con ellos. Yo me moría por consentirlo, pero no podia... y no debía, era el esposo de mi hermana.

Así fueron pasando los días y un deseo prohibido por El Gringo fue creciendo dentro de mi, traté de justificarme a mi mismo con la excusa de que tenia mucho tiempo de no cojer con nadie, que la falta de sexo y de verga era la razón por la que me estaba fijando en mi cuñado; una excusa que no tenia sentido, porque en mi trabajo había hombres y aunque algunos eran atractivos, no me llamaban la atención ni despertaban el deseo sexual que me despertaba Johnny.

Recuerdo muy bien que había pasado exactamente un mes cuando lo vi semi desnudo, fue en su cuarto mientras se quitaba su ropa de trabajo.


No había nadie más en la casa. Solamente él y yo. Seguramente mi hermana se había quedado a trabajar horas extras o andaba haciendo algunas vueltas. El Gringo había dejado la puerta de su recamara abierta y yo me detuve a ver aquella cachonda vista sin pensarlo dos veces. Que rico hombre, se veía bien chulo y bien sexy con su ropa interior de color blanco. #MACHOTE
Fueron unos breves segundos, pero suficientes para que se me pusiera la verga dura y se me hiciera agua la boca, me fui a mi cuarto antes de que me descubriera.
Estaba tan excitado que al entrar a mi cuarto le puse llave a la puerta y me quité la ropa para masturbarme, ya no aguantaba más, hacia mucho tiempo que no chupaba verga, hacia mucho tiempo que no me la clavaban por el culo y lo único que me quedaba era jalarmerla; de lo caliente que andaba no me fijé que cuando me recargué contra la pared con mi cuerpo tambaleando de excitación tumbé uno de los cuadros que decoraban el cuarto, el ruido que hizo el cuadro al caer al piso se escuchó hasta el cuarto de enseguida que era precisamente el cuarto de mi hermana y El Gringo, pero no me importo si él había escuchado o no, porque estaba a punto de venirme y no podía dejar de darle manotazos a mi verga.

--"Esta todo bien?" era la voz de Johnny del otro lado de la puerta de mi cuarto.

No pude contestar porque el placer que me estaba dando a mi mismo al auto complacerme era más fuerte e intenso, cerré los ojos y me vine a chorros de semen con con la imagen de mi cuñado semi desnudo en mi mente.

--"Polo??. . . Esta todo bien, Buddy?" volvió a preguntar él.

--"Si. . ." contesté yo mientras trataba de recuperar la calma, estaba respirando aceleradamente.

--"Okay. . . just checking on you."

Se hizo un silencio, El Gringo debió regresar a su cuarto o a la cocina, yo me quedé parado contra la pared unos segundos más y luego me limpié el semen que había empapado mi mano y parte de mi estomago.
Cuando estaba colocando el cuadro que se había caído, descubrí que había un pequeño orificio que permitía ver el cuarto de enseguida. 
Era posible que esto estuviera pasando?? Era posible que yo encontrara algo como esto??
Me asomé por el orificio y vi a mi cuñado completamente desnudo y con una toalla en la mano, salió de su cuarto para irse a bañar. Todo pasó muy rápido pero tuve suficiente tiempo para ver por primera vez su verga, conocer la tremenda herramienta que traía colgando. Que ricura de verga. Era tremenda verga. #SEMENTAL #GUEROyPAPASOTE
Verga era lo que yo necesitaba. Pero esa verga era del esposo de mi hermana. El Gringo. Y El Gringo no era gay.
Solo me quedaba verlo y no poder tocarlo. Desearlo y no poder tenerlo.

==========
==========


Era un dia soleado y caluroso de los muchos que hacían brillar la Ciudad de Los Angeles, no conocía la ciudad, no tenia carro ni teléfono. Me sentía como león enjaulado. Mi única distracción era mi trabajo al que tenia que caminar todos los días. A veces mi hermana me pasaba dejando, no estaba lejos, de cierta manera me gustaba ir y regresarme caminando. Mi primer sueldo lo había enviado casi completo a mi familia a mi país; el segundo sueldo lo iba a usar para comprarme un teléfono celular.
Aquella tarde que salí de trabajar me detuve en una tienda donde vendían todo tipo de teléfonos celulares, quería darme una idea de los planes telefónicos que había en el mercado y las tarifas de los mismos; cuando me di cuenta se me fue el tiempo, salí de la tienda a toda prisa como si alguien me estuviera esperando en casa, la realidad era totalmente distinta. Nadie me esperaba. Pero no iba a permitir sentirme solo o deprimido.
Poco a poco las cosas iban a ir cambiando. 
Tiempo, tenia que darme tiempo para ir saliendo adelante, por mi familia que se había quedado en mi país de origen, pero sobretodo por mi mismo.

Llegué a la casa de mi hermana. Ella y su esposo estaban terminando de preparar la cena. Tenia un mes de vivir con ellos y nunca los había visto convivir así, pero no debía sorprenderme, eran esposos, no estaban casados pero convivían como si lo estuvieran.
El Gringo andaba sin camisa como casi siempre, estaba recién bañado porque tenia el cabello húmedo; por más esfuerzo que yo hacia por no verlo, por no desearlo de la manera prohibida como lo deseaba no podía combatir mis propios instintos. Aquel hombre me enloquecía.
Después de bañarme, me invitaron a cenar con ellos y celebrar su 4to aniversario de estar juntos. Los felicité a ambos; darle un abrazo a mi hermana fue natural e innato, pero cuando le di la mano a El Gringo, me sorprendió cuando él me dio un abrazo agradeciendo mi felicitación. La respiración se me aceleró sin poderlo evitar. Johnny era un hombre fuerte y sentí su fuerza en el breve abrazo, me embriagué de su olor fresco y limpio. 
#PAPI  DELICIOSO 
#PAPI  PROHIBIDO
La cena era de celebración para ellos, pero para mi fue una tortura. Fue un alivio cuando todo terminó y me pude ir a descansar a mi cuarto.

=========
=========


Equivocación. TOTALMENTE una gran equivocación !!
El alivio duró muy pocos minutos porque después de que todas las luces se apagaron, se empezaron a escuchar ruidos en el cuarto de enseguida. Ruidos inconfundibles, aunque controlados yo los reconocí inmediatamente; eran sonidos de sexo. El ruido inconfundible de una pareja haciendo cositas ricas.
Mi hermana y El Gringo estaban cogiendo, celebrando su aniversario, me excité al instante y sin pensarlo me desnudé mientras me acariciaba mi verga.
Me puse de pie y quité el cuadro de la pared que escondía el orificio tratando de no hacer ruido. Me asomé, la luz de la lampara en el cuarto de ellos hacia que mi vista fuera ideal.
El Gringo se estaba clavando a mi hermana que jadeaba y gemía como loca. 
Que buen cuerpo tenia Mi Cuñado, todo bien distribuido y en su lugar, nada exagerado, simplemente bien sabroso. Su pelo rojizo y sus vellos del cuerpo del mismo color me prendían bastante. Prendían no era la descripción correcta, me quemaban por dentro de las ganas que le tenia.


--"Take all my cock. . . yo sé que te gusta mi polla en tu pussy. . . deja que te la meta toda..."

Estar espiando a mi hermana con su esposo era algo muy bajo de mi parte, pero mi morbo era más grande que cualquier otra cosa. La calentura me dominó y seguí espiándolos.
El Gringo le estaba hablando de una manera sucia y eso me prendía un chingo. Me goteaba pre semen por mi verga, eso me sirvió de lubricante para hacer mas placentera mi experiencia.

--"Te gusta mi pussy?. . ." le preguntaba mi hermana mientras casi aullaba como la perras retorciéndose sobre la cama y abriendo bien las piernas para darle mejor entrada a El Gringo, ella quería toda la verga hasta bien adentro y hasta bien adentro se la dejaron caer.

--"Si, me gusta mucho. . . bien mojada que la tienes y bien apretadita. . ." exclamó él con voz ronca de deseo y excitación. Andaba bien caliente y se estaba cogiendo a mi hermana bien sabroso. Yo me moría por estar en el lugar de ella, de sentir aquella hermosa verga adentro de mi.

--"Metemela. . .  damela toda. . . Fuck me Baby. . . Fuck me. . ." le pedia ella con jadeos de hembra en celo.

El Gringo se la fue introduciendo hasta que se la metió toda, completa. Se la dejó caer hasta el fondo.

--"Aaaahhhhh. . . yeaaahhhh. . . dame duro, give me all your cock Baby. . . llename con tu verga, Baby. . ."

Yo no podia dejar de mirarlos ni tampoco podia dejar de tocarme; con una mano me jalaba la verga y con la otra me apretaba mis tetillas dándome auto placer. La verga me seguía escurriendo  liquido pre seminal. Los gemidos de placer de El Gringo me tenían temblando de morbo, de lujuria y de calentura que me hacia hervir la sangre.

--"Ayyyy.... Que rico que se siente, Papito.... No pares, Baby. . .  fuck me, fuck me harder. . ." le suplicaba mi hermana con jadeos de perra sucia pero feliz, de perra en brama y que parecia no tener suficiente verga adentro.

--"Te voy a llenar tu pussy con mi leche. . ."

--"Siiii. . . dame toda tu leche, Papi. . . quiero tu lechita toda. . ."

Por varios minutos solo se escuchaba el ruido de la cama, El Gringo estaba haciendo pedazos a mi hermana con su verga grande y la movía con perfecto dominio y naturalidad, sabia lo que estaba haciendo, yo me moría por estar en el lugar de ella, yo quería estar en aquella cama con él y sentir su verga destrozando mi culo, haciéndome sentir ese placer que tenia tanto tiempo de no sentir.
Mientras ellos se movían como fieras primitivas en la danza más audaz y golosa de la humanidad, yo los observaba atreves el pequeño orificio de la pared, me temblaba todo mi cuerpo, aceleré los movimientos sobre mi verga.

--"Aaaahhhhh.... "

Eran los gemidos de El Gringo, parecía que ya estaba cerca de venirse, de llenarle la panocha a mi hermana con su leche, de regarle su papaya con sus mecos.
Los jadeos de placer de los dos se mezclaban en uno solo y no estaban haciendo ningun esfuerzo por no hacer ruido, sabían que yo estaba en el cuarto de enseguida, pero lo que no sabían era que yo los estaba espiando, que me estaba deleitando con la gran cogida que estaban teniendo.

Yo estaba a punto de venirme, ya no podia aguantar mas, era la primera vez que yo veía en vivo y a todo color una escena de sexo entre un hombre y una mujer. Y aquel hombre me volvía loco, era un Gringo que aparte de estar bien sabroso y cachondo, tenia algo que me volvía loco, algo que no sabría como definir ni explicar, pero me calentaba a mil por hora. Ya no me pude controlar mas y me vine a chorros. . . cerré mis ojos para entregarme al placer que yo mismo me estaba regalando. Breves segundo después escuché a El Gringo y a mi hermana gritar, seguramente los dos habían alcanzado el climax también.
Lo que yo hubiera dado por estar en el lugar de mi hermana y sentir aquel tremendo cuerpo encima del mío, de poder devorar su verga con mi boca y con mi culo; de poder sentir su leche escurriendo por mi culo. Y llegar a la cima del placer juntos, de comérmelo a besos y limpiarle el sudor con mi lengua y mi boca. De poder descansar unos minutos y volver a coger otra vez y otra vez.  Muchas veces, hasta que nos sorprendiera el amanecer. Con un hombre como ese Gringo yo me podia pasar todo el día y toda la noche en la cama y con su verga adentro de mi, bien adentro. #GUEROyPAPASOTE

CHIQUITO SABROSOTE

===========
===========

Después de aquella noche, mi deseo, mi calentura y mi obsesión por Mi Cuñado Johnny "El Gringo" se fue haciendo más profunda, fue la primera vez que yo había visto sexo en vivo y también fue la primera vez que había visto a semejante Macho en acción, haciendo despliegue de sus dotes en la cama. #GueroteRICO
Su cuerpo me calentaba, me ponía a mil. Vuelvo y repito, esos vellos pelirrojos me trastornaban los sentidos y me hacían olvidarme que era el esposo de mi hermana.

Estaba en mi hora de comida en el trabajo y no podia dejar de pensar en lo que había visto, en mi mente calenturienta pensé que seguramente vendrían muchas otras ocasiones en las que yo iba a poder ser testigo de como El Gringo y mi hermana cogian.
Y aunque nunca iba a poder estar con El Gringo, al menos lo iba a poder ver haciéndoselo a mi hermana e imaginar que era yo el que estaba en su lugar, que era a mi a quien le rompía el agujero a vergazos sin piedad alguna, hasta llenarlo de sus mecos abundantes y blancos. Muchos mecos calientitos y sabrosos.
Cual seria el sabor de sus mecos?
Alguna vez mi hermana se los habra comido todos?
Se me hizo agua la boca pensando en la posibilidad de que yo algún día tuviera la oportunidad de devorar el jugo blanco y tibio de ese gringo hermoso.

En los días que siguieron, esperaba a que llegara la noche, pensando que El Gringo iba a cojerse a mi hermana otra vez. La mayoría de las noches él insistía, pero ella se negaba; yo no podia entender como se podia negar a darle a tremendo Macho algo tan rico como el sexo.

Yo me moría de ganas por tan siquiera mamarle la vega, conocer el sabor de su verga y tomarme toda su leche y la mensa de mi hermana se daba el lujo de decirle que no. Y no solamente lo hizo una vez, lo hizo muchas veces seguidas.
Yo no lo podia creer. Era inaudito. Acaso ella no podia ver el tremendo Hombre que tenia a su lado, un Ejemplar Masculino de los pies a la cabeza. Era Perfecto. Era Divino.

Pero bien dicen por ahi que lo que no encuentras en tu casa, lo buscas en otra parte. Una tarde que regresé de mi trabajo mas temprano de lo normal, descubrí a El Gringo en la cama con la nueva vecina que se había mudado hacia 2 semanas a la casa móvil de al lado.
Recuerdo ese día perfectamente... Al principio pensé que eran ideas mias, pero la vecina le tiraba el calzón a Johnny despistadamente, Mi Cuñado trataba de hacerse el tonto como que no le daba ninguna atención ni mucho menos importancia, la mujer no era bonita, pero era vulgar para vestir y le gustaba enseñar. Provocar. A qué hombre no le gusta ver? A todos. No importa si la mujer es fea, mientras les de entrada y muestre, ellos felices y contentos; mucho mas cuando en la casa no les dan nada de atención sexual.
La Vecina obviamente había quedado flechada por Mi Cuñado Johnny y como perra en brama había olido que él andaba calenturiento, que trata ganas de remojar su brocha y ella no desaprovechó oportunidad para ofrecérsele.

Cuando entré a la casa móvil todo estaba en silencio, pero la troca de Mi Cuñado estaba afuera estacionada, no vi el carro de mi hermana y por unos minutos me emocioné porque hacia mucho que yo no estaba a solas con él. En mi mente sucia y cabeza llena de morbo, aun guardaba la esperanza de que algún día él y yo pudiéramos hacer algo.
Caminé sin hacer ruido, lo quería descubrir haciendo "algo", pero al irme acercando a la recamara principal escuché los sonidos inconfundibles de sexo de un hombre con una mujer.
Llegué hasta mi cuarto sin hacer ruido, quité el cuadro de la pared, atreves del orificio vi a Mi Cuñado en la cama con la vecina revolcándose.
Sentî coraje,
sentí rabia y senti celos, muchos celos. . . pero también una excitación que nunca había sentido, una retorcida exitacion que me estremeció mientras una ereccion hizo que mi verga se pusiera bien erecta y bien jugosa.
Mi Cuñado Johnny estaba en el centro de la cama con sus piernas abiertas y la vecina chupandole la verga, se la estaba comiendo toda la maldita infeliz, por los gestos de placer en el rostro de Johnny era evidente que le estaban dando una buena mamada, que le estaba haciendo un buen trabajo, justo lo que mi hermana no le hacia, Mi Cuñado gemía de placer y con un gesto de felicidad en su cara que no podia evitar.

QUE RICO Machote !!! Aquella vista era única y hermosa, si hermosa vista de un Macho bien cachondo que se estaba entregando al placer que aquella mujer le daba con su boca, con su lengua y con sus manos.
UN RICO Machote lleno de vida y que estaba encontrando en la vecina el placer que en su casa le negaban. Que hermoso ejemplar masculino que era, yo lo podía mirar por horas, por muchas horas y jamas aburrirme. Quien se podia aburrir con un Hombre tan Sabroso como ese Gringo??

Con manos temblorosas por el morbo y la calentura, me quite la camisa y me desabroche el pantalon.

--"Asiiiii.... chupa.... chupa mas...." le pedia él. Mi Cuñado no era un hombre tímido y en la cama mucho menos. "Sigue chupando... hazme lo que my wife no le gusta hacer. . . chupate toda mi verga"

La vecina le siguió chupando la verga por unos minutos mas, pero aunque se veía que ella estaba disfrutando el momento, le faltaba mas entusiasmo para mamar aquella verga, un macho como Mi Cuñado necesitaba una mejor mamada y con sus gestos y gemidos la estaba pidiendo a gritos que le diera mas, que era el momento de aumentar la intensidad. La vecina NO lo estaba haciendo como se debía. Hay un momento en una mamada de verga en que debes aumentar la intensidad de los lengüetazos, ese momento en que llevas a tu macho al siguiente nivel, la estupida Vecina no había sabido reconocer ese momento y el trabajo que estaba realizando se había convertido en monótono, sin chiste. Pero mi hermana ni eso le hacia, así que Mi Cuñado se tenia que conformar con lo que le estaba haciendo la vecina. Era mejor eso que nada.
Yo me mojé los labios con mi lengua mientras me empecé a desabrochar el pantalón sin dejar de ver aquella escena que se desarrollaba ante mis ojos. Yo quería estar en el lugar de aquella mujer, yo quería hacerle un buen trabajo oral a Mi Cuñado, el trabajo oral que un hombre como él se merecía. Una mamada de verga monumental, con niveles leguisticos y orales que hacen que los hombres se te vengan a chorros en la boca. Eso era lo mínimo que Mi Cuñado Johnny se merecía.

Después de mamarle la verga, la vecina le empezó a mamar las bolas...


Mi Cuñado la miraba lleno de lujuria, de morbo y de deseo, sus gemidos se escuchaban perfectamente hasta mi cuarto, Johnny se abrió de piernas para que la vecina le lamiera bien las bolas, él se estaba entregando por completo al momento que estaba viviendo, ella no. . .

--"Asi, asi.... chupame los huevos y luego otra vez la verga..." le pidió él con su voz entrecortada. 

La vecina le estuvo chupando los huevos por varios segundos y cuando Mi Cuñado se recostó sobre la cama con las pierna bien abiertas, yo supe lo que él quería, le gustaba que le chuparan el culo, esa postura sobre la cama era su manera "de decirlo y de pedirlo" sin hablar.


Mi verga estaba durisima, me baje el pantalon y empesé a acariciármela. Volvi a asomarme por el orificio, La Vecina le estaba chupando las bolas y la verga; Johnny le mostraba su culo y ella no entendia el mensaje. Seguía sin entender la muy tonta.

--"Pasame la lengua por la cola..." le pidió él cuando vio que la vecina no agarraba la onda, que no entendía el mensaje que él le estaba enviando con los movimientos de su cuerpo.

La vecina se quedo quieta por unos breves segundos, decidiendo si hacia o no lo que Mi Cuñado le pedía.

--"Pasame la lengua... just a little bit..." volvio a insistir él. Finalmente ella accedió, pero era obvio que no disfrutaba chuparle el culo a un hombre.


Yo no podia creer lo que estaba mirando, con un hombre como Johnny pidiéndole que le chupara su agujero de Macho, y la pendeja de la vecina le pasaba la lengua levemente, haciendolo sin ganas, a la fuerza, completamente indiferente. . . era un crimen. Aquel hombre estaba bien caliente y pedía a gritos que le dieran una lengüeteada de prime nivel. Y Primer Nivel me refiero a Chuparle el culo tipo aspiradora, hacerlo gritar de placer, que sintiera el roce suave y urgente de una lengua experta y no la manera desinteresada con que ella se lo estaba haciendo.
Aquel hermoso trasero de hombre era un manjar que se debía disfrutar a consciencia, entregarse al momento y darle el gozo y placer que Mi Cuñado se merecía, no todos los hombres se atreven a vivir su sexualidad sin inhibiciones ni complejos, Johnny estaba entregándose a la vecina sin ningún problema y ella no le correspondía igual. Era una tonta pendeja al no hacerlo. Yo me hubiera comido aquel culo con hambre desmedida... comérmelo hubiera sido poco, yo lo hubiera devorado a lengüetazos, una mamada de culo larga y mojada, que se le dilatara el culito con cada roce de mi lengua y de mis labios. Meterle la lengua y saborear las paredes de su túnel de Hombre.

La Vecina le estuvo pasando la lengua unos segundos mas y luego volvió a chuparle las bolas y la verga.

--"Ya no tardan en regresar del trabajo mi esposa y mi cuñado..." exclamó Johnny cuando la vecina le chupaba la verga. "No te voy a poder cojer, pero lo hacemos otro día..."

La cara de frustración de la vecina fue obvia, mi Cuñado ni idea tenia de que yo ya había llegado. La vecina empezó a chuparle la verga con mas fuerza, finalmente estaba haciendo algo bien. Después de unos breves minutos le saco la leche, se me hizo agua la boca, yo me moría por probar el sabor de su leche!!

--"Cometelos todos... trágate mis mecos...." le dijo él agarrando la cabeza de la vecina para que no dejara de chupar, pero la vecina se resistió y no lo hizo, no se lo comió, solo dejo que se los echara en la cara.

Yo aceleré los manotazos sobre mi verga y me vine a chorros contra la pared.

--"Johnny..." murmuré para mi mismo mientras mi manos se llenaban de mi leche. Me estaba volviendo loco por un hombre que jamas iba a poder tener.

===========
===========

4 Dias Después. . .

Habían pasado varios dias desde que había presenciado la escena de sexo entre Mi Cuñado Johnny y la vecina. No podia dejar de revivir cada momento que yo había observado atraves del orificio de la pared de mi cuarto, específicamente no podia dejar de pensar en las posiciones provocativas en las que había visto a Mi Cuñado tirado encima de la cama, aquel hombre me volvía loco, me trastornaba demasiado. Cada escena que recordaba de Mi Cuñado Johnny con mi hermana o con la Vecina, yo me sentía que era una de ellas, que era yo quien lo estaba viviendo, que era a mi a quien él tenia en sus brazos y me llenaba de caricias, que mi cuerpo desnudo lo excitaba, que lo calentaba y se moría por hacerme suyo. Y que yo podia tocarlo por todo su cuerpo, besarlo, morderlo y acariciarlo como a mi mas me gustara, quitarle la ropa poco a poco hasta desnudarlo por completo, sentir su piel tibia arder bajo el roce de mis manos. . .
Era una locura, una ilusión sin futuro y tenia que hacer algo para detener el torbellino de emociones y sentimientos equivocados que estaban convirtiendo mi vida en un caos.
No podia dejar de pensar en Johnny. Y me di cuenta de que estaba distraído en el trabajo, que por mas esfuerzo que hacia por concentrarme en las labores diarias, no lo lograba. Ya era demasiado y debía terminar con esto. Y lo mas pronto, mucho mejor.

Tenia que cojer, eso me iba a ayudar a terminar con esta calentura que sentía por Mi Cuñado. Bajé varias aplicaciones de ligue gay, me imagino que muchos de Ustedes las han usado, suelen ser una buena opción para conocer chavos y tener sexo sin compromiso.
Obtuve varias respuestas a mi perfil, pero la mayoría no tenia lugar para vernos, yo tampoco. Seguí buscando hasta que me llego respuesta de un chavo que se veía muy bien en las fotos, pero igual que los otros, no tenia lugar. Que mala suerte, pero me gusto tanto que me atreví a invitarlo a la casa móvil de mi hermana y mi cuñado, pedi permiso para salir temprano de la chamba y vernos antes de que ellos regresaran del trabajo. Hoy mas que nunca deseaba vivir solo y tener mi propio espacio. Pero tenia que esperar a que eso llegara.
Mientras tanto no me quedaba otra alternativa que invitar al chavo a mi cuarto en casa de mi hermana.
Yo estaba nervioso, porque lo iba a meter en una casa que no era mía, pero las ganas de cojer eran mas grandes que cualquier otra cosa. La calentura primero y después la moral y todo lo demás.

La hora de vernos llegó y cuando el muchacho estaba tocando a la puerta, yo estaba casi temblando. Le abrí y lo deje entrar. Estaba mucho, pero mucho mas guapo en persona que en sus fotos. Nuestra introducción fue tímida, los dos estábamos nerviosos, pero los dos estábamos calientes, por su reacción, yo le había gustado también. Sostuvimos una breve platica antes de irnos a mi cuarto, ya ahi, nos dejamos ir uno contra el otro, toqueteándonos por todas partes y ayudándonos el uno al otro a quitarnos la ropa. 

--"Estas mas chulo en persona..." me dijo al oído mientras nos abrazábamos después de quedar casi encuerados. Solamente nos quedamos con nuestros calzoncillos puestos, debajo de ellos nuestras vergas estaban bien erectas, bien duras.

--"Tu también..." contesté yo mientras mi ereccion seguía firme y si acaso era posible que se pusiera mas dura, entonces se iba poniendo mas dura..

--"Tengo un buen tiempo de no hacerlo... ya tenia muchas ganas de volver a hacerlo." exclamó Eleazar, así se llamaba el chavo. Tenia 28 años y un muy buen cuerpo.

--"Estoy igual, yo tengo meses de no estar con otro hombre..." le confesé y nos empezamos a besar, él me besø primero, comenzó a meter su lengua en mi boca, estaba bien caliente y se notaba que era un hombre apasionado, o quizá eran la ganas contenidas de tanto tiempo de no hacerlo con otro hombre. Yo correspondí al beso con la misma pasión.

Era indefiniblemente cachondo que ambos estuviéramos en la misma situación, nuestras ganas contenidas se estaban desbordando a una velocidad inaudita, la calentura de tanto tiempo escondida estaba explotando, los dos éramos como un pulpo encima del otro, no estábamos dejando ninguna parte de nuestro cuerpo  sin tocar, acariciar, lamer o morder. 
Fue minutos después de estar cachondeandonos que me di cuenta que tenia puesto un anillo de casado.

--"Que rico es el cachondeo, el juego preliminar ..." susurró Eleazar en medio de jadeos y gemidos de placer.

--"Eres casado?" le pregunté yo al oído mientras me dejaba toquetear todo el cuerpo por él. Sus manos no dejaban de apretarme las nalgas, de jugar con mi cola y eso me tenia prendido, en llamas.

--"Si... por eso no es fácil cojer con otro hombre, mi esposa me trae bien cortito." me dijo y no me soltaba,  no dejaba de restregarme contra su cuerpo. "Cuando estuvimos chateando dijiste que te gustaba jugar fantasías. Cual quieres cumplir hoy?" me preguntó él.

--"Que somos Cuñados, que tu eres el esposo de mi hermana y que compartimos un secreto..." le respondí yo sin titubear, mi verga se puso mas dura de solo imaginar que era Mi Cuñado Johnny y no Eleazar con el que me estaba cachondeando, que él estuviera casado, ayudaba bastante a que mi fantasia se hiciera mas real.

--"Ok, me late la fantasía...  Yo seré tu Cuñado y tu mi Cuñado putito que quiere comerse lo mismo que se come su hermana..."

--"Si... exactamente así, eso me excita, me super calienta..." exclamé yo poseído por el morbo y la calentura.

--"Ahora que lo mencionas, a mi también me ha llamado la atención el hermano de mi mujer, no es gay , pero tiene un buen cuerpo, unas nalgotas para morder y lamer. . ." no lo deje que terminara de contarme, porque lo interrumpí para decirle:

--"Aqui estoy yo Cuñado, puedes hacer con mis nalgas y mi culo todo lo que tu quieras. . ."

--"De verdad? . . . Todo lo que yo quiera?" me pregunto mientras nos encaminábamos a la cama.

--"Si, Todo lo que tu quieras, Cuñado. . ." exclamé yo y de solo pronunciar la palabra Cuñado, me salió una gota de pre semen de la verga. Para mi no era Eleazar, para mi era Mi Cuñado Johnny. Se que era una locura, pero era una manera de saciar mis ganas y mi deseo por un hombre que jamas iba a poder ser mío. Que jamas se iba a fijar en mi.

--"Acuéstate en la cama y muestrame tu culo, Putito..." me pidió él dándome unas nalgadas; yo le hice caso y rápidamente me puse en cuatro sobre mi cama. Eleazar no perdía ningún detalle de mis movimientos. Yo me iba a bajar el calzoncillo, pero el me dio un golpe lave con la mano.

--"Quieto, mi Putito. . . Yo te lo quito." me dijo y de un estirón con ambas manos me rompió mi ropa interior, dejando al descubierto mis nalgas y mi culo.


--"Que rico par de nalgas tienes y un culo que pide verga a gritos..." me dijo al mismo tiempo que me empezaba a dar nalgadas. "Pinche Putito hambriento..." y la intensidad de las nalgadas fue subiendo, de la misma manera que iba subiendo mi morbo y mi locura imaginando que era Mi Cuñado Johnny el que me hablaba así y que me trataba como un Macho de Verdad trata a su Puta Perfecta.

--"Si Cuñado, quiero verga. . . necesito tu verga. . ." exclamé Yo casi en una suplica.

Eleazar me dio varias nalgadas mas y acercándose mas a mi, se inclinó para lamerme las nalgas, sentí que sus labios me acariciaban ambos gluteos y yo tragué saliva varias veces.

--"Que pinche rico par de nalgas tienes, duras con una piel tersa y excitante. . ." me dijo dandole unos besos primero y unos mordiscos después.

--"Son todas tuyas, Cuñado. . . acábatelas como tu lo quieras. . ." 

Sentí que su lengua ingresaba a mi culo, levemente, seductivamente.

--"Tenia tantas ganas de comerme un culito así como el tuyo, culito de putito. . ." 

Su lengua inició un recorrido de arriba hacia abajo sobre mi rajita, mi culo no opuso ninguna resistencia, al contrario, se fue dilatando mas y mas con cada recorrido de su lengua.

--"Te gusta mi culo, Cuñado"?

--"Claro que me gusta. . ." me contestó a duras penas, no podía hablar, su concentración completa estaba en devorar mi agujero, de llenar sus ganas de comerse un culo de hombre. Me estuvo chupando el culo por varios minutos. Yo estaba en la luna, o mas allá de la luna.

--"Ahora quiero que me des una buena mamada de verga. . ." me dijo dandole unos últimos lengüetazos a mi agujero y luego me ayudo a quitarme lo que quedaba de mi calzoncillo roto.

--"Subete a la cama. . ." le dije yo mientras observaba como él se quitaba su calzoncillo.

Se subió a la cama y yo pensé que se iba a recostar, pero él Cabrón se puso de pie contra el respaldo, era un descarado, pero su irreverencia me gustó.

--"Chupamela . . ." me ordenó y yo obedecí inmediatamente. Me pareció escuchar un ruido, pero no era hora para que mi hermana o mi Cuñado Johnny regresaran de trabajar, aun era temprano para eso. Era un ruido no identificado, no le di importancia, era seguramente afuera alguno de los vecinos que acaba de llegar a su casa.

--"Que rica verga, tienes. . ." exclamé yo mientras me devoraba aquel delicioso trozo de carne, una verga grande y gorda, venosa y llena de vida.

--"Mi esposa casi nunca me la chupa, tengo que rogarle para que lo haga. . ." me confesó Eleazar con voz baja, era obvio que no le gustaba hablar del tema, pero era una realidad de muchas parejas heterosexuales.

--"Aqui estoy yo. . . " le aseguré yo y me volví a meter toda su verga en mi boca, con hambre, con ganas desbordadas de disfrutar una verga de aquella magnitud, hacia tanto no saboreaba una así.

--"Aaaaaahhhh. . .   Aaaaahhhh. . . " 

Sus gemidos de placer me retumbaban en los oídos, el sonido de placer que se desprendía de aquel hermoso ejemplar era lo único que podia oír y era mi única prioridad en ese momento.
No podia escuchar nada mas, sin embargo sentí como cuando algo va a pasar, como cuando alguien te  esta mirando.  Seguí mamando la verga de Eleazar mientras él seguía gimiendo de puritito placer.
Pero la sensación extraña de que algo o alguien me miraba me hizo voltear de reojo y fue cuando me di cuenta que no había cerrado bien la puerta de mi cuarto, fue cuando me di cuenta que Mi Cuñado Johnny estaba parado detrás de la puerta !!!!

Se me aceleró el corazón y un sin fin de pensamientos cruzaron mi cabeza. Había quedado al descubierto. Ahora él sabia que yo era Gay, que me gustaban los hombres, que me gustaba mamar verga. . .
Mi Cuñado no dejaba de mirar, cuando vio que yo miraba de reojo, se movió un poco para esconderse detrás de la puerta, pero no se fue, no se alejó, se quedo para seguir mirando.
Entonces el morbo y la suciedad lujuriosa se apoderaron de mi y seguí tragando la verga de Eleazar.
Mi Cuñado Johnny quería ver un show de sexo gay en vivo y a todo color, yo le iba a dar uno que no iba a olvidar, él no tenia ni idea de que yo lo había visto coger con mi hermana y después con la vecina; él no tenia ni idea de que EL era el objeto de mi obsesión y que una búsqueda por curar o aliviar esa obsesión por él, había conocido a Eleazar. Eso él no lo sabia.
Lo que si sabia ahora, era que me gustaban los machos y con el show que iba a presenciar, iba a saber que yo era una maquina de morbo y que era mas puta que la vecina.

--"Aaaaahhhh. . . ." los gemidos de Eleazar eran profundos y estaba enloquecido con la mamada de verga que le estaba dando. "La chupas mil veces mejor que mi esposa. . ."

Mi Cuñado Johnny tenia que haber escuchado las palabras de Eleazar, así como podia ver lo que estaba pasando, también podía escuchar todo y eso me prendió aun mas.

--"Te gusta como te la chupo, Cuñado? . . ." le pregunté yo intencionalmente y arrastré la palabra CUñADO para que Johnny escuchara y se diera cuenta de la fantasía que estábamos jugando Eleazar y yo.

--"A huevo que me gusta, Cabrøn. . . deberías enseñarle a tu hermana como se chupa verga de verdad." me contestó Eleazar al mismo tiempo que detrás de la puerta se escucho un ruido, era seguramente Mi Cuñado Johnny que se ha de haber sacado de onda al descubrir lo que estaba pasando.

Acababa de descubrir que yo era Gay, Acababa de descubrir que me gustaba coger jugando fantasias, pero quizá lo que mas le había impactado era la "fantasía de los Cuñados".
Seguí chupando la verga de Eleazar mientras en mi mente me preguntaba si Mi Cuñado Johnny habría también descubierto que este juego era por él, porque me gustaba mucho, porque él me calentaba mucho. Habría agarrado la onda de que él y solamente él era el protagonista de mi Fantasia???
Ya no lo podía ver, pero seguía escondido detrás de la puerta, su sombra en el piso me decía que seguía ahi.
Eleazar estaba disfrutando tanto lo que estamos haciendo que ni enterado de que alguien nos observaba.
Después de algunos minutos, Eleazar me saco su verga de mi boca y me dio unos leves y suaves golpes con ella en mi cara.

--"Si me la sigues chupando así, vas a hacer que me venga en tu boca. . ." me dijo él con piernas temblorosas de la excitación.

--"Vente en mi boca, Papito. . . yo me trago todos tus mecos, yo sé que a mi hermana no le gusta comercelos pero yo si . . . déjame seguir mamando tu verga hasta sacarte toda es leche que traes cargando. . ." le pedí yo. De verdad me los quería comer y también le estaba enviando un mensaje a Mi Cuñado Johnny, que yo si me comía los mecos de un hombre, no como mi hermana y la vecina, que no lo hacían.

--"Si te dejo, pero también me gustaría venirme adentro de tu culito. . ." exclamó Eleazar dándome golpecitos en los cachetes con su verga dura y afilada.

--"No te preocupes por eso, Cuñado; yo haré que te vengas dos veces, una con mi boca y otra con mi culo. . . aprovechemos que estamos solos, yo si te haré lo que mi hermana no te hace. . ." le dije yo metiéndome su verga en mi boca otra vez. Se volvió a escuchar un leve ruido detrás de la puerta. Yo sabia que era Mi Cuñado Johnny que estaba de alguna manera disfrutando lo que estaba pasando en mi cama con Eleazar. Ojalá hubiera recibido mi mensaje, de que yo si me comía los mecos, algo que a él le gustaba pero que ni mi hermana ni la vecina hacían por él.

--"Aahhh. . ." Eleazar no dejaba de gemir envuelto en las sensaciones que yo le estaba produciendo con mi lengua y mi boca, no pasó mucho tiempo y lo hice que se viniera a chorros en mi boca, él tenia mucho tiempo de no estar con un hombre y no fue difícil hacerlo que me diera toda su carga de leche. Me tragué hasta la ultima gota de todos sus mecos.

--"Traias bastante carga de leche, Cuñado. . ." le dije yo a Eleazar cuando terminé de tragarme toda su lechita.

--"Me la sacaste toda, no creo que hoy vaya a poder darte una preñada por el culo. . ." me dijo como apenado.

--"De eso no te preocupes, yo sé como hacerle para sacarte mas leche. . ." le aseguré pasando mi manos por sus nalgas y sus piernas. "Déjame limpiarte bien esa verga con mi lengua y mi boca. . ." y le comencé a pasar la lengua por todo su trozo de carne que aunque había perdido un poco de ereccion seguía semi erecta. Le limpié bien rico su verga. El contacto de mi lengua recorriendo su hermosa verga, hizo que Eleazar se volviera a poner bien duro, su verga bien parada. #DELICIA

--"Ya me la pusiste bien dura otra vez. . ."

--"Ahora acuéstate en la cama, Cuñado. Voy a hacerte otra cosa que te va a gustar mucho, eso ayudara a que se te vuelvan a llenar las bolas de leche. . ."

Eleazar me mirø algo asombrado, pero se acostó en la cama, se veia bien chulo acostado en la cama, nerviosos y sin saber que era lo que seguia, pero decidido a averiguarlo.
Yo tomé sus piernas y se las eché para atrás.

--"Qué me vas a hacer?" preguntó él alarmado. "Yo no dejo que me la metan, a mi me gusta solamente meterla . . ."

--"Yo sé y no te preocupes, a mi me gusta que me la metan solamente, pero te voy a hacer algo que veo no te han hecho antes, y no me sorprende, a la mayoría de las mujeres no les gusta hacerlo." le dije mientras me inclinaba acercando mi cara a su trasero. "Un beso negro, Cuñado. . . te va a gustar." le aseguré yo temblando de emoción.
Yo sabia que atrás de la puerta Mi Cuñado Johnny estaba viendo y escuchando todo. La vez que él había estado con la vecina, él le había casi rogado que le diera un beso negro, que le chupara el culo y la muy estupida lo había hecho casi a la fuerza y de una forma totalmente fría y sin interés alguno.

--"A mi me gusta hacerlo pero nunca me lo han hecho a mi. . ." me confesó él. Y de hecho él lo hacia muy bien, me lo había hecho a mi y yo lo había disfrutado al máximo. Ahora me tocaba a mi regresar el favor.

 Y la sola idea de ser yo él primero que se iba a comer, chupar y lamer aquel culito de hombre casado me volvió loco y me le fui encima como con hambre descontrolada, hacia mucho que no comía culito y n mucho menos uno así de rico, lampiño y color rosita, virgen y perfecto. Con la primer lengüetada descubrí su sabor delicioso y exquisito, Eleazar gimió de placer. Se escuchó otro ruido y esta vez Eleazar si lo escuchó porque fue más fuerte que los anteriores.

--"Llegó alguien????" preguntó él asustado.

--"No, debe ser el aire que mueve las ramas del árbol y pegan en el techo de la casa móvil." mentí yo diciéndole la primera cosa que se me vino a la cabeza.

Yo sabia que el ruido lo había hecho algún movimiento de Mi Cuñado Johnny que debía seguir expiándonos detrás de la puerta. Seguramente se estaba masturbando como yo lo había hecho expiándolo a él con mi hermana y después con la Vecina; o quizá ya se había marchado a su cuarto asqueado de lo que había hecho, pero esa idea no me gustó y la deseché, yo quería que él estuviera interesado en lo que estaba pasando.
Seguí chupándole el culo a Eleazar que se entregó a las sensaciones nuevas y desconocidas para él con cada lengüetazo y lamida que le di. Solito se abrió mas de piernas y hasta las sostuvo con sus propias manos para que yo me comiera su delicioso culito sin batallar, acceso libre, sin ninguna resistencia. Cerré mi ojos y me imaginé que era a Mi Cuñado Johnny a quien le estaba comiendo el culo, que era él y solamente él el que estaba abierto de piernas en mi cama disfrutando de mis labios, mi lengua y mi boca.

--"Ha llegado la hora de que me des tu culo, Cuñado. . . a tu hermana no le gusta que se la meta por atrás. . ." exclamó Eleazar después de varios minutos de que yo le había comido el culo y lo había dado muchos besos negros.

--"Pero a mi si Cuñado. . . ya te dije que puedes hacer conmigo lo que tu quieras. . . estoy a la orden para lo que gustes y mandes." le dije yo mientras cambiábamos posiciones y yo me acomodaba en el centro de la cama.

El hecho de que me fueran a dar verga después de tantísimo tiempo ya era inmensamente cachondo y saber que Mi Cuñado Johnny estaba detrás de la puerta, lo hacia doblemente cachondo; mi verga chorreaba pre semen y mi culo se dilataba.

--"Tienes lubricante?" preguntó Eleazar acariciándose su verga.

--"Si. . . en el cajon de ese mueble. . ." le contesté yo y mientras él fue a traerlo yo levanté las piernas al aire para jugar con mi culo y para que Mi Cuñado Johnny también lo mirara. Si no se había ido a su cuarto, sino hacia ruido era porque no quería que supiéramos que estaba en la casa y porque obviamente estaba interesado en lo que estábamos haciendo Eleazar y Yo.
Porque no se había marchado, al menos eso era lo que yo quería creer.

--"Que rico culo se te ve, Putito. . ." exclamó Eleazar cuando me vio con mis piernas al aire ofreciéndole mi trasero sin ningún recato ni pudor. Entregándome al momento sin vacilar.


--"Te va a gustar mas cuando tengas tu verga adentro, Cuñado. . . te voy a exprimir la verga con mi culo hasta sacarte cada toda esa leche por segunda vez. . ." le dije yo mientras seguía moviéndome como perra en celo sobre mi cama.

--"Me encanta cuando hablas así. . ." aseguró él y se subió a la cama con el frasco de lubricante en una de sus manos.

Me estremecí cuando se acercó y comenzó a lamer mis nalgas y volvió a chupar mi agujero como lo había hecho antes de que llegara Mi Cuñado Johnny. Me estaba chupando el culo por segundo vez.

--"Mmmmm. . ." yo empecé a jadear enloquecido por el placer que Eleazar me estaba haciendo sentir con su lengua y su boca en mi culo. "Métemela toda. . . la quiero toda adentro de mi, ya no aguanto mas, quiero verga Cuñado. . ." le pedi yo después de unos minutos, cuando su lengua y su boca ya no eran suficientes, cuando yo me moría por sentir y tener dentro de mi un verdadero trozo de carne grueso y grande como esa verga que Eleazar tenia.

--"Eres mas golosa que tu hermana. . ." exclamó él mientras se lubricaba su verga. Me calentaba sobremanera que estuviera siguiendo su papel dentro de esta fantasia a la perfección. Ya para ahorita Mi Cuñado Johnny tenia que haber agarrado perfectamente la onda de lo que estaba pasando. No podia ser tan tonto para no saber que EL era el objeto de mi verdadero deseo.

--"Metemela toda. . . quiero que me llenes el culo con tu verga. . ." le pedi yo casi en una suplica. Eleazar termino de lubricar su verga y luego me lubrico mi agujero.

--"Ya voy. . . te daré verga hasta que mañana no puedas caminar. . ." me advirtió y mientras yo sujetaba mis piernas, una con cada mano, él comenzó  a penetrarme, me dolió un poco su entrada violenta, hacia mucho que no me la metían, pero el dolor paso rápidamente, eran tantas mis ganas de que me dieran verga que el placer llegó minutos después de que Eleazar me metió todo su trozo de carne grueso y duro dentro de mi culo.

--"Aaaahhhh. . . ." casi hice el sonido de una perra cuando comenzó a moverse dentro de mi.

--"Que rico culoooo. . . "


Mientras él se movia mas y mas, aumentando sus embestidas yo cerré mis ojos para imaginar que aquella deliciosa verga que estaba dentro de mi era la de Mi Cuñado Johnny, que era él quien me estaba dando tanto placer; estaba tan cerca, a unos pasos detrás de la puerta, pero a la misma vez estaba tan lejos porque nunca lo iba a poder tener y esta fantasia que estaba viviendo con Eleazar era lo mas cercano a la realidad que podia yo llegar a tener.

Eleazar continuó meciéndose dentro de mí, los dos estábamos llenos de sudor, nuestros cuerpos ardían y ese hombre estaba disfrutando de cada rincón de mi culo que su verga exploraba sin contenerse, se inclinó sobre mi mientras seguía tupiéndome a puras metidas y sacadas, me empezó a besar en la boca y luego en el cuello, besos salvajes que luego se fueron convirtiendo en mordidas cada vez más intensas y constantes. Pasaron muchos minutos, el placer de volver a tener un macho haciéndome suyo era imposible de poder describir, solamente me dediqué a sentirlo y a gozarlo.

--"Aaaaahhhh. . . si, asi. . .  dame mas fuerte, Cuñado. . .  dame fuerte hasta que mañana no pueda caminar. . . lléname de tu flechita y que me escurra por el culo para quedar bien preñado de ti . ." le pedi yo.

Eleazar aumentò la intensidad de sus movimientos adentro de mi y cada movimiento era un gozo mas intenso que el anterior, un gozo para ambos, un gozo que los dos estábamos disfrutando por igual. Sus movimientos fueron cada vez mas tupidos hasta que su semen caliente se derramó en mi interior, llenando mi culo tal y como yo se lo había pedido.

--"Me sacaste toda la leche. . . me hiciste que descargara dos veces. . ." me susurró Eleazar y tomando mi verga entre sus manos me empezó a masturbar, en cuestión de segundo yo exploté en chorros abundantes de semen, ya estaba por venirme con tan solo sentir su leche en mi interior y sus manos grandes y rasposas me hicieron alcanzar la gloria, mi leche lleno mi estomago y mi pecho.
Abri mis brazos y Eleazar se dejo caer sobre mi. Lo abrazé mientras ambos tratábamos de recuperar nuestra respiración normal. Debíamos estar respirando a 3000 por segundo después de semejante chorreada que habíamos vivido.

De reojo vi que la sombra de la figura de Mi Cuñado Johnny se movia en dirección opuesta a su recamara. Había esperado a que "el show" terminara para marcharse. Desapareció sin hacer ningún ruido. Sonreí para mi mismo, me gustó saber que se había quedado hasta el final, no le había dado asco. Eso me dio mucha alegría.
Yo continué abrazado a Eleazar por un buen rato más.

==========
==========

Horas después, yo ya me había bañado junto con Eleazar y él se había marchado para llegar a tiempo a su casa como si regresara de trabajar, para que su esposa no sospechara nada.
Mi hermana llego media hora después de que Eleazar se había marchado, estaba en la cocina preparando algo para cenar. Mi Cuñado Johnny no había regresado, mi hermana me preguntó que si lo había visto o si había hablado para avisar que llegaría tarde. Le contesté que no a ambas preguntas.

--"Le mande un texto para saber donde anda y no me responde." exclamó ella y siguió con sus labores de la casa como si nada. No se veía ni molesta ni preocupada porque su marido no hubiera llegado.

Pero yo si sabia lo que había pasado y si me preocupaba la reacción de Mi Cuñado Johnny. Me preguntaba si iba a ser capaz de decirle algo a mi hermana. Si me iba a reclamar a mi por haber metido a un desconocido a su casa. Me inquietaba saber qué iba a suceder cuando él regresara.
Mi Hermana y yo cenamos solos y después de ver la TV un rato cada quien se fue a su cuarto a dormir.

--"Johnny a de andar en la borrachera con sus amigos . . . hacia mucho que no lo hacia, pero estoy segura que ya volvió a las andadas. . ." me dijo mi hermana con una expresión indiferente, me era difícil leer sus gestos, parecía que no le preocupaba lo que le pudiera suceder a su esposo. O quizá esa indiferencia era una manera de ocultar sus verdaderas emociones. No me dio tiempo ni de que respondiera porque desapareció de mi vista deseándome "Buenas Noches, Polo."

==========
==========

Mientras trataba de quedarme dormido, fue inevitable no pensar en dónde andaría Mi Cuñado Johnny. Quizá yo estaba equivocado y no le había gustado lo que había descubierto y mucho menos lo que había visto entre Eleazar y yo.
Seria capaz de decirle todo a mi hermana??
De delatarme con ella y echarme de su casa??
Quizá por eso no había regresado, porque estaba pensando en la forma en como le iba a decir todo a mi hermana.

Se oyó un ruido de una puerta que se abría y se cerraba, luego escuché pasos, era Mi Cuñado Johnny que había regresado. Lo escuché entrar a su recamara. Me levanté de mi cama sin hacer ruido y fui a la pared, quité el cuadro y me puse a expiar.
Vi sin perder detalle cuando se fue desnudando.
MACHO  SABROSO
MACHO MACHO
MACHO MACHO MACHO RICOTE

Por sus movimientos no me quedó duda de que venia tomado, se metió a la cama y empezó a tocar a mi hermana, que estaba dormida y al sentir que la tocaban despertó enojada.

--"No me toques, apestas a cerveza. . .  suéltame borracho apestoso. . ." le gritó ella.

--"Sssshhhh. . . no grites, no estoy sordo. . ." le dijo él y la siguió acariciando. "Quiero estar contigo, Baby. . ."

--"Estas loco, vienes borracho, no soporto tu peste. .  . vete a bañar o lárgate a dormir a la sala. . ." exclamó mi hermana mientras trataba de que él no la tocara más.

Mi Cuñado Johnny siguió insistiendo pero de nada le sirvió, mi hermana no cedió y lo corrió del cuarto ante su negativa de no bañarse.
Lo vi buscar su pantalón y sacar su teléfono celular.  A quien le pensaba hablar?
No le llamó a nadie, pero si le mandó un texto a alguien. Mi hermana se cubrió todo su cuerpo hasta la cara con la sabana y se volvió a dormir.
Vi cuando Mi Cuñado Johnny fue al closet a sacar una sabana para taparse, seguramente iba a dormir en el sofá de la sala. Se puso su calzoncillo blanco, apagó la luz del cuarto y la pantalla de su teléfono celular se iluminó, le había llegado un mensaje de texto; seguramente le estaban contestando el texto que había enviado.
Dejándome lleva por un impulso, yo salí de mi cuarto y no me di cuenta de que solamente traía puesto una tanga que usaba para dormir.  La casa estaba oscura, solamente la luz de los faroles de la calle entraban por las ventanas. Mi Cuñado Johnny y yo nos encontramos en el pasillo cuando él salía de su recamara y cerraba la puerta, en una casa móvil los espacios son muy reducidos y el pasillo que llevaba de las recámaras a la sala no era la excepción.
Yo tragué saliva porque estaba nervioso, no sabia porque había salido de mi cuarto, pero sin embargo ahí estaba, a oscuras en el pasillo con Mi Cuñado Johnny. . . él estaba casi desnudo como yo.
Johnny me hizo una señal para que yo pasara, yo pasé a su lado y su olor a cerveza me llegó pero a diferencia de mi hermana, a mi si me gustó y obviamente me excitó. Mi verga se alborotó.  Mi Cuñado estaba en ropa interior y ni siquiera se trató de cubrir con la sabana que traía en sus manos. Yo caminé hasta la sala consciente de que yo también estaba casi desnudo y que Johnny iba caminando atrás de mi y podía verme. Me detuve al llegar a la sala y Johnny se detuvo atrás de mi, muy cerca de mi, podía escuchar su respiración agitada. La sala estaba aun más oscura que el resto de la casa. Mi verga estaba bien erecta.
Me quedé parado sin saber qué más hacer o qué decir, pero tampoco quería romper la magia del momento, de tener a Mi Cuñado Johnny casi encuerado y a solo centímetros de mi.
Pasaron uno o dos minutos, Johnny si supo qué hacer y que decir.

--"Yo conozco tu secreto. . ." me dijo en un susurro; el olor de cerveza era fuerte, pero no tan fuerte como mis ganas por él.

--"Se lo vas a decir a mi hermana?" le pregunté yo en voz bajita y sin moverme.

--"Todo depende. . ." me contestó él acercándose mas a mi, en éste punto ya estaba pegado a mi, sentí su verga dura contra mi trasero, su pecho firme y amplio contra mi espalda.

--"Depende, de Qué??" quise saber yo.

--"Si te portas bien y haces lo que ella no hace, no le diré nada. . ." me susurró al oído y poniendo una mano en mi estomago me restregó contra él. "Descubrí que te gusta la verga. . . y yo te puedo dar mucha verga. Yo no digo nada y tu no dices nada."

La piel se me erizo del morbo, de la calentura y de la emoción que me recorrió el cuerpo completo.

--"Es que eres el esposo de mi hermana. . ." le dije yo haciéndome el difícil.

--"Ella me sacó del cuarto. . ." me dijo mientras me restregaba más su verga en mis nalgas. "Yo no le diré lo tuyo y tu no le dices nada de esto tampoco. . . Yo te doy verga y tu me das tu culito. . . tengo ganas de un pussy boy. . . o acaso no te gusto?"

--"Claro que me gustas, me encantas todo Tu. . ." le dije yo y él me dio la vuelta para quedar frente a frente.

Aquel hermoso ejemplar masculino estaba frente a mi, se bajó su calzoncillo y luego me tomó mi mano derecha para ponerla sobre su verga dura, bien dura y afilada, bien afilada.
La pantalla de su celular que traía en la otra mano se volvió a iluminar, era otro mensaje de texto. No podía estar texteando con sus amigos, recién había regresado de la parrando. Se me ocurrió que podía ser la vecina.

--"Te esta texteando la vecina?" le pregunté yo y él se sorprendió. "Yo también conozco un secreto tuyo." le dije en voz bajita y él no me soltaba la mano que estaba sobre su hermosa verga.

--"Si tu hermana no me atiende, yo tengo que buscar alguien que lo haga. . ." me dijo colocando su celular en un estante que estaba en la pared. "La vecina siempre esta disponible. . ." me aseguró él y me empezó a quitar mi tanga. Yo me estremecí al sentir sus manos rasposas sobre mi piel.

--"Entonces vete con ella. . ." exclamé yo al mismo tiempo que mi tenga cayó al suelo.

--"De verdad quieres que me vaya a revolcar con ella y no contigo. . .??" me retó él mientras nuestras vergas se colocaban una arriba de la otra, la suya arriba de la mía.

--"Ella te puede dar lo que yo nunca podría. . ." le contesté yo derritiéndome ante aquel hermoso Semental.

--"Al contrario, ella nunca me podría dar lo que tu tienes. . ." me dijo tomándome de la cintura y refregando mi cuerpo desnudo contra el suyo. "Yo te puedo dar verga mucho mejor que el hombre que metiste a mi casa. . ." me dijo y me dio un mordisco en la oreja izquierda y luego me besø el cuello; le volvió a entrar otro texto. "La vecina me está esperando. . . pero yo quiero contigo, hacemos trato?  Mi verga en tu culo. . .  Si o No. . .?"


C O N T I N U A R A. . . 
Dejen sus Comentarios y Mensajes, los cuales agradezco de antemano.
La Segunda Parte llega MUY PRONTO !!!



No hay comentarios: