viernes, 28 de octubre de 2011

Creampie una practica nacida del cine porno.

La industria del cine pornográfico se caracteriza por ser una especie de submundo al que muchos acceden en privado. Son pocos los que se atreven a decir abiertamente que son consumidores más o menos habituales de este género del cine, algunos más aventurados incluso abren estas páginas en sus oficinas con el fin de salir de la rutina por unos momentos, otros optan por la neutralidad de un locutorio público pero la mayoría lo hace en la privacidad de su casa.

O en el caso de los gays muchas veces vamos al cine directamente a tener sexo, las variables que se presentan son muchas. En todos los casos, el cine pornográfico se caracteriza por brindar a sus consumidores una gran variedad de géneros o “temáticas” acordes a la necesidad o requerimientos de su público.

En este submundo del porno es el creampie y probablemente pocos sepan que es una práctica que casi todas las personas hemos realizado o realizamos en forma cotidiana o regular. En efecto, el creampie no es otra cosa que la penetración durante la relación sexual que culmina con la eyaculación del hombre dentro de la vagina de la mujer, el ano e incluso el de otro hombre.
En el ambiente gay se da también como un fenómeno dentro de los fetiches que hay dentro de la moda ganbang, o sea la lubricación con el semen de uno y la penetración por parte de otro utilizando el semen del anterior. Una práctica cada vez más común.

El no cuidarse y la falta de campañas no es algo que solo atañe al tercer mundo. Europa también está cansada de las campañas y la gente prefiere vivir la vida loca, antes que usar preservativo. La crisis económica cubre con fastidio los cuidados sexuales, los europeos no se manejan en las crisis como por ejemplo los argentinos. Al no estar acostumbrados se desesperan rápido y una vía de escape Express es el sexo a como dé lugar.
Por más que tal vez en público y reunión digan que el uso del condom es primordial, o lo lleven en la billetera, no hace al uso efectivo del mismo. La hipocresía en el sexo está a la orden del día.  

Los clubes creampie están muy de moda acá en España, el fetiche pasa principalmente como lo muestran las fotos por ver salir el esperma del ano de la persona que ha sido recientemente penetrada. En eso radica el morbo. Muchos practican aquello de terminar de eyacular y sin respiro, un nuevo partener penetrar ese culo que chorrea semen.

Se podría decir que el cine porno vuelve a sus raíces con esta modalidad de tener relaciones sexuales. No es común que una industria en la que los productores y consumidores buscan variantes sexuales, ofrezca una simple relación sexual. La escena que todo el mundo espera es la de la eyaculación que se desarrolla de la siguiente manera, el primer chorro puede que quede en el culo pero se VEN los sucesivos chorros de semen que chocan contra el ano y son filmados con variadas técnicas lumínicas, para enterrar otra vez la pija en ese culo que está totalmente (como se dice en Argentina) enguascado / lefado (al decir español). 

En un principio, el género amateur, no era muy difundido en los albores de Internet. Pero los años han ido avanzando y la tecnología de los teléfonos móviles ha permitido que casi cualquier pareja pueda grabarse en la intimidad. Estas nuevas tecnologías han encontrado eco en las redes sociales, foros principalmente, en los que millones de usuarios suben sus videos y los comparten con la comunidad. Esto ha dado lugar, a su vez, a que estas personas comunes vean en el creampie la manera más sencilla de hacer cine porno en casa. Es fácil de deducir por qué. Sucede que en una producción de cine porno tradicional, además de la pareja que esta sosteniendo relaciones sexuales, existe un tercer integrante que es el camarógrafo e inclusive puede haber más miembros del equipo de producción como sonidistas e iluminadores. Bajo esta óptica el creampie sólo requiere de la pareja que deja su cámara de video o su celular de manera estática y se graba a si misma sosteniendo relaciones sexuales para luego subir su video a la red.

 Sin embargo, otras voces creen ver en la práctica del creampie otras connotaciones, de orden social. El cine porno que simplemente ha visto en el creampie, una “nueva” modalidad para hacer cine, modalidad que al parecer viene ganando espacio entre las preferencias de los consumidores de este cine que llevan bastante tiempo viendo siempre lo mismo. Esta situación se ve incrementada por ciertas circunstancias como el acto sexual con una pareja nueva. Es por esto que la industria del cine porno debe aplicar ciertas técnicas antes de rodar una película con temática creampie. Generalmente se le pide al actor que se masturbe y tenga una eyaculación previa al rodaje. El uso del yogurt natural para acrecentar y dar volumen a las acabadas da por tierra con un mito sobre la abundancia de semen en los estudios.

De este modo pueden evitar una eyaculación precoz durante la puesta en escena. También se utilizan retardantes localizados o incluso técnicas de post producción de video para conseguir un efecto más real.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda que es de lo mas morboso y rico que puede existir ,si no fuera por el HIV lo practicaria de una

Anónimo dijo...

A MI ME ENCANTA Q ME ACABEN AN LA COLA SENTIR LOSLECHAZOS ADENTRO DE MI CULO ME HACE MAS PUTA, Y SI ES EN UN CINE EN UNA TETERA O EN ALGUN LUGAR ABANDONADO ME DA MAS MORBO. fabian2012lp@hotmail.com.ar

Anónimo dijo...

me encanta, lo hago siempre que puedo y a veces en zoom me hago llenar mas de 5 veces. dilata@hotmail.com