viernes, 22 de noviembre de 2019

#MICULOPUBLICADO ... Ariel

Hola, 22 años de Córdoba buscando lo que se dé, dejen contactos y vamos viendo...

Ahora sabrás lo que es ser bien puto. El marginal (capítulo 3)

Clark | El marginal despertó al mediodía de su desmayo. Despertó bien cogido y recuperado.  
La poronga dura, los huevos cargados otra vez, los ojos hinchados y una baranda a macho que lo impregnaba todo.
Que durmiera como un oso me dio tiempo a comprarle un pasaje por Internet y un celular con una de sus tarjetas robadas. Debía seguir ocultándose y yo ya había hecho mi negocio.
Cuando vio mi verga a media asta se arrodilló a chupármela pidiendo su bolsa.
Nuestro último día de reviente comenzaba.
El morocho estaba en su gloria de puto.

Podía pagar un macho experto que lo atendía bien, se lo cogía y lo cuidaba.

Tenía merca, guita y podía darse otro gusto, entonces inclinado sobre mi mesa, con la trompa hundida en cocaína y apuntándome con el orto lleno de mi pija desorbitada, pidió enviciado que le consiguiera un macho más.
Llamé a un venezolano al que yo le tenia ganas (la mayoría está muy bueno y llega a la Argentina para ejercer el antiguo oficio).

Entonces mandé a bañar al marginal.

El olor a huevos, a chota y a chivo ya no se soportaba, además de tener que cambiarme el forro dos por tres porque ese ojete volvía a embarrar.

Le metí yo la punta del duchador en el culo. Se lo hice sostener con la mano y abrí la canilla. Me fui del baño. 

No soporté tanta erupción de mierda.

El venezolano era un fresco lirio, una flor salvaje de joven macho.

Pegamos onda de entrada y ya nos comimos la boca en el ascensor.
El marginal salió del baño más manija y en vez de darle bola al pibe se fue a la bolsa de merca como un oso hormiguero hambriento.

Profesional los llevé a los dos al cuarto.

El pibe ya en pelotas, levemente moreno, bello, con ojos verdes de gato, culo y piernas de bailarín, de verga larga coronada por cabeza de tulipán rosado, empezó a masajearme de parado poniéndome de una en llamas.

El preso estaba duro y con la pija muerta, entonces pidió que cogiéramos nosotros mientras él miraba.

Coger con otro escort es lo más. Siempre hay coincidencia.

Después de un largo chape nos chupamos los culos, los huevos y las pijas.

Luego quiso complacerme y me hizo volar.
Se metía mis dos pelotas en la boca sin hacerme doler, lo cual no es fácil porque soy muy huevón, y me pajeaba ensalivándome bien la verga mientras suave con la otra mano me puerteaba el orto con un dedo también ensalivado. 

Paraba y me comía la jeta, después el culo y cuando me estuvo por coger lo puse al borde de la cama y se la entré yo, despacio y a fondo.

Lo percuté de frente sin esfuerzo porque ponía las piernas ágil, como una mina flexionando las rodillas en posición ginecológica sin apoyar las gambas en mis hombros, con la flor del orto ofrecida, apenas rodeada de pelos castaños lacios.

Después me cogió él de pié sobre la alfombra mientras yo intentaba dársela de mamar al preso que no sacaba la nariz de la merca, y me hizo saltar un lechazo que el marginal lamió de la pared como un perro.

El preso se rescató y mamó mi verga todavía latiendo.Tomaba un pase de merca y seguía lamiendo en cuatro el zócalo hasta donde chorreaba mi guasca. Entonces el venezolano hecho un fuego se puso a cogerlo ahí, como estaba, en el piso y a todo galope.
Puse orden y subimos a la cama.
El marginal tenía el culo suficientemente abierto para la doble penetración.

Ahora sabría lo que es ser bien puto.

Continuará…
https://www.usandbath.com/search?q=clark

#MIPIJAPUBLICADA ... Adrián

Hola chicos mi nombre es Adrián, soy de San Isidro, versátil buscando amigarche por zona norte, petes o lo que de, solo gente decidida, soy casado y tengo horarios flexibles, manden wapp al 1132651109, busco activos, pasivos o versa, los espero besos para todos

jueves, 21 de noviembre de 2019

Los barebackers: intimidad sin barreras

Por Ale K | El sexo desprotegido –rechazo admitido o no del uso del forro/condón en cada contacto sexual– ha dejado de ser un episodio ocasional, un tropiezo o accidente. En algunos casos, se ha vuelto una práctica deliberada, incluso organizada, que ha generado una subcultura específica, la de aquellas personas que tienen sexo sin la barrera protectora del preservativo, una práctica que en los países anglosajones se conoce como barebacking (y nosotros conocemos como “sexo a pelo”).
Algunos científicos proponen una aproximación novedosa, ciertamente provocadora, a una problemática cuya relevancia muchos estudiosos y no pocos militantes gays prefieren a menudo ignorar o subestimar cautelosamente. Se trata, en efecto, de un asunto incómodo en tiempos en que se lucho mucho por el matrimonio gay y la adopción. Cuando se llega a abordar el tema, se prefiere circunscribir la práctica al terreno de la patología, pues analizarla más a fondo podría sugerir una apología indirecta de dicho comportamiento.
Los profesionales de la salud señalan que antes de la llegada de los antirretrovirales de alta eficacia, en 1996, el término de bareback era prácticamente desconocido, aun cuando la práctica existiera. La disminución de un riesgo de muerte a corto plazo por consecuencias del sida hizo, sin embargo, que proliferara la práctica del sexo sin condón, y que dicha práctica abandonara el terreno de la estricta intimidad para socializarse y crear una subcultura específica, con una comunidad claramente identificada y formas de comunicación a través de internet y puntos de encuentro comunitario.
 Algunos investigadores de la comunidad científica proponen una exploración del nacimiento y auge de esa socialización del bareback y de la consolidación de su subcultura, a partir de tres fuentes:
  • a) la observación informal participativa (algunos autores hablan en primera persona, se introducen en la comunidad y participan en ella),
  • b) el registro de la pornografía procedente de esa subcultura (aspectos distintivos), y

  • c) el estudio del funcionamiento de los sitios web relacionados con ella.
Algunos autores (nos consta) exploran sitios como este, se adentran en el mundo del levante en línea, llegando a la conclusión que tienen mucha menos incidencia en la posibilidad de contagio que el encuentro real, contrastándolo con formas de contacto casual, en ambientes urbanos, muy comunes en épocas pasadas (parques, baños, bares, etc). Teniendo en cuenta que muchos de los que levantan “en línea” del 100% llegarán a un contacto real, casi el 20%.
La metodología empleada evita, por principio, la demonización del tema, o la denuncia incluso de evidentes fallas en la educación sexual o en las políticas de prevención del sida. Lo que interesa a casi todos los profesionales, pocos los admiten, es una aproximación desprejuiciada a una práctica de bareback que desafía los lineamientos de la moral social y compromete la aceptación pública de la homosexualidad, legitimando de paso la discriminación y afectando también el financiamiento de campañas de prevención del VIH. ¿Y dónde es que cae la media? En el simple hecho casuístico de encontrar en las teteras, bares, parques y demás a muchos hombres que no son exclusivamente gays. Mucha alianza de oro reluciente, resplandece en la oscuridad de un baño.
¿En que concluímos? El barebacker rechaza la normatividad impuesta y asume la transgresión, de paso también el riesgo de enfermedades, al tiempo que construye una subcultura que es a la vez identidad y conducta. Reivindica también la fantasía, denunciando que el discurso profiláctico médico tiene como misión cancelar toda consideración sobre las fantasías, la intimidad, aborta el deseo, e incluso el placer. 


Esta nota aparece primero en https://www.psiquiskype.com/

miércoles, 20 de noviembre de 2019

#MIPIJAPUBLICADA ... Damian

#MIPIJAPUBLICADA
Damian, 33, machito, casado, por zona Recoleta, de trampa y buscando un amigarche por la zona para que me ordeñe a diario. Si andas por la zona contactá y te proveo de leche cuando quieras y podamos. 

martes, 19 de noviembre de 2019

Sexo entre amigos: pijamada y pajas cruzadas con Marcelo.

Por Tomás Duarte | La primera vez que toque una pija, sin siquiera saber que me iba a gustar tanto y que iba  a ser la primera de muchas que pasen por mi vida y por mi boca. Hoy tengo 25 años, mido 183, flaco, no marcado pero en forma, pelo corto castaño oscuro y barbita. De pija vengo bien, gorda dicen, y muchos me halagan las gambas y la cola que logré con bastante ejercicio.

Lo que sigue, sucedió hace ya bastante tiempo. Para mi marcó un antes y un después...

Tenía solo 12 años y todavía no me había hecho mi primera paja. Estaba todo el día con el pito duro y el bulto mañanero en el colegio adentro de ese pantalón gris que tanto odiaba, pero nunca me había tocado, más que una frotada, mucho menos acabar.
Una noche de invierno, mi mejor amigo organiza una pijamada en el quincho de su casa. Marcelo era parecido a mí en cuanto a físico aunque nunca lo había observado de más hasta esa noche. La pijamada estaba planeada para 5 amigos, pero 2 a último momento cancelaron por otros planes y otro vino solo a cenar y después se fue porque tenía que madrugar al otro día. Eramos solo Marcelo y yo.
‘Fuee, me quedo igual’ – le dije
‘Sí, ya está, vamos a ver una peli’
Típico de pijamada de adolescentes, película de terror. Malísima. Nos cagamos de risa.
‘Lo mejor de la peli fueron las tetas de la rubia’ – dijo Marcelo, algo que yo no le había prestado atención porque los pectorales del novio de la rubia me habían excitado mucho más que esas tetas.
‘Me dejó re caliente la rubia’ – insistía Marcelo.
‘Bueno pongamos una porno’ – me animé a decir. En mi casa eran pocas las horas que estaba completamente solo como para ver porno en la pc, siempre lo hacía a las apuradas y con miedo de que alguien me descubra. Pero ahora teníamos toda una noche por delante en su quincho, los dos, solos y caliente.

Empezó a buscar y eran miles de vídeos. Ya estaba caliente sin siquiera tocarme. Era la primera vez que iba a ver un vídeo porno con Marcelo.

Eligió uno que era dos minas con un chabón bastante pijudo. Una rubia tetona, y otra morochita. Puso play, el vídeo cargó y empezó. Sin preámbulos las chicas empiezan a manosear al pibe y descubren la pija enorme que tenía guardada, se vuelven locas, bajan a chupársela, el tipo gime, tiene dos bocas chupándole la pija, lamiéndole los huevos. Dominante agarra a la rubia y sin siquiera sacarle la tanga rosa se la empieza a coger, mientras la otra se tocaba la concha esperando su turno de recibir pija.

Del otro lado de la pantalla Marcelo y yo, mirando la película un poco tímidos, colorados. Cada uno con su mano derecha adentro del pantalón. Marcelo toma la iniciativa y la saca y se empieza a pajear cada vez más fuerte. Yo lo miro. Nunca había visto una verga en vivo, tan cerca mío. Unos pelitos rubios se le asoman, con un tronco rosado y unos huevos que le siguen pegados a él. Me da vergüenza que piense que se la estoy mirando, ¿pensará que soy puto? ¿soy puto? ¿me calientan las tetas de esta nueva rubia, de la anterior o el hecho de tener la pija de Marcelo bien dura a centímetros míos?
Mi cabeza estallaba, de calentura, de preguntas, de nervios.

‘Dale gil, pelala’ –me dice.
La pelo.
Me la mira.
El tipo ahora se estaba cogiendo a la morocha.
Cruzamos miradas.
Seguimos pajeándonos.

Miramos la pantalla nuevamente y siento un gemido que no me voy a olvidar más. Observé ese momento para guardarlo para siempre. Se le hinchó la verga, se le marcaron sus venas y parecía que le iba a explotar la cabeza de la pija. Y explotó. Líquido blanco salía del glande. Uno. Dos. Tres chorros llegaron a su abdomen mientras de fondo sonaban los gritos de la morocha con toda la pija adentro. Marcelo había acabado y tenía que seguir yo, pero ¿cómo? Si nunca lo había hecho.

Seguir sus mismos pasos. Fue imposible.

El tipo ya estaba por acabar y puso a la rubia y a la morocha arrodilladas para darle la leche a las dos.
‘Boludo agarrala bien’ – me decía
‘Si la estoy agarrando bien pelotudo’
Me enojaba no poder acabar...

‘Así’ –dice

Y antes de pronunciar esa í con acento, me había manoteado la pija. Sentí la diferencia de temperatura entre su mano ya fría y mi pija hirviendo. Me dio 5 sacudidas como mucho, con su brazo fuerte, de la misma manera que él se había pajeado. Sentí cosquillas, no sabía lo que me estaba pasando, si me iba a mear encima o si eso era lo que llamaban orgasmo, si a mí también me iba a saltar leche como a Marcelo.

Gemí. Uno, dos, tres, cuatro chorros de leche. El segundo me dio en el cuello, como a la rubia, en cambio la morocha había preferido sacar la lengua. Marcelo se sorprendió y me soltó rápido la pija, con vergüenza. Yo tenía mi pecho y me abdomen lleno de leche, había acabado por primera vez. Marcelo me había hecho acabar.

Silencio. La pantalla en negro, todo había ‘acabado’.

Nos limpiamos, riéndonos un poco y nos fuimos rápido a dormir. No más películas. Al otro día nos levantamos con las pijas duras como buenos adolescentes. No dijimos nada, desayunamos y me fui.
‘Ey, que esto quede acá’ – me dijo
Y hoy se los estoy contando a ustedes...

Aquellas #teteras de Córdoba [Recorridas por Diego]

POR DIEGO - Hola gente, les cuento que aproveché mis vacaciones laborales para hacer un recorrido por las distintas “teteras” de la ciudad de Córdoba. Los resultados fueron los siguientes:

Patio Olmos: Es el lugar en donde más movimiento de gente hay, en todos los baños hay personas con las que se puede cruzar onda. En mi opinión es un poco incómodo porque hay mucha gente que nada que ver, y la gente de limpieza y seguridad están muy presentes. La hora pico es al mediodía y a la tarde, pero el movimiento es constante durante todo el día.

Shell de Pueyrredon: A la tarde hay movimiento, los baños no son de lo más higiénicos, las veces que fui cada tanto entraban personas que estaban en la misma sintonía.

Facultad de Ciencias Exactas: De más está decir que la arquitectura de ese edificio es uno de los legados más bellos de Córdoba. Con baños en todos sus pisos es frecuente encontrarse con alguien para hacer algo, es un lugar muy tranquilo.

Parque Sarmiento: Un lugar en donde los autos circulan prácticamente todo el día. Los autos se detienen en la calle detrás de la pista de Skate y muchos se animan a descender a la famosa “cueva del oso” lugar de encuentro para un intercambio ocasional y al aire libre.

Paseo del Jockey: Este centro comercial, inaugurado hace poco tiempo, cuenta con baños muy limpios, cómodos y tranquilos. Prácticamente no vi movimientos interesantes en este lugar, pero vale la pena aprovecharlo porque la distribución es muy buena. Es cuestión de activar este lugar.
Hiper Construcción Rodríguez del Busto: Este lugar cuenta con un movimiento de gente interesante, es cómodo para estacionar el auto y recorrer los baños del lugar. Por lo que en el caso de tener onda con alguien una buena alternativa es dirigirse hacia el vehículo. Hay bastantes guardias de seguridad por lo que les recomiendo ser cautos, y la gente que trabaja en los locales próximos a los baños están al tanto de lo que suele ocurrir en los baños, una razón más por la que les recomiendo discreción.

Hiper Libertad (Barrio General Paz): El baño es grande, pero a mi criterio la distribución es incómoda porque quedás muy expuesto. Hay bastante movimiento sobretodo en los horarios de almuerzo y por la tarde. (Dato: A dos cuadras del Hiper hay una YPF con un baño que tiene dos mingitorios pegados, es mucho más cómodo y no va casi nadie).

Los baños del Super Makro: Son limpios, tranquilos, pero las veces que fui siempre desierto. Una lástima porque los baños tienen todas las condiciones para pasarla bien.
Terminal de Ómnibus: A pesar de haber un movimiento constante de gente que entra y sale de los baños porque la mayoría está en tránsito el tiempo que estuve poco y nada de onda percibí.
Shell del Tropezon (frente a complejos GAMA – Camino a la Calera): Tiene un baño con dos mingitorios muy pegados que está bueno si sale hacer algo. Prácticamente no hay movimiento, pero se podría activar.
YPF (circunvalación): Otro lugar cómodo para hacer algo, pero muy poco concurrido. Baños limpios.

Shell (De la Avenida Juan B. Justo) Tiene un baño que está muy bueno, está separado de la estación de Servicio, es grande y cómodo. La higiene es un poco pobre la verdad. También muy poco concurrido.

Shell (De Av. Armada Argentina): Los baños están bueno, limpios, pero también muy poco concurridos.


Conclusión: Las clásicas teteras siguen activas y funcionan, pero a mi criterio muchas como las del patio Olmos están saturadas. En mi opinión sería bueno activar aquellos lugares que reúnen las condiciones como la Shell de la Juan B. Justo, la YPF del tropezón, y aquellos lugares que nombré pero que están poco explotados. 

lunes, 18 de noviembre de 2019

#MIPIJAPUBLICADA ... Mario

Acá Mario, de 28 años, casado de trampa por la zona de Francisco Álvarez, buscando desesperadamente catadores de pija y guasca por la Zona Oeste, a veces ando por Capital y también me gustaría encontrar un amigarche fijo donde ir y descargar guasca. Mi jermu está embarazada y por ahora no quiere pija. Yo ando alzado la mayoría del tiempo y aunque me vivo pajeando no se me va la calentura. Si te va avisame y vemos de encontrarnos. Tengo movilidad así que me puedo llegar a donde arreglemos. Ando buscando pibes hasta 40, machitos, muy putos y sumisos en la cama. Chicas cross. Si hay onda también te garcho. No entrego, me gustan bien pasivas para empernarl@s

#MICULOPUBLICADO ... Eduardo


Pasivo con ganas de contactar activos morochos, peruanos o bolivianos mayores de 35. Yo 45, escribime: edbugar@gmail.com

Las excitantes bolas, relato que deja de lado la verga...


El resultado de una buena estimulación testicular
Muchas veces le damos mucha atención al resultado, por ejemplo a lo que vemos en esta foto, la camisa y la corbata bañadas en semen.
Muchas veces no nos detenemos a ver de donde es que viene todo esto, seguramente muchos piensen que se trata de una flor de paja de un macho con una flor de verga que me ha acabado en mi flamante corbata.
Pero hoy vamos a ir mas atrás, donde se produce esto. Este relato va dedicado a un macho joven amigo  que me ha dicho:
“siempre me han excitado las bolas; desde chico se las agarraba a un tío mío que me pedía que lo hiciera; me siento un experto en el tema”
Y en muchas oportunidades cuando le practico masajes con mi lengua teniendo sus testículos en mi boca le oigo decir: "¡Vos si que te ganas la leche!, vos la buscas, la laburas, la calentas", para terminar confesando que pocos de los hombres con quien comparte cama son capaces de darle tanta importancia a las bolas. 
El resultado de una buena estimulación testicular
Las pobrecitas son las hermanas menores de cualquier pija. Nunca escuché de nadie que las elija. La pija se lleva todas las atenciones. Y si son grandes “sos un boludo o un boludito”. En aumentativo o en diminutivo,  un despectivo.
Sin embargo hay que reconocer que a veces son una expresión de rebeldía “chupame las bolas” que suele acompañarse con un gesto de las manos en el bulto. O de enojo “me tenés hinchada las bolas”.
También se las rescata para destacar el machismo, hombría o valentía: “Qué bolas tiene para…
Pero en el encuentro al desnudo de cuerpo a cuerpo, las pijas flacidas o paradas ocupan el espacio y la atención central.
A veces las pobrecitas se esconden y en las bolsas se juntan tanto que parece que fueran una sola. Sin embargo no se entregan y reclaman “Dame bola que te estoy…..”.
Cuando se las deja libres al desnudo. Cuando ningún calzoncillo las aprieta  se hacen notar con satisfacción de moverse de un lado a otro y más se sienten cuanto más cuelgan.
¡Qué mayor libertad corporal y sexual  es “estar en bolas”! Caminar en bolas, ocuparte de tus cosas en bolas, estira tu cuerpo, abrir muy bien las piernas y tomar sol en bolas. 
No sólo las bolas grandes tienen su mérito, sino las peludas. Hasta los que se depilan no las tocan, porque si se pretende afeitarlas,  gritan.
Los pelos las acompañan más que las pijas. La pija está solita, los pelos la acompañan hasta el tronco, pero los pelos de las bolas, como los del culo, quieren ser inseparables, nacen y crecen, por todos lados.
¡Qué bueno cuando hay un macho que se las sabe y no te agarra o chupa sólo la pija, sino que sus manos y su lengua le dedica su tiempo a las bolas!
Los pelos funcionan como un cable de excitación e irradiación. ¡Que mejor que peinar con la lengua los pelos de las bolas y el culo! Si se aprende a hacerlo, son un perfecto trío.

¡Qué sensual se escucha cuando pedís o te piden “agarrame las bolas”y a veces vos y yo juntos diciéndonos “agarrémonos de las bolas”.
Cuando estamos solos, tranquilos o calientes, trabajando o descansando, si pasamos la palma de nuestras manos a las bolas, si las acariciamos vamos a sentir un placer especial porque desde ellas se transmite una sensación de relajante placer Y en la ducha el jabón entre las bolas no es una tarea de limpieza, sino de agradecimiento  y al masajearlas unos minutos con la espuma y dejar correr el agua entre ellas, las estamos reconociendo por los servicios que nos brinda y el sentido de machos que somos y que nos gusta seguir siéndolos.
Y cuando cogiendo, haciéndole compañía a la pija o al culo se las registra. Si te penetro o me penetrás lo bueno es que sea hasta las bolas, no sólo porque se siente la pija adentro sino que las bolas refregando desde afuera hacen su aporte.
Sin recordar dónde y de quién guardé entre mis archivos las siguientes estrofas que seguramente han inspirado lo ya escrito más arriba.
Me gusta el calor del verano sobrecalentamiento mucho calor y el sudor, los olores cuando las bolas se ven más hinchadas enormes, plenas y pesadas de semen, cuando mas cuelgan fuera del cuerpo.

Bolas pesadas, llenas, peludas, afeitadas,que cuelgan, que golpean que no alcanza la palma de la mano para poder sostenerlas Huevos grandes, de Macho con los huevos más grandes, más testosterona cosa masculina

Y más testosterona

Y más rasgos típicos masculinos deseo sexual y zona erógena Y mas bolas llenas, pesadas, peludas.  
Que la testosterona lleve la voz cantante. 

Alfred Liebl, DESNUDO y ERECTO.

Alfred Liebl, DESNUDO y ERECTO.
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS