domingo, 17 de junio de 2012

Compulsión sexual.

Rogelio lleva una doble vida, vive con sus padres en una ciudad y una tiene una vida sexualmente desenfrenada en otra, donde permanece la mayor parte de la semana. Tiene novia y no le gusta sentir que es un vicioso, no se identifica ni como homosexual, ni como bisexual, habla de que tiene "tendencias".

Se siente muy culpable de la vida sexual que lleva a espaldas de sus padres y de su novia, se ha prometido en repetidas ocasiones no “regresar al vicio”, como él le llama a sus relaciones con otros hombres. Sin embargo apenas se siente lejos de sus padres, de su novia, de lo que representan y a la primera oportunidad ya está buscando en las redes sociales encuentros sexuales, siente que no se puede detener y de hecho cada vez invierte más tiempo en ello.

Al profundizar al respecto, Rogelio me habla de que ese que busca sexo con hombres de manera compulsiva "no es él", sino alguién que toma el control de su vida y a quién desearía eliminar.

Entre más negamos lo que sentimos y lo que deseamos, de manera más intensa el ser responde a esa negación, a esa falta de atención, devolviéndonos momentos de arrebato en los cuales nos desbocamos para cumplir con esos deseos insatisfechos. A veces esos deseos insatisfechos y frustraciones son redirigidos hacia otra cosa que podría convertirse en una obsesión, e incluso una adicción.

En terapia lo que se busca es que no se nieguen las partes del ser, puesto que eso las “infla” como un globo. Se busca el conocer cada parte negada del ser, para estudiar sus motivaciones, sus deseos, sus conflictos, aunque en su origen algunas problemáticas pueden tener una resolución más fácil, muchas veces no es necesario conocer ese origen.

Conforme se van conociendo las partes del ser, muchas de sus compulsiones van desapareciendo, así mismo, las distintas partes comienzan a ser menos renuentes entre sí, existe menos rechazo entre sí. Usualmente las personas se dan cuenta de que las todas las partes del ser tienen algo muy positivo y nutriente, recursos, ese algo lo pierden al negarlas o quererlas eliminar, y no es posible eliminar una parte del ser.

Después de conocer esas partes negadas es posible llevar a cabo un proceso de negociación con las partes aceptadas, para que cada parte se pueda ir expresando de manera saludable. Esto implica cambios en las vidas de las personas y cada quien decide hasta donde llegar en su proceso de cambio y aceptación.

Cada persona progresa para aceptar cual es su responsabilidad en el estilo de vida que lleva, en su derecho a llevar el tipo de vida que desea llevar y en la posibilidad de cambiar para poder alcanzar el tipo de vida que se desea.

La orientación sexual de una persona se descubre, NO SE ELIGE, por lo que Rogelio debe de decidir si acepta descubrir su orientación sexual y trabajar para aceptarla. De acuerdo a ello, elegir el tipo de actividad sexual que va a llevar de manera responsable, tomando en cuenta a las personas que lo aman, para llevar un tipo de vida que sea más saludable tanto para él, como para las personas que lo rodean.

psicologogay.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente publicacion.
Saludos a todos los que todavia no se aceptaron, los invito a que realizen una buena terapia, camino por el cual pude aceptarme.