FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

Fidelidad. La conducta sexual.

Es cierto: La conducta sexual de los varones homosexuales, en cuanto a la frecuencia y la cantidad de parejas, no difiere sustancialmente de...

Es cierto: La conducta sexual de los varones homosexuales, en cuanto a la frecuencia y la cantidad de parejas, no difiere sustancialmente de la de sus congéneres heterosexuales. Lo que sí, cambia totalmente son las implicaciones sociales que rodean a uno y otro. Las heterosexuales cuentan con códigos de conducta milenarios, que si bien pueden resultar opresivos, dan cierta seguridad. Pensá que no existe ninguna palabra despectiva para designar al varón polígamo: una mujer con muchos compañeros sexuales es una puta o "regalada", un hombre con muchas mujeres es mujeriego, picaflor, donjuan... términos que hasta expresan simpatía.

Por eso, a ningún varón heterosexual le causa mayor conflicto recurrir a los servicios de una prostituta siendo casado: no se les ocurre parangonar ese desahogo hormonal breve con el firme vínculo que lo une a su compañera de vida... que por otra parte existe toda una estructura social destinada a evitar que esto tenga consecuencias: la prostituta no lo va a perseguir ni a hacerle exigencias, en el prostíbulo no lo va a ver su esposa ni ninguna amiga de ella, si tiene la mala suerte de cruzarse con un conocido, el otro está en la misma...y si pese a todo esto la mujer llega a enterarse, en la mayoría de los casos terminará por aceptar que "todos los hombres hacen esas cosas" y no generará mayor conflicto.

Entre los varones gay todo es distinto. Claro que se enamoran... pero cuando las necesidades hormonales empiezan a aflorar...  lo más probable es que terminen en un sauna, o en un cine porno, o en el túnel de un boliche, donde tranquilamente puede ser visto por su pareja o alguien que le vaya con el cuento. Creo que ese es el motivo por el que tantos gay están solos: hay una idealización de la pareja que tiene que ver con la internalización de los mandatos socioculturales, y la dificultad para repicarlos en una pareja de hombres.

Muchas veces he escuchado decir "Yo no sirvo para estar en pareja, porque no puedo ser fiel" o "No sirvo para estar en pareja, porque todos los que tuve me cagaron"... a lo que me gusta responder que en ese caso, solo el cinco por ciento de la humanidad lograría estar más de siete años en pareja... pieno que dicen que no pueden estar en pareja, porque no pueden lograr lo que ellos piensan que son las parejas heterosexuales... (y muchos tienden a pensar que las parejas heterosexuales son el señor y la señora Ingalls). Creo que la solución es encontrar formas más sanas de relacionarse.

Gabo Arancibia

ÚLTIMOS COMENTARIOS