miércoles, 1 de agosto de 2012

El técnico del cable.

Tengo 29 años, mido 1,78, soy flaco y muy morboso... Como a muchos gays me dan morbo entre otras cosas los técnicos de las empresas de televisión por cable. Hace poco me mude y pedí que me hagan la instalación del servicio.
Vino un chico de unos 30 años aproximadamente vestido con el típico pantalón de trabajo azul y la campera de la empresa, caja de herramientas, cables, etc...

Le ofrecí una gaseosa para tomar e hizo su trabajo mientras charlamos de diferentes temas relacionados al servicio de cable e Internet, los servicios de la competencia, entre otras cosas, al finalizar firme unos papeles y le di 10 pesos de propina:

Yo: esta bien 10 pesos o te dan mas?
Técnico: esta bien, tampoco me vas a dar 100, algunos ni te dan.
Yo: eh! Por 100 mangos mínimo un pete (en tono de broma)
Técnico: yo a vos o vos a mi?
Yo: que cosa?
Técnico: el pete... Por cien mangos me lo haces vos o te lo tengo que hacer yo?
Yo: (me puse un poco nervioso) yo a vos..
Técnico: bueno dale, dame 100

Fui a buscar los 100 pesos, se los guardo en el bolsillo y se bajo los pantalones, tenía linda pija, muy peluda, acabo al toque en mi boca y se fue...
Ese mismo día a la tarde me hice una paja recordando el pete de la mañana.
Si te va un pibe petero, morboso y fiestero.

Lucas


lucas28ptr@hotmail.com.ar

4 comentarios:

Anónimo dijo...

pasa más datos del técnico asi lo contacto jajaja

Marcos Francés dijo...

para no darle los 100 habría que provocarlo más, fiesta morbo pete, que lindo, si te va el gagging avisá marcosfrances41@gmail.com

Anónimo dijo...

Hace unos años cuando instalé el cable vino un pibe muy, muy fuerte con un olor a chivo terrible que inundó literalmente mi living. No podía dejar de mirarle el bulto y el tremendo ortazo a través de ese pantalón más que ajustado. Como hacía calor le ofrecí algo fresco, le pregunté: - ¿Con cubitos? Me respondió: - Sí, me vendría bien una ducha con cubitos con este calor de mierda... vos estás bien acá con el aire. Sin inmutarme le dije que se pusiera cómodo, que se relajara un tanto. - Te molesta si me saco la camisa, estoy totalmente enchivado..
Cómo no notarlo? me dieron ganas de responderle...
¡No, claro, sacátela! Sentate... Se sentó con la gambas bien abiertas y mi mirada no pudo dejar de enfocar su entrepierna.
Se dio más que cuenta y sin problemas se puso la mano sobre la verga y comenzó a pararla. Sin esperar más , me arrodillé, le saqué la pija, la olí, tenía un exquisito sabor a meo y transpiración, se la mamé hasta que acabo. Luego terminó la instalación y para mi sorpresa al irse me saludo con un chupón en mi boca que todavía recuerdo...

Anónimo dijo...

hola que buena tu historia che te paso mimail clasico_edlp81@hotmail.com agregame me mosbosea los olores