martes, 2 de octubre de 2012

La triste vida de los heterosexuales



Cada vez que cuento una aventura sexual frente a mis amigos, la conclusión termina siendo la misma: “Los homosexuales son mentes superiores con el tema del sexo”. Ellos y ellas, todos heterosexuales confesos, aún después de miles de historias no pueden creer como podemos coger con alguien sin siquiera saber su nombre y después no volver a vernos nunca más en la vida. Mi respuesta es siempre la misma: Somos hombres.

Una vez escuché algo que considero muy cierto: “Las mujeres chupan la pija por que viene en el combo, los hombres por que les gusta”. Los hombres heteros si pudieran andar por los baños cogiendosé minas, lo harían sin pudor, pero claro el problema es que ninguna mujer se atrevería a hacerlo (a menos que sea tu novia y forme parte de una fantasía).

Para poder llevarte a una mujer a la cama necesitás más que un buen pedazo. Cogerte una mina, requiere una inversión de palabras, tiempo y dinero. Y es que las mujeres, incluso hasta la más rápida necesita al menos un poco de chamuyo en el bar/boliche o un par de tragos para ceder aunque solamente te quiera para coger. Los hombres no. Basta una mirada cómplice para seguir a alguien hasta un baño y mamársela a full. Claro que una de las grandes ventajas es el baño compartido, ya sea en los mingitorios  o en las duchas, podemos evaluar a nuestras presas de cerca y atacar salvajemente pero un hetero jamás podría levantarse una mina en la esquina de Santa Fe y Pueyrredón y llevarla a su dpto para hacerle el orto sin preguntarle el nombre.

Mis amigos hombres me envidian y mucho. Ellos han tenido que chamuyar para conseguir un encuentro de lo más precario en el cual ellas ni siquiera la chupan y hasta cogen con la luz apagada. Esta vez soy yo el sorprendido: “¿Y no te la chupó?, ¿Cómo que no dejó que se la chupes?, ¿Cómo que se enojo por que le dijiste que era tu putita?”. Hace tiempo que se habla de la liberación femenina pero a las pruebas me remito; todavía falta mucho.

Yo creo que para que la verdadera liberación femenina suceda, tiene que darse un gran cambio en el ámbito sexual. A los hombres no les importa que una mujer llegue a ocupar un cargo importante en una empresa o sea presidenta de la nación, de nada va a servir si cuando llegue el momento de la cama va a ser un agujero pasivo listo para ser penetrado y nada más.
El sexo y sus juegos de roles te permiten ser lo que quieras ser por un instante y volver a tu vida “normal” en cuestión de minutos. Las mujeres tienen que entender que ellas también pueden tener esos roles. Volverse activas, pedirle a un chabón que se la coma toda, subirse los pantalones e irse una vez que acabe. Aunque suene de lo más egoísta, es lo que sucede con nosotros y el sexo ocasional. No necesitamos más que los aparatos reproductores en buen estado y funcionando para darle para adelante.

Yo por mi parte trato de convencer a todas las mujeres que conozco que se relajen y que disfruten del sexo sin compromiso pero la cosa no es fácil, por eso haga patria: haga que su amiga hetero tenga momentos de sexo en modo homosexual.

Piru

3 comentarios:

Fernando River dijo...

En mi caso particular yo no siento que sea "triste" xq cada uno disfruta a su manera la vida sexual.... ellos podran decir que lo nuestro es triste.. que andamos chupeteando a cualquiera si el mas minimo cariño o relacion... que somos unos pajeros o heteros q no consiguen minas entonces buscan q se la chupen en retiro...

Creo como bisexual... que cada uno asume su sexualidad de una manera diferente... que a unos les parecera bodriazo.. y a otros los calienta como nada en el mundo.

Los heteros son como son y lo disfrutan... muchos hombres q conozco (me incluyo) no qieren que la mina entregue todo c una mirada.. NO TIENE GRACIA!! lo divertido es jugar.. es convencer...

Si entregas de una... q queda? pero otro me dira q la gracia es entregar y q disfrutes de tu sexualidad sin ningun tabu... VES.. cada uno lo hace como, cuando y con quien/QUE.. quiere.

Anónimo dijo...

Me encantó el texto. Tengo una amiga que es superdesprejuicida y hace y pide lo que tiene ganas a la hora de tener sexo con un flaco. Yo siempre le digo que tienen una actitud de puto.
En mi despertar homosexual, luego de los 21, yo tenia una conducta muy de minita hetero; (vivia performado por discursos represores y negadores del disfrute); pero luego por suerte me convertí en PUTO. Ese fue un gran proceso emancipatorio, del cual estoy super orgulloso y hoy me permite disfrutar de mis deseos y de mi erotismo conplenitud.

Anónimo dijo...

completamente desubicado pensar asi. El sexo no es lo mas importante en la vida. Los heteros is quieren sexo facil van y se pagan una prostituta, pero no todos los gays somos promiscuos. Nos hacemos valer mucho y cuidamos nuestra salud. No somos animales debe llegar un momento en el q se conocen todos los promiscuos entre si. Piensen que si uno solo tiene una ets todos pueden contagiarse...