domingo, 3 de marzo de 2013

Ya no te ama. Sabelo!

Debemos reconocer que a la hora de pedir somos de lo peor.
Vivimos pidiendo precisiones que la vida no dá.
Por Ale K - Estuve leyendo algunas de las notas que publicaron en el blog! Me lo trago todo! Y he notado que lejos de lo que puede verse como flacos que quieren culos dilatados que sangren y larguen leche o pijas enormes que la vengan volcando, detrás de todo hay seres romanticones que esperan la llegada de un mail, o el clásico llamado telefónico.

Algunos más cómodos que quieren que le pasen el baño justo para que se la mamen, casi casi como esperando un mapa (literal) de la tetera en cuestión y si es posible que el chavón que esté dentro tenga los pantalones bajos y esté al palo con el culo limpio y una sonrisa perfecta...

Debemos reconocer que a la hora de pedir somos de lo peor. Hay veces que voy mirando las notas, algunas muy buenas, y me detengo en los mensajes a las entradas. IMPAGABLES! Si arriba tienen una nota que dice que la tetera está subiendo la escalera a la derecha y encima tiene un mapa, algunos preguntan más, quieren de esas precisiones que la vida no te dá! Precisiones...

Otros se prenden a las historias de amor de alguno, preguntando como terminó todo, aunque tal vez dejen deslizar que la nota está mal escrita, tiene errores de ortografía y que tal vez no es creíble.  Creo que detrás de este soberano publico que siempre es el supremo, hay gentes que están en la soledad del hogar, o el cuarto, preguntándose si podrán encontrar el amor de su vida por intermedio de esta pagina. Yo me preguntaría  ¿Por qué no?.

Ahora. ¿Qué pasa cuando estás en pareja, corren los años y te das cuenta que el otro se ha convertido en "sapo de otro pozo". ¿Quien es el batracio con peluca que duerme al otro lado de la cama?
¿Me querrá todavía?

El otro día me enteré de la separación de una pareja amiga con 27 años en su haber. Me sentí consternado por el resto del día, al otro... creo que aún me consterna, me confunde. Debemos renovarnos día a día y volver a elegir a ese que está ahí. O al tener la certeza de que la cosa no va más, emprender la retirada. ¿Pero como me doy cuenta? ¿Que hago?

Tal vez lo más fácil sea meterme ya mismo en internet para empezar a juntar contactos así cuando se pudra todo, tendré una amplia lista en mi haber. También tengo que reconsiderar que tengo unos añitos más que la última vez que estuve en el circuito: ¿No seré ya un viejo verde?
Con tantos tipos que han pasado por mi cama y por mi mesa, con los que he compartido lo bueno y las miserias de la vida pude hacer y juntar 10 items para saber cuando la cosa está llegando a su fin.
Creo que sirve tanto para hombres como para mujeres, que al fin y al cabo las parejas de lo que sean terminan por las mismas cosas...

Sentado frente al espejo uno tiene un momento cúlmine donde se mira y se pregunta: ¿De verdad me ama? Aunque es una pregunta incómoda, y es difícil generalizar, existen algunos indicadores básicos de falta de amor.
Algunas de las señales más comunes de falta de amor por parte de tu pareja son:


1. Parece que tiene una vida de la que vos no sos parte: En ocasiones desaparece, no te contesta el teléfono y no sabés donde está, hay amigos con los que no te presenta, a algunos lugares no quiere llevarte, o cualquier otro escenario en la que su vida está compartimentada y vos solo conocés y sos parte de algunos espacios.

2. No hay una congruencia entre el amor que él dice tenerte y el amor que vos sentís que él te expresa: las palabras son baratas. Es fácil decir “te amo” pero toma esfuerzo expresar amor. Si él dice que te quiere, pero vos no te sentís amad@ completamente, decílo. Sí él te devuelve sólo palabras, creele más a sus acciones.

3. Sólo te busca para tener sexo: o para alguna forma de actividad sexual, de forma que vos terminás con la sensación de sentirte usad@.

4. Su familia o amigos no te respetan: Él es el encargado de darte tu lugar en su mundo. Si su familia y/o amigos perciben que no sos especial en su vida, no te van a tener el respeto que merecés. Es señal de que ellos saben algo que vos no sabés.

5. No toma en cuenta tu opinión: administra la relación como que tu opinión no contara. Él decide cuando salen, cuando hablan o cuando tienen sexo. Sentís que tus deseos no son tomados en cuenta a la hora de tomar decisiones en pareja.

6. Te maltrata: el extremo es el maltrato físico, pero mucho más común es que te grite, sea cruel con vos, no tenga en cuenta si daña tus sentimientos o te hace sentir mal, si te amenaza con dejarte a la primera queja de tu parte o cualquier otro escenario en que vos sentís que tu integridad física, emocional o psicológica están en riesgo.

7. Daña tu dignidad: siéndote infiel, poniéndote en ridículo, faltándote el respeto, no dándote tu lugar, insultándote, coartando tu libertad o cualquier otro caso en que tu valor como persona, tu libertad o tu autonomía peligren. Aquí hay dos cosas que hay que dejar establecidas si o si: una, es preguntar si con la otra persona uso forro y hacerse análisis de rutina y por otro lado no hacerlo público una infidelidad entre cuatro paredes es perdonable (de los cuernos y la muerte nadie se salva), pero cuando nos obligan a desenvolvernos en público muchas veces rige nuestro orgullo y algunos sacrifican todo. Todo lo demás es charlable, hasta el acuerdo de una pareja abierta.

8. No apoya tu crecimiento personal: La persona que te quiere, quiere que crezcas como persona, como mujer u hombre, como profesional, en fin, como ser humano y quiere que seas siempre mejor.

9. No está disponible para vos: Tiene otra pareja, nadie es más importante que su madre, ni que te estés muriendo va a salir antes de las 9 de la noche de su trabajo, o cualquier otra forma de estar inaccesible y ser incapaz de tener una relación comprometida 100%.

10. No se interesa por vos: No te pregunta por tus planes, por tu día, tus amistades y cuando tratás de hablar de temas personales, te cambia el tema o se muestra aburrido o irritado. Si no te conoce, ni le interesa conocerte, ¿cómo va a amarte?

Finalmente es una cuestión de sentido común, y un poco de pragmatismo. Evaluá crudamente tu pareja y tu relación (sin esperanzas ni excusas) y si te parece que tu pareja no te quiere de verdad, es muy probable que de verdad no te quiera.
Al final de cuentas, nuestro instinto no falla: si huele a desamor, parece desamor y sabe a desamor…pues ES desamor. No queda más que aceptarlo, lidiar con la cruda verdad y seguir adelante.


* Ale K es licenciado en Psicología (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Capacitador. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays. Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb.  Para comunicarte con él
escribe un comentario a continuación o a su mail:

 alek@iplanmail.com.ar 

4 comentarios:

Mariano dijo...

Muy bueno, como todo lo que escribes, solo una pregunta ¿eso es una pareja? Si cualquiera lleva este tipo de relación será cualquier cosa menos la de una pareja, creo que si alguien está en cualquiera de los items que vos describes debe buscar ayuda profesional porque evidentemente está con problemas serios de autoestima y personalidad, si no eres capaz de valorarte ni quererte tu mismo ¿por qué habrían de hacerlo los demás? Saludos

Matias dijo...

Excelente!! Muy buena la linea editorial! Conciso, cortito y al pie. Un lujo!

Anónimo dijo...

Por un momento pensé que estaba leyendo revista Hola! de La Nación. Aunque los consejos de esta última son un poco más interesantes y menos obvios :D

De todas maneras, interesante artículo. Un poco quejoso el muchacho pero boeh.

Aldo dijo...

Muy buena nota!! Gracias a la gente del blog por poner notas para pensar... Las otras vienen bien pero también tenemos cerebro. Pasé por todas las instancias que hablás en la nota. Me separé hace poco, y me siento totalmente identificado. Muy buena!!