domingo, 18 de agosto de 2013

Cultura Bareback


Por Ale K - ¿El riesgo de enfermarse es sexy?. El término bareback (montar a pelo) circula hace unos años en la comunidad gay masculina reivindicando el sexo sin protección y dejando de lado todo tipo de advertencias sobre el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

Entre el grito de placer, el gesto de rebeldía y la inconsciencia sanitaria, esta práctica crece y es la estrella de un sector concreto de los consumidores de pornografía gay que publicita relaciones sin preservativo en los saunas, en reuniones privadas y en páginas de Internet. Con ello, se contribuye a continuar con nuestro estigmatizante calificativo de “grupo de riesgo”.

Explorar el erotismo bareback en Internet puede ayudarnos a descubrir que los temas por resolver respecto al VIH no sólo están relacionados con la prevención y la atención sanitaria, sino también con las implicaciones culturales que esta pandemia ha generado en el comportamiento sexual de los gays en las grandes ciudades.

En algunos círculos homosexuales el Bareback se ha convertido en una especie de fetiche. Hay personas que buscan películas, historias cortas y contactos relativos al barebacking e incluso tienen sus particulares expresiones propias tales como: breeding -eyaculación en el interior del recto del participante pasivo-, charging up -igual al breeding pero el activo es VIH positivo- y las “Russian roulette parties” ó “conversion parties” –las cuales involucran relaciones sexuales entre personas HIV positivas y HIV negativas-).

Esto hace que “cinco minutos de calentura” tal vez cambien tú vida para siempre, pero como dice un paciente: “tampoco es la muerte de nadie y durante esos cinco minutos fui libre realmente”.
Esos cinco minutos en total libertad, de intercambio de fluidos, besos y algunas caricias nos hacen sentir en la expresión más pura del libre albedrío. Algo ficticio a lo que tal vez despertemos más tarde.

Sin embargo, las ciencias sociales y médicas deben poner atención en describir, más que explicar, los aspectos simbólicos del erotismo bareback: ¿por qué es tan complejo expresarlo de persona a persona y por qué tan sencillo manifestarlo en Internet. Este medio, al favorecer el desarrollo de redes sociales, también lo hace con la construcción de estereotipos y de identidades que se aglutinan y se comunican entre sí.
Se cree que del 80%  que se manifiesta “bare” en Internet llega a un encuentro sexual solamente el 15%.

Activistas, analistas y escritores han alertado contra estas prácticas. Son una serie de actividades realizadas por minorías entre la población gay. Lo preocupante es que su número va en aumento. En países en los que el incremento del VIH ha sido vertiginoso se obvian las advertencias y se relajan las costumbres, sobre todo, por los amantes de probar experiencias nuevas.

Un tema preocupante en la medida en que afecta a la salud pública. Las campañas dirigidas hacia la juventud y en general hacia toda la población -no sólo la gay- nunca serán suficientes para orientar sobre los peligros del sexo casual sin protección. El Bareback es una práctica que clama más campañas de prevención por parte de organizaciones gubernamentales y ONGs.
¿En qué sentido es liberador tener sexo sin cuidarse?

Cada cual es libre de tomar las decisiones que crea convenientes en su vida pero, por nuestra parte, no está de más recordar que, ante todo, hay que ser responsable con tu propia salud y con la de los demás. Hacerse controles periódicos de VIH y pedir que nos muestre los análisis, si vamos a hacer prácticas de riesgo, nos permitirá estar mucho más tranquilos. La decisión ahora es solo tuya.

Ale K

* Ale K es licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays. Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. Para comunicarte con él escribe un comentario a continuación o escribile a su mail.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay un dicho que dice "el que avisa no traiciona".

Balance005 dijo...

Siempre la misma historia con este tema, aburre ya, es muy simple!! el que quiere usar forro lo usa y punto, se queda tranquilo, no se expone y hace lo que mejor lo haga sentir. El que NO quiera usar forro no lo usa y punto. No es tan dificil, no tienen por que cruzarse entre los que si quieren usar y los que no. El problema se genera cuando aparecen los intermedios, los indecisos, los que quieren jugar pero no arreisgar, los que culpan al otro, los que no se hacen responsables de si mismos.....no podes pretender cojer SIN forro y no estar expuesto a nada, ni siquiera por una cuestion de confianza, por que el otro puede ni siquiera saber que tiene alguna ETS. Creo que esta agotadisimo el tema, es simple, no tiene vueltas...queres cuidarte de enfermedades, USA forro, te tiene si cuidado o elegis no darle mayor importancia al contagio, no uses, asi de simple y clarito.
Ahora si el cojer sin forro es dañino, autodestructivo, patologico o lo que sea es otro tema y creo que NADIE es quien para juzgar esas conductas en otro. En todo caso quien lo haga y le traiga problemas debera analizar el mismo por que tiene esa conducta y si le interesa revertirla.

Matute dijo...

Excelente nota Ale creo que si hay sinceridad arriba de la cama todo se hace mas fácil. Cuando leo comentarios como el de más arriba creo que notas como estas si son necesarias!! Gracias al autor y al blog! Saludos

Anónimo dijo...

Hola Ale k. Ya publique este comentario pero lo repito. Espero que me leean y si lo pueden publicar mejor. La nota tuya es impecable, muy bien hecha y el administrador debería volver a publicarla todos los meses. Yo soy Alberto y ya tengo mas de cuarenta. Como a todos me fascina el cuerpo masculino, yo soy muy masculino, pero el ver un pene ya me pone en trance. Te cuento que el sexo oral fue mi patrón de conducta adictiva, nunca tuve anal. He hecho con todos los tipos que se les ocurra, aquí en europa, en mardel en donde sea, solo basta ver que el tipo esta con el pene en la mano que ya me perdió. Tuve esta adicción desde pibe pero ahora viene lo peor. Tuve muchas enfermedades que cuenta ale, hongos, hepatitis, infecciones, y de todas pude salir, con antibióticos, pero quedo una que no es el sida, es el vph, tengo este virus en la sangre y me produjo condilomas en el recto y en la garganta y esófago. Y esos condilomas se hicieron tumores cancerígenos. No se cuanto me queda de vida, no se si fui feliz, creo que no si soy sincero, pero el cuerpo de un hombre me vuelve loco, pierdo completamente el control y ya no soy yo. Ademas nunca vi practicar el sexo oral con condones, es horrible y mira que vi en baños, en cines, en saunas, y nadie practica sexo oral con condon. Ademas es como chupar una goma.
Lo único que les digo a todos que se cuiden, yo ya no tengo retorno, el cáncer avanza y a pesar que fui sano, nunca fume ni tome, no puede controlar la adicción al sexo oral.


Estimados es muy buen la pagina, la nota de ale es excelente, les digo que mientras uno esta en el trance adictivo no piensa en nada, y pensas que no te va a tocar. Ojala les sirva mi testimonio, aunque se lo que se siente al entrar a un baño y subir la adrenalina, ahí no hay edad, ni raza, ni condición social. ES como un iman que te atrae desesperadamente. Me acuerdo en los cines de capital, anda a saber a cuantos chupe, estaba casi todo el dia y parte de la noche, ni se lo que hacia. Aunque los baños son lo mas.

Un abrazo empiezo con la quimio y cualquier cosa les comento, pero si me siento bien se que voy a recaer en los baños, estoy completamente perdido.

Una pregunta mi saliva pudo contagiar el hpv a algún hombre? Y yo pude contagiar a alguien?

Gracias Alberto de capital. 45 años.

Anónimo dijo...

El que cree que este tema está ampliamente tratado simplemente debería no darle bola y ya. Estoy seguro que muchísima gente no sabe mucho sobre esto y está bueno que se lo difunda. Nunca va a estar de más. La idea debería ser llegar al punto en el que si te contagiás de algo, fue por un descuido consciente o un riesgo que se eligió correr, y no por desconocimiento. El punto en el que coincido con la primera respuesta es que en todos los casos hay que ser responsable: asumir la elección y riesgo que se corrió, y sobre todo comunicarlo a la pareja (casual o no). Más de una vez pasa que la propuesta de coger a pelo surge cuando ya estás en bolas, y me parece que proponer "no cuidarse" a esta altura debería ser la excepción aclarada de antemano, y no la regla habitual.

Saludos y muy bien que se siga charlando sobre este tema, ojalá nunca deje de ser controvertido.