domingo, 8 de junio de 2014

Como una virgen ....

Después de las hemorroides hay que esperar un tiempo para otra pija.... 
Soy Santiago, escribi una columna anteriormente contándoles de mis andanzas con un primo politico que tengo, el que una vez me vio oliendo sus calzones y me dio para que tenga, metiéndome su chota en mi boca y llenándome de guasca.

El tema es que nos volvimos a encontrar y buscando el momento para estar sin la familia hemos logrado ir a un telo para que me coja, algo que me tenía prometido de hace mucho tiempo. Yo también lo deseaba y por fin se me dió.

Ricardo es un caballero y como tal tuvo todos los cuidados conmigo, ya que me había tenido que operar de unas hemorroides que me atormentaban y luego del pos-operatorio el médico me dijo que esperara un tiempo para volver a tener relaciones anales.

Cuando mis primos deciden venir a Buenos Aires una de las primeras cosas que me dijo Ricky fue que no se iría nuevamente sin haberme hecho el orto, le conté de mi situación quirúrgica y le dije que si me tenia paciencia hacíamos algo...  Creo que pensar en desvirgarme lo calentó más.

Así fue, que me llevo a un telo por la zona norte cuando logramos dejar a la flia, que se fueron de shopping y cine, ya en el telo nos empezamos a besar, me dijo que iba a tener que calmarlo porque "me quería partir al medio y romperme el culo" -le comenté que "esos" no eran los mejores comentarios como para darme ánimos de penetración y nos empezamos a reír. Le dije que me tratara como su virgen, realmente volvía a serlo y sentía que algo se podía romper esa noche.

Empecé mamando por todos lados, mordiéndole la parte baja de su glande, ahí donde está el frenillo algo que lo vuelve loco, y seguí por sus huevos, metiéndomelos uno por uno en la boca y a ambos juntos dando pequeños tirones, gemía a mas no poder... posteriormente viendo lo que se venia y notando que la cabeza de su glande explotaba me afirmé y tome toda su leche, espesa, dulce, rica... conocida.

Una siesta y luego de un breve sueño, Ricardo, ya calmado empezó a lamerle el orto y a jugar lentamente con  mi ano, me lo chupaba e iba tratando de ponerme un dedo, otro y más...
Así estuvimos un buen rato (una hora calculo) hasta que noté que mi ano empezó a ceder a sus encantos, la saliva se iba mezclando con lubricante y Ricardo considero que: "mi culo estaba listo para hacerse amigo de su pija" -así en sus palabras. 

Empezó a puertearme y algunas puntadas me daban el indicio de que algo quería entrarme. Tenia mucho miedo por lo que pudiese pasar, hasta se lo dije: "y ...mirá si terminamos en una guardia de hospital?" -soy alarmista!

El no me escucho (por suerte) y siguió abriéndome hasta que en un momento, el momento justo teniéndome sujeto en la cama, con el por detrás, mirándonos en un espejo empezó a besarme, haciéndome girar la cabeza. Me daba algo de vergüenza verme, pero el insistía y decía: mirá, mirate, mirá como te estoy llenando el culo de carne, me vino una oleada de calentura tal que sin sentirlo y como por arte de magia mi culo se abrió de par en par dándole la bienvenida a su verga tiesa, que ya estaba dentro mio, preocupado diciéndome: estas bien? Te duele? Queres que saque? -lo calmé y le dije que disfrutáramos el momento sin pensar nada.

Luego me recostó en la cama y empezó a moverse en un vaivén que me sedujo a sobremanera, mi cola estaba abierta y yo no me preocupaba por nada...Cuando el me vio relajado perdió el miedo que tenia y me empezó a bombear para que tenga y guarde, así estuvimos hasta que mis entrañas se llenaron de leche caliente y mis oídos de respiraciones agitadas y gritos guturales que se agotaban en un: "te lleno, te lleno, mirá como te lleno ese culo" -acompañado por cada una de las eyaculaciones que engrosaban su pene y me calentaba mas...

Luego acabé yo, Ricardo incorporándose fue a utilizar todas las instalaciones del telo y dejo sus calzones al pie de la cama, uno de color blanco con labios de rojo rouge, muy cómicos y me pareció loca la forma en la que habían caído (como muestra la foto), luego los agarre y los empecé a oler como la primera vez, solo que a fuerza de haber tenido su chota en mi boca, haberle chupado todo lo que  se pueda chupar en su cuerpo, ya su olor se había mezclado con el mio. Igualmente me masturbe otra vez y deje todo marcado con mi guasca, algo que me gusta hacer...

Otra vez con el olor de su chota en mi cara vuelvo a escribir esta nota...

4 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Me puso al palo este relato y el anterior muy bueno!

Anónimo dijo...

Hola, me cojo a un tipo que fue operado de hemorroides hace mas de 30 años. Me tengo que frenar un poco en la bombeada xq sino le duele. El era mas activo y no esta muy cogido. ¿que tipo de crema me recomendas? probe algunas pero no se si hay alguna especifica. Saludos. Juancho.

NOSOTROS Y LOS BAÑOS (admin) dijo...

Juancho usa/alguna crema con xilocaina ponesela a él y vos usa forro, por seguridad y para q no se te duerma la pija! Éxitos! Lautaro