miércoles, 20 de agosto de 2014

Lo masculino y femenino en el universo gay.

El homosexual, en la mayoría de los casos, desea ser amado y amar a un hombre.
Por Ale K - ¿Cómo operan las nociones de masculinidad / feminidad en la construcción psíquica de alguien homosexual?

No hay que ser muy intuitivo para saber que los músculos trabajados arduamente en el gimnasio tienen como finalidad borrar cualquier rasgo de feminidad (aunque el objetivo no sea logrado), en tanto y en cuanto, el homosexual sabe que lo que atrae a la mayoría de los otros homosexuales es la masculinidad y quedar fuera de esa esfera es quedar por fuera de la posibilidad de ser amado. Lo cual es una tragedia, y por lo tanto todos los medios son lícitos para evitarla.

¿Es posible el amor homosexual? Respuesta compleja porque ya desde el vamos no tenemos una definición definitiva sobre qué es el amor. El amor es eso del que todos hablamos en algún momento de nuestra vida, que muchos ansiamos y paradójicamente no sabemos muy bien de qué se trata. ¿Ser deseado? ¿Desear? ¿Ser protegido? ¿Proteger?¿La tranquilidad de contar con alguien que estará en las “buenas y en las malas”? ¿Admirar? ¿Ser admirado? (y no hablo de enamoramiento adrede, porque amor y enamoramiento son dos cosas distintas. El enamoramiento puede ser el comienzo del amor pero es mucho más objetivable tanto a nivel de respuestas fisiológicas, emocionales, conductuales, cognitivas y en cuanto a su duración que como mucho es de 6 meses a dos años.

Enamoramiento y amor son cosas distintas, bien diferenciables. Volviendo a la cuestión de si es posible el amor homosexual….el homosexual, en la mayoría de los casos, desea ser amado y amar a un hombre. Y como todos sabemos ahí está la paradoja, un hombre por definición no ama a otro hombre sino a mujeres.

Esto se puede ver en cualquier portal de citas donde abundan las frases: “acá machito de gym busca similar”, “que no se te note”, "macho por macho", “cero plumas, onda nada que ver ”, etc. etc. Es decir que quizás el amor homosexual es de por sí un imposible. Para hacerlo posible hay que utilizar todo tipo de estrategias para evitar que “eso” no se note. De ahí los músculos, el intento desesperado porque no se caiga una pluma, la cuestión paranoica de evitar cualquier gesto que remita a lo “femenino”, etc. etc. Un lector podría decir que eso sólo está presente en un subgrupo de homosexuales y no en otros que no tienen ningún pudor en mostrarse públicamente con cierto afeminamiento.

Pero a veces esos intentos son otro tipo de respuesta fallida al conflicto. En lugar de intentar desesperadamente ocultar los rasgos físicos y psíquicos femeninos en uno, la salida es “no me importa nada” (mentira) y salgo al mundo y me muestro “tal cual soy”. Nace una loca!

Creo que los homosexuales nos debemos un debate sobre estos puntos, que creo, son más constitutivos del conflicto de ser homosexual que el de la discriminación hacia los homosexuales (el tema de la discriminación sigue siendo un tema muy importante pero sobre el que estamos a años luz respecto de otras épocas históricas, aunque no estamos a nivel de los griegos donde la homosexualidad ya era una especie de institución, con todo lo conflictivo que plantea eso en cuanto a todo intento de institucionalizar el deseo).
Ese debate es tan necesario como el debate sobre la discriminación.

¿Por qué es tan necesario? Porque los intentos fallidos de dar respuesta a estos puntos planteados más arriba se están volviendo cada día más peligrosos y se cobran vidas todos los días dentro del “mundo gay”: promiscuidad, anabolización, depresión, consumo excesivo de drogas lícitas e ilícitas, relaciones cada día más fugaces, deshumanización, etc. etc. 
A su vez una vez gatillados estos problemas como consecuencia de una mala resolución del conflicto de ser homosexual, toman autonomía propia, generan otros problemas y todo se transforma de una huida hacia adelante…un “adelante” que se intuye aterrador.

Ale K

* Ale K es licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays.
Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb. 
*Tratamientos analíticos: Individuales adolescentes y adultos; parejas y grupos. 
Solicitar entrevista o comunicarte con él  escribile a su mail.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenisimo!! Claro, conciso y al pie. Llamando a las cosas por su nombre y sin eufemismos. Saludos

Anónimo dijo...

Lei esta nota y me senti totalmente indentificado, empece tomando pastillas para adelgazar, segui luego con anabolicos para ganar masa muscular y una rutina en el gym que tambien incluia sexo, en el gym que voy podes coger todos los días en el jacuzzi, el sauna o algun recoveco de los vestuarios, el tema es que todas mis conductas se vuelven adictivas, cuando intento pensarlo me da tanto miedo que sigo chupando pijas y pastillas, licuados y suplementos. Vivo atemorizado todo el tiempo, empece terapia pero deje de ir porque me daba mucho miedo todos los temas que tocabamos, mi analista decia que ibamos por la buena senda pero yo sentia que me caía en un precipicio, trate de dejar las pastillas pero por el efecto rebote empiezo a engordar al toque. Y como dice la nota es paradojico por que la gente piensa que soy un chonguito feliz onda nada que ver que está re feliz con su cuerpo musculado. Nadie sabe lo que esto cuesta, en tiempo, dedicación y salud. Muy buena nota algunún dia me voy a animar a llamrte y empezar una terapia con vos....

Anónimo dijo...

que bueno que se publiquen notas asi con contenido, que no subestimen al gay mostrando solo culos y pijas. Recien entre hoy por primera vez y quede loco con tanta info y tanta data. Muy bueno! No se que hacer primero. Gracias

Alan Lipchip dijo...

Excelso su pensamiento capo!! Dudo que las locas entiendan... Pero muy buena reflexión. 😇 El Santo