miércoles, 27 de agosto de 2014

Priscilla la Reina del desierto. La caída.

Este universo de alegría, al son de famosas partituras de la música disco y pop, dirigidas por Gaby Goldman, con color -con un fastuoso vestuario, responsabilidad de René Diviú- y movimiento -la dirección coreográfica es de Elizabeth de Chapeaurouge- conserva su espíritu festivo durante todo el viaje que propone la obra.

Priscilla deslumbra no sólo por su producción imponente y su parafernalia desplegada como un mecanismo de relojería. Cada uno de los intérpretes brilla en el escenario (en los arneses y en los palcos, también) y así el todo, aglutinado por Valeria Ambrosio, es mucho más que la suma de sus partes. Alejandro Paker, una vez más, demuestra su talento descomunal, y Juan Gil Navarro se anima con soltura a este género tan complejo.

Llegó junio y un anuncio inesperado: Pepe Cibrián Campoy, encargado de ponerle el cuerpo al personaje emblema de este musical, Bernadette -una transexual que supo ser gloria del boom drag queen en el pasado y se suma al bus Priscilla para volver a las tablas con sus amigos, Adam [Gil Navarro] y Tick [Paker]-, tuvo que renunciar a su rol porque su físico no aguantaba la alta exigencia de las funciones.

Chabacanería y la bajeza estaban a la orden del día, una falta de
respeto para todo el musical argento. 
Hay, por lo menos, dos problemas con la incorporación de Moria: uno es el rol que interpreta. Si bien la producción original del musical autorizó por primera vez que Bernadette sea encarnada por una mujer, el resultado es muy confuso.

El juego no se instala, por un lado, porque resulta difícil desde el lugar del espectador olvidar que se trata de la famosísima diva, y por otro, porque en su composición del personaje no codifica una transexual. Todo lo contrario. Si no fuera por las menciones a su pasado como drag queen, la lectura que se impone es que Bernadette es una mujer. La consecuencia directa de esto es que la historia de amor gay con el personaje interpretado por Omar Calicchio es absolutamente inverosímil. Otra consecuencia: incomodidad. Moria no puede brillar en escena, ergo, tampoco Bernadette, que con Cibrián se convertía en la gran protagonista de la historia, lo hace.

Ale Paker se pone la obra al hombro llevándola a buen puerto
Sobresalen entonces los otros dos roles protagónicos: en esta nueva Priscilla... el personaje central es el interpretado por Paker, que se carga al hombro el liderazgo de la obra. El ultimo fin de semana Almorzando con Mirtha, Moria no podía pronunciar exactamente el apellido de Paker, cambiandolo por un Parker que sonó afectado. Y es que Moria es funcional a ella misma, no reconoce a nadie, y transita este personaje como si fuera cualquier otro, pensando tal vez que con ponerse unas plumas y una falda larga daba "glamour" para la platea.

Omar genial como Bernadette.
Tuve la oportunidad de verla en el papel de Shirley cuando Pepe protagonizaba como Bernadette y pasaba lo mismo, la chabacanería y la bajeza estaban a la orden del día en un papel que daba para mas. Es que Moria vibra en un solo tono, lo mediocre. Anteriormente la había visto con Georgina Barbarrosa y realmente se lucia llevándose los aplausos del final.

Ahora todos tenemos una alternativa que es ver a Omar Calicchio en el papel de Bernadette este jueves, día de paro. Hace meses que el teatro no pone carteles de localidades agotadas, exactamente desde la incorporación de Moria. Pero si podes atravezar la ciudad en otro día de caos, será lo mejor para ver actor que se juega y hace una interpretación genial del papel. Recordá jueves 28-8. Alguna localidad podes encontrar seguramente.





TEATRO | CARTELERA
Direccion: Av. Corrientes 1280 - Ciudad de Buenos Aires - Teléfono: 4381-0076

Gabo Arancibia

7 comentarios:

Pablo dijo...

me parece muy violento y misogino que se identifique como obseno o como grotesco que una mujer haga o actue de tal forma, sobre todo en una pagina de putos que buscamos pijas,
si ella muestra una teta es grosera?
y si un tipo con un buen lomo muestra una pija nos calienta?

esta pagina esta para hacernos más libres y disfrutar libremente de nuestros cuerpos, no para andar limitando las otras corporalidades.

Ojalá no me encuentre tetereando al misogino camuflado que escribio esta nota, porque tipos asi me la re bajan.

Anónimo dijo...

no es misoginia yo creo que la Casan chorrea grasa es asi de simple. y si el tipo critica, vio la obra y creyo eso, podes estar o no de acuerdo, te cagas en todo al decirle misogino. Muy buena critica yo lamente mucho la ida de Pepe y pense que el final iba a ser estrepitoso. Muy buena la critica, la mejor que leí hasta ahora. Aguante Gabo.

Leo dijo...

Tal como decis Gabo ... una falta de respeto para el musical. El otro dia le preguntaron a Ambrosio por la incorporación de Casan y decia que era un tema de producción. Soy del palo de la gente del musical y te digo que TODOS no dan crédito a tener a esa foca muerta arriba de escena. Terrible para el pobre Ale Paker que la padece y se carga la obra todas las noches. Se repiten esas situaciones donde ponen a uno de la tele que creen convoca con alguien de la realeza del musical. Se me ocurre no hace mucho a Julio Chavez con Karina K. Chavez es un perro que ni siquiera ladra... Que bueno que pongan notas así en el blog!

Anónimo dijo...

A ver chicos, les podrá parecer mala la obra y decir que la incorporación de Moria al elenco fue un error, hasta ahí todo bien, en todo caso el error para mi fue del director, se supone que él es quien decide quien se va y/o quien incorpora (se muy bien que Pepe interpretó este personaje impecable e increíblemente) no defiendo a Moria, pero es necesario insultar? A mi muy bien no me cae Moria, pero hay que aceptar que llegó a donde llegó gracias al teatro de revistas, y repito, quizás fue una mala idea incorporarla al elenco de Priscilla, pero demostremos un poco de respeto.

Edu

Anónimo dijo...

No me parece misógina la cr´tica a Casán. No es actriz, y si lo fue, fue hace mucho.
La vi interpretar el papel de Shirley, y lo hizo pésimo, más que pésimo. Tuve el placer de ver la puesta original la primera vez con Norma Wons, transmitió la rudeza del personaje sin caer en la vulgaridad de esta señora.
No la puedo imaginar como Bernadette,porque la Bernadette de Pepe, era fineza, glamour y fuerza masculina.
Lamentable la elección de los productores, tal vez como en la película( Los Prodcutores) les era más rentable que la obra fracasara que estuviera como mínimo dos años en cartel.
Es una obra que con una sola vez no alcanza

Juan Bautista dijo...

Fui a la entrega de los Premios Hugo y la obra fue la gran ganadora de la noche! A Moría ni se la nombró. Pepe se ganó el de oro!!

Mauricio Azopardo dijo...

De verdad que ya me tiene podrido ese comportamiento tan de gente atrasada que te caen encima cuando criticas las cosas que no te gustan. La critica excelente, gracias Gabo, vi la obra sin pepe pero con Omar calicchio y me gustó aunque no calza la Priscilla de Broadway y menos la de Londres lo que dices es muy acertado en relación a que un personaje como el de Bernadette pierde esencia al ser interpretado por una mujer y mucho menos por esta señora que es el sumum de la vulgaridad y lo chabacano y no, no se trata de misoginia pero, hasta cuándo seguiremos bancando a estos esperpentos que no dan para más?? Aguante Gabo