lunes, 25 de julio de 2016

Los petes y el pijudo

fitito 7El pijudo del bondi


Estaba en 2° año del secundario y salía de casa a las 5 A.M para no cruzarme con nadie de mi casa.

Ver el amanecer en el colegio que por ser con barranca al río se veía como un cuadro de Vincent.

Belleza pura.

Iba en colectivo.

Tuve la suerte que un tipo viajaba a la misma hora y se subía después.

Se paraba donde yo estaba sentado.

Él, jean de corderoy  marrón claro y apretado, se le veía la pija PERFECTA.

Durante más de media hora trataba de mirar sin que se dieran cuenta ni Él ni el resto de los pasajeros.

Era como un ‘un vivo’ de Tom of Finland.

Casi la podía oler, me rozaba la boca de tan cerca que estaba y a la altura perfecta!

Tapaba la dureza de mi pija en mi pantalón gris como podía.

Me tocó en suerte este personaje varias veces, llegaba al colegio y me encerraba en un baño a hacerme la paja de la calentura que me dejaba.

Nunca pude verle bien la cara por terror a que notase que le miraba su divina poronga!

Un día esperando el bondi, deseando que el pijudo se subiera después,

Paso algo más concreto.

fitito 5

El fitito del placer


Un tipo en un fitito pasaba delante de mí, redujo la velocidad y me miraba fijo.

Lo mire una vez que paso, le levante el pulgar haciéndole dedo con cierto temor a lo desconocido.

Él, bigote Freddy Mercury,  me miraba como Gustav de Muerte en Venecia y yo Tadzio total.

Retrocedió y subí al auto, enseguida me empezó a tocar la pierna y se me paro, me frotaba, intento darme un beso pero no quise, no me gustaba de cara.

En el camino freno en una calle tranquila y me empezó a chupar la pija soberbiamente…

Se tragó la leche como una reina y después me llevo al colegio.

Así seguimos todo un año.

Hubo veces que no lo quería ver y me escondía atrás de un árbol pero generalmente me subía a su Fitito y se estableció el código.

Parábamos en el mismo lugar cada vez, me mamaba, tragaba y seguíamos.

Era una gloria.  ;)

Cuando llegaba al colegio, miraba a todos mis compañeros (colegio de varones)

y pensaba: si supieran que llegaba mamado y acabado!

Estaba feliz, en éxtasis, nadie de todos ellos vivía lo que me pasaba a mí.

Por lo menos eso creía.

Todos teníamos entre 14 y 15 años.

Hubo veces en las que me hinchaba las pelotas porque me quería besar y yo quería que me ordeñara.

Me quedaba mucho tiempo atrás  del árbol hasta que se cansara y se fuera.

Medio me stockeaba.

Pagaba con leche mi viaje al colegio.

Sin presiones.

13 comentarios:

Ricardo Lopez dijo...

Que buena historia, ese abalanzarse a lo desnococido te llevo a tener los huevos vacioos por un buen tiempo! Que lindas serían esas pajas en el colegio después de tener a centímetros la pija, desearla... Sentir el morbo en el micro , el miedo por ser descubierto... Estando caliente y con la pija presa

Max dijo...

Excepcional relato. Me excité leyéndolo...

Federico dijo...

Como te doy Pablo

Pablo Castro Videla dijo...

lindo encontrarse con este mensaje!!
buscame!
abz!

Pablo Castro Videla dijo...

gracias por comentar!

Pablo Castro Videla dijo...

que bueno Max! era muy hot todo y vertiginoso, en un auto, la vía pública la pendejez que tenía!
abrazo

Tomy dijo...

Pablito, sos merecedor de los más sinceros y profundos elogios y destinatario de las más cálidas fantasías. Pero no toda fantasía tiene un contenido sexual, también las hay de amistad y compañerismo. Entre las historias increíbles que contás y esa sonrisa que ilumina la oscuridad del universo y derrite los polos de la Tierra, te imagino un "Adonis" inalcanzable para el común de los mortales, entre los cuales me incluyo. Sin embargo, tu respuesta a Federico: "buscame" fue tan esperanzadora y refrescante como la lluvia de verano.

Sería un atrevimiento de mi parte siendo un simple mortal, pedirle a Zeus, autoridad máxima del Olimpo que me premiara concediéndome tu amistad?

Abrazo y mis mejores deseos!!

Astra dijo...

Joder Pablo y yo creia que solo me pasaba a mi!!!!!!! en mi caso era el viejo de un compañero de colegio!!!!! un tipazo!!

Pablo Castro Videla dijo...

la época del colegio es sin dudas de lo mejor que nos ha pasado, la inocencia y lo novedoso. Magia pura!

Pablo Castro Videla dijo...

no veo que me busques?
proba en facebook!

Pablo Castro Videla dijo...

wow!! mi amistad la tiene todo ser viviente, hasta los arboles!
gracias Tomy

Ricardo Lopez dijo...

#hermoso! Que ser mas dulce! Será real! Jaja, un beso.

Jose Accion dijo...

Muy representativo del estado de "pendejez"
Lastima que el inicial relato de visiones y "apoyadas" bastante frecuentes antes en el bondi
(tema que me atañe y me erotiza mas, personalmente) se haya desdoblado con la aparición del "fitito". Para un adolescente, por lo general, le resulta muy difícil y aún mas en éstas épocas, subirse a un auto de un desconocido.