miércoles, 7 de noviembre de 2018

#Chupapijas de remiseros.¿Adicción? No puedo parar.


Por Juan José - Voy a contar algo que no me animo a hablar con mi pareja, no me animo hablar con mis amigos, tampoco con mi  psicólogo, ni con nadie.



Cuando estoy en silencio mirando a la nada me digo a mi mismo -Che estoy haciendo algo que está mal, ¿que estoy haciendo?- y me río solo como un loco. El que se ríe solo de sus picardías se acuerda.

Todo empezó una noche cuando estaba llegando de la facultad, recuerdo que ese día había paro de trasporte y cortaron todos a las 10 AM. Me quede parado en la calle pensando como podía volver a casa. Un gol de tres puertas gris me estaba haciendo luces no le presté mucha atención seguía pensado como carajo iba a llegar a mi casa el gol mal estacionado se acerco en la parada donde estaba. Mientras se iba acercando se podía escuchar música de los Babasónicos acompañado de barro en la llantas y un bollo del lado de la puerta izquierda se asoma un par de tetas par la ventanilla y me dice subí que te llevo. Era mi compañera de la clase de álgebra. Subí al auto me dijo - que onda negro para donde vas? - acomode mi mochila atrás - voy hasta xxxx , si me podes dejar cerca sería genial- puso primera y me dijo - ah mira yo vivo en xxxxx estamos cerca.

Fuimos hablando todo el viaje hasta mi destino me dejo de paso le dije que me dejara en una remisería que estaba todo más que bien que no se preocupara. Le di las gracias. Nos saludamos con un abrazo y se fue. Afuera de la remisería estaba un muchacho grande de unos 50 años muy coqueto zapatos camisita y chaleco pude ver que usaba chupin. Vio toda la secuencia con mi compañera. Me acerco a la recepcionista para pedir un auto me toma los datos del DNI y la recepcionista llama a Carlos.

Carlos es el muchacho de 50 años parado afuera de su auto, fumando un pucho - subí adelante la puerta está abierta.

Le dije mi dirección de la remisería haga ahí son 30 cuadras así que no era necesario especificar o guiar hasta mi casa. Saco tema de conversación del paro y toda la bola y después pregunto por mi compañera: - ¿tu novia no te quiso llevar a tu casa? - Riéndome - no es mi novia, es una compañera de trabajo -

- Ah disculpa pensé que era tu novia, te digo que está para el crimen tu compañera no la queres  entrar a tu compañera-

- no ajajá es mi compañera aparte yo tengo otros gustos-

Me miró y me dice - no me digas que vos sos trolo-

- trola no, gay si -

- ahh bueno, Che y vos chupas pija? Haces pete?- en chiste respondo en defensiva - por qué la pregunta ? Andas con ganas de sacarte la calentura?


Frena el auto, estacionó en una calle oscura y me dice: - me hice tirar la goma por un putito, cabecean de lo lindo esos...

 Yo me puse rojo no creí que iba a pasar eso yo sé lo dije de manera para que no moleste con el tema de los putos y los trans. Buéhh en fin. Me toma agarra de la nuca y me la lleva a su bulto. Su pene estaba erecto se notaba que estaba caliente yo veía su pantalón mojado de presemen estaba jugosa su pija a simple vista - te gusta? No me la queres chupar? -  no podía decir que no. Tenía facha el señor manotee su pene frote mano encima de su jeans se podía ver que tan erecto estaba cuando baje su bragueta saque su pija estaba súper húmeda tenía una cabeza muy ancha y linda era una pija bastante gruesa y jugosa masajeé disfrutando el tacto. Después me agaché Arranque chupando la cabeza que era lo que más me gustaba la chupaba como si fuera un chupetín jugando con mi lengua acaricio su cuello, y después hasta el fondo. Arriba y abajo ya no usaba las manos solo mi boca, miento, mi mano derecha estaba tocando sus bolas, no tenía muchos pelos en su pene.

Traté de tragarme toda su pija me costó en un principio era muy ancha y un poco larga me encantaba se la chupe como si fuera la ultima pija en el mundo. Mi calentura era mucha. Alguna vez escuchaste el chiste - mamá mama, estoy embarazada!!! Donde tenias la cabeza hija? Entre el volante y el cambio, así estaba yo, era mucho el morbo la excitación la calentura. Escuche unos gemidos del chofer con brutalidad me agarro de la cabeza y me hundió más hacia abajo si dejarme respirar con toda la furia acabo en mi boca. No lo tragué, abrí la puerta y escupí para afuera. Quedamos que eso muere ahí nada de andar contando a los demás ni nada dijo - soy casado de familia no quiero problemas si alguna vez te vuelvo a ver se repite - .

Ahora cada vez que voy a una remisería  además de viajar con la excusa de que llego tarde al trabajo o a la facultad o que me lleven a mi casa, ando de levante buscando remiseros del barrio o de la estaciones

La otra vuelta me llevo a casa, pasó y hicimos un rapidito se la chupe me cojio y se fue de hecho no me cobro mucho el viaje dentro de todo saco mi beneficio.

Pero siempre ando de levante en las remiserías. Es sucio asqueroso lo sé, pero me excita me calienta, y se está volviendo algo habitual para mí es como una manía una enfermedad. Subo al auto y tengo la necesidad de levantármelo es como una fantasía ya cumplida y querer vivirla siempre. No puedo evitar no hacerlo. Lo disfruto y no me arrepiento. Me deja como la putita del barrio. Con algunos casi siempre le chupo la pija otros cada tanto voy a poner un stop pero no puedo.

Después le chupe la pija y ya hay una cierta confianza donde charlamos de la vida y me cuentan muchas cosas anécdotas cosas de su vida en general la mayoría me dicen que está bueno estar con un pibe como yo por qué no se me nota lo puto le es conveniente a ellos por qué se disimula más, pero un porcentaje menor le gusta más mariquita, bien nenas, lo fui descubriendo.

Esta mañana le chupe la pija a un remisero de unos 37 años antes de ir a trabajar jajaja perdón no puedo evitar voy no puedo parar mi cabeza dice que no, pero mi cuerpo me lo pide. No sé cómo explicar. Me da vergüenza contarlo pero sigo haciéndolo.

Y nuevamente me siento miro a la nada y me digo a mi mismo - que estoy haciendo? No está bien, no está bien lo que hago -.

1 comentario:

Matías dijo...

Juan José, no le des muchas vueltas, el día menos pensado dejarás de hacerlo y a otra cosa, pero te comprendo: los remiseros tienen algo, no se que porque en mi vida he conocido a muchos y a bastantes no les tocaría un pelo, pero tienen algo: siempre los miro y los estudio con deseo. Mi primer remisero fue una casualidad. Estaba hace unos años, no muchos, en el aeropuerto de Ezeiza, esperando a alguien. Viste que hay remiseros contratados, que esperan viajeros sosteniendo un cartelito: ahi lo vi, sobresalía de los demás: era alto, grandote, algo desprolijo, con una barba de varios días, una camisa a cuadros de fondo verde agua recuerdo perfectamente, jeans y zapatillas. 40 y algo le calculé. No podía dejar de mirarlo, me absorbía como un imán. No se cuando se dio cuenta. En una de esas fui al baño y cuando atiné estaba a mi lado sacándose la pija y mirándome de reojo. Confieso que me puse nervioso, no pensé que fuera tan evidente mis miradas..... me guardé el muñeco, subí el cierre y me lave las manos y salí nuevamente al hall donde salen los viajeros.... Al rato lo vi nuevmente con el cartelito de su viajero.... no podía dejar de mirarlo cada tanto haciendome el distraído. De repente empezaron a salir pasajeros...se me acercó y me dio una tarjeta: cuando necesites un resmis avisame. Apenas atiné a dar las gracias.
No podía dejar de pensar en él, le había visto la pija cuando se paró en el mingitorio a mi lado, se veía hermosa..... no podí trabajar!!! a los 3 días lo llamé y le pregunté si podía pasarme a buscar por el laburo para llevarme a casa.... un viaje absurdo. En el camino no hablamos, me senté delante. Al llegar a casa le pregunté si quería subir. Joder: estuvimos tres o cuatro horas juntos esa primera noche, casi no hablamos: resultó un amante extraordinario, divertido, discreto, amable, cariñoso, limpio, de trampa. Nos vimos mucho tiempo, pero mucho. El me llevó a afisionarme de los remiseros.....