miércoles, 14 de noviembre de 2018

Un garche de primavera


Por Marcelo - Hola amigos esto me ocurrió el sábado 19 de Septiembre a las 22 hs. Horario acordado con  un flaco que me contactó a través de esta página, en la estación de Glew a las 22hs quedamos en encontrarnos, así sucedió llegue a la estación  y me estaba esperando, era un tipo  bien alto 1,75cm, cabello negro, barbita de dos días, robusto, bien fachero me gustó lo que vi ya que era tal cual el se describió, de ahí nos fuimos a su casa que quedaba a pocas cuadras de la estación , mientras caminábamos íbamos hablando de varios temas ,me contó de el y yo de mis cosas  y entre anécdotas nos reíamos de nuestras experiencias y de cosas que nos habían sucedido.

Llegamos a su casa, entramos cerro la puerta no pudimos esperar , comenzamos besarnos de manera voraz, ambos labios se unieron con fervor uno con el otro, nuestros cuerpos ardían de pasión  parecían consumidos por las llama de la lujuria, ese fuego , ese candor, ese éxtasis contenido salio disparado hacia afuera causado por la frotación de nuestros cuerpos candente, seguíamos besándonos apasionadamente y sin dejar de hacerlo nos despojamos de nuestras ropas, dejándolas caer al suelo sin importar donde terminarían, nuestros cuerpos ardientes se reposaron sutilmente sobre un sofá que estaba en el comedor, entre franeleo, besos y caricias... 


El ambiente parecía perfumarse con los aromas del sexo que daba cierto aire de romanticismo y de lujuria desenfrenada, empecé a chuparle la pija  que media 20×6  y un par de huevos enormes que  pegaban en mi rostro con cada movimiento de pelvis que hacia cuando yo se la estaba chupando,  mi lengua se deslizaba por pija como si se tratara de helado, chupe sus huevos de a uno luego me mande los dos juntos a mi boca estaba totalmente excitado y esos huevos estaban súper cargado de leche que yo estaba dispuesto a extraer hasta la ultima gota de ese tan codiciado elixir de los dioses, luego comenzó a dilatar mi culo con sus dedos, en instantes me pidió que me diera vueltas que quería cogerme , así lo hice me puse en cuatro y comenzó a meter su pija en mi orto, despacio con suavidad y delicadeza yo gemía y apretaba mis dientes, sujetaba con fuerzas un almohadón. 


Sentía un dolor inmenso cuando entraba su pija en mi culo una vez dentro el dolor se transformo en placer, y comenzó a bombear despacio primero y luego con mucha fuerza su respiración y jadeos eran cada ves mas intensos parecía ir junto con el movimiento pélvico de la envestida que me estaba dando, yo gemía, gritaba de placer, el placer de estar recibiendo la pija de un macho que me gustaba, sus huevos pegaban sobre mis nalgas ese ruido o ese efecto provocaba mayor excitación en mi, ya estaba por acabar de pronto siento que vertía en mi culo todo ese jugo candente contenido dentro de esos huevos. 
Terminó y se quedo un rato sobre mi, después retiro su pija todavía erecto de mi culo, entre al baño me di una ducha me vestí, le di un beso y me fui contento y feliz a tomar el tren de vuelta a mi casa. 

No hay comentarios: