martes, 11 de diciembre de 2018

El milico chupapijas


- Mi nombre es Ismael, conocí a este chico uniformado en Manhunt. (Una app gay un poco en desuso ya). Esto sucedió más o menos en el mes de julio. Hasta el 2017, había trabajado en un call center de Zonamerica y sobre fin de año anunciaron la reducción de personal y que el 10 de enero de 2018 sería mí último día de trabajo.

      Como compartía apartamento en el centro con otros dos amigos, y ante mí  despido tenía que buscar dónde quedarme. Ante la desesperación, habitual en estos casos, con 42 años tuve que volver con mis viejos, temporalmente, o eso creí…
      Como estaba podrido del callcenter y quería y quiero un empleo público, más seguro; ¡Sí! Mí sueño es ser Flora el personaje de Gasalla y estar ante un mostrador y poder decir la famosa frase: para atrás!!!
Me anote en un concurso público y me dedique a prepararme estudiando. Mis viejos viven en el Prado y con ellos una hermana solterona y la perra. Mis padres están construyendo una casita en la costa de Canelones y van seguido y mi hermana trabaja en una oficina y está todos los días afuera en horario de oficina. Cuando mis viejos se iban y mi hermana a su trabajo me quedo solo (ideal para traer un chongo), pero no me decidía. Siempre con miedo ya que no era mi casa. Incluso, un amigo me pregunto si no lo hacía.

     Mientras leía, siempre tenía facebook y el manhunt abierto, así en los momentos de aburrimiento buscaba algún levante. Me encontré con un perfil que decía Samundas. Lo que me llamó la atención, fue la foto, una cola grande entangada. En las páginas de levante todos muestran sus atributos, sino no te habla nadie. Con foto sin carne ¡olvídalo! Yo pongo foto de pija, con foto de cara no te habla ni el loro. No es que sea un adefesio, pero es la realidad de la mayoría de las apps gay. Muchos mienten, ponen fotos falsas, centímetros de más, edad de menos. Al leerlo sé que muchos se identificaran.

Empecé a chatear con el perfil Samundas (no digo su nombre de pila por razones obvias). En realidad, resultó ser casado con hijos y militar. (Es habitual que en este mundillo pululen los casados buscando japi…así es). Llegó el momento de conocernos, después de un par de charlas calientes, donde intercambiamos lo básico de información: rol, preferencias, dotación. El era pasivo y buscaba una buena pija para chupar y quería que le hicieran la cola, por eso su foto entangada. Era flor de orto blanquito y bien redondo. ÉL tenía 37, castaño, ojos claros y según él masculino y serio y quería chupar pija. Un día, me habla por la aplicación, me explicó que justo ese día andaba por el barrio, por cuestiones laborales y que podríamos vernos. Me citó a las 2 de la tarde en una avenida conocida del barrio. Me dijo que iba a pasar en una camioneta Chevrolet blanca  con vidrios polarizados y hasta la chapa me dio, así lo identificaba fácil. A esa hora estaba en la avenida, en el cruce que habíamos quedado de encontrarnos y veo llegar la Chevrolet blanca con vidrios polarizados. Lo primero que me llamo la atención fue que era un vehículo oficial, por las siglas en la chapa, pero a que repartición pertenecería era una incógnita, hasta que abrí la puerta del acompañante. No podía creer, me extiende la mano un rubio en traje militar camuflado, diciéndome: tranquilo soy militar, pero no muerdo. (Habrá notado mi cara de shock. Soy de izquierda y nací en dictadura, siempre escuche hablar de los Gorilas, pero por su edad 37 años, obviamente nació en democracia ya). Pasado el shock inicial, me siento y empezamos a dar vueltas por el barrio y el manoseándome el paquete. Por sus manos en el volante vi un anillo de oro en una de ellas jaja. Milico, de un cierto rango lo decía en la chaqueta y casado jeje. Estaciono en una callecita tranquila y sacó un parasol plateado (de esos que se ponen cuando estacionas en la playa) así teníamos más privacidad. 
Después, reclinó bien mi asiento, quede acostado. Acto seguido, me abrió la bragueta, sacó mi pija ya redura de las amasadas que me hizo, mientras manejaba hasta la callecita tranquila, y ahí empezó un buen pete despacito, chupando la cabeza y las bolas. (Se notaba tenía experiencia, según él poca, quién sabe cuántos camaradas habría chupado el hdp) Fue fantástico, una buena chupada demorada y no escupió la leche, la saboreo y se la trago. Un petero consumado. Tenía todo preparado, luego sacó toallitas húmedas, me limpió y se limpió el que se había pajeado y acabado en los pantalones camuflados. Después muy caballero me dejo a una cuadra de casa y me saludo, dándome la mano. (Irónicamente los hace sentir que no son putos) Quedó algo pendiente, quería cumplir mí fantasía de darle por el culo a un milico verde. Sí es un poco morbosa, pero la idea me fascinaba darle duro a un verde jaja.

   Seguimos hablando, cuando entraba a la aplicación, pero como todos saben cuestiones de horario y dado el bendito tema del lugar, no cuajaba un nuevo encuentro. Aparte es un tapado, respetable padre de familia, telo ni pensar. El domingo pasado, me pidió mi número de cel, hablamos y de fondo escuchaba la voz de una nena que mandaba a callar. Como este lunes quedaba solo pasaría, extrañaba chuparme la pija y quería intentar entregar el marrón, según él hace mucho no lo hace y estaba casi virgen de nuevo.
      De mañana mis viejos se fueron a la playa a supervisar las obras de la casita, y mi hermana, la solterona, a su laburo. Casa sola. El milico vendría a eso de las 2 y medía y esta vez en ómnibus, porque no hay combustible. A la 1 me llama al cel, ya había terminado su laburo de guardia en un edificio de pocitos y se tomaba el bondi para mi casa. Tenía que irlo a esperar a la parada porque nunca había venido. Estaba un poco nervioso, nunca había traído ningún macho a la casa de mis viejos. Al apartamento que compartía con otros dos gays sí. Era todo más fácil. Lo fui a esperar a la parada, estaba de civil, con remera y bermudas, parecía más pendejo. Llegamos a casa, lo hago pasar a living, enseguida nos sentamos, empieza a amasarme la pija, me saca la bermuda y el bóxer y se prende a mamar, me recorría la cabeza, el tronco y mis bolas peludas, un placer. Cada tanto me chupaba los pezones y el cuello, pero no besa porque se considera machito jaja. Besar en la boca es de putos. Estaba agachado trabajándome la pija y después se levanto para sacarse la bermuda y me ofreció su cola con una tanga roja que voló rápidamente y me puse a chuparle el hoyo rosado jaja. Estábamos en eso, mientras le chupaba el hoyo y lo pajeaba, y de pronto siento las llaves de la puerta, chan…pánico. Estábamos los dos en bolas, el milico y yo en el sillón del living. Mi hermana la solterona había llegado, de golpe. Qué cagazo! Qué adrenalina y en fracción de segundos pensé. La casa tiene un recibidor con un bañito social, un hall y varías puertas que dan ahí y bueno la escalera para la planta alta. Suerte que no lo había hecho pasar a mi cuarto, arriba. 

Cerramos la puerta del living que da al recibidor y en silencio y más rápido que un rayo nos vestimos. Después, abrí la puerta lo despedí dándole la mano como le gusta y lo acompañe afuera. Me cagaron el garche y cumplir mi fantasía erótica.

No hay comentarios:

REVELACIONES: A pelo y sin culpas?

REVELACIONES: A pelo y sin culpas?
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS