jueves, 11 de abril de 2019

#Tríos: Cuando estas con uno, porque te interesa el otro.

Por Claudio del Gagging | Hay veces que nos ponemos solemnes cuando hablamos de sexo, al menos eso me parece a mí. O simplemente contamos esas anécdotas donde nos ha ido muy bien y nos hemos encontrado con el macho soñado que portaba una enorme tararira entre las piernas.  
Tengo un montón de historias sexuales divertidas y hoy me acordé de esta. Me involucró a mí, este grueso símbolo de 23x6 de perfección masculina y otro amigo que participo en un trio. Entonces mi amig@ me llama diciéndome que otro amigo "suyo" había llegado a la city y que venia con ganas de todo, él no podía estar con ellos por un viaje y me pregunta: si tenia interés en hacer un trío con ellos, y en llevarlos de rotation, por la ciudad. Le dije que si, me manda fotos de los dos flacos y estaban fuertes, ellos habían dicho lo mismo de mi, así que el contacto estaba hecho.

Llegué al apart donde estaban parando, me invitaron a subir y empezamos a hablar en un tímido inglés de ambas partes ya que su lengua materna era el alemán. No estaban mal, nada mal. Especialmente el más alto. No podía dejar de mirar su bulto desde la entrada. ¡Hombre! Creo que estaba alzado en cuanto me vio. No podía esperar para ese pedazo, pero, para no dar muy puto, les pregunté si querían que saliéramos primero a dar una vuelta o esperáramos a que bajara el sol, hacia mucho calor. Aunque el otro tipo era agradable y estaba claramente feliz de estar allí, no daba mucha sensación de lo que le estaba pasando allá abajo, como lo que podía ver en su amigo, que se tocaba frecuentemente -me encanta cuando se tocan el bulto. Tampoco tenia en claro que eran, si amigos, pareja, amigarches…  Aún así, le di el beneficio de la duda. Tal vez fuera uno de esos tipos que le pones una mano encima y se le para de una. Podría verlo en un rato. Decidieron no salir al toque. Entonces nos desnudamos.

OH... mi... Dios!! Hablemos de subestimar al primer tipo y sobrevalorar enormemente al segundo. ¡El primero se sacó los pantalones y pensé que tenía un salame de Cracovia entero atado al muslo! ¡Era el sueño de una ninfómana! ¡Ni siquiera estaba completamente duro! Luego eché un vistazo al segundo tipo.

Esto si que fue duro. Difícil como el acero. Pero si el primero era un salchichón alemán de origen, el segundo tipo me llevaba directamente a pensar en la risa de Silvia Süller cantándole a Jacobo Winograd la del chizito... el último pito en una tetera que nadie querría. Qué er ... una "enorme" ... desilusión.
Traté de que la decepción no se me pasara a la cara, porque queria comerme al otro, pero calculo que era tarde, el flaco del pene chico, estaba como por tener un ataque de pánico y el de la verga enorme me agarro, besándome, me llevo al baño –ya estábamos en bolas- hablando en secreto, sugirió que nos bañáramos y me dijo que si aceptaba estar con los dos, el iba a hacer todo lo que yo quisiera, que le diera una chance "al amigo", (me golpeaba con su poronga mientras me hablaba), -ahí me enteré que eran amigos-, y así fue.


No todo es lo que parece


El de la verga grande sabia de sus atributos y jugaba con eso, sabia que tenia ventaja y la usaba a su favor, el del micropene, mientras el vergón me hacia un gagging soberbio, besaba muy bien, chupaba todo lo que le ponían delante, amante de los besos negros me hizo ver las estrellas, era lo que llamaríamos en la jerga un “activo participativo” hacia de todo, jugaba con todas mis partes, y hasta acabo tres veces en lo que duró el trío.

Después del sexo nos fuimos a comer y me llamó la atención la forma tan concreta en la que enfrentaba su dotación, me contó de sus rechazos, que las veces que cojía era cuando estaba con este amigo u otros que tuvieran verga grande, (NOTA MENTAL: tiene más amigos vergones).

Me dijo que le gustaba la forma de ser nuestra, de los porteños. Creo que no tenia autoridad en esto ya que me conocían solo a mi –y yo soy fácil por naturaleza-, les comenté que acá hay mucha histeria y que muchos pueden dejarlos de a pie. Ahí me dijeron que algo de eso habían notado en Grindr.

El tema es que para mi esto fue un aprendizaje también porque no se como hubiera reaccionado de ver al de pija chica primero. Pero me gustó mucho lo que se dio en la relación más allá del tamaño de la chota.  Creo que a veces nos perdemos de conocer gente porque no vemos a la persona que hay detrás de una pija.

¿Uds. que piensan?


2 comentarios:

Fernando dijo...

muchas veces la gente que tiene pija normal a chica tiene muchas mejores habilidades que los que tienen una gran pija simplemente porque los que tienen una gran pija/cuerpo se dejan estar ya que el otro es el q tiene que actuar. Se sienten en una posicion superior. Lo mismo pasa con las minas que estan re buenas y con las gorditas. La mayoria de las veces las gorditas o no tan lindas me han pegado un garche o unos petes soñados y la minita angelical o la mina que esta buenisima es una bolsa de papas que quiere que la cojan bien o te vas...

En el sexo la actitud es el 70% de la relacion... no lo olviden.

Anónimo dijo...

Muy buena historia, me descostillé con la referencia a la Suller!!

Alfred Liebl, DESNUDO y ERECTO.

Alfred Liebl, DESNUDO y ERECTO.
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS