jueves, 8 de agosto de 2019

Cuando te calientan las pijas, pero no los tipos...

Por Xonga | Relatos de los lectores |Tengo 32 años, vivo con mi novia hace un tiempo (7 años), y desde adolescente sentí curiosidad por los travestis. Amo a mi novia y nunca la engañaría... pero me encantan las minas, me vuelan la cabeza y con el tiempo se me acumuló calentura. Dando vueltas por internet y viendo todo el submundo sissy fui entrando más en tema y le fui agarrando la mano. Noté que me calentaban las pijas, pero, no los tipos, era raro.

Bien, con eso establecido, empiezo la historia. Todo comenzó un día yendo al trabajo, esperaba el tren en la estación Belgrano C, venía pensando en la cogida que no pude tener esa mañana con mi novia (se me hacía tarde para entrar al trabajo). Llego el tren y venía bastante lleno, entre como pude y quede pegado a la puerta mirando hacia afuera....hasta que de pronto siento un roce sobre mi pija, pensé que fue por el movimiento del tren y no le di importancia. Luego noto que sucede otra y otra vez. Me sentí incómodo porque era un tipo el que me tocó, por suerte llegamos a la siguiente estación y me acomodé más en el medio para esquivarlo, aunque suponía que fue un movimiento casual. Sin embargo el sujeto me siguió y comenzó a mover la mano sutilmente sobre mi pene.....ahí lo vi bien: parecía un venezolano de 1.75, pelo corto, bien vestido, perfumado y afeitado. Me puse nervioso y mi pene comenzó a crecer me latía el corazón y comencé a respirar fuerte. Lo note nervioso a él, pero seguía tocándome disimuladamente. No sé porque no me corrí de allí, no sabía si quería que llegáramos a retiro o si quería estar todo el día allí. Justo cuando empezaba a soltar gotitas de jugo, llegamos a retiro.

Estuve todo el día pensando en eso, y con el pene durísimo, apenas llegue a mi casa me pajee como loco, me salió un volcán de leche pensando como ese hombre me había manoseado y en como quería más. Aunque me sentía extraño, incomodo con esa idea.

Pasaron los días, y se volvió a dar, está vez el me busco y apenas subimos me reconoció y comenzó el juego. Nervioso como la primera vez, él empezó a tocarme ya más firme y disfrutándolo bastante. Siempre le esquive la mirada, me ponía incomodo la idea de un hombre tocando mi pene.... y que encima me guste.


Luego de ese segundo encuentro le perdí el rastro.... hasta unas semanas después. Al llegar ese día del 3er encuentro había intentado contactarlo por algunas páginas de esa temática (gays en lugares públicos), hasta llevaba en el bolsillo un papel con mi correo, no podía parar de pajearme pensando en él, y está vez..... Luego de leer tantos relatos, decidí dar un paso al frente, decidí que si lo veía iba a manosearlo, quería sentir esa pija en mi mano, tocarle los huevos, saber qué tamaño tenía, darle placer. Quería chupárselo todo! empecé a ver porno gay incluso (aún me chocaba la idea de sexo con un hombre) pero quería pija! Y ahí me di cuenta que quería ser el pasivo, ser su putita saca leche, su perrita sumisa

Ese tercer encuentro, comenzó en el tren, pude encontrar el vagón donde él se subía. Lo vi y entre desesperado, pero..... El tren no arranco....tuvimos que bajarnos todos y ahí lo empecé a seguir, fue hasta Juramento a tomar el subte. Lo seguí hasta el andén y esperé a cierta distancia, el de reojo me miraba con esa sonrisa.....de que sabía que lo buscaba, que estaba caliente. Y el subte llego, obviamente mega lleno, logre entrar y estábamos apretadísimos, quede en frente de él y empezamos a tocarnos, estaba tan lleno que nadie notó nada. Sentí su pedazo de carne, era gigante, muy grueso y largo, el mío es más promedio (17x5), mi mano temblaba.....tocaba el pene de un hombre.....y me gustaba. Se le puso durísimo y me fascinaba, lo toque de arriba abajo, quería chuparlo, lamerlo, tomarme toda la lechita y que me lo meta en el culo!
Pero el viaje termino, él se bajó y luego yo.

No pude darle mi correo, me ganaron mis miedos.... me había hecho gay?, le toque el pene a un desconocido y me encantó. Un venezolano pijudo me dejo la pija chorreando y no sabía qué hacer. Con el paso de las semanas me calme, y descubrí que me gusta un poco de todo. Para cuando me di cuenta de eso....ya no podía hacer eso en el tren...pues mi novia empezó a tomar el tren conmigo...

Esto pasó hace 2 años ya y desde entonces no concreté nada, no pude encontrar alguien que comparta mis gustos. Si pudiera encontrar alguien que esté en una situación similar y quiera ir de a poco y aprovechar cada tanto, les dejo mi correo: xonga_1985@hotmail.com 

4 comentarios:

Clark dijo...

Uy bombonazo! lindo tu relato, claro y bien escrito. Esto me cuentan la mayoría de mis clientes cuando me contactan por whtasapp: Lo resumen conque tienen ganas de probar (tocar una buena pija, hacer chota contra chota, quizas un 69 de vergas y a veces que les puerteen el culo) y pagan porque saben que se sacaran el gusto, que no se quedaran insatisfechos, que habrá seguridad y cuidados, confort y privacidad y que acá hay experiencia. El quedarse con las ganas nos pone muy nerviosos. Espero encuentres lo que necesitas para aplacar ese deseo que surge cada tanto. Abrazo en pelotas!! Clark.

Anónimo dijo...

Cómo estás?Te cuento q soy un casado de 53 años y me sucede lo mismo.Me gusta manotear alguna q otra pija,pero no me gustan los hombres.Algo difícil de explicar.luraschi726@gmail.com

Nau dijo...

Es muy comun! Yo estoy en la misma. Soy casado, y estuve con traviesas, pero nunca con hombres, no me exitan, pero me encanta la pija, es mi morbo de muchas muchas pajas. Si te interesa algun encuentro casual similar, podes escribirme a nausk83@gmail.com
Saludos!

Anónimo dijo...

Dejo mi whatsapp para quienes les interese pajas cruzadas. Aca casado de 35. 1127744568 o gonza11juan11@gmail.com. Gracias

Gimnasios con Onda (LISTADO)

Gimnasios con Onda (LISTADO)
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS