FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

Sin mediar palabras II

Por Mr. Brightside | Había andado por el oeste. En el baño de Liniers un tipo se pajeo alevosamente al lado mío, con una pija hermosament...

Por Mr. Brightside | Había andado por el oeste. En el baño de Liniers un tipo se pajeo alevosamente al lado mío, con una pija hermosamente grande y derechita. Pero no acabo ni se la llegue siquiera a tocar. Después en el tren un pibe bien barrio se manoteaba el ganso en unos pantalones de fútbol bien berretas (bien abultado) mirándome. Lástima que me baje directo al baño en Castelar pero él no se bajó conmigo! De más está decir que quedé súper caliente.
Cuando volví a casa instintivamente abrí mis perfiles. Y casi de inmediato me empieza a hablar un vecino, hetero casado de trampa, con el que ya había estado. Que tenía el mambo de venir todo tapado (de capucha, anteojos oscuros cubriéndole toda la cara) y sin intercambiar una sola palabra. Me re sorprendió porque lo había visto varias veces en todo este tiempo conectado y siempre me clavaba el visto (y no lo que yo quería, ja!). Pero esta vez parece que la suerte estaba de mi lado. Me pregunta que estoy haciendo y le digo que estoy al pedo en casa (guiño). Me dice que anda con ganas de que le tiren la goma (bingo!). Le digo entonces que se venga, sin vueltas. "Estoy recién saliendo de jugar al futbol, estoy todo chivado"... UFFFFFF CON MAS RAZÓN!!!! Un buen macho con gusto y olor a macho, todo para mí. Me dice que al estar así todo chivado y no darse tiempo a pegarse una ducha, sería solo pete, que no espere nada más. Recordaba muy bien esa poronga, bien llenadora, pero sobre todo esos huevos hermosos y grandes que la acompañaban. De solo imaginarme con la nariz hundida ahí mientras me daba un atracón de pija y huevos ya la chota me explotaba y se me hacían agua la boca y la cola. Le remarque que se venga, que yo lo deslechaba como sea. Me insiste en que no hablemos ni una palabra, que pasa al dpto., pela, le tiro la goma y se va. "¿Qué haces si algún día te cruzo por la calle?". Sé a dónde quería llegar. Estos tipos hetero para todo el mundo, casados, bien tapados y de trampa, lo último que quieren es una mariquita gritandoles IUJUUUUUUUUUUU agitando el brazo cual reina cuando los ven en la calle.
"No haría nada, no se quien sos". "En 5’ paso" me responde.
Dicho y hecho. Puntualmente llegó, encapuchado y con anteojos oscuros como la otra vez, solo que esta vez con unos cortos de fútbol en lugar de un jogging. Le abrí y se mandó para mi dpto., sin cruzar ni un hola, ni un apretón de manos, ni un beso. Apenas entra, estuvo a punto de pelar ahí mismo, del lado de adentro de mi puerta, pero en cuanto ve que la ventana que da de frente estaba 100% abierta (y si bien da al "pulmón" del edificio, no se llega a ver nada desde ningún otro dpto.), me agarra de la mano y me lleva a mi habitación. Dios ya con esa iniciativa me tenía entregadisimo! Ahí si, cuando entramos a mi habitación, me baja de los hombros y pela. Era verdad, estaba todo chivado! Aunque tampoco empapado. Más bien húmedo. Bien adobado, como se diría. No dude ni medio segundo en meterme ese pedazo de carne de lleno en la garganta. Le empecé a cabecear el ombligo con ganas. Estaba a punto caramelo esa pija! Esos huevos también, irresistibles! Aunque en principio solo atine a acariciarlos o sostenerlos mientras le comía la chota. El me agarraba de la nuca y me garchaba la boca. Estaba re encendido! Pensaba por dentro "que mal que no me va a garchar, pero al menos le voy a saborear todos los ingenieros". Le empecé a comer los huevos y el flaco enloqueció. Empezó a gemir con ganas, algo que la vez anterior que nos vimos reprimía bastante. Tan así, que en un momento se sentó en mi cama, abrió bien las piernas y me hundió la geta en su ingle. Le comí los huevos de todas las maneras posibles, subiendo cada tanto a la pija. El chabón empezó a levantar la pelvis un poco más. La intención era clara: QUERÍA QUE LE LAMA EL OJETE. Así que ahí estuve, alternando entre pija, huevos, perineo y puerta del hoyo. La disfrutaba tanto que ahora acomodo un par de almohadas contra el respaldo, se puso bien cómodo ya con todo su cuerpo sobre la cama, y me dio todas sus zonas erógenas para disfrutar con mi boca. Yo estaba en una fiesta! Es ahí donde me dice una de las 2 únicas frases que llego a susurrar: "TRAE FORROS".
Yo por suerte estaba preparadisimo para ese momento. Si bien el me había dicho que NO me iba a coger esta vez, mientras lo esperaba pensé "si de casualidad se sobrecalienta y le da por pedirme el rosquete, nada de perder tiempo buscando forros!" e inmediatamente me puse un par y un sobrecito de gel en el bolsillo del short que yo tenía puesto. Así que cuando me pidió forros, no hice más que meter mi mano en mi bolsillo derecho y darle uno. "Ponete en 4" fue la última frase que le escuche articular. Ni lerdo ni perezoso, previo vuelo de mi short por los aires y de manotear el sobre de gel, puse culo en pompa con mis rodillas sobre el borde de mi cama. Y mientras el abría el forro y se lo enfundaba, me embadurne entero el hoyo con el gel. La estocada inicial, si bien fue súper lenta, igual ardió y dolió fuerte! Pero esa poronga no me la iba a perder. Me salí un toque, para después, nuevamente, despacito, pasito a pasito, suave suavecito, volver a comérmela por popa. Una vez que esos huevos hicieron tope con mis cachetes, empezaron a rebotar. CON FURIA! La orteada que me estaba pegando era soñada! Y como golpeaban esos huevos pesados contra los míos! No podía pajearme ni 2 segundos que se me subía toda la leche! Y ni en pedo me iba a permitir acabar sin gozar hasta saciarme completamente de esa pija. El chabón estaba re desatado. Me agarraba de las caderas y me daba murra sin piedad. Gemía ya sin disimulo ni timidez. Como me calientan los machos cuando gimen! Le sentía cada rincón de ese trozo en cada célula del interior de mi orto. Me daba a full y bien a fondo y era una sensación de sentirme súper lleno, invadido, poseído, y a la vez de un placer inmenso. Pocas veces logran en mi todo ese nivel de sensaciones cuando me garchen (a pesar de que igual siempre me las arreglo para disfrutar a pleno cada uno de mis polvos). Le agarraba los huevos y el flaco se ponía más loco y más fuerte me daba. Y así estuvo, dándome en cuatro como 10/15 minutos, hasta que acelero a toda máquina y en unas cuantas estocadas bien frenéticas lo escuche soltar un: AAAAAAAAAAHHHHHHHHHGGGGGGHHHH como de gloria.... Y ahí fue donde yo aproveche y me manotee mi pija y en menos de 10 pajeadas, apretándole la chota con las paredes de mi culo, acabe como hacia un buen tiempo no acababa, en cantidad e intensidad...
Lentamente me la saco, se volvió a poner el short, yo me vestí también, y de nuevo, sin decirnos siquiera chau, le abrí la puerta de calle y se fue bien vacío. Y yo me quede, bien lleno y satisfecho como pocas veces.

ÚLTIMOS COMENTARIOS