FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

El marido de mi jefa me hace el service.

Fernando Garrido | Con esto de la pandemia las cosas cambiaron y de estar todos los días en la oficina donde cada tanto tenia algunos toques...

Fernando Garrido | Con esto de la pandemia las cosas cambiaron y de estar todos los días en la oficina donde cada tanto tenia algunos toques con compañeritos ocasionales me tuve que empezar a alimentar de grindr y otras apps cuando tocó quedarme en casa #quedateencasa


usandbath.com

La cosa es que la pareja de la mina, es él que le hace el mantenimiento a las pc's del laburo. Yo no lo sabia me enteré en pandemia. El flaco un día vino a casa porque me tenia que poner un software que hace el punto-punto con la empresa y tenia que hacerlo in situ.

Sabia por esta mina (mi jefa) que el pibe estaba fuerte porque alguna vez en épocas de oficina me había contado que la tenia loca en la cama, que era muy pedigüeño a nivel sexual y que estaba más bueno que comer dulce de leche. Pero nunca relacioné que era el de informática. 

No le di mucha bola, salvo el que uno puede dar tomando cafecito en la oficina. La cosa quedó ahí y luego cada cual a su casa.



Ahora está tocando mi puerta



La cosa cambió cuando un día me tocan el portero y lo tengo al pibe en cuestión en la puerta de mi casa esperando que le abra. Cuando me bajé del ascensor en el tramo que separa este de la puerta vidriada del palier el cuerpo me empezó a temblar, no era para nada lindo. ERA HERMOSO! La concha tenia una suerte bárbara!


Como pude lo hice pasar. El pibe era perfecto! De unos treinta y algo con una sonrisa de aviso de televisión, yo estaba en jogging echo un mamarracho!
Me mira -y sonriendo- (la puta que linda sonrisa), me dice: da gusto estar en bolas en casa no?, mirándome los pantalones o el bulto, no sé, yo tenia que dominarlo porque sentía que se estaba empezando a despertar...


Como pude entré, atrás de él indicándole por donde tenia que ir, lo deje en la computadora y me fui al dormitorio a cambiar (en un acto involuntario, lo ventilé, pensaba en eso mientras iba para el comedor y le ofrecia café). Me miró de arriba abajo riéndose cómplice y me dijo: no hacia falta que te cambiaras...


Me fui a la cocina a hacer café y a esperar que me bajara un poco la pija, era un papelón. Estaba mirando como la cafetera filtraba, concentrado, me había colgado para que negarlo y de golpe lo tengo atrás mío en la cocina diciendo: tenemos un problema, (temblé) el olor de ese macho era narcótico. Podía hacer conmigo lo que quisiera y creo que el tipo lo sabia. Finalmente me dice: no me reconoce la placa, tengo que traer algunas cosas de la empresa para ponértela a punto. Te jode que te la toquetee?




NOOOOOOOOOOOOOOOOO (lo pensé o lo dije?)


Me miraba con una sonrisa y le dije que no, que claro que no, que hiciera lo que quisiera, (creo que se dio cuenta que yo estaba hablando de mi cuerpo).


Me dijo que tomaba el café y que volvería al día siguiente. Nos sentamos en el living el despatarrado en uno de los sillones individuales con las gambas abiertas como ofreciéndome ese tesoro, ese paquete que parecía tenia un buen trozo de oro. Cada tanto se tocaba el ganso y a mi no hay nada que me vuelva mas loco que un tipo que se toca la chota. De la nada me pregunta: si estaba en pareja, si vivía con algún chabón o me gustaba el toco y me voy, así en ese orden... Yo lo miraba con una sonrisa estúpida y pensaba que era la pareja de mi jefe.


No sé de donde salieron estas palabras pero me encontré preguntándole antes de responder si él había tenido alguna vez alguna historia con un flaco. Listo ya podía salir al balcón y tirarme. Me quería matar! No podía creer que le hubiera preguntado eso! ATREVIDO! Me iban a rajar del laburo. El flaco me metía una piña se iba y le comentaba a la mina que el puto del laburo lo había avanzado... todas cosas así corrían por mi mente.


Y me dice: todos los tipos hemos tenido algún toqueteo, miradas en el gimnasio o en un baño, nadie puede decir que no. Yo soy muy sexual y me encanta que me chupen la pija! Y los hombres saben lo que quieren otros hombres. Me miraba fijo con una sonrisa relajada en la cara. Me arrodillé y esperé instrucciones...



Se bajó la bragueta y saco una verga gigante que estaba babosa (se ve que el estaba aguantando también la calentura). Cuando me había metido toda la pija en la boca y estaba degustando todos sus estados de ánimo, me suelta: "cuando te fuiste a cambiar supe que íbamos a terminar así". Si te portás bien y sos discreto te puedo alimentar las veces que quieras. Yo también estaba gomoso, dilatado y de hecho me tenia a sus pies, arrodillado.


Me tuvo entre sus piernas (mi lugar en el mundo) orando y aspirando el olor de sus bolas, su perfume y su chota, como veinte minutos hasta que pasamos al dormitorio (el que había ventilado -soy previsor-). Y ahí ya sin ropas pude ver que tenia un cuerpo esculpido, (jamás me hubiera imaginado antes con un hombre así en la cama), la pija enorme y como una roca, la que me costaba entrar toda en mi boca, hasta que me agarro y dándome vuelta para un 69; yo arriba y el abajo me metió su verga entera enterrada hasta la garganta y me empezó a dar una soberbia mamada de orto. Me tenia listo para lo que quisiera.


Cuando lo consideró suficiente me dio unas palmadas en la cola que estaba chupando, me metía acompasadamente sus dedos y me puso de costado, me giró la cara, daba unos besos con su lengua investigando todas mis cavidades y poco a poco me iba metiendo su colosal verga #apelo, (¡jamás me penetraron con tanta facilidad! Es más soy de tener problemas para dilatar y este tipo lo había hecho todo con lengua, dedos y saliva!). Me estuvo bombeando una eternidad y en un momento -fue el único que no lo vi sonreír- me miro con una cara de desesperación y devoción enorme, los ojos vidriosos, mientras empezaba a explotar en mis entrañas y a acabarme. Largos chorros calientes chocaban en mi interior y desataron una reacción en cadena, cuando el hubo acabado el que empezó a morir brevemente fui yo.
El mientras tanto recibía mi leche en su mano y me miraba contento, besándome sincronizadamente como un reloj. Nos quedamos abrazados un largo tiempo hasta que su pene ya fláccido salió de mi y yo no podía creer que estaba vivo.



Nos bañamos, tomamos otro café y ya me aclaro que el armado de la computadora va a ser lento y moouuuuyyy lento, que la voy a tener operativa para trabajar, pero que va a tener que seguir pasando para hacerme el service...




ÚLTIMOS COMENTARIOS