FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

Corazón de cine porno: Un maduro semental me taladra el orto en el Pigalle.

Por Eze | Esta historia paso hace algunos años en Mardel, donde vivía. Yo tenía 25 años aproximadamente. Solía calentarme viendo porno, sobr...

Por Eze | Esta historia paso hace algunos años en Mardel, donde vivía. Yo tenía 25 años aproximadamente. Solía calentarme viendo porno, sobre todo anal, y en el último tiempo había incursionado en el porno gay y en el trans. Me acuerdo que me excitaba sobremanera ver como le daban fuerte a un culo y lo rompían bien, abriéndolo y dilatándolo mucho. 



Cuestión que mientras miraba esos videos me empecé a tocar la cola y a imaginarme en el lugar de esas flacas y flacos que estaban siendo bien cogidos. La calentura era tal que empecé a pensar en lo que iba a hacer… me fui al baño, me pegué una ducha y me depile toda la cola y piernas, junto a la parte de adelante, sin dejar ni un pelito. Luego me puse una buena tanga negra bien metida en el culo, arriba un jogging, un buzo con capucha para no ser reconocido y me fui a un cine porno de la ciudad. Uno que quedaba en Belgrano y Santa Fe llamado Pigalle (los marplatenses me van a entender). Si bien había estado con algunos pocos flacos nunca me había metido a un cine, pero esa vez la calentura me desbordó!


Serían aproximadamente las 5 de la tarde, entré por la puerta, pagué la entrada y pase a la sala. La adrenalina me puso a full. No veía nada. Solo atiné a taparme la cara con un cuello que llevaba, además de la capucha. La primera sala era hetero, había poca gente, unas tres personas que ni me vieron. Por lo que después de unos 10 minutos pasé a la sala gay. Allí había unas diez personas pero ninguna haciendo nada, me siguieron con la mirada (ya mis ojos se habían acostumbrado a la oscuridad) y escuché algunos susurros…como pueden ver en mis posts tengo muy buena cola asi que debe haber sido por eso, aunque tenia el jogging. Entonces me senté y me puse a mirar la peli. No daba mas de la calentura, se veían unas pijas deliciosas y enormes. Yo no podía dejar de imaginármelas en mi culo! Sin saber como ni en que momento (debo haber estado concentrado en la peli, ja) un flaco de unos años mas que yo se me sentó al lado y me empezó a tocar la pierna, subiendo de a poco la mano… yo me paralicé, pero lo dejé hacer porque me gusta que me toquen, sobre todo si estoy recién depilado… cuando llegó a mi culo se encontró con la tanguita mínima que tenía y se le escuchó un jadeo, luego se chupo los dedos y me los empezó a meter en la cola… yo no daba más! Ya estaba mojándome… empezó con uno, luego dos y por último tres dedos, que me abrieron bien el orto. Estaba a punto de explotar. Yo me arqueaba del placer y me imaginaba lo puta que era, siendo vista por otras personas. El flaco me manoseaba bien el culo, me agarraba delos cachetes y me los abría bien. Todo por debajo del jogging, corriéndome a un lado la tanguita. Cuando mi excitación era descomunal me dijo: “Que buen orto tenes, hijo de puta!” se levantó y se fue.


Yo no entendía nada. Mientras de fondo se escuchaban los gemidos de la peli. Levanté la vista y vi que la sala tenia mas gente (unas 15 personas), pero nadie me miraba a mí. Muy enojado me paré y volví a la sala hetero. Ahí una flaca estaba siendo sometida a un gang bang con 5 tipos que le daban pija por todos lados. Eso me encendió de nuevo y me quedé viendo la escena. Cuando terminó me toqué por abajo del pantalón y noté que me había mojado bien. Pero seguía sin acercarse nadie. Entonces salí  muy frustrado a un hall que había y pedí un vaso de agua en una barra. Fue ahí donde un tipo de unos 50 años, maduro, bien musculoso, con una remera negra ajustada y pinta de pende viejo me tira un “Que te pasa que estas con esa cara? Que buscas?” a lo que yo le respondo “Que ofreces?”. Acto seguido me dice: “Si te animas vamos a un privado”. Yo no tenía idea cómo era un privado de un cine pero como mi calentura dominaba mis actos y mi cuerpo le contesté Dale!



Entramos en una puertita que había ahí nomas, en una pared del hall ese. Era un cuartito de 2x2 literalmente, con una bombita de luz roja encendida y un banco. Nada mas. Al entrar me agarró de atrás y me abrazó con esos brazos bien trabajados que tenía y me dijo “A ver lo que tenes ahí?”. Entonces yo me separé de él y me bajé el jogging levantando y sacando bien el culo y dejándole ver mi cola bien parada y entangada, apoyando las manos contra la pared. Sólo escuché un “Hijo de puta! Mirá el culo terrible que tenés!!! Te lo voy a romper todo putita!” Eso me puso a mil, por lo que le retruqué “Eso estará x verse…todos dicen lo mismo!”. Yo sólo quería que se encienda y se recaliente para queme rompa el culo como nunca antes me lo habían hecho. 


Me pidió que me arrodille en el banquito y me empezó a chupar el culo de una manera descomunal, abriéndomelo bien y jugando con sus dedos. Ahí le dije que tenía un gel lubricante y me empezó a tratar mas rudo: “Seeee… mamita, te va a quedar la cola prendida fuego de todo lo que te voy a coger!” “Me encanta que seas bien puta”, “Pendejo, te va a costar sentarte por una semana vas a ver”. Yo solo gemía y hacía fuerza para atrás, así su lengua me entraba mas profundo y me ensalivaba bien mi agujero. Fue entonces cuando me metí tres dedos con mucho lubricante y le pedí que me rompiera el culo, que me abriera bien la cola y me la cogiera bien fuerte. Me saqué la tanguita y me acomodé contra la pared. Cuando giré la cabeza vi que había sacado una pija hermosa, gruesa, venosa, con una cabeza bien grande que le brillaba muchísimo. Debería medirle unos 19cm pero lo mejor de todo era el grosor, estaba hinchada de la calentura que el tipo tenía, se había excitado muchísimo con mi putez y con mi cola! 


Se puso el forro y me dijo: “Agarrate de donde puedas porque te voy a coger como en tu puta vida te cogieron!”. Como estaba bien caliente y lubricado apenas sentí como su verga bien caliente se apoyó en mi culo y de una embestida tremenda me enterró su pija de una. Tengo que admitirlo, semejante tamaño hizo que me estremeciera un poco, por lo que atiné a correrme pero por respuesta solo tuve dos manos que me agarraron de la cadera bien fuerte y me sujetaron con fuerza. “A dónde te pensas que vas putita? Vas a disfrutar cada centímetro de esta pija! Y la enterró toda hasta el fondo! Yo me quedé duro, con la cola bien abierta y ese semental empalándome por detrás bien profundo. Se quedó quieto unos segundos con la poronga bien clavada en mi culo y al ratito empezó con un mete y saca infernal, me bombeó sin parar y bien fuerte, abriéndome bien el culo en cada embestida por alrededor de 20 minutos, sin exagerar. Yo sentía como mi culo chocaba contra su pelvis y me derretía de placer, mientras me gritaba cosas bien guarras, me escupía en la cola, me tiraba del pelo y me trataba como la puta que era. 



Al rato empecé a acabar un poco sin tocarme, mientras me daba pija x el culo. Me salían solo unas gotas de semen pero nunca había experimentado eso, solo me había salido liquido preseminal. El éxtasis era tremendo. Yo gozaba como nunca mientras un maduro desconocido me partía el culo en un cine!!!A todo esto el loco seguía bombeándome y bombeándome, cuando empecé a sentir que se me aflojaban las piernas. Fue entonces cuando me dijo “Parate bien y saca ese culo que no terminé!” yo obedecí y el empezó a aumentar el ritmo, ya mi cola me ardía y yo me sentía la más puta de todas. Estaba feliz pero me desvanecía y no podía pensar bien. Me estaban taladrando el orto y lo sentía reabierto. 

En ese momento me empezó a dar bien fuerte generando un sonido seco mientras me chocaba el culo, hasta que pegó un grito y me acabo adentro, mordiéndomela nuca. La sacó y tiró el forro en un rincón del cuartito rojo. Dijo “Que buena cogida te pegué, me encantó tu culo, dilata re bien y se la banca a full!", me pidió que me cambiara y salió. Yo me quedé solo. Me puse la tanguita toda mojada como estaba, el jogging, el buzo con capucha y salí. Al pasar por el hall lo vi y me respondió la mirada sólo con una sonrisita. 


Salí a la calle cuando estaba atardeciendo. Caminé hasta mi departamento sintiendo la cola bien abierta y al llegar me hice una de las mejores pajas de mi vida.




ÚLTIMOS COMENTARIOS