sábado, 28 de abril de 2012

Remando en dulce de leche

"Tenia la idea de que la vida era una fiesta, pero no me quedé al banquete." Sir Bernard Shaw
 Hay veces que frente a la incertidumbre en la que vivo, me encuentro remando en medio de dulce de leche sin poder pensar que debo hacer a futuro.
Tengo 35 años, soy homosexual, trabajo en una multinacional que de pronto me abre todas las puertas para que tenga, techo, coche y hasta vacaciones. Pensaba embarcarme en todo, pero empecé a indagar entre todos los que llevan "años" trabajando y me di cuenta que a pesar de tener una certidumbre social, viven temerosos de que los despidan, se vuelven obsecuentes y en definitiva se terminan transformando en felpudos de los jefes que jamás reparan en ellos.

Esta "certidumbre social" falla en el objetivo de reducir la ansiedad de los que la adoptan. Por qué ocurre esto? Porque íntimamente, el empleado es consciente de que hay algo que no cierra en su relación con la empresa en términos de conveniencia mutua (el tan de moda win-win): la paga que se recibe por renunciar a los sueños, ver poco y nada a los afectos y pasar todo el día encerrado en una oficina mientras la vida pasa de largo, nunca será suficiente.

La ansiedad aflora también en aquellos cuya certidumbre social se encuentra consumada: "merezco vivir mejor por lo que doy a cambio, ahora que puedo planificar a largo plazo voy a sacar un crédito para comprar la casa y el auto que siempre quise y disfrutar más de la vida".

El resultado de esta movida es la pérdida total de nuestro bien más preciado: el tiempo, que deja de ser de la persona y pasa a pertenecer al banco, donde irá gran parte del sueldo en concepto de pago del préstamo e intereses de la deuda.

La empresa se asegura que el empleado no renunciará, y podrá seguir explotándolo por mucho tiempo más, y el banco hace su negocio al tomar dinero a tasas bajas y prestarlo a tasas elevadas. Banco y empresa empleadora son los verdaderos win-win en este juego.

Reducir la incertidumbre a través de la certidumbre social termina siendo la peor opción de todas, ya que la única certeza que logramos con esto es saber que trabajaremos 9 horas por día de lunes a viernes para pagarle al banco por las cosas que compramos y ni siquiera tenemos tiempo de disfrutar.

Así es como la mayoría de la gente vive gastando dinero que no tiene, para comprar cosas que no necesita, con el objetivo de impresionar a gente que no le interesa en lo más mínimo.

¿Hasta cuándo vamos a estar así?

Gabo Arancibia

11 comentarios:

Anónimo dijo...

disculpame, cuando decis 3 subsidios, a cuales te referis???.
primero partis de que te gustaria que todos tengamos vivienda y comida, y despues te quejas de que personas con mas necesidades cobren un subsidio...eso es contradiccion.

raul dijo...

no sos el unico,tambien me siento asi a veces,me gusto mucho lo que escribiste,gracias,me haces sentir un poco mejor

raul dijo...

me gusto mucho lo que escribiste,me haces sentir un poco mejor,gracias por compartirlo

Anónimo dijo...

Gabo la verdad que pienso igual q vos! Tngo 24 laburo y estudio y a diferencia d vos m voy a recibir d algo que no m esta gustando ja y que ademas esta en el centro de la actividad que ultimamente odio estar en la oficina laburando para que el "dueño y señor " pueda seguir gastando y viajando sin calentarse x nada y vos aguantando la rutina y dando tu sangre para que todo el mundo siga funcionando igual que siempre! Ja la verdad q eso t bajonea un poco y te dan ganas de dejar todo e irte a cualkier lugar con tal de olvidarte de esta rutina y vivir la vida viajando y haciendo amigos sin pensar en la plata y lo q eso lleva.. Apart d eso ser puto y manejart lo mejor posible en este ambiente donde hay para todos los gustos y dond todos se conocen y todos se garcharon jajaja pero es lo q hay y uno lo lleva como kiere y puede! Ja bueno creo que me pase un poco je pero lo mejor es relajar.escuchar buena musik ( ver violencia rivas de capusotto me re copa cuando estas c bronk jaja) y garchar jajaja de lo demas ya habra tiempo.je saludos y suerte!

Anónimo dijo...

Esa misma reflexión me hago una y mil veces. Por suerte (eso espero) mañana encaro un nuevo laburo, no solo por un poco mas de guita, si no por sobre todo por más tiempo y menos responsabilidades (si, es medio utópico, hasta me asusta).
A veces me parece ver que el final de este sistema está cerca, pero siempre se las ingenia para seguir. Irme del pais? no sé, acá nos corre la incertidumbre corremos atrás de la zanahoria para lo diario, pero en otro lado hay que correr detras de la moda, el estatus, las religiones, el terrorismo,..., la lista no termina y es porque así debe ser.
Es que a este mundo ya no lo controlan las religiones, los paises o las corporaciones, a este mundo lo mueve la guita, ni siquiera el poder, la guita, hasta creo que ni sus dueños. Se volvió un ente, como una bestia que demanda más, siempre mas y nosotros somos quienes tenemos que alimentarla, a que costo, no importa nada, nada, mas que la riqueza por la riqueza misma. En esto nos estamos consumiendo y nos llevamos puesto al mundo en esto. La salida está adentro, donde todavía somos dueños de algo.
Javier

Herr Doktor Leo dijo...

¿Que carajos tiene que ver esta disquisicion pseudofilosofica-filomarxista con una tetera?

Anónimo dijo...

La pregunta no sería ¿Hasta cuándo vamos a estar así?, la pregunta es ¿Hasta cuanto VOY a estar así? Existe mucha gente que no vive para trabajar, sino que trabaja para vivir, y donde su conocimiento/furza laboral es un activo para cualquier persona que quiere contratar sus servicios. El problema es entrar en la rueda de hamster que ofrecen las empresas. Deberías replantear salirte de esa rueda, y vas a ver como las cosas cambian. Este salto no es fácil, y no es para todos. Los que son muy cómodos, es mejor que se queden en ese ambiente corporativo sin salida.

SERCH dijo...

Por suerte me di cuenta de eso hace poco, y me esforcé por dedicarme a hacer cosas independientes que me generen dinero y a la vez poder manejar mis tiempos y por ende mi libertad. No tengo auto ni casa y gracias a eso no estoy atado a nada, el día que quiera volar doy de baja mi contrato de alquiler y puedo irme a donde se me ocurra con mi emprendimiento a cuestas ya que lo puedo aplicar en cualquier lugar. Coincido 100% con el que escribió la reflexión

Justiniano dijo...

Interesante el tema, pero no toca la raíz del problema: no se trata de empleo, que lo que único que hacen es comprarte, se trata de que la libertad personal empieza cuando se es libre financieramente. Para ello se debe romper con la mentalidad que la cultura dominante hetero-catolica-capitalista nos ha impuesto y de la que por cierto los homosexuales somos tan afectos. Esa cultura tiene que ver con el hecho de que se nos educa para ser empleados, para depender de un empleo y vivir deseando cosas materiales que a fin de cuenta no llenan ni hacen la vida, como bien dices se vive endeudado para tener cosas que no se necesitan pero en el camino se pierde la libertad y el disfrute de la vida. Romper con el circulo vicioso no es nada fácil, pero es posible. Reflexiones como la tuya es el primer paso, saludos y buen post

Anónimo dijo...

Quizá una manera de sentirnos algo mejor sea ir buscando y habilitando espacios en los cuales vivamos tal cual somos y sentimos y que lo insolasyable sea percibido como justamente algo inesquivable. Aunque personalmente creo que quienes forjamos nuestra vida, a pesar de la guita y de los demás, somos exclusivamente nosotros. Claro, escribo desde la comodidad de mi casa, con trabajo y con las cosas necesarias e innecesarias para vivir. No todos tenemos la misma realidad.
Muchas veces he tenido el mismo sentimiento de insastifacción. Algunos años atrás decidí "cambiar cantidad de dinero" por tranquilidad mental y corporal. Ahora gano muchísimo menos, puedo viivr igualmente, y tengo tiempo para hacer otras actividades que las tomo como prioritarias. También he armado mi vida para trabajar exclusivamente de mi profesión, quizá no en el lugar más apto, pero al menos hago lo que amo y elijo. Siempre quedan "peros" en el camino...
Y también la homosexualidad "abierta" suele ser un escollo importante sobre todo en los ámbitos en los que se privilegian "las convenciones autoritarias, deshumanizadas y llenas de discriminación". De alguna manera todos deberíamos poder luchar contra esas cuestiones. Y se lucha por ejemplo denunciando, hablando, no permitiendo que la discriminación ocurra. También entiendo que no siempre estamos capacitados y tenemos los recursos anímicos necesarios para enfrentrarlos.

Tomy dijo...

Gabo, vos tenés 35 años? Si es así no los aparentás, parecés un pendex saliendo de la adolescencia.
Un abrazo y aguante Carapa,jaj