viernes, 26 de julio de 2013

Mamada a un macho maduro

Tengo 30 años, sin pluma y además soy pasivo.
Hace tiempo, fui a uno de los cines pornos que hay en el Microcentro ya que estaba bastante calentito. Ya sabemos, que en estos cines la mayoría de la gente que va es bastante madura y además suelen ir en busca de otro hombre , por lo que el tema heterosexual no se suele dar.

A mí, me gustan los hombres mayores que yo y que tengan las cosas claras, así que ese día me decidí ir al cine en busca de una aventura.

Debo aclarar que no soy un hombre promiscuo ni suelo hacer esto que les cuento ya que aunque escriba así, soy bastante tímido por lo cual en una relación no suelo dar el primer paso.

Cuando voy a este tipo de cines me suelo sentar el las últimas filas, si no están ocupadas.

Aunque estos encuentros me dan mucho morbo lo que más me gusta es hacerlo en el baño, por lo ese día después de esperar un rato dentro del cine me fui al baño en busca de alguien que quisiese tener un buen rato de sexo conmigo.

Una vez dentro fui directamente a los mingitorios y ví a alguien que parecía que se estaba pajeando. Era un tpo de unos 49 años y bastante alto, mas que yo. Inmediatamente, me puse a su lado y saqué mi verga que estaba bastante dura y empecé a pajearme yo también. Me encantó ver como el tipo que estaba a mi lado se separaba un poco para que pudiese ver como se estaba poniendo dura su verga. Era una verga grande, dura, rosada... Era una verga que estaba diciendo: quiero largar mi leche dentro tuyo.

La situación era muy excitante dos tipos calientes y con las vergas, tiesas esperando a ver quién daba el primer paso. Rapidamente me agarro la mano y le llevo a su verga. Estaba claro lo que quería. Empecé a pajearlo de arriba a abajo mientras no parábamos de mirarnos a lo ojos. Noté aunque parecía mentira, que su verga se estaba poniendo mas dura .Yo, por mi parte me estaba poniendo mas caliente que una gata en celo. En ese momento se me vino a la mente, que en otra ocasión y en la misma situación pero con otro chico, estaba tan caliente que me arrodillé y empecé a chuparle la verga ahí mismo, claro, que en ese momento no había nadie.

Ya que la tenía bién dura, le hice un gesto y le dije que si queria ir al box donde está el WC ya que podríamos estar más tranquilos. Una vez que estuvimos dentro las ropas volaron y nos quedamos desnudos en cuestión de segundos. En un movimiento brusco me agarro el culo con sus dos manos y me acercó a su cuerpo. Al mismo tiempo que sentía su cuerpo y su verga contra mí, empezamos a darnos unos besos de los que hacen historia.

Poco a poco fui bajando por su cuerpo a la vez que le lamía el pecho le mordisqueaba los pezones.... hasta llegar hasta su verga. Me la metí entera en mi boca; estaba suave y caliente. Comencé a sacarla y a meterla de mi boca lentamente. Quería saborearla. Poco a poco fui aumentando la velocidad hasta que me dijo, para que voy a acabar.
Estaba claro que yo no quería que se acabase tan rápido por lo cual sostuve su verga llena de saliba en mi mano derecha y empecé a lamer sus huevos peludos y grandes, la parte externa de su ano...A la vez que hacía esto, llené de abundante saliva los dedos índice y anular de mi mano izquierda para inmediatamente terminármelos dentro de mi culo.
Al rato me pidio que no me moviese a lo cual yo accedí. Rápidamente me cogió la cabeza con sus dos manos y metió de nuevo su verga dentro de mi boca solo que esta vez yo estaba quieto y el marcaba el ritmo.

Empecé a notar que iba a acabar en mi boca y yo quería más. Tenía el ano dilatado debido a que todavía mantenía mis dos dedos dentro de él por lo que era obvio que ahora quería tener su verga dentro de mi culo.
Me saqué su verga de la boca y le dije que quería que me la ponga e el culo. Para mi sorpresa me dijo que prefería acabar en mi boca antes que en mi culo, que ya lo haríamos la vez siguiente. 

Aunque decepcionado, seguía igual de caliente y no iba a permitir quedarme sin mi ración de leche.
Unos movimientos mas, unos gemidos... y la acabada fue espectacular. La primera chorro de leche se quedó en mi cara mientras que el resto me lo tragué todo.

Con la verga aún dura, la paso por toda mi cara restregando además las gotas de leche que todavía tenía. Me encantaba sentirme así de sucio era muy excitante. Aunque estaba cubierto de semen, me agarró la cabeza con sus manos, me levantó hasta que nuestros labios se encontraron y me dio uno de los besos mas tiernos que me han dado.

Más tarde me dijo que sentía no haberme cogido ya que nunca lo hacía la primera vez pero en cambió me dio su número de teléfono y me dijo que si de verdad le gustaba que lo llamara y ya 
veríamos .

Gustavo

1 comentario:

Anónimo dijo...

mediosmal que eras bastante timido jajajaja loco cuidensen eso de chupar pija y que te acaben en la boca eso es ser promiscuo es tu vida man peor con giules como vos se van contagiando todos...!