FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

Los barebackers

“Llename el culo de leche, dejamela adentro hasta que explote.  Me gusta el sexo sin límites.  Algún chico dispuesto a ...




  • “Llename el culo de leche, dejamela adentro hasta que explote. 
  • Me gusta el sexo sin límites. 
  • Algún chico dispuesto a todo, Solo gente decidida.
  •  Me gusta recibir toda la leche hasta la última gota en mi boca.
  •  Busco gente para sexo a “pelo”, soy bare. Uno a uno, trío, orgía, gang bang. 
  • Lo que se dé, mientras sea a pelo y haya muchas secreciones en el culo y la boca. 
  • Me encanta tragar semen y que me dejes el culo bien lleno de leche”, -dice Leo en su perfil de un portal de contactos gay.
 Como Leo, casi tres mil usuarios de este sitio expresan sus anhelos corporales: En Argentina hay más del 70 %  y pertenecen a la CABA (Capital Federal)  y sólo alrededor del 80% de los perfiles son los que se conectan diariamente.

Activos que esperan encontrar “culos sumisos y aguantadores”; pasivos que anhelan penes enormes. “Penetradores a full que te romperán el orto.”

Dentro del perfil de cada participante existe la opción de informar al otro de que forma practica el Sexo Seguro hay opciones como: A veces, Necesita ser Hablado, Excepto con mi pareja o Te digo después, opciones de la mayoría de los barebackers para darse a entender que practican sexo sin preservativo y no colocar la opción Siempre. Muchos, optan por “NO CONTESTA”

Las fotos son el medio fundamental para atraer a los demás. Pijas erectas expulsando semen y anos abiertos que escurren semen son algunas de las imágenes para construir el erotismo bareback en Internet. Prevalecen el cuerpo y los genitales. Los rostros rara vez se muestran, pues es más importante destacar los atributos corporales y sexuales que la personalidad (aunque haya imágenes pornográficas para la ocasión, los barebackers y gays se las ingenian para lucir sus atributo a través de imágenes) de quienes chatean o mandan mensajes en este portal.

Los portales como Facebook te viven cerrando perfiles, por imágenes explicitas o algunas que muestran de más. Los nick en general se combinan con la terminación “BARE o A PELO”. En razón de esto Facebook está sufriendo una migración lenta a Twitter donde todo está permitido o a Tumblr, que no le va en saga. (lo sé por experiencia propia, he tenido 4 perfiles en Facebook y uno solo en Twitter).

 Otras frases de los barebackers son:

“Buscando culo tragón, estoy en cabina privada con leche caliente. Yo versátil más activo. Me gusta meter mi lengua por el culo, dejarlo húmedo y después dejarle ir la leche. Sólo es sexo, no matrimonio, así que cero pasión, taxis o calientapijas”.

Médicos y científicos sociales están preocupados; reflexionan por qué a pesar del riesgo de contraer VIH hay gays y hombres que tienen sexo con hombres que eligen el sexo anal desprotegido. Las campañas prevención cada vez se oyen menos, y los que creativos que deberían hacerlas se han quedado sin ideas o sin presupuesto.

En Nueva York, se trata de analizar las razones generales por las cuales el fenómeno bareback va en ascenso.

Encuestas con base en las respuestas que 518 hombres neoyorquinos dieron, a estos investigadores que concluyeron que las causas para elegir el sexo desprotegido son principalmente la disponibilidad de salas de chat orientadas al sexo, los avances en los tratamientos contra el VIH y los cada vez más populares clubes de videos bares de la ciudad, cuyas ubicaciones son difundidas en las páginas de Internet gays.

“Si uno dice que "coge a pelo", en general está mal visto, estigmatizado y demonizado por las grandes empresas farmacéuticas; donde hay mucho dinero de por medio.  Coger bareback está siempre ligado con "ser VIH positivo”.

La gran mayoría de los participantes en todos los sitios web saben el riesgo, y tratan de esclarecer que más que una excitación por contagiar o contraer el VIH, lo que buscan es como se dice en la jerga “Garchar como Dios manda”, es decir, “piel a piel, sin obstáculos… Eso es lo que realmente me excita, dice, vía correo electrónico Iván, en la cantidad de contactos que está poniendo esta página hoy por hoy, lo que más se ve es las ganas de hacerlo a lo que dé.

De alguna forma se deduce que el sexo se nos ha entreverado en la vida misma, en lo cotidiano, digo, ¿que es lo que tenemos hoy por hoy para perder?
Cuando la mayoría de los jóvenes no tienen en claro que será de sus vidas, tal vez no sepan que estudiar o lo hacen a disgusto. Algunos que lograron el preciado anhelo de vivir solos deben volver a la casa de los padres, por la situación económica, los que tienen algún trabajo lo odian por que no cumple con sus expectativas. El estado general de crispación es constante, no es una sensación.

Esto hace que “cinco minutos de calentura” tal vez cambien tú vida para siempre, pero como dice un amigo: “tampoco es la muerte de nadie y durante esos cinco minutos fui libre realmente”.
Esos cinco minutos en total libertad, de intercambio de fluidos, besos y algunas caricias nos hacen sentir en la expresión más pura del libre albedrío. Algo ficticio a lo que tal vez despertemos más tarde.

La incertidumbre, la angustia, la psicopatología de la vida cotidiana (de la que hablaba Freud)  tal vez se adueñe de la nuestra, porque para eso están las salideras bancarias, los robos a mano armada seguidos de muerte, las intimaciones de la Corte Suprema al Ejecutivo que este desoye, los Schoklender, la reacción hipócrita del Estado, en definitiva nos han instalado poco a poco que los derechos humanos solo son para los muertos, en tanto uno viva no se tiene acceso. Estamos enajenados. Digo, siendo el argentino tan afín con lo necrológico (desde Eva Perón y un cadáver con mas kilómetros que en vida, hasta las exhumaciones actuales, los hombres que queman a sus mujeres y el caso García Belsunce) –me pregunto- ¿Por qué deberíamos cuidar la vida?
¿Qué puede ser más terrorífico que prender un televisor aunque sea en la TV. Pública donde todo parece Disneylandia?

Es el cansancio que tenemos dentro, tan poco preventivo que hace todo tan atroz.
¿Es que nos ha dejado sin fuerzas para la lucha?

Fernando me cuenta: “Mira, yo vivo con VIH desde hace trece años. Sólo uso condón cuando el otro me lo propone; si no lo hace, doy por hecho que también tiene VIH… Ése es el lenguaje que he desarrollado: ya no pregunto, sólo asumo que si alguien no se protege es porque no le importa contraer una enfermedad como sífilis o gonorrea, pues ya tiene VIH. No se habla de este tema en los mensajes escritos, ni por chat, ni cuando coges con un chico. Aquí lo que importa es el placer y ya. Las consecuencias de esto ya las sabemos”…


Y agrega, se le infunde miedo al enfermo de VIH porque están metidos los laboratorios en esto. Yo desde que supe que era portador he cambiado hábitos de mi vida que tienen que ver básicamente con el deporte y la alimentación, pero me negué sistemáticamente a tomar la medicación, a pesar de la insistencia de los médicos -hasta me ofrecieron meterme en protocolos privados de fundaciones muy importantes que se pasean por todas las fotos con los lazos rojos como blasón y tal vez te hacen un acto el 1 de diciembre-  pero luego me enteré que por cada paciente que el médico metía en el protocolo (el tratamiento en que algún laboratorio te toma como conejito de indias, para probar las drogas) cobraba $2000 (pesos argentinos –algo así como 2000 dólares en 1998- A mí no me daban un mango, juro que los necesitaba. Me habían despedido del laburo cuando se enteraron que era portador, no me importó tanto perderlo como perder la prepaga que tenía. Tuve que caer en el hospital público donde un “turno urgente” te lo dan a 3 meses.

Varios de mis amigos que sí tomaban la medicación por una u otra causa fueron muriendo. Yo sigo zapateando en este lado y la voy a pasar lo mejor posible, hasta el final, y si, soy adicto al sexo en los baños -me cuenta.

Visito páginas como esta de las Teteras o la de los Subtes gay y me doy cuenta que hay mucha gente que está en la misma.  También creo –dice Fernando- que los mismos médicos han instalado esto de que es menos contagioso CHUPARLA que, TE LA  DEN POR EL CULO, de ahí el éxito de las teteras, más allá de que algunos –los menos- también cogen.

Es Fast-sex, vos vas te parás mirás al otro, te ordeñan u ordeñas, y te vas. Se ve mucha alianza de oro en las teteras… y eso lo hace excitante. Un flaco casado, me dijo el otro día luego de que se la chupara hasta la última gota, que había tenido un día malo en la oficina pero que esa mamada le había cambiado el humor. Un día frustrante puede cambiar después de pasar por el baño de un subte. Tal vez eso hizo la diferencia para que llegara a su casa de buen humor y disfrutara con su familia. Tal vez yo tuve algo que ver en eso. 

Las campañas de prevención describen al erotismo como algo distinto del sexo, del coito en sí, y creen que el condón es un objeto erotizable, pero les cuesta mucho llevarlo a una campaña publicitaria, hoy directamente no hay campañas.
Para los barebackers, la excitación sólo es concebible con la presencia del contacto piel a piel y del intercambio de fluidos.

En estás relaciones hay mucho tipo casado “tapado” o “de trampa”, (casados con mujeres) no quieren o no tienen asumido el uso del preservativo o solamente quieren acabar e irse. Esto aumenta el morbo del que esta dispuesto a tomarse toda la lechita, pero aquí nadie obliga a nadie, todos sabemos los riesgos que se corren.

El mismo Fernando cuenta que estando en un cine por Constitución vio algo que llamó la atención: había un tipo que queria que se la chuparan pero tenía puesto un forro, con la pija en la mano esperando que alguien se arrodillara… se quedó esperando, todos los que no tenían forro estaban siendo ordeñados pero este pibe se quedó solo. A mi particularmente –nos dice- no me da mamarla con forro, no me gusta.

Con el arribo de los inhibidores de proteasa para combatir el VIH/sida, esta infección, de enfermedad mortal, se convirtió en padecimiento crónico. Esto ocasionó que los gays percibieran de otra manera la pandemia. Muchos expertos creen que aquí está la causa de que algunos gays hayan relajado el uso del condón. La realidad nos golpea últimamente, las cifras son claras y la comunidad gay está teniendo cifras en alza de contagio, por no cuidarnos y porque para que negarlo prácticamente no hay campañas. Cuando los gobiernos que nos rigen son demagogos el culo te lo tenes que cuidar solito, en esta y otras áreas. Las indagaciones científicas sobre el tema apenas comienzan, y aún están enfocadas en entender el fenómeno para frenar la expansión del VIH.

Sin embargo, las ciencias sociales y médicas deben poner atención en describir, más que explicar, los aspectos simbólicos del erotismo bareback: por qué es tan complejo expresarlo de persona a persona y por qué tan sencillo manifestarlo en Internet. Este medio, al favorecer el desarrollo de redes sociales, también lo hace con la construcción de estereotipos y de identidades que se aglutinan y se comunican entre sí.
Se cree que del 80%  que se manifiesta “bare” en Internet llega a un encuentro sexual solamente el 15%.

Explorar el erotismo bareback en Internet puede ayudarnos a descubrir que los temas por resolver respecto al VIH no sólo están relacionados con la prevención y la atención sanitaria, sino también con las implicaciones culturales que esta pandemia ha generado en el comportamiento sexual de los gays en las grandes ciudades.

En definitiva la decisión es SOLAMENTE tuya.


ÚLTIMOS COMENTARIOS