viernes, 18 de diciembre de 2015

Vergara. Final (uno)

José María Gómez | Nosotros y los Baños| Los Putos|

vergara

Nunca me cojieron así, con tanto furor y, extrañamente, nunca me dolió menos. Porque Vergara era un hombre, qué duda cabe, y se comportaba como un hombre, es decir, que estaba ahí para ponérmela hasta que se me saltaran los ojos. Y tenía con qué hacerlo. Pero también era mi primo, un hermano, y sabía que estaba ahí para hacerme feliz, y ser feliz él también, y se esmeró por eso.


En un primer momento, no obstante, la bestia que tenía adentro se le despertó y tuve miedo. Me agarró de los pelos y apoyó mi cara sobre el espejo. Recuerdo mis labios desdibujados sobre el cristal, mi frente atribulada, la sensación que recorrió mi cuerpo al escucharlo decir, con voz desconocida: “¡Te voy a matar, te voy a partir en dos, vos no sabés lo que te va a pasar!”. (Odio tener que intercalar esto: Vergara con el tiempo entró a la policía y se destacó como interrogador de detenidos políticos).


Sigo: el otro Vergara, tal vez el verdadero, el chico con quien cazábamos pajaritos y me enseño a nadar en el río de la zona, también vino y su dulzura y consideración me enamoró, es decir, que nunca podré olvidar la mejor parte, esa que lo hacía esforzarse para estar conmigo, acompañándome, sabiendo de mi goce e incrementándolo, inventando posiciones para colocarse delante de mí, para mirarme a los ojos, para decirme mientras intentaba introducirme con lógica dificultad la parte más monstruosa de su anatomía: Soy tuyo, entendés, soy todo tuyo, primo, comeme, por favor”.


Fue la primera vez que hice el amor (en una cama y con un hombre muy hombre) y eso es inolvidable. Y no por la cuestión del tamaño (que tiene su importancia). La verga de Vergara, como dije, era muy cabezona. Sin embargo, el asunto es que a continuación venía una “manguera” cuyo grosor te daba escalofríos. (Hablando de “manguera”, Ismael (Dios oye), a quien instalé en el cuarto de invitados… pero no me voy a adelantar, sólo diré acá, porque viene al caso, que algunas cosas vienen de familia). Volviendo al tema, Vergara estaba muy enterado, aun siendo tan joven, de sus atributos. Yo me saco el sombrero. Sabía que la única manera de que me entrara era hacerlo con amor. Pero no el amor que todos conocemos, el de las palabritas o las flores. El verdadero amor, el que se esmera en hacerte conocer la cara más profunda de la felicidad. “Verle la cara a Dios”, dirían algunos. “Tragarte una pija como la de Vergara”, agregaría yo sin tanta alegoría.


Y para conseguirlo, mi primo, sabiamente me hablaba, distrayéndome, para que yo me largara a reír, me hacía chistes de esos malos: “¿Querés jugar al teto…?”, me metía el dedo gordo en la boca, me apretaba la nariz, todo para que no pensara que esa cosa gigantesca que había visto recién me estaba entrando por el culo, para que me entretuviera observando sus facciones que de repente se veían bellas, armoniosas, para que no tuviera ningún miedo, para que llegara finalmente el momento en que el cuarto metro de pija estuviera bien adentro y en vez de gritar como un descocido le pidiera, como lo hice (aunque con la voz estrangulada): “Dame más, metémela toda adentro, ¡ay!”.


Y comenzara a actuar el otro, tal vez el verdadero, el que una vez que me ensartó, giró sobre sí mismo y desde atrás y mordiéndome la nuca comenzó a galoparme, a gemir, a revolverse y hacer cosas para aumentar su placer y obviamente el mío: taparme la boca con su mano, tirarme de los cabellos, obligarme a mirarnos al espejo: “¡Mirá, comilón, mirá cómo te cojo!”...


 


(Continuará)

 
Leé acá de José María Gómez toda la saga: "Vergara"

2 comentarios:

JuanManuel dijo...

Gracias Jose María, este es el tipo de relatos que a muchos nos hace parar la pija y nos dan ganas de buscar un amigarche aunque mas no sea y no pajearnos con el relato como si fuera una porno más. Cogida con sentimiento, donde existe la entrega, la generosidad en el macho. No estar con un retardado que le de lo mismo pajearse en un baño, hacer un orto o tener un sueño erótico que lo hace despertar mojado porque sus huevos necesitaban descarga fisiológica y nada más. Coger es estar con otro ser humano, no meterla en la concha de una oveja mientras se mira una porno. Esa forma actual que se promueve es de descerebrados o enfermitos. Ojalá todos los pibes pasaran (activos o pasivos o versátiles) por experiencias como éstas por las que tu y yo hemos pasado en la niñez. A mi me tocó con mi amiguito de la esquina que ambos fuéramos versátiles y así quedé, jajaja.

Walter dijo...

De acuerdo con vos poco pero con calidaf