jueves, 16 de junio de 2016

Incesto

Incesto | Jesús Navarro |


Almodóvar ya se había quitado de la pantalla chica, la carne trémula ahora era la mía, y la de él. Minutos antes yo había entrado a la ducha e intencionalmente para mi pecado dejé la puerta del cuarto de baño abierta.



analmente

[avatar user="Jesus" align="left" /]

Me dio miedo no correr la cortina de la ducha, sentí que era mucho atrevimiento y para tenerlo cerca le hablaba; así él tendría que quedarse al alcance de mi deseo. Salí del agua y me sequé despacio, ocultando con una bata la erección que me recordaba ser hijo del mismo diablo. Después fue su turno, inevitablemente el calor nos conducía al baño, entró a la regadera, corrió a mitad la cortina, despreocupado, confianzudo, familiar. Yo, fingiendo que me quitaba unos pelito de las cejas, con una pinza de depilar que está en el botiquín para que cualquier hetero que entre a mi casa sepa de inmediato que soy muy... ¡puto! Miré de reojo entre sus piernas morochas, macizas, velludas; y vi ahí un miembro parecido al mío, idéntico en tamaño pero más oscuro. Venoso, mojado. Una pija que se despertaba mientras él la tocaba. Morí de ganas de meterme ahí y de comérmelo como el lobo se comió a caperucita en el cuento.


[caption id="attachment_6689" align="alignleft" width="381"]jesus navarro La chota de Jesus preparada...[/caption]

Cuando salió del baño, urgente se puso un slip y más todavía (creo que sospechando mis pensamientos), se puso un short, que para ser sincero me calentaba más.

Yo tenía un slip negro y chiquito, que dejaba notar el miembro grande y más grande de a momentos por él, y marcaba mi culo como el de un joven fuerte, cuando me giraba a tomar una garra de naranja y Malbec, intencionalmente preparadas para la ocasión. Todo el tiempo me cuestioné qué hacer, porqué hacerlo, para qué. Mi novio no estaba en casa, de esta presa yo no me libraría nunca. ¡Nunca! para siempre estaría ligado a mí.

Lo inevitable sucedió. La habitación quedó a oscuras, su cuerpo y el mió uno al lado del otro, tirados, como muertos, mirando el techo sin decir una palabra, sin dar un indicio de nada de todo eso que sabíamos, iba a suceder. Podíamos oír nuestra respiración y yo podía oír todavía más, el pulso de su corazón.

Me abrazó en una escena mejor que la de Almodóvar, me abrazó como en una película de amor el galán abraza a su mujer antes de cogérsela. Él me estaba por coger, lo sabíamos. Aunque cuando yo comencé mi danza final sobre su histeria para emboscarlo y desarmarlo, rozándolo con la pija enorme y dura me dijo: -“¡NO! soy tu hermano”. Busqué tranquilizarlo. Quería resistírseme y si me evadía yo moriría de vergüenza. Continué lento, bien lento... dulce y deseoso de encontrar la pija de mi hermano para mí.

anal

Le hice masajes. Confirmado, ¡son infalibles! Y lo toqué con aceite en las manos por toda la espalda, que cargaba una tarde entera y un sol dorado allí, y toqué sus nalgas duras como piedra, hambrientas y más allá sus piernas eternas de futbolero. Durante un largo tiempo estuvo así, de espalda y luego se volteó dándome el frente. Él se dejaba, le gustaba y mucho.

La pija le explotó de golpe, no supo disimular nada, olvidó el parentesco y se dejó arrastrar por mi infierno. Con la boca le adoré la pija dura y dulce como el chocolate. Toda entera entraba en mi boca sin final. Toda mi ansiedad hecha baba corría por sus piernas y yo lo miraba y le decía: -"Mirá cómo te chupo todo entero". Y mi lengua como un demonio robaba su voluntad y la enfermaba. Se la arranqué con la boca. Todo su semen en mi pervertida cavidad bucal era jugo para ese enero tremendo de calor y de encierro.

Él seguía caliente, su verga no bajaba. Le dí mi costado para que me penetrase y lo hizo con fuerza, con entusiasmo. Me mordía la nuca, me besaba el cuello... ¿Pensaría en su mujer?, no lo sé, no importa eso. Me golpeó duro, adentro, más fuerte, como un caballo tomó mis caderas y renunció al apellido, a la sangre, y la sangre se hizo leche.

Así fue como me cogí a mi hermano. No va a olvidar lo que soy capaz de hacer, lo que le dí, lo que tengo.

13 comentarios:

NYLBadmin dijo...

Si fijate que arriba de las entradas populares acá a la derecha, tenes un buscador... Suerte!

Daniel dijo...

Hola amigos!!
Soy fiel lector del Blog. Que bueno volver a leerte Jesús cada vez que lo hago termino calienta y con la chota gomosa, me hubiera gustado estar en esa cama en el medio de los hermanos y recibir toda esa leche con el mismo ADN!! ME CALENTASTE MAL!! Me hipnotisa como escribis
Gracias
Está muy bueno este blog

Joaquin dijo...

Sos un maestro querido mio. Mi sueño siempre fue que me cogiera mi hermano mayor al que le vi una vez la pija en el baño, pero me llevaba 12 años y no me anime. El ya tenia 30 y casado. Cuando leo tu relato por decima vez, vuelvo a acabar soñando que Tu me haces coger con mi hermano. Hoy tengo casi 60 y adoro chupar pijas mas que entregar el culo, aunque a veces lo hago. La leche en la garganta me transporta al paraiso. Gracias. Mil gracias.

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Esto, está tan bien escrito que me hace morir de envidia. Lo del incesto lo he vivido.
No tengo más palabras Jesús.
Abrazos

Martin dijo...

Cuando mi papa se ponia borracho me encantaba chuparle la piaj, lo mismo con mi tio, que lindo es el incesto.

White dijo...

"Y la sangre se hizo leche" genial!! Muy bueno!!

walter dijo...

Que bueno Martin..!!! conta como hiciste para llegar a eso!! siempre me gusto hacerlo con familiares pero nunca me anime!! dame tips de como hacerlo por favor!!

Fernando River dijo...

yo teniendo 16 años le hice un pete a mi primo de 13 que se quedo temblando jaja es mi primer recuerdo homosexual y uno de mis mobos. Despues de esa vez nunca mas paso nada ni se toco el tema

Rama dijo...

Soy de Santiago del Estero y mi hermano me culiaban cuando tenía 11, me lleno el culo varias veces :)

Gerardo Martin Portas Ferrero dijo...

Aquí
Quiero saber dónde puedo mandar una experiencia que tuve en el cementerio de chacarita el día de ayer???

Daniel B dijo...

Mandá a usandbath@gmail.com

Martin dijo...

Yo tenia 14 años, mi padre llego borracho a casa y se quedo dormido en el sillon, mi madre estaba durmiendo en su cama, voy a donde estaba mi padre, hacia calor, estaba durmiendo con un slip que le marcaba el pedazo,, me excite tanto que me anime abajarle el slip y comenzar a besarle y pasarle la lengua por todo su pene, no se le paro y al rato deje de hacerlo por temor a despertarlo, asi varias noches pero no se le paraba,seguro por el alcohol que inhibe la ereccion. Despues de varios meses una noche llego borracho, se acosto en el sillon se durmio y fui a repetir mi sesion de mamadas peero cuando apenas poso mis labios su pene se endurece como una piedra, comienzo la mamada con mi poca experiencia, estaba redura y al rato comienza a temblar y acaba en mi boca, mientras acababa toda su leche comenzoma acarixiarme la cabeza y a moverse, me asuste pensando que se desperto pero seguia durmiendo , despies te cuenti oo que siguio.

Martin dijo...

Yo tenia 14 años, mi padre llego borracho a casa y se quedo dormido en el sillon, mi madre estaba durmiendo en su cama, voy a donde estaba mi padre, hacia calor, estaba durmiendo con un slip que le marcaba el pedazo,, me excite tanto que me anime abajarle el slip y comenzar a besarle y pasarle la lengua por todo su pene, no se le paro y al rato deje de hacerlo por temor a despertarlo, asi varias noches pero no se le paraba,seguro por el alcohol que inhibe la ereccion. Despues de varios meses una noche llego borracho, se acosto en el sillon se durmio y fui a repetir mi sesion de mamadas peero cuando apenas poso mis labios su pene se endurece como una piedra, comienzo la mamada con mi poca experiencia, estaba redura y al rato comienza a temblar y acaba en mi boca, mientras acababa toda su leche comenzo a acariciarme la cabeza y a moverse, me asuste pensando que se desperto pero seguia durmiendo , despues te cuento lo que siguio.