viernes, 8 de julio de 2016

El secreto del ngoso, adiós a mi pasado.

[avatar user="Juan Manuel Di Laurentis" align="left" /]El teniente Omari  reportó la operación por radio. Hizo cargar el cuerpo de mi padre y las cajas de diamantes en uno de los camiones.

ngosoLo  despachó  custodiado por el otro y me ubicó entre él y el chófer en el tercer vehículo.


Informó que a mí, me entregaría en la frontera con Tanzania.



Omari, mi captor, mi custodio, mi amante, mi todo...


Omari tenía 20 años, alguna condecoración y heridas de guerra. Varios de sus soldados no superaban los 12.


Fueron esos niños los que mataron a mi padre.


Por caminos de barro nos dirigimos al noroeste. En tres días se declaraba la independencia de Mozambique.


En la parte trasera, los hombres elegidos para la travesía  llevaban el whisky que expropiaron de mi casa.


Pronto anocheció. Me quedé dormido.


Tres años antes, cuando había conocido a Shangaa Idi Omari, él y su familia trabajaban como burros para una casta blanca.


Los vientos de la desigualdad lo habían impulsado a tragarse primero mi guasca y a convertirse ahora en mi captor.


Desperté mientras él me acariciaba  el rostro. Mi cabeza descansaba en su falda. Hice que dormía.


Se escuchaban risotadas a cierta distancia.


La oscuridad de la selva inspiraba relatos y fantasías masculinas. Omari  movía su bulto a voluntad, o simplemente  latía. El chófer me tocó el culo y me quise incorporar.


Omari me retuvo y peló la verga.  Olía a celo de  leopardo.


El otro me bajó los pantalones. Tenía puesto el ngoso.


Les dije que debía cagar. El chófer se mojó el largo dedo y me lo coló. Tocó el ngoso. Le repetí que tenía que cagar.


Me soltaron las esposas.


Fui detrás de un matorral, largué el ngoso lo limpié como pude y  lo guarde en mi borcego.


Advertí el rugir de un rió. Los otros se fueron acercando. Estaban calientes y  borrachos. El río era el Limpopo.


Me pusieron en bolas al costado del camión. Me rompieron la ropa.




Africa (2)Infierno buco-anal


Eran siete negros Omari y el chófer. Me cogieron.


El primero y el segundo  me hicieron gritar.


Desesperado me escupía la mano y trataba de lubricarme pero no llegaba,  otros me agarraban los brazos para  frotar sus pijas.


Los demás  se peleaban por meterme en la boca las chotas que apestaban.


Estaban descontrolados. Me garchaban sujetándome como a un animal.


Le pedí ayuda a Omari. Solo me sostuvo de la nuca  y me cogíó la garganta hasta hacerme  vomitar, pero me siguió serruchando entonces hasta vaciar  su guasca.


Caí por los embates del siguiente que me clavaba cuando  ya mi orto rebalsaba de leche.


En el piso me terminó de taladrar con violencia  y apenas acabó me la puso de golpe otro negro, luego otro que me sentó sobre su verga, y otro más.


Tenía el cuerpo dolorido y embarrado, Perdí el conocimiento. Me subieron en la caja del camión y arrancamos. Me siguieron cogiendo.


Cuando amaneció me encontré solo. Estaba muy lastimado,  sin embargo tenía la verga que me estallaba.


Me asomé.


Se bañaban en el rió, alguno cagaba a un costado, otros meaban y alguno más intentaba un fuego.


Bajé.


Cuando me advirtieron se vinieron al humo.


Les rogué en Izizulu que me dieran tiempo, que todos serian complacidos pero me tiraron al piso.


Omari puso orden. Suave me tomó en brazos, y me llevó al centro del agua. Sentí alivio.


Pensaba que esta vez me iban a matar. Lloré en silencio.


Me dejó hacer pié. Con una mano me sostenía, con la otra me lavaba.


Puso su larga poronga entre mis piernas. Él jugaba conmigo como un gorila rey y eso me conmovía.


Me alzó sobre sus hombros y me comió la pija, y como años atrás me saltó la guasca.


Rodee su cintura con mis piernas, y abrace su cuello apoyando en su hombro mi cabeza.


Se escupió la mano, me lubricó el orto que  estaba tremendamente abierto y me la entró hasta el fondo.


La mañana hacia bajar el caudal, entonces teniéndome empalado  se arrodilló  para hacerme  el amor sumergidos en  los rumores del rió.


Pude ver para mi tranquilidad que  los otros en la orilla también se estaban dando masa.


El sol de la mañana reflejaba los rápidos rodeándonos de fulgores.


El negro me pidió perdón, me dijo que a partir de ahora estaríamos juntos, que los otros no me tocarían, que había desertado con parte de los diamantes solo para estar conmigo.


Africa (7)Me dijo que me entregó a sus hombres  para conservar su liderazgo y evitar que  nos mataran. Que nunca volvería a suceder.


Me rogó que lo aceptase. Me dijo que siempre me había deseado.


Tenía toda su poronga adentro.


Mi desesperación le dijo sí.


Acabó largo, entregado, convulsivo.


Necesitaba limpiarme. Me abrí paso  hacia la otra orilla. Él hablaría con sus hombres para cambiarme por unos diamantes más.


Libere mi interior de tanto esperma. Mi pasado que era mierda también se fue con el rio. Me lave a fondo.


Saqué el ngoso de mi calzado e iba a volverlo a su lugar cuando sentí a mi lado una presencia inmensa. Trastabillé. El ngoso rodó. Los hombres del otro lado  quedaron  absortos.


Junto a mí, un enorme león blanco abrevaba. Me clavó sus infinitos ojos azules, me olfateó y cuando creí que era mi fin volvió a internarse lento en la espesura.


Aquellos negros aguerridos se prosternaron. (verlos arrodillados resultaba gracioso -pensaba-).



El secreto del ngoso


Hubo una extraña serenidad. Miré el ngoso sobre la arena. Tenía una fina hendidura que lo partía en dos.


Se dejaba ver al sol por la suciedad  acumulada.  Lo inspeccioné.


El ngoso no era de oro sólido, era una cápsula roscada que contenía una bolsa hermética con diamantes perfectos.


Aquel león era sagrado para los Tsongaa.


Blanco también yo, no siendo atacado por la fiera,  me había revelado, según  ellos,  como un  hermano del animal,  como la parte inmaculada de su concepción del cosmos.


Encontré mi razón de existir  en el Timvabati.  Fui quien soy  a orillas del Limpopo. Tuve mi lugar. Me amaron, me respetaron. Los conocí, los honré y me honraron.


Los Tsongaa-Shangaans  aun son mi  familia.


Continuará...



Lee mas sobre el autor CLICK ACÁ

27 comentarios:

Pablo Castro Videla dijo...

superior su historia, que fuerte y que hot!
África loca y sus guerras anticolonialistas contra los Portugueses! muy bien escrito, muy visual y gráfico. Extremo, vida fuerte 'colonizada'?
Limpopizada, Maputizada! que fuerte que sos! te admiro y un día de estos me gustaría conocerte y conversar en persona!
SURVIVOR TOO!
HUGE HUG BRO!

Pablo Castro Videla dijo...

Querido Juan Manuel, aunque ni se acerca a tus vivencias te hago un comentario hot que vivi.

Hace como 3 años, estaba en el campo de mi flia.
Solo hacía 3 meses. Hacia nudismo, ayunos y varias csoas mas a mi considerar espirituales.
Tres meses despues de tanta cosa, me empece a calentar con la poronaga de uno de mis caballos, como vivía desnudo, en un omento fui a revisar la mes de luz de mi madre encontré tampones. me puse uno, varios días me quede con el tampón puesto, caminado por el parque, hasta que un día un caballo me mostraba tanto su poronga que me calente mal y me pajee y cuando estaba acabando me fui sacando el tampoco de mama y fue una gloria ese polvo!!!
Ngosos, tell me more!!!
abrazoos!

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

madurojuanmanuel@gmail.com

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Me haces reír Pablo. El ngoso es un objeto ritual, ya sabes, de boludo no tienes nada. El que yo llevaba era un recurso que encontro mi padre sabiendo que algo le iba a pasar. La experimentación del orgasmo prostático la aprendí en Nepal, ya sabrás de eso pues allá me hice experto en Tantra y lo contare. Un tampon te absorbe los mocos naturales del orto y puede que te raspe al retirartelo. No es lo mismo que un plugins que actualmente hay para esos fines. Los caballos se calientan con nosotros, tengo caballos, da para hablar. Hay una forma que descubrí para que te sea mas que fiel si no es yegua. Me paso el dedo por el orto y se lo doy a olor a un padrillo y se calienta, si tenes caballos fijate. en argentina no lo saben. Una mujer menstruando hace que a un padrillo se la pare mal la pija. Hay caballos homosexuales, hay videos en youtube. Hablamos cuando quieras
Besos

Pablo Castro Videla dijo...

Si mi señor de las alturas...
casi es para mi a mew Meryl Streep en 'Out of Africa´
but gay! hahahhaa,
señor de los cielos...
El Gnoso no es lo mismo que un tampón!
Solo me sentí identificado y espero seguir sintiéndome así con sus historias.
me hace sentir mas VIVO!
Abrazo enorme!

Pablo Castro Videla dijo...

si te hice reír, ya esta, es mi cumplido!

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

fui una Meryl Streep menos recatada. No conté cuando me bajé a los traficantes árabes que negociaban con mi padre , le traían merca y usaban la casa de deposito aprovechando que estaba protegida por la inmunidad diplomática mientras mi viejo se daba nariguetasos. Como yo andaba en bolas todo el tiempo....te imaginaras lo que era para estos un pendejo lindo y blanco, y yo lo sabia. MI viejo era otro tipo de Robert Redford, igualmente de buen mozo, pero desde ya, lascivo y perverso. en cuanto al contrabando lo del de la película era peor, mataba elefantes para vender el marfil.

Pablo Castro Videla dijo...

;)

Pablo Castro Videla dijo...

me viejo era cruel pero de bruto, violento por su madre una Gorostiaga, vasca violenta.
Pero al lado de tu Padre mas Heidiano, pero no menos crueles.
Jamás probo ninguna droga excepto el alcohol. Que hoy en día consume bastante mas que antes y por lo general se pone violento con mamá, caprichoso y malcriado (3 hermanas mujeres y una abuela sobreprotectora) y mal humorado.

La parte de ser un pendejo lindo y saberlo es buena, yo era tan inseguro que dudaba de mi belleza y era sacado de un film de Bertolucci. Me cagaron bastante la vida. En el amor siempre buscaba a alguien que me abandonara...
Hoy me vine a vivir con ellos para cuidarlos, las vueltas de la vida.

Tengo un intenso interés por África, la homosexualidad en las tribus y me encanta la raza Negra igual que la Aria.
Robert Redford, según Sonia Braga no sabe cojer, lo dijo en un programa de TV acá (estuvo 5 años con Él)
Y es cierto, matar elefantes es una crueldad y los petardos en los sapos (en el colegio te enseñaban a diseccionar ranas para verles el corazón) realmente es cosa de niños.
Hoy hay otra conciencia y me encanta. No era común en los 70's.
abrazo

Jose Accion dijo...

"no commments"
(sin comentarios, ni palabras) y mucho menos de "opinión" o juicios de valor.
Solo reiterar UNA REALIDAD admitida por el autor, sobre inmunidades diplomáticas.
Desde antiguo fueron solo concedida a las Embajadas y extensivamente a la residencia del Embajador. Las mas modernas convenciones de relaciones consulares no fueron beneficiadas NUNCA por nada parecido. Desde Maquiavello, incluyéndolo, queda dentro de la función de representatividad, el "deberse" en su obrar, dignificar al país de origen.
"off de records" vuelve a esgrimir, ese argumento, como justificador, de presencia de traficantes de drogas y acopio. También CAJAS de diamantes (no meramente bolsos, encontrados en algún lugar, sótano, bodega o bóveda, en aquella residencia)
El mismo ngoso resultó un envase llevado en las entrañas, de salvadora y dignificante riqueza. Por unos pocos, en éste extremado y poco común drama de vida, siempre en el límite con la muerte y la degradación, fue negociada su vida e integridad.
Si el relato fue aggiornado mas vale no pensar cual cruel y soez sería esa una realidad que supera toda fantasía y "morbo" Pero, como se afirma en reporte anterior "no porque te horrorice un "triller" irás a destrozar la pantalla" Eso queda mas allá de los juicios de valores subjetivos. Sí desde el arte y la literatura, en que justamente muchos autores con "ánimos alterados" encontraron el "cenit" y la plasmación de su genio.
Acá también se nos marca el fino límite ente la libido (en la exaltación de la vida y la sensualidad) y el "morbo" (calificativo tan ampliamente empleado y mas apropiado quizás, al ámbito homosexual, directamente relacionado con lo "morbido", la muerte, el dolor y el sufrimiento. Tampoco caben (y no es una "opinión" sino un razonamiento) distinciones de preferencias sexuales: Así como NO estoy de acuerdo con distinguir los niños gays dentro de la generalizada crueldad común a todos, protestaria y contestaria de violencias hacia ellos mismos ejercidas, discriminaciones y abandonos por cualesquiera sean sus condiciones.
EnToulose Lautrec encontramos un ferviente heterosexual y su obra, fruto la agonía que le ocasionaba su malformación fisiológica y la sordidez con que la sufrió, que lo lleva a un casi suicidio final.
Hay que respetar toda catarsis ajena y mas, cuando son extremadas las causales.

Mati19 dijo...

quiero saber más.
te prendiste con el caballo o algo? que paso?

rodo dijo...

hola, muy buena historia, excelente! los sigo desde hace mucho! de paso, les pregunto cómo puedo hacer para envíar una historia que escribí así la publican, nunca me animé pero ahora quiero hacerlo. gracias y felicitaciones por la historia!

Diego De Alzaga dijo...

Mandala a usandbath@gmail.com

Pablo Castro Videla dijo...

si, he visto bastante sobre el tema y ademas la zoofidia me calienta, hay veces que estoy muy caliente y ya no se con que pajearme y veo videos del issue y me super calienta.

Había un caballo que mi hno. mayor tenía cuando eramos chicos que siempre que lo montaban hombres se exitaba y cuando lo montaban mujeres corcoveaba, mas claro, hechale lavandina! no DR.?

rodo dijo...

Gracias, Diego De Alzaga!

Pablo Castro Videla dijo...

error de tipeo:
zoofilia!!

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Jose: ¿Ud. seria tan amable de explicarme por privado y con palabras sencillas (haga de cuenta que soy un niño de cuatro años por favor) que es lo que concretamente le preocupa de esos datos que Ud. vuelve a sacar a la luz? (consulado o embajada-inmunidad diplomática o no) Se lo agradecería, por favor. ¿No se entendió que yo no quiero dar mas detalles acerca de mi padre, su función política exacta y su país de origen, como tampoco su nombre ni la familia a la que perteneció, lo cual pareciera (y digo solo pareciera) que volviendo sobre el tema Ud estuviera empeñado en forzarme a (esos datos) revelar? . Honestamente Ud. me causa un malestar personal al respecto y no quiero ser antipático dado que desde su lugar se vuelve, pareciera-y digo otra vez, solo pareciera- susceptible, si uno le contesta airadamente, como si por el hecho de ser columnista y Ud. lector debiera responder a exactitudes que no hacen al sentido del relato, si me permite decirlo. Explíquemelo por favor si es tan amable. No me parece que todos los lectores deban seguir este tema en particular, sino en cambio, si es que lo amerita, solo disfrutar de la historia y no detenerse en detalles que fueron puestos en gris a drede. Gracias otra vez señor, le envio otra vez mi mail: madurojuanmanuel@gmail.com

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

jajajjaaj, sos insaciable. Hace poco estuve con una pareja gay. Su marido y yo tuvimos como activos una larga sesión de fis fuking con el pasivo: este muchacho se tragaba los dos brazos hasta el codo, al mismo tiempo. Cuando comente en los descansos que yo criaba caballos se puso como loco y me dijo que era su fantasía hacerse coger por un padrillo. Sin duda con esa capacidad de dilatación se tragaría fácil la verga de alguno de mis reproductores. Yo sabría como lograr que el semental cumpliera esa fantasía, pero...: Me parece un abuso del animal, sin duda. No lo sometería. Pues, además, el animal se acostumbra y luego querría solo eso, es decir arruinaría al caballo. Una cosa es que el pingo me reconozca por mi olor mas intimo, venga al simple silbido o mención de su nombre y por eso sea compensado con comida o golosina, que cada vez que sienta olor a culo quiera cogerse al petisero, jajaja. Se entiende.

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

fist...se entendió

Pablo Castro Videla dijo...

mega claro, tengo muchos amigos criadores de SPC, así que conozco muchos haras. No puedo dar nombres por obvias razones, son muy hot los caballos y el fist también!

Julián dijo...

Leí un par de relatos y la verdad me parecen sumamente interesantes. Aunque me cuesta entender algunas cosas xq no estoy acostumbrado a esta lectura me pasan cosas cuando leo. Por un lado es muy excitante la forma q lo narras y las cosas x las q pasaste sexualmente, algunas no tan agradables. Y por otro lado me pone triste por las cosas q pasaste. Me encantaría ver todo plasmado en un libro q se pueda vender y q sea un Best seller (utopía)... Son temas demasiado Tabú pero me gustaría q mucha gente los conozca... Me da pena haberlo encontrado en este sitio q es un poco banal para mi... Espero con ansias la publicación de más relatos, y no sé de tu vida persona pero espero q seas muy exitoso... Un abrazo... Soy Julián tengo 23 años y me estoy por recibir de la médico.

Jose Accion dijo...

El que parece no entender y pese a que en esta ocasión me ceñí a un argumento OBJETIVO que es el conocimiento del real funcionamiento en el mundo de las inmunidades diplomáticas y sus sedes.
Lo paranoico surge de usted que cree que por ello estoy insistiendo en el ataque a un funcionario en especial, como lo fue su finado padre (Q.E.P.D.)
NO es mi ánimo investigar sobre el, ni usted, identidades, hechos y conductas que ya son viejos y superados y creo que a pocos les interesaría averiguar más de los que usted revela. Quizás su superior ego redimido en excepcional manera que usted relata, le haga creer un especial interés por develar mayores detalles, que usted mismo se encarga de agregar y descubrir ante sus detractores. YO NO LO SOY, por el contrario, aún respetuoso de su soberbia. ¿Y me preguntó porque hago referencia (aparentemente inconexta) y según un anterior posteo, sobre homosexualidad equina? Usted mismo se encarga de aportar datos sobre ello y partiendo del hecho de ser criador, según aparece en su perfil. Yo de joven, aunque por poco tiempo, practique además de rudbie, polo, se y aprecié bastante esos fieles y hermosos animales antes muy sacrificados (merece historia aparte). También supe del argumento (aunque no creo haberla visto nunca y no sé si me interesaría, para esa época yo era muy menor) la película nacional "Fuego" protagonizada por la ya octagenaria "Coca" Sarli. (81 esplendidos, días pasados)
También me he interesado mucho por la cultura tántrica en mi admiración en su práctica por la cual dos seres humanos llegan verdaderamente a hacer el amor por varios días, sin embargo nunca tuve la oportunidad de viajar a Nepal para aprender de ello.
Señor: escribe y describe sublimemente su historia dramática y excepcional y se espera que pueda convertirse hasta en un "best seller", que no le quepa dudas que leeré "cholulamente" pero no se crea por ello que usted es el "centro del universo" ni pretender como me señala a mi (yo no lo hago) llamar vanamente y futilmente la atención.
Esta página NO es un show, ni tribuna política, para subirse a ningún excenario y recrear mas, descalificando y como tapándoles la boca, gritando aún mas, las opiniones y pareceres del otros. Aquí si emito un juicio de valor: no me parecen nada civilizados fanatismos e intolerancias que nos sobran en 200 años de historia.
Como creo que es el aspecto que mas atrae de ésta página, el original debate y aportes particulares, me dedicaré a la la consideración de otros, a mas del suyo.
No soy de negar ni dar vuelta la cara a nadie, así como yo lo podría hacer, me lo hicieran. Como dijo en superior plano, también hasta acá, he merecido su atención y ya bastante. No pretendo más, ni que me entienda, ni aburrir de mas (a usted y todos los lectores)

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Un gusto Julian. Uno de mis hijos africanos es medico para la OMS en Mozambique. La Argentina es muy buen lugar para formarse. El estudió acá. Lo importante de una vida cualquiera, -todos tenemos nuestros dolores- es la posibilidad de transformarlo en algo potable, que acaso sirva al menos para el entretenimiento. Esta pagina tiene varias lecturas. Se empieza por las pijas, por los culos, se sigue por las confesiones, se termina en literatura. Esa es mi humilde visión. Debe haber otras. Seguiré publicando gracias a la generosidad de los editores. Pijazos y culasos para tu vida.

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Muy bien señor, he tratado de ser gentil con Ud. Le he propuesto que discutamos nuestras diferencias civilizadamente, entre caballeros y en honor al buen gusto en privado, para lo cual le pase un mail, pero veo que es inútil. No lo aceptó. Ud. redobla la apuesta de la agresión, de la interpretación fuera de contexto y hasta del diagnóstico completamente descabellado, al mas puro estilo de la tinellizacion actual de lo público, colocándose en jurado desde una supuesta tribuna popular, sin fundamentos, sin explicación y nada mas como respuesta refractaria. Intentar entablar un dialogo coherente con Ud., a mi particularmente, y he aquí una de mis tantas limitaciones, me resulta desgastante y sin sentido. Si me debo a todos los lectores, se trata de utilizar mi energía para poder hacer una entrega al menos prolija semana a semana, pues yo no tengo lo que va saliendo escrito a priori y verdaderamente me esfuerzo mucho para que se de un producto digno. No obstante lo que acabo de escribir, aclararé al resto de los lectores cualquier cosa que Ud. sobreponga a mi trabajo, a los efectos de no dar por sentado que lo que dije es lo que ud, dice que quise decir. Por lo demás, no volveré a dirigirme a Ud. y espero que lo suyo sea un personaje que aporta una nota de color a esta página, sino, de lo contrario, y si el que escribe es alguien que anda asi por la vida, espero tenga a mano algún conocido que lo quiera bien para pedirle una urgencia psiquiátrica para su bien y para el de terceros. Atte
Juan Manuel Di Laurentis.

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Como autor de esta nota deseo aclarar a todos los lectores que una caja de Diamantes no era otra cosa (y así se llama: caja). Que una caja de diamantes, decía, no se trata mas que de una bandeja de 25 x 25 cm de lado por 2 cm de alto con una tapa de vidrio. En aquel domicilio los soldados retiraron cuatro de esas caja-bandejas, que no obstante podrían haber servido para pagar hoy nuestra deuda completa y aun más. Me consta que el ejército del Frelimo (Frente de Liberación Mozambiqueño) utilizó esa fortuna, no para brindar bienes a su pueblo, ni paliar el hambre que continua hasta hoy (la expectativa de vida de Mozambique sigue sin superar los 40 años) , o aportar educación, o controlar la epidemia de Malaria del 75, si no para comprar armas, esto, con la connivencia de la entonces URSS, Cuba y China en contra de la OTAN. quienes se encargaban, la URSS en especial, de vendérselas al nuevo gobierno revolucionario.
Los traficantes, no traficaban drogas, sino diamantes, le proveían de cocaina a mi estúpido padre para manipularlo y utilizar sus influencias.
NO justifico ni intento justificar ninguna conducta de mi padre ni de sus "socios", solo intento contar una realidad que a un adolescente de 16 años (esa edad tenia cuando mataron al único ser que tenia en el mundo) superaba completamente, y que a lo largo de mi vida me ocupe no solo de no repetir sino de revertir con mis hijos, con mi familia africana y con la sociedad en general. África es el lugar que me alojó y le dio sentido a mi vida, por lo tanto le he dado lo mas que pude y sigo trabajando desde alguna ONG. Gracias a todos los lectores por comprender y lamento lo despiadado de algún comentario que no sabe ni lo que expresa.

Juan Di Laurentis.

Jose Accion dijo...

si a los lectores uno se debe, más allá de los personalismos es dejar bien claros ciertos aspectos OBJETIVOS que no pueden ser desvirtuados, como las inmunidades diplomáticas.
Todavía hay casos de "refugiados" en una Embajada, edificios muchas veces "donados" por el Estado receptor, en dónde comunmente por funcionan salones de reunión u oficinas. La residencia del Embajador está ubicada en otro edificio, que por lo general también NO son propios. Existe diferenciación aún en las patentes de los vehículos diplomáticos propios de la embajada y los funcionarios de los consulares. Señalo ésto porque ha habido casos de perseguidos que han buscado ASILO en Consulados, debieron ser trasladados de incógnito hasta la Embajada recorriendo la distancia que fuera necesaria con el consiguiente riesgo (Muchas veces ese hecho era conocido y no se intervino para evitar un "escándalo" o incidente internacional a mas del bilateral. Estas son normativas objetivas, lo mismo que el deberse, desde Maquiavelo inclusive, al pais que representan en sus conductas. Esos temas no deben ser sacados de contexto y utilizados en forma falaz. Como se vé acá surgen nuevos detalles (que nadie pidió) pero muy interesantes como aportes a la historia internacional y también "particularización" en otros temas que implican juicios de valor personales endilgados inapropiadamente.
NO HAY PEOR ENTENDEDOR que aquel QUE NO QUIERE ASUMIR razonamientos y argumentos QUE NO SEAN LOS PROPIOS. Nuevamente NO ENTRO EN ESAS "Tineliadas" o vedetismos: se pierde el tiempo en discusiones estériles que no interesan.
Partiendo desde mi inicial condición de estudiante a la de investigador, acostumbro a LEER bien los textos y prestar atención a todos sus conceptos, mas allá de estar de acuerdo o no y mucho menos (este es un buen caso y supongo, tratado) juzgar psicologicamente a autores o lectores. El profesional no juzga (sería agregar culpas),
solo te acompaña, para que puedas llegar a hacer tu catarsis y liberación personal.
EL ARTE tampoco, por el contrario, es un medio muy válido para ello.
Ante todo ésto están inmersos y en ellos confiamos, Lauto, Ale K. Alzaga y tantos otros y en el valor de sus aportes individuales, ejemplarmente destacados en anterior artículo
y por la elección de VARIADOS temas y contenidos, superadores de cualquier "amarillismo", dignificando la DIVERSIDAD, con el consecuente y merecido éxito de la página y beneplácito de todos.

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Por otra parte, datos imprecisos aportados intencionalmente por mi acerca de cuerpos diplomáticos y sus incumbencias, aun cuando fuera aclarado su sentido a un lector determinado en respuestas anteriores, se siguió y sigue hurgueteando sobre el particular sin que este columnista pueda hacer nada al respecto. Se pide disculpas y se deslinda de toda responsabilidad a este columnista en razón de que terceras o cuartas personas pudieran sentirse o verse perjudicadas en torno de su identidad deducible por aclaraciones innecesarias debidas a obsesiones que son ajenas a esta columna.