jueves, 11 de agosto de 2016

EDITORIAL: De ignorancia, riesgo, pasión y muerte.





[avatar user="AleK" align="left" /]

Por Ale K - Leo la nota Heterosexual & con novia, y me parece que no es nada diferente a lo que pueda aparecer en la categoría, tiene fotos y links a videos de Julián -su autor- donde aparte de ver que puede ser una persona, (por la edad, factores sociales y de cultura general) que ha fugado a la genitalidad, vive su sexualidad y la muestra.


Creo que es en este punto donde aparecen todas las voces del coro (al modo de la Tragedia Griega) diciéndole todas las cosas que le van a pasar en un futuro tal vez no muy lejano. Quizás él sepa o intuya que es lo que puede pasarle estando en la línea de fuego con todas las ETS sin tomar precauciones. (Lo importante sería que una vez que algún contagio ocurra tome el toro por las astas y siga para adelante, la relación entre fecha de contagio y diagnóstico precoz, sigue dando buenos resultados).



Los comentarios -que a ellos me refiero- son realmente alarmantes y movilizantes!  ¿Qué es lo que le pasa a estas personas que se presentan a vociferar todas las maldiciones que se ciernen ahora sobre Juliancito?

Veamos, los heterosexuales son visibles, los homosexuales somos invisibles, todo el mundo, salvo prueba de lo contrario, asume la heterosexualidad de quien tiene enfrente. Sólo recientemente las personas gays hemos obtenido una cuota de visibilidad, razón por la cual muchas personas suelen pensar que existe ahora una igualdad aunque todavía no es posible para la mayor parte de los homosexuales identificarse como gays abiertamente en sus trabajos, lugares de estudio, con las amistades, la familia, para los muy jóvenes como es el caso los blogs y las redes sociales, etc.


La invisibilidad es una característica fundante de la identidad homosexual, aunque hoy sea arduamente combatida desde el activismo de gays y lesbianas.  La invisibilidad empuja a la homosexualidad hacia el “closet”, hacia lo privado, y de hecho es muy común escuchar decir a alguien que respeta a los homosexuales porque la sexualidad es algo privado, cuando esta se hace pública o como en el caso de Julian por su corta edad, “nace publica” como algo natural mueve a todos los demás tal vez los que somos mayores, tenemos más trayectoria en menesteres sexuales, a manifestarnos con un sinfín de represiones que nos anteceden, que son arcaicas.


Es verdad que la juventud también llega con ignorancia, es decir: “escupir saliva no nos protege de un contagio por vía oral…” 




También sucede que es huésped en un bello y joven cuerpo que aún no ha llegado a los 20. De alguien que tal vez no sepa los requisitos mínimos de la higiene sexual. La ignorancia también es en este caso un pasaporte a la muerte. 



Muchos ignoran que son portadores por una sencilla razón se ven lindos y sin síntomas. Siendo joven quien consultaría a un medico por un chequeo?

Todas estas seguridades, se desvanecen cuando el agente de salud te sienta y te dice: “Tengo que darle una mala noticia, el HIV dio positivo”.


Y tomo para ilustrar un comentario anónimo muy acertado dentro de este coro griego que trae información para el atribulado Julián, información de la buena: “emmm todo lindo, pero no Julian ningún virus se elimina en la saliva!



Yo no me meto en si vos te cuidas o no, pero deberías informarte bien sobre las formas de contagio.

No es mi intención tirar mala onda, cada uno hace lo que quiere, solo me llamo la atención la mala información. Insisto escupir no te asegura que no te contagies, el contagio no se produce por que el virus llegue al estomago, se produce porque el virus tome contacto con alguna lesión en tu boca, cosa que es bastante común.

Lo que si es cierto es que el sexo oral es la practica menos riesgosa, pero "la chupo y escupo saliva con eso me cuido" es tan efectivo como poner una alpargata abajo de la cama como método anticonceptivo!”


Creo también que ver a Julián en pleno acto sexual provoca un RE-PENSAMIENTO de nuestra propia vida sexual y
los cuidados que tomamos en nuestra higiene, es decir, lo que provoca, lo que moviliza no es la vida sexual de Juliiancito, es la nuestra.

Pero, ¿como conciliar este deseo, este placer con el riesgo? No solo del temible HIV sino de cualquier ETS que te joda la vida o por lo menos un tiempo.

¿Como resistirse a la tentación cuando en un cine o en la vida te ofrecen una hermosa pija, dura y caliente? ¿O en un Glory Hole, donde la pija es en sí en todo su esplendor y nada mas, ni siquiera sabes de quien es, de que cara, solo el monumento a la japi esperando que una boca caliente se la trague?


¿Nos arriesgamos o nos frustramos?

miércoles, 10 de agosto de 2016

De película.

 

"Muchos, cuando no todos, en algún momento hemos pensado que nuestra vida merece ser inmortalizada en una película, y más aún la vida de los integrantes del colectivo LGTB, pues tendrían bastante material para enmarcar lo surrealista de las experiencias que tocan vivir al ser parte de una minoría, de vivir en el closet, de romper esquemas, o de disfrutar de morbos de una manera de la que los “otros” (heterosexuales) muchas veces se privan."


[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]¿Cómo no hacer una película de nuestras vidas?, si cada una tiene un condimento tan particular y experiencias limites que a veces sorprenden, otras alegran, desconciertan, duelen y hasta matan.

peliculaMás allá de un narcisismo o el deseo de ser reconocido y comprendido, que pueden esconderse en este pensamiento, está clarísimo que ninguno la tiene fácil y para nosotros puede haber mucha más dificultad. Por ejemplo:

  • Cuando nuestras hormonas afloran (adolescencia) a diferencia de nuestros compañeros de cole, no es tan fácil para nosotros encontrar un grupo de pares a los cuales les pasen las mismas cosas y así poder conversar/sentirnos comprendidos, o por lo menos no tan solos, allí empiezan nuestros primeros momentos tratando de permanecer fuertes ante la cruda realidad.



Javier: Me tenía que encerrar en el baño y esperar que todos salieran del vestidor para disimular las erecciones que tenía cuando veía a mis compañeros desnudándose luego de las clases de educación física, a veces me hacía al enfermo para no ir y evitar ser acosado...


Un heterosexual por suerte no necesita llegar un día a casa y sentar a sus padres en la mesa para contarles algo importante y privado, con el miedo de que eso implique la incomprensión y hasta el rechazo de sus propios padres. Nosotros no tenemos permitido (o no nos permitimos) llevar a casa a nuestra pareja de manera tan natural.

Sebastián:……Lo que más me dolía era que mi hermana traía a su novio a cenar con papá y podían demostrarse afecto en la mesa, mientras yo traía a “mi compañero de facultad para estudiar” sintiendo que no podía ser yo mismo ni siquiera en mi casa, escondiendo nuestras manos  entrelazadas debajo de la mesa.


En la mayoría de los casos (no en todos) nuestras primeras incursiones en el sexo, no se dan en formas habituales, en general nos valemos de las redes sociales, de miradas en la calle o de algún otro extraterrestre que nuestro Gaydar permita detectar y casi siempre nos vemos condicionados a saltear el enamoramiento o el aprendizaje compartido del sexo. Pues vamos directo al grano, necesitamos descargar lo que la sociedad nos obliga a contener.

Mireya: Yo era un adolescente muy delicado, creo que por eso el guardia de la fábrica se me insinuó luego de un par de días de verme pasar sola por su garita, tuve mi primera relación en ese lugar de dos por tres metros, no fue lindo, pero fue liberador...


Nos exponemos de manera continua a peligros, porque los lugares donde encontramos lo que nos gusta, generalmente están marginados (cada vez menos, pero es una realidad)

Juan: no me animo a ir a boliches o saunas, tengo miedo que me descubran, por eso vengo a los bosques de noche, pero ahora me cuido porque hace unos dos meses me robaron y me dejaron golpeado, sin campera y sin zapatillas.


La exclusión, si la habremos sentido alguna vez, ya sea explícitamente o en nuestros pensamientos, cuando ante algún comentario homófobo queremos reaccionar pero callamos, o quizás reaccionamos pero la exclusión aparece igual.

Fran: era uno de mis mejores amigos, pero se “enteró” que yo era gay, (porque tuve una pelea otro compañero de trabajo que me hartó con sus constantes comentarios homófobos) a partir de eso empezó a evitarme y bueno, se borró nomas.


 Pero también están esas experiencias cuasi mágicas, donde parece que además de las desventuras hemos sido marcados también por una gran fortuna.

Llegamos a encontrar el éxito en nuestra profesión/trabajo,  no por nuestra orientación sexual, sino destancándonos por nuestra eficiencia y habiendo sobrepasado los obstáculos, que seguramente  no han sido pocos.

Como cuando descubrimos ese clímax orgásmico de plenitud en una relación sexual, de la que algunos nos hemos privado por mucho tiempo, encontrando el verdadero disfrute personal y no aquel que nos dicen que deberíamos tener.

Mario: Con 45 años  y divorciado descubrí que el sexo con otro hombre es lo mejor, me satisface, me siento completo, disfruto en verdad, pero sobre todo tengo deseo, no porque no haya estado con otro hombre antes, pero es distinto cuando lo haces sin culpa…….


O Como cuando descubrimos que existen otros (como nosotros) que nos entienden a la perfección y parece que despertamos de un mal sueño, vemos el mundo con colores y parece que los golpes del pasado pueden comenzar a olvidarse.

Adrián: Nacho fue mi cable a tierra, gracias a él me conocí realmente y tuve el valor que me faltaba para aceptarme y enfrentar todo, incluso a mi propia familia………


¿Tu vida merece una película? Seguro que sí, es más, podríamos imaginar que se está rodando en este momento y vos sos el protagonista, el guionista y también el director.

 

 

 

 

 

¿Qué escenas de tu vida que no podrían faltar? 

Un vídeo para compartir:


https://www.youtube.com/watch?v=xKmr7QYtGFk

 

 

lunes, 8 de agosto de 2016

Primer lechazo en el orto | Mi desvirgue.

Historia de mi desvirgue.


lechazo en el orto (1)

Soy coleccionista de todo ;)

cómics, estampillas, juguetes antiguos, films, música, etc.

Y por supuesto historias con hombres…

Cuando tenía 14 años fui a pasar unos días a lo de un tío Hno. de Mamá que vivía en Recoleta a comprar estampillas y cómics en una galería de la calle Santa Fe y Pueyrredón.

Amaba ir al centro a hacer esas compras.

En uno de mis viajes, yo viajaba hasta plaza Italia y ahí me tomada el subte D,  pasó el fin de semana como uno más…

lechazo en el orto (5)

Hasta ahí…


Cuando volvía me di cuenta que un chico, un soldado, muyyyyyyy lindo!

No me sacaba los ojos de encima.

Me puse muy nervioso no sabía que quería.

Este fue mi primer levante callejero ni más ni menos.

Se pasaban las estaciones y el no dejaba de mirarme.

Era muy tímido en esa época lo miraba de reojo, tenía miedo que me sacara la ficha de que me gustaban los varones.

No sabía que había más chicos como yo, salvo los de mi colegio.

Mi despertar sexual había sido tan natural con amigos de la primaria, secundaria y hasta con uno de mis hermanos...

y un primo al que despues le empece a chupar la pija regularmente cuando iba a su casa.

Fue quien me dio el primer beso de lengua a los 10 años míos y 12 de El.

No sabía que había un mundo de hombres que les gustaba estar con hombres y menos que era un gay,

salvo 'alegre' en inglés, nada.

Cuando llegue a Plaza Italia para tomar el bondi para volver a la horqueta;  este chico/soldado, me seguía por los pasillos del subte.

lechazo en el orto (1)Un naive total todavía.


Estaba aterrado, no sabía porque me seguía pero la adrenalina que tenía jamás la  había sentido.

Caminaba rápido o despacio para que no me perdiera de vista y no me alcanzara.

Salí del subte, me paso por al lado,  cruzo la calle y se para justo donde donde estaba mi parada.

Me saludo.

Muerto de nervios pero extasiado de adrenalina le seguí el juego.

Me invito a tomar una Coca-Cola pero en vez de cruzar la calle e ir al bar de enfrente me fue llevando hasta la boca del subte y volvimos al tren.

Donde me llevara?

Que miedo pero que divertido!!!!

Nos bajamos en Facultad de Medicina y caminamos hasta un edificio en la calle Junín, frente al Palacio de Aguas.

Subí con Él hasta su casa y apenas entramos me empezó a besar como loco y a sacarme la ropa.

Tenía miedo y me gustaba.


El ‘soldado’ se llamaba Francisco, era mega churro con un lomazo y una poronga perfecta, me pidió que se la chupe, se la mame como loco, me fue arrastrando hasta su cama, me levanto las piernas y me pregunto si quería crema (yo pensé que era acabarme en la boca, no era nuevo para mí).

lechazo en el orto

Le dije que sí, saco un pomo del famoso ‘aqualane’ y me recontra cojió patas para arriba.

[caption id="attachment_14168" align="alignright" width="350"]lechazo en el orto (2) óleo by Pablo Castro Videla. 1991.[/caption]

Era algo celestial, nunca me habían cojido así!

Bien como se debe!

Había tenido cosas pero nada como esto, creí que se me salía el corazón del pecho.

En un momento busco en su mochila algo, supuse que sería un pañuelo o algo por el estilo;

Sin embargo saco un revolver,  más me calentó!!!!!

Pero solo lo acomodo, pensé que me iba a matar, super hot y sexy!

 

Él, su pija y el revolver!


 

[caption id="attachment_14167" align="alignleft" width="350"]lechazo en el orto (3) óleo by Pablo Castro Videla. 1991.[/caption]

Más tarde me di cuenta que solo fue para hacerse el canchero.

Nos hicimos amantes enseguida, iba a su casa y después empezó a venir a la mía.

Como mi cuarto tenía acceso por el jardín desde la pileta.

Venía  a dormir conmigo varias veces a la semana y se iba tipo 4 AM para llegar al regimiento.

Me presento a otros chicos; así conocí el MUNDO GAY  que no sabía que existía.

 

 

 

jueves, 4 de agosto de 2016

Mi experiencia HIV

HIV - SIDA

Me convertí en portador en la cama de un tipo del que nunca supe el nombre. Lo llamaban cariñosamente el gitano. El gitano fue conmigo tan considerado que antes al darse vuelta para ser mi esclavo, se giro y sin mucho musculo que se le moviera de la cara, me dijo: "ponete un forro, soy positivo".

Yo me puse el forro (que él me dio porque yo no tenía) y lo clavé por fin sin mucho registro en ese momento de lo que ese tipo me estaba dando.

Con los años me di cuenta que lo que el gitano me daba era mi libertad y el manual de cómo usarla. Nunca se me ocurrió preguntar a nadie al momento de coger sobre su serología. Los laboratorios no me calientan. Sí, no dejo de mirar a los ojos de compañero sexual, de los compañeros sexuales, de la gente en derredor.
La camaradería de Gitano, se hizo mi camaradería con todos los hombre y las mujeres que pasaran por entre mi bragueta.

Me convertí en un activo portador de un llamado de conciencia, en un activo compañero de los que sufren, de los que no sufren, en un buen amigo para conmigo mismo. Soy un portador de tormentas ahí donde es bueno que haya tormentas y un portador de paz ahí donde se la necesita.

Portador del virus por solidaridad, por nostalgia, por los muertos que el sida me llevó, portador por odio a la desidia, portador porque no me quita nada y me suma mucho.
Si estás leyendo en este blog es porque la adrenalina puede más que tu madre. Seguramente has cogido a diestra y siniestra, tal vez estés lleno de leche todavía, tal vez y porqué no, tengas pensado dejar de leer y salir a buscar tu destino.

En cualquier caso espero que estés actuando como un hombre libre, responsable y libre. Que nadie diga ni haga por vos lo que a vos te corresponde.
Al fin y al cabo "de algo hay que morir" decía mi vieja antes de morir por el sida.

Gimnasios con Onda (LISTADO)

Gimnasios con Onda (LISTADO)
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS