miércoles, 5 de diciembre de 2018

La maquina de ordeñe. Leche de changos.




Tengo una máquina de ordeñe casera, que compré en eBay. Le acabo de modificar una de las pezoneras para adaptarse a mi pija. Con una gran cantidad de lubricación y la velocidad de pulsación derecha, esa máquina me trae a la mente un sinfín de buenos orgasmos. Algunos de los orgasmos más intensos que he tenido en mi vida han sido causados por otra máquina de ordeñe.
Siempre he tenido pensamientos desde la adolescencia de meter la chota en una máquina de ordeñe de vaca. Vean lo que hice ... 




Esto fue un pensamiento que fue creciendo en mi en la soledad del campo de mi Tucumán natal.
Ustedes no saben lo bien que se siente en las tardes solitarias de campo, cuando incluso te da paja cojerte un ternero. Porque así se empieza muchas veces en el campo. Digámoslo con todas las letras y sin miedo.

Es una gran manera de masturbarse. Ideal para las zonas de interior donde no tenemos posibilidad de socializar demasiado. 
Crecí en una zona rural y para que negarlo hay muchas granjas tamberas, (la leche en mi vida estuvo siempre presente), estas granjas que tienen dispositivos de ordeñe para las vacas, ¿ustedes saben lo que pasa en un tambo que es un reducto de hombres que pasan gran parte de la quincena solos?

¡SI!

A veces se usan los dispositivos para ordeñar las ubres de las vacas, un  pene cabe muy bien ahí. La sensación que se siente es maravillosa y no se preocupen por lo que toman en sus casas, el proceso de pasteurizado con una temperatura muy alta ¡MATA TODO!

¡Igualmente, los del interior tenemos buena leche! 


La primera prueba que hice de estos dispositivos fue justamente en un tambo de la familia  acá en mi ciudad a instancias de otros changos que ya habían probado, los que me iniciaron en esa practica. Uno de los peones de mi viejo se dió cuenta de mi necesidad y un día con otros tres vagos me llevaron a una de las salas de ordeñe para explicarme el proceso, y me ofrecieron porro, cuando estábamos todos mas que alzados y gallineando, amasándonos las chotas, me dijeron de usar la maquina.

Titubeé porque pensaba que me cargaban y ellos también lo hicieron, porque pensaron que los iba a delatar, que me iba a cortar, pero superado el bache, el que llevaba la voz cantante se bajo la bragueta y mirándome riendo, me la bajo a mi, me agarró la chota, (este flaco es un peón salteño que estaba en el campo de mi viejo desde antes de irme a la facultad, con el que hacíamos pajas cruzadas en las tardes de verano tucumanas, ya nos habíamos visto en bolas, él tiene una chota alucinante!), me acostaron en un banco de ordeñe boca abajo me abrieron las piernas e instantáneamente estaba como estaqueado con la maquina y su ventosa prendida a la pija, ellos se reían porque tenia la pija a full y decían: mira que grande que la tiene "el Marcos", me la tocaban  y la inspeccionaban como si fuera un toro, me la escupieron y le calzaron la ventosa, estaba al palo mal.

Me introdujeron una bolita vibradora en el orto, me resisti al principio, pero luego me dejé estar porque era lo más. Me fui derritiendo como un helado al sol.
Prendieron la maquina en la velocidad mas baja y dada la calentura tarde unos minutos en irme la primera vez, cuando me había empezado a relajar me dijeron, que no me aflojara y subieron la velocidad de succión. La velocidad de la bolita que tenia en el culo sincronizaba con la de succión. Ellos mientras tanto me tocaban los huevos, me los masajeaban, me metían la bolita vibradora mas adentro con los dedos, mi amigo de la adolescencia, me miraba con sus ojos verdes llenos de picardía y decía: "este día no te lo olvidas más".


Yo había vuelto al campo de la facultad en Córdoba, a pasar otro verano aburrido.

Si bien tardé más esta vez, a los 10 minutos mas o menos sin pasar por una etapa de flaccidez empece a eyacular nuevamente, los pibes me besaban  la zona baja del vientre (suspendida, que estaba al aire) y se reían cuando yo estaba acabando por segunda vez sobre mi primera acabada. Veía toda mi leche en el contenido del vaso. Pero me tuvieron otros 20 minutos, a los que casi no llego, con más velocidad para acabar por tercera vez consecutiva, ahora si con un terrible dolor de huevos. Pero estaba feliz!


¡ES GLORIOSA! ADICTIVA.


Ricardo que era quien llevaba la voz cantante, fue el que cortó la sesión después de que acabé por tercera vez. Me sacó todos los aparatos, me desconectó.

Cuando por fin me levanté lo tuve que hacer con ayuda, los flacos se reían, porque me temblaban las piernas y tenia una sensación de calambre en toda la zona del perineo a la parte alta del pubis, que se me fue pasando cuando me incorporé. Después fui viendo como uno a uno fueron acabando todos sobre mi leche y en el final uno de los pibes acabó y se tomó todo el contenido... ¡Yo estaba al palo nuevamente pero no me animaba a tocarme!

Luego de esto cada noche era un rito ir a la sala de ordeñe. Donde usábamos la maquina, pero otras veces lo hacíamos de la forma mas rudimentaria y natural, directamente del pico. La tibieza de la piel del otro macho, el olor a chota y huevos, ninguna maquina la reemplaza. 

Pero, como traerse toda la maquinaria a casa era mucho bardo y cansado de la adrenalina de tener que usarlo de noche porque de día la maquinaria es exclusivamente para las vacas, decidí apostar por algo mas chico e intimo que pudiera usar en el hogar.

No hay duda  que se puede comprar un dispositivo de succión más barato y menos peligroso en una tienda para adultos o por una línea de catálogo. Además, tener un dispositivo de ordeñe en tu dormitorio puede ser difícil de explicar, pero créanme que vale la pena, sobre todo cuando vas con alguien a tú casa en plan de garchar y se topan con la maquinaria en el dormitorio, en mi pequeña estadística que llevo, hasta ahora todos los que han entrado y han preguntado, la han usado. Todos se han prestado para experimentar con ella. A mi me provoca gran placer usarlo con mis chicos antes de cogérmelos, de hecho es una muy buena herramienta para dilatar la zona anal, antes de que se banquen mi pija en su orto, algunos pecan de golosos y quieren permanecer con el dildo en su ojete, cosa que no me preocupa o hacemos una doble penetración, un culo relajado da espacio para todo. Créanme. O para una mamada mientras la maquina sigue funcionando.

Hablando de chicos, que son el mejor dispositivo de succión de todos! He conseguido superar a hombres impresionados previamente por las mujeres, pero los hombres somos mucho mejores. Los hombres heterosexuales no tienen idea de lo que se pierden, hasta que lo prueban y vuelven por más!

10 comentarios:

Gonzalo dijo...

Guacho que buena historia, la quiero probar invitame!

Juan Manuel Di Laurentis dijo...

Simplemente alucinante. Creo que pongo un tambo en mi campo. Que caballos ni caballos!!

Harry dijo...

Extraordinario!

Jhon dijo...

la quiero probar. Contactame cancervecero@outlook.com

berty dijo...

bueno si tanto añoras tu campo amado yo te ordeño las veces que sea necesario y a ver su es verdad que la leche de campo es mejor??? bert 1161877853 disponible para ordeñar quien se prenda

Lucas dijo...

Copada historia. Tambien soy del campo. Si quieres contactame elindio_inca@hotmailcom

jose dijo...

Soy de tucu.mi twitter y skype es josewankpaja.

jose dijo...

Soy de tucuman.quieto probar la wank machine.mi twitter es josewankpaja y skype josewankpaja..

jose dijo...

Wow me salio precum al leer.soy de tucuman.july 25.2018

Gabriel dijo...

Que placer sería mamartela tucumano ,sos dotado ? Yo vivo en bs as capital espero verte si venis en algún momento ,te dejo mi pin r908618c