viernes, 15 de febrero de 2019

MADISON: Las segundas partes no siempre fueron buenas

Por Martin BrightsideHace unas semanas volví a pegarme una vuelta por Madison. Había tenido una muy buena experiencia hace un par de meses, y esperaba repetirla. O porque no, superarla!
Bien, los resultados decididamente no fueron superadores. Ni tampoco a la altura de la experiencia anterior. Pero tampoco podríamos decir que fue totalmente desechable u olvidable. Podríamos resumirlo en 4 bloques: lo bueno, lo malo, lo maso y lo bizarro, que se dieron prácticamente en ese orden cronológico. 

Los detalles a continuación...




Paso a detallarlas:


LO BUENO: Apenas llego, previo paso por el vestuario (esta vez me toco abajo), voy al 2do piso, donde está el cine. No pasaron ni 2 minutos que ya tenía a un cuarentón muy bien puesto (había entrenamiento en ese cuerpo) con MUY buena pija (larga y bien gruesa) dándome de mamar. El tipo estaba a full. No paso mucho tiempo hasta que me empezó a romper el orto contra el último asiento del cine. Se acercaron un par pero nadie se sumo. Me dio duro y parejo, un largo rato. Cada tanto alternábamos con mamadas, porque venía larguero el asunto. Yo chocho! Aunque quería que acabe en algún momento… pero pasados varios minutos (no menos de 20) me anuncio que me estaba dando porque le parecí muy fichero (la penumbra del cine garpa jaja) y resulte tener un muy buen orto bancador, PERO ya era su 5to round y estaba muerto… Así que no quedo otra que dejarla ahí y seguir cada uno por su lado.


LO MASO: A poco de dejar al cuarentón pijudo, me mande al piso de arriba, el de los boxes y los glory holes. Me cruzo a un pibe, un poco más bajo que yo, delgadito (pero con algo de trabajo muscular), rubiecito con barba, MUY fachero (creo que de todos los que estuvieron en mi estadía en Madison esa noche era fácil el más lindo). No tardamos mucho en meternos a un box. Intento chape, no parece irle mucho la onda. Se saca la toalla…. Venia un poco escaso de material L No importa, a mi el tamaño es lo de menos en cuanto sepas sacarle provecho a lo que Dios te dio. Bajo a mamarlo, usando todas mis técnicas de probado éxito… menos con él. Habrán sido poco menos de 5 minutos de comerle la chota y los huevos de todas las maneras imaginables que no hubo caso, no levantaba ni con Viagra eso. Intente dedearlo, y bajarlo con los hombros a que me la mame el… pero no, no paso nada. Nos pusimos la toalla de vuelta y cada quien por su lado.


LO MALO: NO HABIA NI EL LORO. Fue primer viernes del mes tipo 8 de la noche. O sea, estábamos todos cobrados, era previa al finde; excusas para no pegarte una vuelta no habían. Apenas poco mas de 10 personas, contando la que se fueron y las que entraron durante mi permanencia. Y los pocos que había no eran muy mi onda (y eso que yo soy bastante amplio con las ondas!). Y con los 2 o 3 más q intente tirar un centro, cero respuesta. En poco menos de una hora ya estaba afuera de vuelta.


LO BIZARRO: En eso que me estaba debatiendo si aguantar un toque más o ya irme (porque además en menos de hora y media cerraban y ya era medio improbable que viniera alguien mas), paso por el vestuario frente al cine. Veo un tipo que se está cambiando, que no había visto antes. “Bingo! Uno nuevo! Y esta bueno!). Lo miro. Me tira un “hola”. Listo! Esta es la mía. Dudo en si volver y encarar. Mas cuando noto que no se estaba desvistiendo, sino vistiendo. O sea, se estaba yendo. Me decido y me meto, a intentar hacer que se quede. Empiezo con chamuyo básico “uh ya te vas! Hace mucho que estabas?”. “Desde las 2”, me tira. “Ahhhh re vicioso el chabón!” pensé para mis adentros, pero no articule mucha palabra, porque mientras pensaba eso el tipo me tira “laburo acá”. Creo que mi cara de desconcierto fue muy inocultable (“será taxi?” pensé) porque se apura en decirme: “soy el masajista del spa”. Me puse bordo. ME QUISE LEVANTAR A UNO DE LOS QUE LABURAN EN EL LUGAR!!! RE QUEMO!! Le reme la charla para tratar de no quedar en evidencia que me estaba sintiendo tremendo loser en ese momento. Igual yo no sabía que había servicio de masajes en Madison, me entere por el! De hecho se lo dije y medio que el flaco se calentó. No conmigo, sino con el personal: “Como que no te dijeron nada cuando entraste? Pero tenes que saberlo, es parte de lo que pagas con la entrada! Ya voy a hablar con el dueño, no puede ser…”. Buena onda el flaco, pero no daba. Así que nos saludamos y cada uno a lo suyo.

A ver, el pijon del principio no estuvo nada mal, y si al fachero que apareció después se le hubiera parado quizá teníamos buenos resultados. Pero en poco más de una hora, me encontré del lado de afuera de la vereda, sin haber acabado, y sin haber hecho acabar a nadie, lo cual no es precisamente un buen promedio. Quizá la próxima deba ir un sábado a la noche.

De ahí me fui al cine Box y termine acabando 3 veces.

No hay comentarios:

Gimnasios con Onda (LISTADO)

Gimnasios con Onda (LISTADO)
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS