FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

Reencuentro en cuarentena

Por Juan Pablo | Relatos de los lectores | Esta cuarentena nos ha movilizado a todos desde el más poderoso hasta el que menos tiene. Nadi...

Por Juan Pablo | Relatos de los lectores | Esta cuarentena nos ha movilizado a todos desde el más poderoso hasta el que menos tiene. Nadie sabe exactamente a que nos enfrentamos y cuanto durará todo esto. 
Mi pareja y yo no somos la excepción, hace 22 años que estamos juntos y 9 casados. Somos profesionales, cada uno atiende lo suyo y la llevamos relativamente bien, para lo mal que vemos que están los de alrededor.
Hace mucho que nos perdimos, vivimos juntos, tenemos una linda casa y compartimos la vida, pero poco a poco nos fuimos perdiendo en un matrimonio que de alguna forma nos contuvo, en los primeros años vivíamos cosas ardientes en cuanto a lo sexual se refiere y después la continuidad de la pareja hizo que todo ese amor que nos teníamos, nos tenemos, diera lugar a los desafíos, comprarnos una casa, nuestra. Arreglarla y amueblarla, ayudarnos a terminar nuestras respectivas carreras, viajar por el mundo, tener un auto, seguir viajando.

¿Quien dijo que debemos separarnos cuando la pasión se apaga?

Todos estos logros materiales, nos corrieron de alguna forma de nuestro alimento sexual, las relaciones se fueron espaciando y con el tiempo se extinguieron.
Jamás nos planteamos el hecho de separarnos, y ahí estábamos conviviendo, cuando la cosa se nos hacía un poco aburrida, cambiamos el auto o comprabamos algo para la casa. El me sostuvo con el fallecimiento de mis padres y unos años mas tarde yo le retribuí con mi compañía cuando se fueron los suyos en un accidente.
Cuando empezamos a salir le informé de mi situación como portador HIV+, eso no fue impedimento para todo lo que construimos después, siempre sobre la base de la confianza y el respeto.
A fines del año pasado, lo pasé a buscar por una clínica en la que se atendía unos problemas estomacales. Estaba desesperado y me abrazaba llorando, desconsolado. Cuando pudo hablar me contó que le habían hecho un HIV y que le había dado positivo. Me paralicé, al punto de tener que detener el auto y solo mirar hacia adelante. ¿Habría un futuro? Yo no lo había contagiado, era imposible por nuestro nulo sexo.

Permanecimos juntos, nada pareció cambiar salvo el inicio de su tratamiento, consultas al infectólogo, juntarnos en la noche para tomar NUESTRO mismo cóctel, ATRIPLA, a la misma hora en la cocina. 

Reencuentro en cuarentena


En esta cuarentena nos volvimos a mirar de otra forma, se ve que sin la posibilidad de nuestros encuentros furtivos con amantes X, la mirada se volvió sobre nosotros. Nos reencontramos. Según mi terapeuta, nos resignificamos, porque aunque parezca mentira el tema del HIV desnudó algo que los dos hacíamos, ubicándonos en otra instancia, otro lugar. El sexo tal vez no es como antes, pero es mejor, es sincero. Y si bien no sabemos qué nos deparará el futuro, lo seguimos intentando, porque pensamos que en esta cuarentena, ¿quién sabe lo que realmente le tiene deparado el destino?

1 comentario

  1. Muy linda historia. Solo que los que vivimos con vih no somos portadores. Porque no tenemos armas. Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por participar en el blog! Sé respetuoso en tú comentario.
Deberás esperar a que sea aprobado, no sigas copiando y pegando el mismo comentario porque NO se publicará. Tampoco se publicaran comentarios que hieran o sensibilicen a otras personas.
Para que sepas que respondí tu mensaje, haz Click en:

SUSCRIPCIÓN POR CORREO ELECTRÓNICO.

Saludos.

Si querés mandarnos tu DATA, FOTO O LO QUE QUIERAS, hazlo a usandbath@gmail.com

ÚLTIMOS COMENTARIOS