FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

Cuando garchas con el mas feo: experimentando el SEXO con un tipo mal parecido y sin contacto.

Fernando Garrido | Les cuento algo que me esta pasando que no es espectacular pero si distinto y entretenido, al menos para mi. De paso qued...

Fernando Garrido | Les cuento algo que me esta pasando que no es espectacular pero si distinto y entretenido, al menos para mi. De paso queda abierto el espacio para que quien quiera pueda contar otras historias, opinar, y demás.



Hace algunas semanas le di like en una app a un flaco cuya foto me gustó. Se veía de unos 25 años, muy delgado pero marcado, piel blanca, onda twink. Me respondió el like y le escribí. Sus respuestas, casi monosilábicas, no dejaban de ser precisas. Una breve charla y acordamos encuentro para chuparnos pijas y pajearnos. Yo estaba sorprendido (y hasta algo preocupado) porque tengo mas de 40 y no me pidió fotos en bolas ni info adicional, pero concluí que su calentura era comparable a la mía y no importaba demasiado con quien sacársela.

Cuando lo veo, como suele pasar con las apps, no estaba todo lo bueno como en la foto de perfil. Era el mismo tipo pero sin nada del atractivo, muy delgado, nada lindo de cara y hasta algo amanerado. Pero bueno, ya estábamos ahí y como se veía limpio y servía para mi objetivo seguí adelante (supongo que el habrá pensado lo mismo de mi).


Cambiando el paradigma


Y acá empieza lo distinto (para mi) porque yo soy muy franelero y necesito caricias y besos pero este tipo no me inspiraba nada. El, a su vez, totalmente inexpresivo y hasta me parecía que estaba incomodo. Le pregunte y me dijo que estaba todo bien pero que él es muy callado. A lo que vinimos, le baje el bóxer y me encontré con una pija hermosa, rosadita, impecable, de grosor ideal para mi boca, buena extensión y una linda cabeza que invitaba a chuparla y a eso me dedique, con gran disfrute. Mientras tanto el estaba sin emitir sonido y con cara de nada. Le pregunte si estaba bien, "si, esta bueno, por favor seguí". Un rato después le pedí que me la chupara el, accedió sin decir nada. Su chupada de pija normal, nada mal pero tampoco me impresiono, así que decidí que disfrutaba mas chupándosela yo y cambiamos de nuevo. Yo siempre tomando la iniciativa y él sin expresión. Después de un rato de saborear esa linda pija se me ocurrió preguntarle si tenia ganas de cojerme. "Si" dijo, y hasta movió las cejas, una expresión! Empezó a penetrarme, y cuando me noto cómodo empezó a bombearme, siempre inexpresivo y sin emitir palabra ni gemido alguno. Después de unos 3 o 4 minutos un suspiro, "ya se esta empezando a emocionar" pensé. Pero no, había acabado. A vestirnos, le pregunte el nombre, le dije el mío y taza taza. Recién cuando nos despedimos note que era venezolano.


Me quede pensando si volvería a verlo porque a pesar de lo breve de la cojida yo la había disfrutado y chupar esa pija deliciosa realmente me gusto. Igual dudaba y el parecía no haberlo pasado bien, seguramente no habría repetición. A los tres días me busco el "podemos vernos de nuevo?". Aunque me genero satisfacción, yo no estaba teniendo un buen día y mi mala onda me hizo responder "si, pero quiero que me chupes el culo" como para ahuyentarlo (un segundo después ya me había arrepentido). Y me sorprendió con un "OK".


El toma y daca del garche


Segundo encuentro, el tomo la iniciativa "empiezo yo?", "dale" respondí.  Y se dedico un buen rato a lamer mi culo, bastante bien. Para que siga en eso me puse en 69 para chuparle la pija mientras su lengua seguía laburando en mi orto. Después de unos 20 minutos me sentí satisfecho y le ofrecí cojerme. "Si" y esta vez duro un poco mas (unos 5 minutos?). Igual estuvo bien. Y siempre en esta situación "rara" para mi donde no nos tocamos, no hubo besos ni caricias y solo yo gemía y expresaba algún sonido que demostraba que me daba placer pero no hubo conversación.



Y luego hubo dos encuentros mas, el cada vez mejor en sus chupadas de culo, yo disfrutando al chupar su pija y el garche siempre breve y sin decir palabra salvo mis gemidos y su suspiro al acabar.



Todavía no se ni cuantos años tiene ni a que se dedica. Pero mientras dure voy a seguir, porque para mi sorpresa, me gusta. Estoy experimentando el SEXO con un tipo feo y sin contacto, que creía imprescindible, pero esas chupadas de culo lo compensan. 

Igual cada tanto sigo pagando para que un lindo macho me coja mientras me abraza y me da afecto (aunque sea fingido).




ÚLTIMOS COMENTARIOS