jueves, 6 de diciembre de 2012

Bruce Springsteen. The Advocate interview I


En abril de 1996 la revista Advocate publicó esta entrevista realizada por Judy Wieder. A pesar de ser poco conocida, nos ha parecido una entrevista de especial interés y que toca diferentes aspectos que no tienen que ver necesariamente con su música, y por ello la hemos traducido. 


¿Desde Streets Of Philadelphia hay más gays y lesbianas que se acercan a ti?
Así es, hay gente en la calle o en restaurantes que vienen y me cuentan que tienen un amigo, un compañero, un hijo.

¿Por qué crees que el director Jonathan Demme, te pidio que escribieras una canción para Philadelphia?
Demme me dijo que estaba preparando una película para todos los públicos, y estoy seguro de que esa es una de las razones. Pienso que pretendía tratar un asunto con el cual la gente no se siente muy cómoda y tiene miedos, y mostrarlo mediante personas que si se sienten seguras al respecto como Tom Hanks, Neil Young o yo mismo.

¿Cómo es posible que tú hagas que la gente se pueda sentir cómoda?
Cuando empecé en el mundo del rock, tenía un público muy masculino, y yo tenía una imagen muy heterosexual, especialmente a mediados de los ochenta.

¿Pero cómo podías llegar a este público?
Yo entendí de donde venían los temores. Crecí en un pueblo pequeño, y básicamente no recibí más que imágenes negativas de la homosexualidad. Cualquiera que fuera diferente en cualquier cosa era castigado y marginado, o incluso maltratado físicamente a veces.

¿Tuviste alguna inspiración en particular para la canción?
Tenía un amigo muy cercano que tuvo sarcoma y murió en esa época. Para mi, estar cerca de una enfermedad de esa magnitud, fue una experiencia devastadora, Nunca había pasado por algo así y parte de ello acabó en la canción.

Supiste captar el particular aislamiento que muchos gays enfermos de sida sufren. Cuando existen muros entre la gente y se produce una carencia de aceptación, puedes llegar a ese tipo de comunión de la que hablas en la última estrofa “recíbeme, hermano”.



Eso es lo que todo el mundo pide, básicamente ser aceptado y que no le dejen solo. Había un cierto tipo de silencio espiritual que quería recoger. Después intenté ponerle una voz humana, lo más humana posible. Quería que te pusieras en la cabeza de otra persona, y que escucharas los pensamientos de alguien que estaba cerca de la muerte, pero que así mismo tenía el sentimiento de estar lleno de vida.

¿Te sorprendió el éxito de la canción?
No imaginaba por nada del mundo que fuera a sonar en la radio. Pero la gente está buscando elementos que le puedan ayudar a entender la crisis que supone el SIDA, y que le pueda ayudar a establecer conexiones con las personas. Creo que eso es lo que la película y la canción consiguen, pueden llegar a funcionar como una muestra de distintos tipos de sentimientos.

Al provenir de las calles de Nueva Jersey, ¿supuso para ti un camino largo la aceptación y el conocimiento de la homosexualidad? ¿En algún momento te asustó?
No se si asustar es la palabra correcta. Yo era en gran medida un inadaptado en mi propio pueblo, por lo que no compartí muchas de esas actitudes negativas. Por supuesto que te afectan y te influyen. Pero pienso que la vida entera es un proceso en el que se deben solucionar y aclarar ese tipo de mensajes que recibes en tu infancia. Supongo que el principal problema es que la imagen gay entonces era la de los años 50, es decir, “la reina del pueblo” o algo así, y eso es todo lo que podíamos saber sobre la homosexualidad. Las actitudes de todo el mundo eran bastante bestias. Era la parte más auténticamente desagradable del carácter americano.

Cuando dices que eras un inadaptado, ¿a qué te refieres?
Básicamente fui bastante marginado en mi pueblo. Yo y unos pocos más eramos los raros, y en demasiadas ocasiones nos teníamos que esconder para no acabar mal. Por ello, no, no me sentía parte de esas ideas homófobas. Además yo empecé a tocar en bares cuando tenía 16 o 17 años, y por ello conocí muchos estilos diferentes de vida, y otras cosas más. Eran los 60, era joven, y con la mente abierta, y nunca fui por naturaleza intolerante. Creo que el verdadero problema es que nadie tuvo una experiencia real con la cultura gay, y por ello tu mentalidad al respecto era increíblemente estrechas.

¿Quieres decir entonces que conociste a gays?
Si, tenía amigos gays. Lo primero que descubrí es que todo el mundo es distinto, y eso es algo obvio cuando analizas lo ridículos que son los estereotipos gays. Lo entendí bien.

Debido a tu imagen de macho, no sabía si me ibas a decir que había habido años en los que no querías que la gente pudiera pensar que tenías simpatía hacia los homosexuales.
No, siempre sentí que mis fans de siempre entendían que existían unos valores en mi trabajo, la tolerancia y la aceptación estaban en primera linea en mi música. Si mi trabajo iba sobre algo, era sobre la búsqueda de la identidad, el reconocimiento personal, la aceptación, la comunión, y por un gran pais. Siempre he sentido que ese es el motivo por el que la gente viene a mis conciertos, porque sienten un gran pais en sus corazones.

¿Te refieres a un gran país para todos?
Eso es. Desafortunadamente, cuando llegas a un público amplio, hay gente que empieza a escucharte por muchos motivos que no tienen nada que ver. Y pueden malinterpretar las canciones.

Tuviste que llegar a aguantar que el Presidente Reagan pensara que “Born In The USA” era sobre sus valores.
Así es, y en un punto el país se desplazó hacia la derecha, y hubo cosas muy desagradables, intolerancia, y actitudes que dieron pie a más intolerancia. Por eso siempre estoy en el proceso de intentar aclarar quien soy y que es lo que hago. Y por eso quería realizar esta entrevista.

En The Ghost Of Tom Joad, aparece una canción “Balboa Park”, y en ella dices “…donde los hombres con sus Mercedes, van por la noche a contratar, los servicios de los chicos de la frontera”. ¿Hablas de sexo, drogas o ambas cosas?
Hablo sobre sexo, prostitución.

¿Qué sabes al respecto?
Leí sobre ello en una serie de artículos que Los Angeles Times realizó sobre la vida en la frontera. Encajaba con el tema central del album.

Es imposible para la mayoría de la gente imaginar la clase de fama que tienes. Todo el mundo sabe quien eres. ¿Te hace eso sentirte apartado?
Lo único que puedo decir sobre este tipo de éxito es que te puedes meter en problemas con facilidad básicamente porque el mundo está totalmente abierto para ti. La gente te va a decir “si” a todo. Por eso se trata de saber qué es lo que quieres o qué es lo que necesitas. Si, te puedes sentir apartado con una fama y una riqueza enorme, pero también te puedes sentir apartado con media docena de cervezas y un televisor enfrente. Crecí en una comunidad en la que mucha gente vivía así.

¿Cómo consigues que tu vida persona esté conectada con el mundo real?
Durante los años, tienes que esforzarte por tener un poco de normalidad. Necesitas decir “me voy a encerrar en casa esta noche”, o bien, me voy al cine, o a un bar, o me llevo a los niños a un parque de atracciones.

¿Qué es lo que te mantiene con los pies en el suelo?
Tienes que querer ser uno más. Siempre me vi como el chaval que tenía la guitarra y que la iba a tocar un rato y luego se la pasaría a otro. Siempre he visto un gran parte de mi en mi público.

Pero eso cambió cuando llegó el gran éxito
Así es, y según los parametros normales, tengo un estilo de vida extravagante. Pero nunca he sentido que haya perdido la cabeza por ello. Quiero sentir esa conexión que existe entre mis verdaderos seguidores y yo.

¿Entonces es así como consigues mantener el equilibrio?
Si, simplemente me di cuenta que lo que hacía tenía sus raices en una comunidad, puede que real o ficticia, y que mi conexión con esa comunidad daba valor a lo que escribía y lo que cantaba. No sentía que esas conexiones fueran casualidad, sino que tenía claro de que eran auténticas. De joven era un tipo serio, ¿sabes? y tenía unas ideas muy claras sobre el rock. Si, ya se que también se trataba de un circo, y diversión y baile, y todo eso, pero así todo era una cosa seria. Creía que con el rock se podían hacer cosas de verdad, gracias a su poder y gracias a la voz que proporcionaba. Y sigo creyéndolo a pies juntillas, de verdad que lo creo.

Y puedo asumir que tu presencia hoy aquí significa que quieres que los gays y lesbianas sientan que son parte de esa comunidad, de ese gran pais.
Si, desde luego que si. Clarificar como me siento, mis ideas, y mis opiniones al respecto de diferentes asuntos es mi trabajo ahora. Por eso esta entrevista es una gran oportunidad para mi. Escribes y quieres que tu música se entienda.

1 comentario:

Anónimo dijo...

BUSQUEN LA ENTREVISTA DE MADONNA DE 1990/1991 DE LA MISMA REVISTA ES BUENISIMA, ELLA FUE UNA DE LAS ARTISTAS QUE MAS APOYO A LOS GAYS CUANDO NADIE LO HACIA GENTE COMO ELTON JHONN SE CASABA CON UNA MUJER COMO PANTALLA POR QUE ESTABA LA ESTIGMATIZACION DEL SIDA, Y ELLA APOYANDONOS, REPITO BUSQUENLA Y PUBLIQUENLA ES MUY BUENA