viernes, 28 de junio de 2013

Un trago fácil.... semen.

Mucho nos preguntan sobre la bondad o maldad de ingerir el líquido blanquesino que emana del pene del hombre (guasca - lefa - leche - semen), cuando llega al clímax máximo de placer. Hay dos vertientes: La moral y la higiénica.

Desde el punto de vista del bien y mal filosófico, no hay nada de malo en eso. De hecho, no hay ni bien ni mal en toda práctica sexual, siempre y cuando se haga de mutuo acuerdo. Mutuo suponiendo que son dos, pero aún en una bacanal griega, mientras todos los participantes tengan uso de razón y la edad suficiente para asumir esas responsabilidades, nada es censurable, ni por Dios ni por El Hombre.

 Ahora bien, en el aspecto de salud e higiene si hay unas consideración básicas que se debe tener en cuenta.

 Si tu pareja sexual tiene herpes genital, y tu tienes a bien hacerle una jugosa fellatio, existe el enorme riesgo de que te contagies.

 Suponiendo que el mal es mayor y tiene SIDA, existe un riesgo, -pequeño- pero riesgo al fin, de contagio. El contagio se da si tienes alguna herida en la boca.

 Una última recomendación, pídele a tu pareja que unos días antes ingiera alimentos dulces, así el semen te sabrá a mielcita de abeja. Ahora que si lo que quieres es ponerte en pedo, entonces pídele que se tome unos vodkas, así cuando sorbas el preciado líquido te puede saber a algo así como un "Canguro" (vodka y vermounth) o un "Blue Monday" (vodka y cointreau). El sabor seguramente será más ácido.

Suerte!

Daniel Baños

No hay comentarios: