sábado, 2 de noviembre de 2013

El sabor de los forros

En un primer encuentro casual en el cine porno X, P le chupó la pija a T sin preservativo. No se tragó la leche, pero sí un poco de líquido preseminal. Cuando los dos acabaron, el romanticismo se apoderó de ellos y tomaron juntos una cerveza acurrucados en un sillón, camuflados en la oscuridad. “¡Qué lindo sos!”, le dijo P a T, aunque en realidad por más que hubiera querido, en aquella negrura donde apenas llegaba el reflejo de la pantalla, nunca habría podido verlo bien. Igual, por no romper aquel clima de amor que se había generado, prefirió decir eso y no “¡Qué rica pija tenés!”. T le contestó: “Vos también”. Y aunque tampoco había podido verlo bien, agregó: “Me gustaría volver a verte”. Y ahí mismo intercambiaron números de teléfono.

P le contó de su encuentro con T a su amigo Q, una loca malísima, tan mala que de su veneno nadie se salvaba, ni amigos, ni amigas, y que le dijo: “Sabías que T tiene sida, ¿nooooo?”. P palideció y de sus ojos asomaron lágrimas de miedo. “¿Y de dónde conocés a T?”, le preguntó con la voz temblorosa a Q, que le contestó: “Neeeeena, esa loca es más puta que todas nosotras juntas, ¡y además ya se los cogió a L, a E y a O!”. P pasó del pálido al colorado, le daba bronca y se ruborizaba cada vez que sus amigos le hablaban en femenino y mucho más cuando Q lo trataba de nena: además de que, por su culpa, ahora se veía atrapado en un torbellino de emociones negras como una bandada de buitres y sentía su corazón desgarrado por la guadaña. Al ver su rostro ensombrecido, Q, a la que es difícil callar por más de medio minuto, se mantuvo en silencio, mirándolo. “Ella se lo había dicho por su bien –pensaba–. ¡P tenía que hacerse el test urgente!”

Esa misma noche, P le mandó un mensaje a T: “Necesito hablar con vos. ¿Cuándo podemos vernos?”. Se encontraron en un bar del centro y ambos parecían verse por primera vez, a la luz del día también se gustaban, aunque P seguía con bronca porque T lo había dejado chuparle la pija sabiendo que era portador. Juntó coraje y fue lo primero que le dijo, a lo cual T (que de loca no tiene nada, pero sí mucho de Don Juan), con la frialdad que lo caracteriza y minimizando el asunto, le contestó que no se preocupara, que estaba tomando el cóctel y que tenía la carga viral indetectable. T nunca avisa en un encuentro casual que es portador de VIH, no le gusta presentarse así, entiende que el que quiere cuidarse debería tomar los recaudos que crea necesarios siempre. Siempre usa forro cada vez que coge y cree que si por una chupada de pija se contagiara el sida, todos los putos estarían infectados. Además acababa de leer en el diario que, según investigadores de la Universidad de Washington, con la carga viral indetectable, el riesgo de transmitir la infección disminuye en un 92 por ciento. “De todas maneras, cada uno debe evaluar cuál es la mejor manera de cuidarse –concluyó T–. Y si pensás que chupar una pija sin forro es riesgoso, no lo hagas, porque es muy fácil encontrarse con un portador, incluso con uno que ni siquiera sepa que está infectado.” “¡Chupar la pija con forro es horrible!”, dijo P. Y, para tratar de poner fin al clima incómodo que se había generado, agregó: “Mi amiga FL dice que en vez de hacer forros con gusto a frutilla... ¡tendrían que hacerlos con gusto a pija!”.

Los dos se rieron y se miraron a los ojos con franqueza. Aquel amor que los había flechado en el cine seguía intacto.

Pablo Perez

9 comentarios:

Fernando River dijo...

Yo siempre pienso que no tengo que preocuparme mas tarde de lo que hago hoy en dia....

bajo esa premisa nunca cojo sin forro. NADA!

Anónimo dijo...

Me gustó tu relato y por cierto los que menos se preocupan por forros, pandemias y otras yerbas son los más jóvenes, peligroso

Anónimo dijo...

Exactamente Fernando, yo ni me la dejo chupar sin forro, nunca se sabe

Anónimo dijo...

Alguien con vih puede beber alcohol? Lo pregunto xq supongo que alguien con vih debe tomar medicamentos y si ingiere alcohol. . Medio que es dañino, no? Posta que no sé y me gustaria que me respondan. Leo mucho el blog y me gustan esta clase de post que apuntan a la toma de conciencia. Sigan asi, los re apoyo muchachos. Abrazo, nico

Anónimo dijo...

Alguin q toma el coctel puede tomar alcohol sin problema, puede hacer vida normal.

Anónimo dijo...

Mi pareja toma kivexa (abacavir y lamivudina) y soctrim (efavirenz) se atiende con una importante medica, preguntamos el tema del alcohol xq le da al pico duro y parejo y le dijo que no se haga drama, que salga que tome, y que cuando llegue a casa las tome no importa cuanto haya tomado pero que no deje de tomar ninguna. Hasta ahora la carga esta indetectable o casi detectable pero nada de nada y sus cd4 se triplicaron. su vida no cambio para nada... imagino que tenes que ver que medicacion te dan, y como toma tu higado, el mejor que te lo podra decir es el infecto. Hay algunos antiretrovirales que afectan mas que otros el higado. Igual ningun arv es incompatible con el alcohol, sino con el abuso de.. igual dependera como este el que lo toma.

Salu2

Fernando River dijo...

en vez de pensar en el chupi luego de estar infectados.... xq no piensan en cuidarse?

Anónimo dijo...

concientizar, un blog en donde todos entramos a ver donde hay mas machos para chuparles la pija, ya esa conducta indica algo, no seamos hipocritas

NOSOTROS Y LOS BAÑOS (admin) dijo...

ESTE BLOG INTENTA QUE TOMEN CONCIENCIA DE LAS COSAS, MUESTRA Y DIFUNDE.NO IMPONE.

AL CHUPAR UNA PIJA SIN FORRO TAMBIÉN TOMAS CONCIENCIA >>>DE QUE TENES EL BICHO O QUE PODES TENERLO<<<.

HASTA HINCADO MAMANDO HAY CONCIENCIA. NOS LOS CONSIDERAMOS PELOTUDOS CHUPAPIJAS.
UN POCO MAS DE AUTOESTIMA!!

PARA EL ULTIMO ANÓNIMO.