FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

Te llaman de Recursos Humanos!!

Le di las gracias y lo mande a su casa  con un hermoso beso de lengua invadido por el olor de mi leche.  Soy gerente de recurso...

Le di las gracias y lo mande a su casa 
con un hermoso beso de lengua
invadido por el olor de mi leche. 

Soy gerente de recursos humanos de una empresa del microcentro. Tengo 40 años, casado y nunca tuve problemas para el levante. En la oficina me hago tirar la goma por dos pendejas, solitas se ofrecieron y no me pude resistir. Pero siempre tuve la fantasía de voltearme a algunos de los pendejos que van con la camisa perfectamente planchada y el pantalón ajustadito con el culito bien marcado.

Nunca le tire ningún lance a ninguno. Muchos dirán que soy un cagón pero tengo una familia que mantener y no me puedo dar el lujo de perder el puesto que tengo. Hace unos meses uno de los chicos de la oficina renuncio y reflote la idea de concretar mi fantasía y me puse al frente de la búsqueda del nuevo empleado. Obviamente los requisitos eran buena espalda, brazos fuertes, cola parada y boquita fresca masculina. Y por sobre todo homo o con alguna inclinación bi. Gracias a los exámenes psicotécnicos pude saber quien estaría dispuesto a darme una buena mamada o sentarse en mi verga.

 Así seleccione a un hermoso morocho de 25 años todo durito que me hizo parar la pija desde la primera entrevista. Para entrar en confianza deje pasar unas semanas y finalmente le propuse que se quedara después de hora para terminar un trabajo. Cuando quedamos solos con el pretexto de que ya no quedaba nadie le dije que necesitaba estar cómodo y me saque la corbata y me desprendí algunos botones de la camisa dejando ver mi pechito peludito y le di permiso para que hiciera lo mismo. Quería ver su reacción. El hizo lo mismo y pude ver como cada tanto se le iba la mirada a los pelitos que asomaban por mi camisa.

Y me la jugué, le dije en lugar de estar en este puto lugar que ganas de estar cogiendo o que me la estén chupando y me toque la pija. El abrió grande los ojos y pude ver como su bulto crecía, ahí nomas agarre su mano y la lleve hasta mis huevos, los acaricio como nunca nadie lo había hecho en ese escritorio. Baje mi cierre y apoyo sus labios húmedos en mi verga. La chupo un largo rato subiendo y bajando su lengua por todo mi tronco hasta que le llene la boca de leche. Le alcance la corbata para que pudiera terminar de limpiar su hermosa carita, le dije que el trabajo ya estaba terminado, le di las gracias y lo mande a su casa con un hermoso beso de lengua invadido por el olor de mi leche. 

Yo también volví a casita con la satisfacción de haber concretado una mas de mis fantasías. Obviamente cada tanto lo hago arrodillarse o ponerse en cuatro para cogerme su lindo culito. La próxima fantasía laboral es enfiestarme con el pendejo y las otras dos peteras de la oficina. Siempre en mi escritorio, yo sentado en mi sillón y ellos tres peleándose para ver quien me la chupa mejor. Como los tres piensan que son los únicos que me bajan la bragueta, ya estoy trabajando en el asunto para que, como siempre les digo, hagan un trabajo en equipo para que el cliente se vaya con una sonrisa y plenamente satisfecho. Pronto les contare.

El Gerente

ÚLTIMOS COMENTARIOS