FALSE

Page Nav

HIDE

HIDE

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Top Ad

//

Últimas novedades

latest

Historia de culo roto: Como me salve de la Colimba

Mi primer amor se llamaba Diego y en esa época teníamos mucha vida social en común. Comidas, idas al cine, fiestas en casas, amigos, etc. Co...

culo colimba

Mi primer amor se llamaba Diego y en esa época teníamos mucha vida social en común.

Comidas, idas al cine, fiestas en casas, amigos, etc.

Compartíamos muchas cosas pero no prospero el amor, si la amistad.

Un día me dijo que conocía a un sargento morochón con lomo de gym que le pagaba por acostarse con Él y me lo quería presentar.

Tenía 16 años y la idea me pareció muy excitante; lindo guacho y me va a pagar!

Sonaba genial, su nombre era 'Armando' y me sentí como la Coca Sarli pero en la vida real!

Diego me paso su teléfono y lo llame de su parte, quedamos en encontrarnos en Charcas y Canning.

(Hoy  Scalabrini Ortiz)

Imagínense el miedo que tenía, desconocido, militar;

me gustaría?

La descripción en esa época era obviamente como ibas a ir vestido al encuentro, nada de la Tech de hoy!

Cuestión que llego el momento, nos reconocimos, me gusto y me llevo a su departamento, fue la primer persona que me hizo acabar sin tocarme!

Que bien cojía, era un maestro y yo muy buen alumno;

ya venía recibido pero no dije nada...

;)

colimba

Me pedía que le chupe la pija y le gustaba ponerla y acabar, no era larguero, se movía muy bien, lomazo, lampiño, bien de gym y otra raza, tenía como rasgos casi orientales. Sin dudas sexy…

Él, la situación y todo.

Se terminaba de coger y yo me volvía a casa, a veces conversábamos un poco.

Él tenía su pareja y mucho después me lo presento. Pero eso lo cuento otro día.

Pasaron un par de años y eventualmente nos veíamos.

Por supuesto siempre me daba mi premio monetario.

Un día llego la citación para el servicio militar!

colimbas duchas

Moría de terror, saber que era gay y enfrentarme a un regimiento, como iba a reaccionar, además no quería perder un año de la vida con un: ‘cuerpo a tierra /carrera mar’ ! 

No era para mí.

No rotundo.

Mis padres me mandaron a un psiquiatra que me decía que yo estaba en contra de la sociedad; me le cagaba de risa y le decía:

Me hace un certificado de "insano", sino mis padres no le pagan más!


Empecé a volverme loco porque me habían contado que te hacían sentar sobre talco para saber si tenías el culo roto y si algo roto tenia, era el culo!

Me iban a descubrir, ellos, mis viejos, todo el mundo;

Estaba enterrado vivo!

Me fui unos días al Cerro Catedral a esquiar mientras esperaba el certificado del psiquiatra, lo pase divino!

Pero tenía la revisación médica y volví un día antes!

El psiquiatra tenía el sobre con lo que le pedí pero me sentía inseguro y lo llame a Armando, el Sargento.

Me pidió mi n° de D.N.I y me dijo que no me preocupara.

Fui a la revisión médica.

Miles de chicos, uno más lindo que otro, nos hicieron desnudar a todos en fila y sentarnos en unos bancos de madera en un edificio del regimiento, tenía la sangre helada.

Mire algunos culos pero no me anime a mirarle la pija a nadie por pánico que se me pare.

[caption id="attachment_14010" align="alignright" width="350"]colimba Era como estar en el paraíso pero con la ‘ñata contra el vidrio’. Tremendo.[/caption]

Era como estar en el paraíso pero con la ‘ñata contra el vidrio’. Tremendo.

Te llamaban por apellido, cuando llego mi turno camine por los pasillos, siguiendo la fila de culos hasta el escritorio donde estaban los milicos, desnudo como cientos a mi alrededor y con el famoso sobre en la mano.

-Castro Videla, dijo un soldado.


-Sí, acá estoy, me acerque con pánico total y dije:


- Tengo una carta de mi psiquiatra (con extremada timidez).


El que tenía la lista, el del medio del escritorio me dice:


-Castro Videla, Usted ya está salvado!


Me fui como silbando bajito, sin mirar nada hasta la montañita de mi ropa, me vestí y me fui para no volver jamás a un regimiento!


Si no fuera por haber conocido al Sargento Armando, entraba de cabeza, tenía número alto!

ÚLTIMOS COMENTARIOS