martes, 26 de abril de 2016

En el boliche también se coge…

Ivan Mon| Boliche|

"Continuó sacándose la ropa y casi arrancándome la mía, ya cuando estábamos desnudos me tomó la cabeza con las dos manos y me puso de rodillas en frente de su pija erecta"



Boliche

[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

20 años y las hormonas aun explotando, todo un universitario, así estaba yo esa vacación de fin de año cuando volví a mi ciudad (cada vez menos pueblo),  para visitar la familia. Fabián (el maduro y morrudo) era una los temas que rondaban mi cabeza, pensaba mucho en reencontrarme con él y revivir esas camas desenfrenadas en la cuales aprendí muchas cosas, pues en las visitas de años anteriores no habíamos podido coincidir.

A la primera oportunidad que tuve me di una vuelta por su casa, pero al tocar el timbre fue grande mi sorpresa, salió un hombre muy atractivo, pero no era Fabián, era mucho mas joven, como de 35, solo con jean y ojotas de entre casa, de torso esculpido y con una mirada asesina.

- ¿Si, A quién buscas?- me preguntó mientras cruzaba el jardín hasta las rejas de la calle.

–Perdón, buscaba a Fabián, ¿él está?-

-No, hace un tiempo que no vive aca, se fue a vivir a la frontera. Yo soy un sobrino, le compre la casa hace un tiempo- esa fue su respuesta mientras abría la reja y me daba un apretón de manos, con una sonrisa simpática.

Boliche

Si bien me dio lastima no encontrar a Fabian, el gusto visual compensaba un poco la decepción, aproveche para presentarme como un viejo amigo de Fabian, le saqué el nombre y luego traté de sacarle conversación con mi reciente llegada y mi “aburrimiento” al no encontrar a mis viejos amigos, pero él parecía estar en otra, así que luego de un par de palabras lo salude y me fui.

La vacación estaba siendo tranquila pero con mucho calor y humedad en el ambiente, aproveche una noche fresca para coordinar con una amiga y salir de boliche, ¡oh casualidad! en medio del tumulto nocturno vislumbré a Damián, si se llamaba Damián, estaba en un sector VIP, rodeado de mujeres y bebidas. Mi amiga pegó un alarido cuando lo vio, se conocían y parecían ser muy cercanos, así que me llevó hasta el sector VIP y nos presentó, él me reconoció, pero delante de mi amiga hizo de cuenta que no me había visto nunca. (N de A: Era el dueño del boliche y mi amiga me dio a entender que estaba involucrado en cosas turbias de donde obtenía su dinero).

 

Las horas pasaron y el alcohol cumplió con su efecto deshinibidor, Damián bailaba siempre con una copa llena en la mano, de pronto comenzó a mirarme de manera diferente, con cierta complicidad, y en medio de la fiesta y el baile aprovechaba para rozarme los muslos o la cola con la mano disimuladamente. En un momento de la noche me fui al baño a orinar y cuando estaba en el mingitorio él apareció y se colocó justo a lado, y si bien había otras personas, eso no impidió que él mire mi miembro sin disimulo, lo siguiente fue sacar el suyo y exponerlo con orgullo (era gruesa y larga, se notaba la depilación), ante tal espectáculo traté de prolongar mi posición un rato mas, con la esperanza de que los otros dos tipos que estaba en el baño nos dejaran solos, y milagrosamente así fue, en ese instante Damián me agarro la cara con las dos manos y me encajo un beso delicioso, lujurioso y húmedo, lo que me excitaba ademas del morbo eran su olor, lo áspero de su barba y sobre todo su sonrisa pícara al terminar el beso.

El beso duró unos segundos y se cortó abruptamente justo antes de alguien mas entrara al baño, luego volvimos al sector VIP, la noche siguió su curso y mi amiga se fue a su casa porque estaba cansada, mientras yo trataba de conversar con él para convencerlo de irnos juntos a otro lado, pero evidentemente le gustaba dar una imagen de macho hetero y las conversaciones que teníamos eran de dos palabras, y no me daba bola, en un momento me di por vencido y empecé a saludar a sus amigas para poder irme, en ese momento me tomó del brazo de una manera brusca, y me acercó a él para hablarme al oído.

-No te vas- me dijo

- SI, ya esta tarde, ya me aburrí- le dije yo. Pero rápidamente me respondió casi para darme una orden – Acompáñame al depósito, vamos a sacar champagne para terminar la noche-

Obviamente accedí y en cuanto cerró la puerta del depósito, se me abalanzo y comenzó a encajarme su lengua hasta lo más profundo de mi garganta, con la música bolichera de fondo, y una luz tenue en el ambiente se desabrochó la camisa y empezó a sacarse los zapatos mientras me empujaba con su cuerpo hacia un rincón donde tenía un pequeño escritorio y una alfombra mullida.

-Para un poco- le dije- ¿No podemos ir a otro lado mas apropiado para coger?

-En el boliche también se coge- me respondió. Luego continuó sacándose la ropa y casi arrancándome la mía, ya cuando estábamos desnudos me tomó la cabeza con las dos manos y me puso de rodillas en frente de su pija erecta.
(Él era de pocas palabras) la boca se me hacía agua solo de ver ese miembro duro, venoso, y rosado casi lila, por la cantidad de sangre cargada que tenía, comencé a chupar desenfrenadamente, a la vez Damian se hizo de una botella de champagne que tomaba mientras me miraba desde arriba, yo solo quería sentirlo dentro, su sabor era sublime pero contrastaba con ese olor a depósito de bebidas alcohólicas y humedad  del ambiente. Él se excitó muy rápido, así que para no terminar tan pronto, se puso de rodillas frente a mi, me miró a los ojos y volvió a sonreír antes de besarme. Luego me dio la vuelta (siempre en silencio) y me puso en cuatro sobre la alfombra. Los próximos minutos fueron un delirio para mí, entre el alcohol que yo tenía encima y el placer de su lengua rozándome el ano y su barba raspando mis glúteos, casi pedía a gritos que me penetrara, lo próximo fue el ruido del forro al abrirse y en seguida su carne entrando en mi carne, su miembro dilatando y franqueando mi esfínter hasta enterrarlo totalmente.



Empezó a bombear y rebusnar como un animal, de fondo se escuchaba música de marcha y cada tanto dejaba de gemir para tomar otro trago de champagne, yo quería acabar  sin tocarme, porque la manera en la que se movía y la fuerza con la que entraba y salía de mí, era suficiente estimulo, pero él fue generoso, se detuvo un momento para hacer que yo tomara un trago de champagne, sin cambiar de posición, luego saco su pija de mí y acto seguido comenzó a beber el champagne de mi cola, vaciando la bebida entre mis glúteos y chupándome todo para que no se derrame nada, finalmente volvió a penetrarme con más fuerza y esta vez bombeo y bombeo, y a la vez me masturbó, hasta terminar juntos en una explosión de placer y sudor. Aun con la respiración agitada me hizo un comentario final -Tendríamos que juntarnos un día, o una noche con Fabián, llega en unos días.....-

Tacho Riera, cuando grabo escenas de sexo, me pasan cosas...

Amigarches: Sexo con amigos sin ser gay

Diego de Alzaga| Ale K| Amigarches|


En sexología y psicología se afirma que para ser amigarches hay algunos “perfiles” de hombres, que sin ser homosexuales, tienen sexo con otros hombres.  Se han estudiado estos casos y explican que en estos hombres no existe factor alguno de homosexualidad o bisexualidad como tal.
¡Basta de gastar plata y tiempo en minas, pegate un vuelta y vuelta con un amigo y a otra cosa! Y todo sin ser gay!! Nos apoya la ciencia!  ¡VIVILO SIN CULPAS!


Amigarches

 

[avatar user="DiegoP" align="left" /]
Los perfiles de estas personas están relacionadas con factores como traumas psicológicos, económicos y, hasta enfermizos, razones por las cuales no habría que llamar gay a un hombre que tenga alguna de las siguientes etiquetas:

1. Víctimas de abuso sexual en la infancia: También conocida como “impresión homosexual”, se da cuando un varón es abusado sexualmente en la infancia, al crecer recrea el abuso en su comportamiento sexual para intentar “sanar” el dolor emocional sufrido. Si este individuo recibe apoyo psicológico y logra ser consciente de su condición, este comportamiento sexual puede ceder, ya que no está motivado por el deseo sexual hacia otro hombre, sólo se trata de un trauma pasajero.
2. Trabajadores sexuales: Estos hombres heterosexuales participan voluntariamente en relaciones sexuales con otros hombres por la recompensa económica, únicamente. Su libido se despierta sólo como impulso sexual (como en la masturbación). Al parecer un factor de excitación es el dinero, pues es bien sabido que en la industria porno ganan más los hombres que tienen sexo con otros hombres, que los que graban videos sexuales con mujeres.
3. Hombres que buscan desesperadamente experimentar con su sexualidad: Los hombres bajo este perfil, buscan experimentar con conductas sexuales que la mayoría identifica como conductas homosexuales. Algunos de ellos evitan el contacto sexual directo con hombres, pero lo sustituyen experimentando con dildos y otros juguetes sexuales, que a sus parejas femeninas incluso les parecen aceptables.
4. Primerizos: Por lo general en la adolescencia algunos varones se involucran entre sí para tener su primera experiencia sexual. Esto se puede extender hasta los 25 años de edad sin considerarse homosexualidad como tal. Es un simple ejercicio de satisfacción sexual.
5. Falta del padre: Se trata los hombres heterosexuales que anhelan el afecto y la atención de sus padres y buscan relaciones sexuales con hombres, como una forma de conseguir aquello de lo que carecieron en la infancia: crianza masculina y aceptación de su progenitor.
6. Atraídos sexualmente hacia los hombres, pero emocional y románticamente hacia las mujeres: Son hombres que se sienten atraídos emocionalmente hacia las mujeres, salen con ellas y tienen noviazgos heterosexuales. Aunque pueden llevar una vida sexual con las mujeres que aman, su verdadero y más apasionado deseo sexual es despertado por otros varones.
7. Narcisistas: Son hombres heterosexuales que viven absortos en sí mismos y tienen una necesidad constante de atención y aceptación, utilizan la sexualidad con otros hombres para ser adorados.
8. Adictos sexuales: El comportamiento “gay” puede ser el resultado de la adicción sexual. Pero incluso aquellos que se hayan “curado” podrían seguir sintiendo atracción por otros hombres, como les pasa a los sacerdotes célibes homosexuales.
9. Complacientes fantasiosos: A estos hombres les gusta complacer a sus parejas femeninas, quienes tienen la fantasía de que sus hombres mantengan relaciones sexuales con otros hombres frente a ellas. Para estos hombres es placentero sentirse “humillados” por otro hombre mientras su pareja femenina los ve.
10. Exhibicionistas: En este grupo tenemos a algunos culturistas o aficionados al gimnasio, quienes aunque no mantienen relaciones sexuales con otros hombres, gustan de coquetear entre ellos para obtener mayor atención y admiración sobre el trabajo físico que realizan en sus cuerpos.
11. Liberación sexual en población carcelaria: Existen hombres que al estar encerrados en prisión, deciden mantener vidas sexuales con otros hombres. Esto ocurre simplemente porque resulta su única o más inmediata opción para satisfacer su deseo sexual. Una vez puestos en libertad, estos hombres siguen su vida como antes de entrar a prisión.

Vale todo


[avatar user="AleK" align="left" /]
Estos perfiles son una pequeña muestra de lo compleja que es la sexualidad del hombre. Al final del día cada individuo es responsable de ejercer su sexualidad como mejor le parezca. Aunque podemos ponerle muchos adjetivos y buscar muchas explicaciones, las respuestas pueden ser más simples de lo que pensamos, Freud a menudo decía: “A veces un cigarro es sólo un cigarro”.
Hay una gran variedad de formas y maneras de llevar una relación de amistad con sexo esporádico. Casi todos los que dan testimonio en consultorio, están de acuerdo en un punto: es que si contemplas a tu amigo/a con esperanzas de comenzar con una relación de pareja de tipo romántico, quizás sea mejor que lo pienses dos veces, ya que las posibilidades de que ocurra en la práctica son bastante escasas, aunque cada caso es un mundo, nunca te desanimes, Aunque cueste creerlo lo que frena hoy un poco el querer estar en pareja son los motivos económicos. Las economías personales están muy jugadas. Y si lo que queres es seguir manteniendo algún tipo de relación o contacto, la clave parece estar en la comunicación, antes y después del sexo.

 

 

Las pensiones. Segunda parte.

José María Gómez / Las pensiones/ El muchacho de la clase trabajadora|

Las pensiones¡Cómo me cojió el hijo de puta!, él, que se hacía el santito, el nada que ver y que la primera vez que le insinué algo (con timidez y desparpajo al mismo tiempo) me dijo, mirándome fijamente: “¿De qué estás hablando, hermano?”


Era evidente que Mario se consideraba mi amigo. Y eso era maravilloso, claro, y me provocaron momentos importantes de camaradería y felicidad. De todos los otros pibes con los que se relacionaba, y éramos unos cuantos allí, yo era el beneficiario claro de su afecto y todos lo sabían. Y se alegraban por ello, salvo uno, un taimadito de Corrientes que me dijo una vez a la entrada del baño colectivo: “¿Y… te tiene satisfecho tu marido?”


Otra cosa con la que contaba era con su instinto de protección. Mario desarrollaba naturalmente, ¡a sus veinte años!, una capacidad de hacerte sentir protegido y a salvo con él. De lo que no pudo protegerme era de mí mismo, de mi naturaleza. Desde que lo había visto en la foto con su malla rutilante yo supe claramente lo que quería de él. Y no descansaría.


Un domingo nos fuimos todos a la cancha. Creo que fue la primera vez que concurría a un espectáculo multitudinario de hombres, casi todos con el torso descubierto. Fue una experiencia enervante para mí. No me voy a meter con ese tema pues no soy un especialista; pero voy a decir algo: no hay nada más puto que el futbol. Punto. Abrazados, al palo, calientes, festejábamos la victoria magreándonos y, casi sin darme cuenta al principio, fui tanteando el cuerpo de mi amigo y lo que sentí fue indescriptible. Me perdí. Yo conocía a los cuerpos, y ustedes ya lo saben. Cuerpos voluminosos y pequeños, duros y blandos, ásperos y suaves… pero lo que percibí del cuerpo de Mario era diferente a lo conocido, único, de alguna manera inaugural para mí: sólido, de una estructura muy particular, el músculo grueso pero cálido, amistoso; y asimismo duro, sin ninguna duda, un cuerpo duro y consistente que pensé, flasheé, se dice ahora: “Si éste me la pone, me mata, me parte en dos”. 


 


Hacia el atardecer volvimos a la pensión. Los otros se fueron desperdigando (algunos tenían novia) y nos quedamos solos en el último trecho. Estábamos muy alegres, sin saber por qué, Mario también. Pero en un momento nos quedamos callados. Pateábamos por una calle silenciosa, el domingo melancólico ya se hacía sentir. Entonces dije, por decir algo: “Estoy hambriento”. Sí, ya me di cuenta…de ésta”, me contestó, agarrándose la pija. Sonó como desilusionado.


Seguimos adelante. Las semanas siguientes yo tuve parciales y me tuve que ocupar. No hablamos más del tema. Pero percibí, no obstante, que al volver por las tardes, y al hacer el rito del rito del desnudamiento, ahora sonreía. Yo, como si nos hubiéramos puesto de acuerdo, en esos momentos me volvía de espaldas. Y al rato preguntaba, dasapasionado (o intentándolo): “¿Y, terminaste?”. Y el contestaba: “Sí, cariño”. Pero Mario era maravilloso, leal, no había pizca de maldad en él. Sólo se estaba haciendo a la idea.


Y una tarde se decidió, un viernes para más datos. Yo percibí que se demoraba. Se hizo un silencio sospechoso, irreal. Esperé un poco, con mis latidos atenazándome. Sin embargo, me moría de ganas de mirar, recreaba su esbeltez, su pecho, la entrepierna, el regalo… pero entonces se acercó y, suavemente, me agarró de la mano, diciéndome, con una voz rara: “Tocá, si querés, ya que te gusta tanto…”


Continuará.


Hola amigos! Los invito a seguirme en mi página Face y en Twitter:

Facebook


@josemgomezok


Saludos!

 

 

domingo, 24 de abril de 2016

El homosexual, homofóbico.


 Ale K | Homofobia |

Y si, la homofobia no afecta solamente a heterosexuales,  a pesar de que la mayoría de la gente cree que es la aversión que estos sienten a las personas que tienen relaciones con gente de su mismo sexo, también en mayor o menor medida afecta a los homosexuales.

homofobia

[avatar user="AleK" align="left" /]

Algunos se sienten con supremacía para prejuzgar por aquello de que adhieren a algún modelo más tradicional y clásico, así es común que alguien que hace mucho está en pareja de cátedra de lo bueno que es estarlo y que "hay que dejar la noche" y afianzarse y casar (ahora que tenemos matrimonio).


Otros que se apoyan en el hecho de "ser gays tapados, de trampa, onda nada que ver, que no se les nota y que son chongos".


Algunos creen al frecuentar estás paginas automáticamente tendrán todas las plagas de Egipto sobre su cuerpo, y que el hecho de leer -tal vez- literatura homoerótica en una biblioteca los hará mas castos y superiores a la vista del otro...
Son aquellos que entran aquí para controlar que (como objetos) y quienes entraron antes para tenerlos individualizados haciendo de ellos su objeto de fobia -su objeto de amor-




¿A qué responde la fobia?

Podemos decir, a una imagen, una imagen de carácter significante. Pues la estructura de la fobia es la estructura significante, o dicho de otro modo la estructura paradojal del deseo. Ya que el objeto fobígeno es el objeto que marca la entrada, el apresamiento del ser del sujeto en la grilla del deseo. Es lo que concierne al ser afectado por el deseo en tanto constituído el sujeto por el significante.

Esto quiere decir que el sujeto es allí objeto.


Hablando más llanamente el sujeto fobígeno quien la desarrolla se muere por estar en lugar del objeto del que dice tener fobia.


En general, todos nosotros somos educados bajo un estándar héteronormativo. Que inicia desde nuestros padres, pasando por nuestros maestros en la escuela, el cine, el teatro, los cuentos infantiles y hasta la televisión, todo absolutamente todo, está hecho para educar solamente a los heterosexuales.


La homofobia internalizada puede ir desde una simple auto descalificación, descalificación a otras personas y hasta inclusive agresión física hacia otros homosexuales.


Por estos días me llamo la atención y en virtud de ello escribo estas líneas, la columna de nuestro novel compañero Jung, que me pareció brillante por su prosapia y el desarrollo de los conceptos.


Al mismo tiempo inquietante por la grave homofobia que mueve a R de caballito. Todo él movido por la angustia, vaya a saber que deseos de niño no han sido satisfechos y aparecen ahora depositándolos en esta pagina, que se vuelve su objeto, en es te caso de fobia. ¿Que es lo que le falta?

¿Tal vez el libre albedrío para poder elegir seguir de largo y no atacar a nadie? Descreo que crea.

Nosotros los homosexuales, bisexuales y transexuales hemos tenido que aprender acerca de nuestra sexualidad en la calle, por nosotros mismos, ya que nadie sabe cómo hablar de este tema, ni siquiera las personas más allegadas a nosotros (nuestros padres). A todos nos ha faltado de alguna forma un eje rector, por suerte de a poco esa tendencia se va corrigiendo.


Si hablamos de ejemplos a seguir, pues estamos en una peor desventaja: ¿Cuáles son las figuras de homosexuales que todos nosotros hemos visto desde pequeños? Solamente esas imágenes grotescas de gays de los cuales todos se burlan en los programas de humor de TV. Lo peor de todo, es que son básicamente los únicos ejemplos con los que contamos a nuestro alrededor.




Hace unos años un paciente me contaba que su padre no lo dejaba ver varios programas de TV. porque intuyendo su orientación no quería que la desarrollara, a saber "El Show de Carlos Perciavalle", "El palacio de la risa" con Antonio Gasalla, a Ante Garmaz en "El mundo de Ante Garmaz" transmitido por ATC, dedicado a la moda. Garmaz tenia las pelotas bien puestas y hoy sería un icono por no ocultar su homosexualidad durante las diversas dictaduras militares argentinas.
Algo que al padre de mi paciente aterraba. Este padre, este homofóbico, se privaba así mismo de su propio placer, su deseo -contaba mi paciente- que un día allá por el año 1977 la familia se había reunido frente al televisor para ver un especial de Nini Marshall, la capocómica argentina. Estando todos dispuestos y empezando el show (que el mismo padre quería ver) el primero en salir a escena fue Carlos Perciavalle que oficiaba de presentador de la gran estrella, eso solo bastó para apagar el televisor y quedarse todos sin el espectáculo. Perciavalle estaba en su lista negra.
La misma que el padre de mi paciente, pacientemente había elaborado. 


¿Que quiero decir con todo este cuento? 


El padre de mi paciente lo había adiestrado en esto de la falta, había estructurado un mundo, estructuró la escena del mundo significante de ese niño (mi paciente). Restituyendo a nivel imaginario aquello inasimilable que hizo irrupción en lo real, aquello carente de simbolización, de significación que el objeto fobígeno encarnaría. Al momento de la consulta mi paciente un hombre de unos 55 años, era y se declaraba un gay homofobico, detestaba a Fabian Gianola (que había personificado a un gay muy amanerado en sus palabras, por TV.) Pero era de esas personas que gustaba frecuentar las teteras viendo a otros teniendo sexo, pero presentándose súbitamente para interrumpir toda la acción, se había vuelto un sujeto/objeto inhibidor, al igual que el padre, ahora fallecido. 


En palabras llanas y como dicen muchos acá en los mensajes, un viejo de mierda que no coge ni deja coger. 


Ahora, con su padre fallecido no existiendo prohibición, se sentaba secretamente en su casa si es que su madre o hermana no estaban ante la TV. a ver a Urdapilleta, Tortonese y Gasalla en desopilantes sketch, pero interrumpía si alguien llegaba. Repetía su acción en las teteras. 



Es fácil imaginar que con todos estos estigmas, falta de ejemplos positivos y la falta de educación formal, nos encontremos en una sociedad homofóbica donde incluso un sector de los mismos homosexuales se auto discriminan.


Tenemos que reflexionar profundamente. Nosotros somos seres humanos tan imperfectos como los heterosexuales con las mismas capacidades de amar, trabajar, educar, querer, criar, etc.


Los más jóvenes creen que está ley de matrimonio igualitario se debe solamente a la voluntad de un gobierno pero detrás de esa decisión hay un proceso de aciertos y desaciertos de gente que desde antaño vino trabajando para que esto fuera posible, que la peleó, la luchó y la sufrió en carne propia.


Tenemos los mismos derechos a expresar nuestra personalidad libremente, expresar nuestro afecto, inclusive a tener nuestras familias y protegerlas mediante el matrimonio civil, que nuestra constitución garantiza.



viernes, 22 de abril de 2016

Bienvenido Jung a Nosotros y los baños!!

JungNOSOTROS Y LOS BAÑOS da la bienvenida a Jung  como su nuevo columnista, se define como un oficinista de 39 años, Made in Korea y ensamblado en Argentina. Amante de la tecnología como todo asiático. Fan del cine en todos sus géneros. Animándome  a pedir esos platos exóticos de la gran carta de menú que supone que es el sexo.

Jung comenzará a publicar los días jueves y lo van a poder leer en unos minutos... 

El primer tema es un caso de homofobia con alguien de un blog vecino que se vé asimismo como un ser superior y que hace desopilantes planteos.

La mirada de nuestro primer columnista asiático tiene la ironia milenaria de Oriente, que se hace presente en cada linea del texto. Vale la pena leer y descubrir.

Jung es muy directo al describirse y contar fragmentos de su vida, dando la sensación de tenerlo enfrente con una charla amena, así nos dice:

Crecí con muchos complejos, siendo el diferente del grupo, algunas veces venerado por lo exótico que representaba mi fisonomía, otras veces totalmente marginado y discriminado por la misma razón, pero al fin y al cabo uno es un animal de costumbres, y a la larga ya es un dato coloquial cualquier incidente.


Vale la pena conocerlo, leerlo y disfrutarlo, a las 21 horas su primera nota saldrá publicada. 

 

Todo el equipo de Nosotros & los Baños le da la bienvenida!!

 

Lautaro Anchorena & team

martes, 19 de abril de 2016

Nada mejor que un mañanero. Lo aconsejan los médicos

El mañanero | Salud | Hombres |

mañanero

Siempre han dicho que hacer el amor es bueno para la salud. Pero ahora, un nuevo estudio de la Universidad de Queen ha determinado que practicar sexo es mucho más sano por las mañanas que por la noche o durante la siesta.

Un 25% de los hombres prefieren hacerlo nada más levantarse, algo de lo más sano, según los investigadores de esta universidad irlandesa. Los científicos de Queen han determinado que practicar sexo matutino al menos tres veces a la semana es muy beneficioso para la salud, ya que reduce el riesgo cardíaco, mejora la circulación y baja la presión sanguínea. También alivia la artritis y la migraña y disminuye el riesgo de tener diabetes.

El motivo de practicar sexo por la mañana en lugar de por la noche? Resulta que a primeras horas del día, se liberan más endorfimas, las hormonas responsables de activar el sistema inmunilógico y el metabolismo en general. Además, también dicen que las mujeres sexualmente activas por la mañana son menos propensas a sufrir depresiones, mientras que en los hombres aumenta la producción de testosterona, lo que ayuda a tener unos músculos y unos huesos más fuertes.
Así que ya sabes, si quieres vivir muchos años, lo mejor es llegar con una gran sonrisa a la oficina todas las mañanas.

 

Mi pija publicada.... Javier

Camioneros | Javier | Contactos |

camioneros

 

Hola soy Javier, 32 camionero activo, me interesaría encontrar algún amigarche que le guste rutear por Argentina, tomar de la bombilla de cuero y acompañarme, me gusta que me mamen la pija hasta la ultima gota, como este amigo al que veo de ves en cuando...
Me gustan los chavones cero onda pero muy putos en la intimidad.
Escriban por acá. Contesto a todos y vemos de poder pasar un buen momento, viajando o en la ciudad que sea.


Ya levanté mucho por acá, por eso vuelvo, yo ando por toda la Argentina así que puedo parar donde digan, propongan cosas que contesto. Me gusta rutear y hacer rodeos de sexo con otros camioneros, siempre que encontremos putitos que se banquen 5 o 6 tipos en rueda domándolos, a pura waska.


Este mes voy a andar, si las inundaciones los permiten yendo para el norte argentino, asi que todo putito que ande a la vera de la ruta 9, ponga el culo al norte porque llevo leche, voy cargado y soy peligroso. Me encanta la gente de los pueblos más que los de la ciudad porque dan menos vueltas y hay menos histeria.


La gente en Buenos Aires tetea tanto que ya no sabe que es lo que quiere, también dejo abierta la puerta para aquel que quiera viajar conmigo, que sea  de acá de Bs. As. y se prenda a mi pija a cambio de que lo lleve, me encanta manejar con alguien que me vaya catando la chota...


Tengo amigos que están en la misma para los que les guste y salga fiesta...

Saludos y buena garcha para todos.

Las pensiones. El muchacho de la clase trabajadora. Primera parte

José María Gómez / El muchacho de la clase trabajadora / Las pensiones

muchachoEl muchacho de la clase trabajadora (como me gusta recordarlo), Mario, era un tremendo calentón. No se sabe si por estar todo el día entre bulones o engrasado y, por supuesto, entre hombrecitos como él, le venía esa necesidad de tocarse, como acomodándola, algo así como intentando sujetarla para que no se le saliera para afuera. Era infernal. Pero lo peor (para mí) sucedía a la hora de la siesta, los sábados. Los días domingo, Mario partía a la mañana temprano para visitar a unos parientes y no volvía hasta la media tarde (justo a la hora en que escuchaba los partidos) pero los sábados, cuando venía de su medio turno y se acostaba a dormir la siesta… ¡desnudo!, eran para mí insoportables, es decir, placenteros, es decir, se me volaba la cabeza.


Fuera de eso, que se resolvió favorablemente, mejor dicho: MUY favorablemente, y por ese motivo es que entró en mi pasado (y en otra parte, también), Mario era un pibe bárbaro, el compañero ideal para compartir una pensión. No sé si ustedes han tenido la dicha o la desgracia de vivir en esos lugares. Cantidad de chicos del interior que van a las grandes ciudades a trabajar o a estudiar han pasado por ellas y no se las olvidan jamás. Puede ser una experiencia desastrosa y triste (la melancolía suele invadir los pasillos como un tufo espeso) pero puede ser lo contrario: la convivencia solidaria con un montón de guachos en edad de merecer. Yo lo viví así, y estoy agradecido a la vida por ello. Por supuesto que muchas veces tuve que compartir el lugar con algunos desubicados pero en general fueron buena gente. Y algunos fueron extraordinarios, en todo sentido, como fue el caso de Mario. Y mientras escribo esto y lo recuerdo, me emociono y, también, me gustaría volver a estar entre sus brazos fuertes, como estuve.


 


Volviendo al tema de los sábados, a Mario mientras dormía la siesta le venía una erección. Tremenda, dura, y duradera, que apuntaba hacia el techo. Bajo la sábana que milagrosamente lo cubría (no sé qué hubiera hecho si quedaba al descubierto, bueno, sí sé, porque una vez…), sigamos: bajo la tela blanca terriblemente usada pero limpia esa montaña enorme invitaba a un festín, anunciaba al mundo la fuerza incontenible de su juventud pero también o a mí me parecía, la reserva viril inagotable de su clase. Las pieles blancas están bien, y las correspondencias de modos y cultura… ahora bien, háganse cojer con un guacho de la clase trabajadora y después me cuentan… les va a quedar el culo abierto para siempre.


El tema de la comida en esa pensión era un drama. Había una cocinita que siempre estaba ocupada, no teníamos cubiertos y, si andábamos con plata, desde la fonda hasta la pensión la comida se enfriaba. A Mario le gustaba comer afuera. “Hay que darles de comer a todos”, decía, refiriéndose a los que trabajaban en los locales de comida y, durante un largo tiempo, fuimos a uno donde se desempeñaba justamente uno de nuestros compañeros de pensión. ¿Por qué les cuento esto? Porque apenas terminábamos de comer, y de tomar nuestros cuartitos de vino (y de hablar de todo un poco, y de reírnos por cualquier pavada o de palmearnos: él lo hacía, más bien, y me encantaba), a mí me venían unas ganas feroces de acostarme con él, bah, de cojer con él hasta que se terminara el mundo.


(Operaba una mezcla indefinida de la cosa familiar: papá y mamá que se iban a la cama después de la cena, melancolía y desarraigo, dolores antiguos (Mario había perdido a su mamá cuando era un niño), goce (en el sentido psicológico) y, sobre todo, que el guacho se ponía tan simpático y campechano, tan “hermano”, que me parecía que entre su cuerpo y él mío no debería haber distancia, que resultaría “natural” que luego de tanto acercamiento, tanta amistad, descansáramos juntos, aferrados, a salvo de toda soledad y de toda muerte).


Uno de esos benditos sábados, llovió.


Continuará.

lunes, 18 de abril de 2016

Time Warp: Where is Superman?

Ale K | Time Warp | Tendencias |

Time Warp, cuya traducción podría ser "túnel del tiempo" en inglés, o "deformación del tiempo" en la jerga de la ciencia-ficción) es el nombre de una de las principales canciones del musical de culto The Rocky Horror Picture Show. Y también se lo asocia a uno de los eventos más prestigiosos del mundo de la música electrónica. Se realiza hace 20 años y su origen fue en Alemania.

time warp

[avatar user="AleK" align="left" /]

Ante todo hay que aclarar que la ingesta de drogas nunca es algo que sirva para “Bien”, no hay drogas buenas ni malas, en general por consumo, asociación u omisión las drogas tienen un único fin, “el mal” de uno mismo.


Hoy en día los jóvenes (y me refiero a los que tienen entre 20 y 25 años) consumen y se hacen el coto del mejor mercado porque lo hacen para:




  • Desinhibirse

  • Instinto gregario

  • Evadirse de los problemas cotidianos


Así en ellos los dealers o vendedores de drogas ven el mejor mercado para sus negocios, tomándolos de esta forma, como un negocio. Hay que tener como referencia que el Dealer nunca es amigo, nunca.


Tampoco hay que estigmatizar a la tierna juventud, como una máscara tonta que se presenta para eso, ser abordada como un grupo sin entelequia, quiero decir, se droga el abogado, el cirujano, el cadete del banco y el gerente, diputados, senadores, y prelados eclesiásticos.  Que esto no respeta ni castas ni profesiones.




Según el testimonio de varios jóvenes que ingresaron a la fiesta de Costa Salguero el ultimo sábado decían que a poco de traspasar la puerta les hacían el ofrecimiento de “algo para tomar” la pastilla de “Superman” se ofrecía a 150 o 170 pesos", reveló un asistente a la Time Warp. Esto debería haber sido ya un alerta, una “pastilla de calidad” hubiera oscilado de los $800 a $1500.


¿Quiénes la vendían? Los mismos organizadores o vendedores del lugar, es estas fiestas no solo se calcula la exorbitante renta de la barra, sino también la de estos “productos asociados”.




"Están vendiendo una pastilla roja berreta. No la tomen", decía un mensaje que circuló por Whatsapp entre los asistentes a la trágica Time Warp


Los efectos suelen ser confundidos con los del éxtasis, pero en realidad son mucho más poderosos, porque la estructura química es mucho más potente: es decir, más tóxica. El MDMA -metilendioximetanfetaminas- es una droga empatógena perteneciente a las clases de las anfetaminas sustituidas y la feniletilamina, sustancias que producen principalmente una sensación de euforia. MDMA que se modifica y la hace una droga totalmente aleatoria, es por eso que muchas veces los dealers continúan la relación con el “cliente” al que le venden, preguntándole como le ha pegado, como resultó, para ver si se modifica el diseño de la estructura de la misma.
La droga tarda alrededor de 45 minutos en hacer efecto. Esta demora es problemática, porque el usuario cree que no le "pegó" y, por eso mismo, repite la dosis. Cuando el efecto llega lo hace potenciado al 200% de manera que termina aumentando la temperatura corporal, a más de 42º y degradando la masa muscular que produce una sustancia expulsada al sistema renal obstaculizándolo, provocando de esta forma en los casos más graves la muerte. Los daños colaterales son múltiples por un “ratito de euforia”.


Lo que surge de todo esto es que las drogas de diseño han llegado para quedarse, pero como en todo hay que saber tomar… Porque en este arte de la experiencia muchas veces no hay segunda vuelta.


Quiero decir, si uno se agarra un pedo con Termidor a lo sumo podrá tener vómitos y resaca, y habrá que asumir la experiencia para en el el futuro tal vez no tomar tanto y cuando se haga, hacerlo con amigos y un Luigi Bosca o un Rutini sobre la mesa, con estas drogas sintéticas está visto que para los cinco chicos que murieron no habrá segunda vuelta. De alguna forma asistieron a una experiencia Bareback de drogas de diseño donde ellos mismos fueron los conejillos de indias de algún avezado estudiante /profesor de química que se hace la diferencia al mejor estilo Breaking bad


Quiero citar para terminar unas palabras de Mario Pergolini, alguien que ha transitado el mundo de las drogas y me parece que sus palabras cobran un sentido particular al hablar de este tema en primera persona: 




No es que la música me pida algo o la puedo disfrutar de otra manera. Y siempre recordar: el dealer no es amigo. No está haciendo algo a favor tuyo. No es la electrónica. No están todos drogados en una fiesta electrónica. No es el rock el que nos llevó en los '80 y '90 a consumir lo que consumíamos.

domingo, 17 de abril de 2016

¿Quien se garcha al Jubilado? (Oyarbide).

moyano-oyarbideNorberto Mario Oyarbide Empezó en Tribunales como "pinche". En 1993 Carlos Menem lo nombró fiscal y en 1994, juez federal (con la oposición de la UCR). Fue el primer abogado de su familia. Su padre tenía una peluquería de hombres en San José, Entre Ríos. Su llegada a Buenos Aires fue difícil. Paró en pensiones y barrió pisos en una empresa de electrónica. En 1980 se recibió de abogado en la UBA

En 1998, estalló un escándalo que lo llevó a juicio político: fue señalado como cliente vip de Spartacus, un burdel gay, y circulaba por televisión un video, supuestamente de él, en ese lugar. La principal acusación del jury fue por haber protegido una red de prostíbulos. A partir de este hecho fue conocido en los claustros del Palacio de Tribunales como "Oyohervido".

[caption id="attachment_11612" align="aligncenter" width="500"]Oyarbide A punto de comenzar la faena en Spartacus..[/caption]

El 11 de septiembre de 2001, (cuando todo el mundo miraba la caída de las Torres Gemelas) el PJ juntó los votos para un empate y el Senado de la Nación lo absolvió

En 2010 surgieron nuevos rumores sobre negociados y sexo entre Hugo Moyano y el juez Oyarbide (en la justicia son investigado e investigador) se dieron cita en el sauna gay porteño "Full Spa", los rumores incluían al guardaespaldas de Hugo y boxeador de Camioneros Patón Basile. En 2011 Clarín publicó una foto de los tres "hombres" sonriendo en un encuentro informal, inmediatamente el "diario" Perfil tomó nota de la foto y los rumores y armó una tapa con muy poca información fidedigna. Pero pese a la poca seriedad de Perfil, culear se culearon.

[caption id="attachment_11614" align="aligncenter" width="501"]Oyarbide Los que han visto dicen que tiene bien ganada su fama de "patón"..[/caption]

Quien insistía mucho con está versión era Hector Yemmi, que sostiene con que vio a Moyano, Oyarbide y un patovica con muchos tatuajes desnudos en el sauna gay A Full Spa Buenos Aires de Viamonte y Callao. Y que Moyano hizo de activo con Oyarbide pero de pasivo con unos pendejos.

¿Pero quien es Hector Yemmi? -se preguntarán- Yemmi ahora trabaja como abogado penalista pero fue productor de tv en la mejor epoca de Neustadt cuando lo llevaba a Menem al programa, productor de Mirtha Legrand y de Mauro Viale en el programa del mediodia, sabe mucho de los medios y secretos de los famosos. Ademas que hoy es amigo de muchos famosos y ex productores de tv, por eso nos parece veraz la data que nos pasa.

Nos preguntabamos que haría el ahora jubilado ex juez? Y nos cuenta que ya no va a A full spa, porque el nivel a decaído bastante entonces los encuentros se realizan en el Hotel Castelar, con el mismisimo Patón Basile y que alguna vez participa don Hugo Moyano.
Aparentemente el costo de la entrada al spa hace que haya pocos "mirones" algo que al juez le gusta, es su fetiche y como todos están en la misma, tal vez participen. Muchos de los encuentros se hacen con alojamiento en el hotel y pernocte incluído. Los que han podido "ver" entienden porque al "Paton" le dicen así...

miércoles, 13 de abril de 2016

De los excesos y la ciudad

Ivan Mon | Experiencias | Excesos en la ciudad|


"A veces en cuatro sobre la camilla de cuerina negra, recibiendo embestidas de un macho morboso y dotado, con su pareja mirando de frente y ofreciendo su miembro para ser felado"


[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

La gran ciudad, me había alejado un tanto de ese flacucho y tímido joven que organizaba sus citas con mucho recelo y miedo a ser expuesto. La gran ciudad me había ingerido, masticado, y regurgitado luego.


excesosSiempre se empieza de a poco, pero hay momentos cuando la aceleración te hace presa y la libido es como esa bocanada de aire que uno toma luego de varios minutos de inmerso en el agua, casi desesperadamente.


Empecé de a poco, con encuentros casuales, salidas a lugares nuevos y excitantes, pero cuando cruce el limite fue para llegar hasta el final, en ese momento el ir por primera vez a un cine xxx a tener sexo era lo más zarpado, pero el sexo es como una adicción en algunos momentos de la vida. Después fueron las teteras y la adrenalina de ser visto, de ver miembros erectos de extraños, o la sola posibilidad de ser atrapado. Después en algún momento metemos el freno de mano para querer controlarse, pero siempre dura poco.


excesos Lo siguiente Fueron los bosques, ¡¡¡faaa!!!  ¡Qué emoción encontrar un lugar así de mágico!
Al principio fue mirar, luego manotear,  chupar, masturbar, y coger contra el alambrado, pero no fue suficiente, luego era necesario que alguien mirase y luego que otros participaran de la “fiestita”. Parecía que no dejaría los bosques nunca, me parecía un lugar de ensueño, pero todo lo monótono cansa y surgieron nuevos horizontes en la ciudad de la furia.


Apareció en las búsquedas un blog que mencionaba los saunas, de por medio una research para conocer los códigos de los vapores y luego llega el día de cruzar otro límite. Entrar y sentirse en una película de esas surealistas y conocer poco a poco la fauna y los códigos del vaporoso lugar (ver "sexo como animales"). Primero una sesión de sexo frío y distante dentro de un box cerrado, luego observar trios y participar palpando los mismos, luego sexo de a dos, de a tres, de diez…… en el vapor, en las duchas, en el cuarto oscuro………….. ser cogido, aveces coger, chupar o recibir los labios calientes de algún cuerpo que parecía lindo en las penumbras y un rostro que no era del todo desagradable, a veces en cuatro sobre la camilla de cuerina negra, recibiendo embestidas de un macho morboso y dotado, aveces con su pareja mirando de frente y ofreciendo su miembro para ser felado mientras el otro penetra sin piedad, algunas noches de sauna la satisfacción llegaba rápido, en otras me iba como llegaba, con ganas, pero cada noche sumada provocaba el resurgimiento de esa sensación de necesidad de romper otro limite.


excesos


Otro hallazgo, “grupo los f…” que orgías desmedidas hubieron al principio, solo entrar al lugar desnudo y ver otros en la misma situación cogiendo sin tapujo era suficiente para liberar la adrenalina al máximo y participar de esas cogidas grupales, bukakes, o trios con voyeuristas (siempre forro de por medio)  esos grupos de hombres que se arrimaban armando un cerco de espaldas en medio del lugar. Olor a sexo, sudor en la piel, olor a semen…… y olor a mierda, a veces también.


excesos Cuando ya no es suficiente o ya es hastiante, resurge en la memoria un bar temático que no había despertado antes ningún interés, que estaba relegado en mis opciones, pero este comenzó a cobrar cada vez más interés hasta que fue imperante conocerlo, la primera noche fue brutal, cueros, cadenas, cuerpos bellos y otros no tanto, pero sin dudas sexo sin histerias, a veces demasiado brutal, una noche tres pijas, otra noches 5 pijas, otras solo alguna para chupar, otra una enorme que se ensaño conmigo durante toda la noche hasta no querer mas, pero luego la necesidad de alcohol, para sentir algo distinto, y luego la primera vez de probar un aroma y sentir la gloria mientras un cincuentón morrudo y peludo me estaba cogiendo contra la pared.


Luego de la tormenta……..... llega siempre ese periodo de calma, de estabilidad, mejoran las preocupaciones de la vida diaria, o el trabajo está mas tranquilo, o los problemas familiares parecen solucionarse,  el vacío no parece tal, la soledad no parece tanta, la necesidad de sexo disminuye o por lo menos parece mas normal, el ritmo de lo nocturno baja, el circuito termina, o vuelve comenzar……… el Dr. Jekyll  reaparece,  y  en el inconsciente desaparece el Señor Hyde……. o por lo menos así parece, hasta que la sed regrese y el círculo vicioso vuelva a comenzar...

martes, 12 de abril de 2016

Las pensiones. El muchacho de la clase trabajadora. Introducción

José María Gómez / Nosotros y los baños / Las pensiones |



Las pensionesLa nueva pensión era muy diferente a la primera, y no para estudiantes. Y se notaba enseguida: cuando entré, por primera vez, la cocina estaba desierta, el baño también y, cuando la interrogué con la mirada a la dueña, me dijo, con voz seca: “Acá todos trabajan”.


Después se encariñó conmigo. Yo era el único estudiante del lugar y ella no era la típica dueña de pensión. Era bastante educada y vestía con elegancia. Una vez me confesó que sus padres habían sido adinerados. Se llamaba Julia (Julita la llamaba su hombre, uno que también trabajaba y no se metía con nadie). Sentí que me observaba. Un mes después y sin decirlo claramente, me mudó de pieza. “Esa te va a gustar más”, me dijo con una sonrisa. La piecita en cuestión estaba arriba, después de las escaleras, y era para compartir. Fue el paraíso… y algo de infierno, también, porque las cosas siempre vienen así.


Mario, el muchacho de la clase trabajadora, tenía veinte años (y veinte centímetros, entre paréntesis… pero no me quiero adelantar). Trabajaba en la industria metalmecánica y no estaba en todo el día. Yo aprovechaba la soledad para mis asuntos. Leía y preparaba las materias en el minúsculo patiecito lindante con el cuarto y lo esperaba, es decir, me di cuenta un día de que lo esperaba. Aunque todavía faltaba lo mejor.


Cuando entré a la pieza la primera vez y con mis cosas (no mucho más que los libros) el lugar me pareció minúsculo, y que lo era. Dos camitas, una al lado de la otra y apenas separadas por una única mesita de luz, y, además de la mesa y un par de sillas, el consabido ropero de color marrón. Toda una escenografía de la tristeza… ah, colgaba desde el techo una preciosa lamparita de 25 watts, completando el cuadro. En su lado, mi flamante compañero de pieza (a quién apenas conocía) había pegado la lámina de un diario a doble página de su equipo de futbol preferido: Boca, si no me falla la memoria y, más abajo y en un rincón, un retrato de Evita. El pibe era peronista. Abrí el ropero. Pocas ropas, un mono azul de trabajo recién lavado y planchado. Olía todo muy bien allí, una mezcla de naftalina y colonia de marca Fulton (vi el frasco de perfume y todo). Me predispuse favorablemente. Y entonces descubrí la foto. Clavada en una de las puertas del ropero, una imagen algo borrosa lo mostraba de cuerpo entero, en la pileta de la Obra Social. Flaco pero musculoso, alto, abultado, sencillo, soñador, un bombonazo. Sentí que me desmayaba.    


Me tiré en la cama, la mía. Más tarde se fue el sol, o casi. Todo se puso rojo de repente. Mario entró, ya enterado de mi presencia. Me dio la mano. Estaba vestido con sus ropas de trabajo. Abrió la puerta del ropero, la otra, y se persignó. Tenía la imagen de la Virgen, que yo no había visto. Después me miró, como quien no quiere la cosa…pero no. Me dijo, entonces: “Perdoname, pero yo me voy a desnudar… tengo que lavarme”. Y lo hizo. No cerré los ojos, ¿para qué?, igual ya lo había visto en mi imaginación, como en sueños. Era tal cual, perdón, mejor, mucho mejor. Se puso de espaldas. Pero luego giró, y estaba allí, totalmente desnudo, delante de mis ojos. Yo no podía creer lo que estaba viendo, así nomás, de golpe. Me quedé helado, inmóvil, con la boca abierta. “¿Qué mirás?”, preguntó, divertido. “¿Nunca viste una pija…?”, agregó. “Mirá que no quiero líos”, terminó diciendo mientras se colgaba la toalla pero antes, por algunos preciosos momentos, se la tocó, estirándola un poco, como si hiciera falta.


¡Bienvenidos a la piecita de Mario, amigos míos, ya saben ustedes lo que hay!


 Continuará.

sábado, 9 de abril de 2016

De Maradona a Cris Miró, transfobia y homofobia.


La transfobia es un concepto que encierra la discriminación hacia personas travestis, transexuales y transgénero. Esta conducta discriminatoria o intolerante hacia este sector poblacional puede incluir el acoso, la agresión, incluso el asesinato, porque se encuentra basado en el temor a la diferencia.




[caption id="attachment_3335" align="aligncenter" width="500"]transfobia Es un mecanismo de control social que fomenta el rechazo a las transgresiones hechas a las normas de género. [/caption]


[avatar user="NYLBadmin" align="left" /]

“Digamos que la más visible es en cuanto al asunto de la ropa, pero también a aquellas relacionadas con la ruptura de los comportamientos que serían esperables desde el punto de vista social. Esta conducta ha impactado nuestra vida personal, porque lo aprendimos y se imprime en nosotros como una memoria corporal, una memoria que actúa de manera inconsciente”.




Le preguntamos a Ale K (nuestro psicólogo consultor del blog) sobre la figura de  Maradona y hecha luz sobre el asunto, enfatiza que la transfobia es un recuerdo que se tiene de un hecho traumático. “Estamos hablando de que en algún momento quisimos como hombres jugar con una muñeca, o como niñas quisimos trepar un árbol, y por esa razón recibimos un castigo. Entonces nuestro cuerpo aprende que cuando estamos en una situación de transgresión, estamos en riesgo. Indirectamente aprendemos que está mal, o que si no denuncias a quien lo hace, a vos también te culparán”.


Añade que esto se deriva del hecho de vivir en una cultura en donde a la mujer se le aprecia menos. Por ello, los hombres que en una relación sexual homosexual son penetrados son considerados afeminados. “Por eso hay que castigarlos. En una pareja homosexual se castiga a quien se le nota, a quien se cree es el femenino”.


En el caso particular de Maradona he notado que cuando quiere subestimar a alguien lo primero que le dice es: "sos un PUTO de..... , la tenes adentro y toda la biblioteca maradoneana que es muy conocida". Es raro, porque para mucha gente el es bisexual y estaría más que bien, el tema es cuando no se tiene clara la identidad sexual, más las exigencias que debe haber tenido en su vida de SER el MACHO DE AMÉRICA. Creo que todos recuerdan cuando lo sacaron de un dpto. drogado, desnudo y creo que en ese momento no le restó entre la gente que lo consideraba un astro del fútbol. Si a esto le sumamos la forma clara en que se comporta con todas las mujeres de su vida, sus hijos no reconocidos, la falta de manutención etc. estamos hablando de alguien que la debe haber pasado muy mal, que llegó muy lejos y que a esta altura de la vida, habiendo visto la muerte de cerca sigue siendo tan mezquino con todos, pero en principio con él mismo.



Hace un tiempo nada más la polémica se desató en Intrusos, cuando una imperdible Vanessa Show confirmó que Diego Maradona tuvo relaciones con la recordada Cris Miró, una de las travestis más famosas del país.





“Toda esta gente que ha andado a mil en la vida, corriendo como el corre-caminos, se olvida de que para correr primero hay que saber caminar“, lanzó Show, y corroboró los dichos de Luis Ventura, quien había asegurado que Maradona tuvo sexo con travestis.


“Conocí a Diego en el año ’97, en el programa de Mauro Viale. Un día yo estaba depilando a Cris Miró, y le dije ‘nena, salís en todos lados’, y suena el teléfono y empieza a hablar. Yo no pensaba que era Diego. Me pasó el teléfono y (Maradona) me pregunta: ‘¿cómo está quedando?‘ ‘Limpísima’, le digo yo. ‘Como una colita de bebé’“.





Lautaro Anchorena

jueves, 7 de abril de 2016

Conoces a ... Lucas.

usandbath@gmail.com

Me llamó Lucas, versátil del interior de Córdoba.  Si les interesa dejen wpp o mail que contesto.. Gracias. Muy buena la pagina!!..

miércoles, 6 de abril de 2016

Poniendo orden sobre los cines XXX de Buenos Aires

Me he dado cuenta que muchas guías no están actualizadas y proponen ir a cines que ya están cerrados, entonces vos llegas con la pija dura y te tenes que ir de costado porque el cine en cuestión ya no existe. Aquí algunas cosas para tener en cuenta, según mi humilde opinión.

ABC san nicolas
Esmeralda 506, 4 salas
LIMPIEZA: 2 PUNTOS. SEGURIDAD: 3 PUNTOS. CARACTERISTICA PRINCIPAL: SHOWS EN VIVO DE STREAPERS ALGUNOS DIAS A LA SEMANA. LUGARES PARA LA ACCIÓN: 3 SALAS, SALA "SWINGER", RESERVADOS EN LA PARTE DE ATRAS DE UNA DE LAS SALAS Y UN DARKROOM.



Apolo
Rodriguez Peña 411, 2 salas
NO EXISTE MÁS

Box recoleta
Laprida 1423, 2 salas
LIMPIEZA: 5 PUNTOS. SEGURIDAD: 6 PUNTOS. CARACTERÍSTICAS PRINCIPAL: POCA CONCURRENCIA GERONTE (CON TODO EL RESPETO QUE SE MERECEN LOS ABUELOS). LUGARES CON ACCIÓN: 2 SALAS, 1 DARKROOM Y UN PASILLO ELEVADO EN LA SALA GAY.





Eden recoleta
Santa Fe 1833, Galeria Bozzini, 2 salas

LIMPIEZA: 3 PUNTOS. SEGURIDAD: 3 PUNTOS. CARACTERISTICA PRINCIPAL: ABIERTO LAS 24 HORAS LOS 365 DIAS DEL AÑO. LUGARES CON ACCIÓN: 2 SALAS, 1 DARKROOM Y EL BAÑO.


Hot
Juan de Garay 1267, 1 sala
http://usandbath.blogspot.com/2011/04/de-pelicula-algo-sobre-el-cine-de-garay.html

Ideal san nicolas
Suipacha 378, 5 salas
LIMPIEZA: 6 PUNTOS. SEGURIDAD: 6 PUNTOS. CARACTERÍSTICA PRINCIPAL: FORMATO DE CINE TRADICIONAL, MUY GRANDE PARA SER PORNO. OFERTA DE TAXIS, TRAVESTIS Y MUJERES MAYORES RELATIVAMENTE BIEN PUESTAS. LUGARES DE ACCIÓN: 5 SALAS, BAÑOS Y UN DARKROOM.

Multicine San Nicolas
Lavalle 750, 4 salas
LIMPIEZA: 2 PUNTOS. SEGURIDAD: 2 PUNTOS. CARACTERISTICA PRINCIPAL: RESERVADOS INDIVUDUALES AL FONDO DE LAS SALAS. LUGARES DE ACCIÓN: ESTOS
RESERVADOS Y EL BAÑO.
http://www.usandbath.com/?p=1766 

viernes, 1 de abril de 2016

Las pensiones. El estudiante de medicina. Final

José María Gómez / Nosotros y los baños / Los putos

Roberto“¿Querés ponérmela vos a mí?”, me preguntó, en mitad de la noche. Y no fue una sorpresa para mí, tal vez una corroboración feliz a mis afanes, a la correspondencia deliberada con que mi cuerpo se acomodó tantas veces a sus movimientos delicados, a escoltar la sutil transformación de un cuerpo dotado con todas las prendas de la masculinidad (repito, tenía las formas de las estatuas griegas) en un cuerpo propicio, abierto, capaz de entregarse a las delicias de la posesión, es decir, a las de ser poseído a su vez. Hasta entonces, el muchacho había cumplido con todas las facetas de su rol y yo no podía esgrimir ninguna queja (salvo las del caso, gemidos, la voluptuosa necesidad del ¡ay! cuando el macho la pone, como un regalo a sus oídos) y, durante la primera parte de la noche, me penetró muchas veces, concentrado, feliz aunque inexperto. Y yo correspondía moviéndome con frenesí, totalmente enamorado. A veces, con algún esfuerzo, acomodaba mi cuerpo atravesado para intentar verlo (en aquellos tiempos la posición casi exclusiva era colocarse en cuatro patas, firme, y el otro atrás, sacudiéndote como un animal) y yo lo hacía como una manera de extasiarme, de constatar lo maravilloso del caso, es decir, no podía creer que un guacho tan hermoso me estuviera cojiendo.


 


“Eso se llama vuelta y vuelta”, le dije, bromeando, y se largó a reír. Su risa llegó a mí como un sonido de campanas; a su lado, emocionado y un poco dolorido a decir verdad (el pibe la tenía de tamaño normal pero dura como una piedra), la conmoción ante sus palabras me recorrió el cuerpo, electrizándome. Lo tomé de la mano. ¡Ah, qué maravilla! Agarrar de la mano a tu amante, sostener por un breve momento la mano del hombre a quien vas a poseer es una de las alegrías de este mundo. Hay manos grandes y pequeñas, ásperas y suaves, endurecidas por el rechazo injusto o entregadas: las manos de Roberto eran delicadas, perfectas, las sentí en la palma como un aleteo de palomas. Pero claro, también me provocaron una erección tremenda, incontenible, y no solamente por la posibilidad entrevista o su invitación: me vinieron unas ganas tremendas de violarlo. No sé por qué cuento esto. Esa palabra es dura (pero, también es inconmensurable y extraño el campo del deseo).


¿Te la vas a aguantar?, le pregunté, con voz ronca. Otro síntoma. Cuando estoy muy caliente se me engrosa la voz (también cuando estoy enamorado). Pero no rió esta vez. Sentí su miedo, su cuerpo de hombre, intacto, no le respondía aún a su cabeza. Loca, ésta se solazaba con la imagen, el deseo dibujándole un cuerpo que lo atravesaba, la piel sedosa queriendo ser rasgada de golpe para encontrar la otra, una más profunda, la verdadera piel reinventada a pijazos. Por eso no lo quise abandonar. Si se arrepentía, si se levantaba, si se apagaba la luna de repente, no lo iba a poder soportar. Que no fuera mío en esa noche se me antojaba terrible, desconsolador. Seguirían mis días desde entonces con ese peso, grave, como el de un niño muerto a mis espaldas.


“¿Y, te gusta?, susurré, alelado. Había llevado con delicadeza la mano hermosa de Roberto sobre mi cuerpo, mejor dicho, sobre una verga que se reventaba. En todo su esplendor y tamaño, capaz de hacer sufrir, como dice el tango: “Primero hay que saber sufrir, después amar…”, y así se lo canté, al oído, como penetrándolo. Y le gustó, mucho. Sentí que todo su cuerpo se exaltaba, algo así como un escalofrío benefactor que le recorría la espalda, como una alegría también, indefinida y extraña, que le alborotaba el cerebro. ¡Qué momentos!  Acarició, apretó, se la imaginó adentro, muy adentro. Y quiso, con todo su cuerpo y también su alma. Y entonces dijo, para mi felicidad, y ya  entregado: “¡Qué hermosa pija que tenés!”. Fue la señal. Me le eché encima, con fervor, como arrojándome a un mar caliente. Y cuando la saqué, ya con el sol encima (Roberto estaba medio dormido y babeando, hecho bolsa) me quedé mirándolo durante un largo rato, como se mira a las rosas. Estaba más hermoso que nunca.


PD: Nuestro amor duró bastante tiempo. Cuando terminó, yo me mudé de pensión. “¿Dónde estarás, Robertito…”?


 


 

Gimnasios con Onda (LISTADO)

Gimnasios con Onda (LISTADO)
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS